Home 2023-08-24 Antonio Zapata: En algún momento los que tienen más poder sacrificarán a...

Antonio Zapata: En algún momento los que tienen más poder sacrificarán a Dina Boluarte

3876
0

Por Javier Soto

En entrevista con Diario UNO, el historiador Antonio Zapata, estimó que Dina Boluarte será sacrificada y echada de la presidencia por las élites que controlan realmente el poder, cuando les sea imposible seguirla sosteniendo. Zapata consideró también que la izquierda “tendrá posibilidades” en los próximos comicios generales. Pronosticó que Keiko Fujimori volverá a postular por cuarta vez. Descartó igualmente que la excongresista de Nuevo Perú, Verónika Mendoza, sea un “cadáver político”, como afirman sus adversarios políticos.

Profesor Antonio Zapata, ¿cómo saldremos de esta crisis político-social interminable, en la que los principales actores responsables se niegan a dejar el poder?

Al final, los pueblos siempre acaban encontrando una solución y la vida sigue adelante. Las naciones no paran. El punto es que, en este momento, la solución será difícil.  Si tú recuerdas el final de los años 90, o sea 1999 y el 2000, cuando Alberto Fujimori iba a la reelección, la presión social se mantiene durante varios meses, sube y baja, está en Arequipa y se pasa al Cusco o salta a Lima. Pero esa presión de largo aliento, que no logra ser derrotada con balas, se va a mantener. Entonces, ante ello, uno de los dos, el Ejecutivo o el Legislativo, tendrá que caer. Y veo más débil a ella, a la presidenta Dina Boluarte, porque carece de todo tipo de apoyos. Si en algún momento los demás que tienen más poder la van a sacrificar, ella va a tener que ceder, ¿no? Entonces, veo que ella cederá, o sea, renunciará y eso precipitará unas elecciones, en corto plazo. Al Congreso ya no le quedará otra, y estará obligado por ley (a convocarlas). Así creo que ocurrirán las cosas.

¿Y esa situación conseguirá aliviar la presión social?

Lo que hay ahora es una gran presión social. El día que se convoque elecciones generales, se dirige hacia ahí la energía. Las mismas personas que hoy día están reclamando, estarán mañana, unas por un candidato, otras por otro. Unas por un congresista, otras por un presidente. En fin, estarán en la competencia electoral. Es la clásica salida de las democracias. Las democracias, cada vez que están en crisis, recurren a la misma respuesta. Es clásico convocar elecciones y dirigir hacia ahí, hacia la salida electoral, las energías sociales.

¿Pero si esta decisión de convocar a elecciones se postergase en el tiempo?

Pero también, cuánto más se demoren en convocar a comicios generales, más oportunidades darán a los extremismos de derecha y de izquierda que participarán en esa próxima contienda electoral.

En esta coyuntura, ¿considera que la izquierda pueda tener alguna posibilidad electoral para los próximos comicios generales, o su destino parece estar liquidado?

Ciertamente, tendrá posibilidades, porque hay una batalla que se está dando por la democracia. Y en esa batalla, la izquierda está jugando un papel activo. El movimiento popular de diciembre de 2022 y, sobre todo, el de enero de 2023, abre una coyuntura nueva. No es que la mala gestión de Pedro Castillo se haya borrado, pero esto se compensa con la lucha que está dando contra un autoritarismo y una solución militar y policial de la crisis, con banderas democráticas. El movimiento social ha abierto una nueva coyuntura. Ése es el punto.

¿Y allí puede que ayude también a la izquierda el reimpulso del apoyo popular por la consulta sobre una Asamblea Constituyente?

Bueno, de acuerdo a la última encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), la gran mayoría del país está a favor de convocar una Asamblea Constituyente. Y entonces, si tú tienes esta corriente y, en este caso, es la izquierda la que con cierta consistencia ha planteado el tema, pues supongo que es un beneficio, ¿no?

Yendo al tema del proceso electoral en sí, ¿estima usted que se pueda repetir esta elección polarizada de la segunda vuelta de junio del 2021, entre ambos extremos de los espectros políticos, de la derecha e izquierda local? ¿O no?

Pues, depende. Primero, depende lo que estemos hablando. Cuánto menos tiempo se demore el Congreso en aprobar oficialmente las elecciones, las opciones de los extremos políticos reducirán, y aumentarían las posibilidades del centro, las derechas e izquierdas democráticas. Pero mientras más se retrasen estos comicios, más se acortarán las expectativas de las fuerzas de centro e izquierda, frente a las de los extremismos. Y lo segundo, es la calidad de la oferta electoral. Vivimos una época de democracia sin partidos, y eso significa una democracia en la cual no hay adhesiones a las ideas, a los programas, a los planes de gobierno. Las adhesiones son, más bien, identitarias. Eso significa adhesiones a una persona. Entonces, la persona, o sea, el candidato o la candidata, es el mensaje.

Pese a las reiteradas expresiones de la señora Keiko Fujimori, de que ella no será candidata presidencial, ¿cree usted que de todas maneras intentará por cuarta vez la presidencia del país?

¿Por qué no? Mira a Lula da Silva, que venció a la cuarta oportunidad.  Salvador Allende ganó a la tercera. ¿Qué le impediría?

De otro lado, ¿considera usted, como muchos así  lo señalan, que la excongresista, Verónika Mendoza, no tenga prácticamente ninguna chance u opción de tentar con cierta posibilidad, la presidencia de la República, para las próximas elecciones?

Mira, no sé mucho de sus intenciones. No la conozco personalmente mucho, pero de lo que veo desde fuera, es que no se manifiesta lo suficiente, como sería de esperar, de un candidato o una candidata. Me parece que no estaría ella tan interesada, y eso es una condición básica.

Replanteando la pregunta, ¿es posible que la excongresista Mendoza sea considerada un “cadáver político”, en cuánto a la posibilidad de disputar la opción de dirigir el Perú?

No, no la creo un cadáver político. En principio, hemos visto resucitar a gente que consideramos un cadáver de la política. Por ejemplo, de joven, cuando gobernaba Juan Velasco, yo estaba en la universidad y éste hablaba de Fernando Belaúnde, a quién lo consideraba un súper cadáver. Velasco hizo todo lo que prometió Acción Popular y Belaunde, cinco años después estaba ganando la presidencia de la República, por segunda vez. En el Perú no hay cadáveres políticos. Eso es un dato de la realidad. Y, segundo, ella ha sido candidata presidencial, pero antes había sido una buena congresista y, entonces, ¿quién sabe?