Home COLUMNISTAS ROLEXGATE: El escándalo que acusará a Dina por elegir un Rolex sobre...

ROLEXGATE: El escándalo que acusará a Dina por elegir un Rolex sobre un Casio.

2033
0


Por Armando Martin Barrantes Martínez, Magister en Gerencia Social PUCP. Doctorando (estudiante) en Política Fiscal y Sistemas Tributarios UNMSM.


El escándalo de ROLEXGATE será recordado por sentenciar a Dina Boluarte no por un acto criminal, sino por no utilizar un reloj Casio, y preferir la monada suntuosa de un reloj ROLEX. Este caso nos recuerda la importancia de la fiscalización y el cumplimiento de normativas en diferentes ámbitos, tal como Al Capone fue condenado por evasión de impuestos en lugar de sus crímenes violentos, o como Nixon tuvo que renunciar debido a su participación en el escándalo de Watergate, que involucraba espionaje y sabotaje político.
En esa misma línea, la revelación de múltiples relojes Rolex valuados en 54 mil soles en el mercado, nos hace anticipar la llegada de un escándalo que bien podríamos identificar su origen ilícito.
Respecto a su propiedad, surgen interrogantes clave en torno a la joya que la Presidenta Dina afirma ser de épocas antiguas. Estas preguntas son las siguientes:

  1. ¿Fueron incluidos estos bienes en su Declaración de Bienes y Rentas, tal como lo manda Directiva Nro. 013-2015-CG/GPROD de la Contraloría, ya que se señala en la misma que en la parte III se debe manifestar si uno tienes JOYAS, antigüedades, etc. de más de 2 UIT, incluso dice claramente precise descripción, características y valor.?
  2. ¿Ha cumplido con el pago de impuestos correspondiente a la adquisición de este reloj, tiene la factura o boleta?
  3. ¿Por qué es que ahora comienza a lucir un reloj supuestamente antiguo, un reloj de modelo reciente de antaño?
  4. ¿Existen fotografías o videos previos que muestren a la Presidenta utilizando este supuesto Rolex antiguo?
  5. ¿Tienes testigos felpudos que se quieran inmolar por un breve tiempo de poder que declaren que ese reloj Rolex es de antaño?
    Dina debe recordar que, como dice el refrán, por culpa de un clavo se perdió un reino. Su decisión de exhibir objetos lujosos en medio de una crisis económica, provocada por sus políticas públicas desastrosas, no contribuye en absoluto a mejorar su apoyo, ya de por sí menguante, que según todas las encuestas se encuentra en un único dígito. Más allá de ser simplemente un Rolex, un símbolo de riqueza al alcance de solo unos pocos en el mundo, lo que está en juego no es la ostentación de un lujo desmedido, sino la legitimidad de la democracia en Perú. No se trata de la elección entre un Casio o un Rolex fastuoso, sino de proteger el tejido mismo de nuestra democracia.
    La arrogancia de Dina al presumir de estos lujos supuestamente ilícitos solo es comparable a la de la ex primera dama de Filipinas, Imelda Marcos, y sus tres mil costosos pares de zapatos. ¿Quién debería encargarse de investigar y sancionar estos actos? La responsabilidad recae en el Congreso de la República, pero también en la procuraduría, fiscalía y la contraloría. Es posible que la actual administración evite esta responsabilidad, pero estoy seguro de que la próxima la cumplirá, ya que en política no hay situación ilícita de palacio de gobierno que dure más de 5 años, como demuestran los casos de Vizcarra y Toledo.