Home COLUMNISTAS La Policía también está secuestrada

La Policía también está secuestrada

1329
0

En otro lenguaje
Por: Jaime Asián Domínguez (*)

“El honor es su divisa” era el lema de la desaparecida Benemérita Guardia Civil del Perú (BGCP), integrada, además de la GC, por la Guardia Republicana (los “repuchos”) y la Policía de Investigaciones (la recordada PIP). El slogan implicaba, precisamente, un comportamiento honorable y el cumplimiento irrestricto de sus obligaciones, entre ellas la empatía con el ciudadano.
El 6 de diciembre de 1988 el extinto Alan García, en pleno primer gobierno, le expidió la partida de defunción con la Ley Nº 24949 y, mediante un proceso de fusión 3 en 1, pasó a ser la Policía Nacional del Perú (PNP) que hoy tenemos y que cultiva como consigna “Dios-Patria-Ley”. Y aquí nace, también, otra historia entre la institución tutelar y el peruano de a pie.
Entiendo, sin temor a equivocarme, que la relación Policía-vecino nunca volvió a ser la misma y la desazón fue alimentada por el propio accionar del uniformado. Ahora uno ve al patrullero (o al agente en motocicleta) y no piensa en la autoridad que está para cuidarte sino en el “tombo” que seguramente perifoneará “cuádrese a la derecha” y le ordenará sin muchos modales: “sus documentos, señor”.
¿Y a dónde voy con tanto rollo sobre la PNP, cuya jefa suprema en este momento es la discutida presidenta Dina Boluarte? A que duele en el alma que buena parte de la gente crea que en la liberación de la empresaria Jackeline Salazar Flores hay gato encerrado y que se trata de una cortina de humo para quitarle los reflectores a los gravísimos problemas que se extienden desde Palacio. Las redes sociales revientan con estas elucubraciones.
La operación de rescate pinta perfecta, con la cautiva sana y salva, y resulta complicado poner en tela de juicio la versión al detalle de la Policía, que para nosotros los periodistas es una fuente oficial; sin embargo, el uso político y algunas “sospechosas” coincidencias ya son otro cantar. En todo caso, las órdenes se cumplen sin dudas ni murmuraciones porque el único responsable es el superior que las imparte (sic), o sea el Mininter.

(*) Periodista y Consultor de contenidos


“Duele en el alma que buena parte de la gente crea que en la liberación de la empresaria Jackeline Salazar Flores hay gato encerrado”.