Home COLUMNISTAS Sin estrategia no hay goles políticos

Sin estrategia no hay goles políticos

1009
0

En otro lenguaje
Por. Jaime Asián Domínguez (*)

La política y el fútbol parecen correr por caminos totalmente distintos, sin embargo, se parecen más de lo que muchos creen, empezando por el hecho de que el fin supremo de ambos es meter goles, o sea ganar. Y, ciertamente, para marcar esos tantos, resulta imperativa una estrategia, un plan operativo, de lo contario estaremos a la deriva, proclives a sucumbir frente a cualquier viento en contra. “La estrategia es averiguar qué no hacer”, solía decir Steve Jobs, el fundador de Apple.
Saltemos a la cancha. La desastrosa performance de la Selección en la Copa América responde a la inexistente o precaria táctica del entrenador Jorge Fossati para enfrentar a Chile, Canadá y Argentina, además de la impericia para sacar a flote y explotar las “habilidades blandas” de sus peloteros. Las canas no necesariamente son un atajo para llegar al éxito, más bien, en ocasiones, se traducen en una desventaja ante las corrientes de vanguardia de jugar al fútbol. El “Nono” nunca investigó qué no hacer.
Y en el terreno político, la abultada desaprobación ciudadana de los poderes Ejecutivo y Legislativo pasa por la ausencia de una estrategia empática frente a las necesidades nacionales, atizada por el desdén hacia plagas en avanzada como son la corrupción a todo nivel y la inseguridad en las calles. Como, además, no hay una efectiva tarea comunicacional, no pueden recoger el sentir popular y, entonces, no llegan los goles contra el hambre y el encono social.
Así las cosas, por todo lo dicho, el clima es propicio para que la afición pida la cabeza del entrenador uruguayo y reclame el pitazo final para la convocatoria de veteranos como Guerrero, Carrillo y el mismo Cueva. ¿Han visto lo que ha hecho Bielsa en Uruguay? Y, desde la otra orilla, la política, demanden los resultados de la visita de la Presidenta Boluarte a China, le critiquen el buzo en que se enfundó y, por default, ausculten los últimos aletazos del presidente del Congreso, cuya única estrategia aprendida es denunciar a los periodistas que lo investigan.

(*) Analista y consultor de contenidos


“Y, ciertamente, para marcar esos tantos, resulta imperativa una estrategia, un plan operativo, de lo contario estaremos a la deriva”.