Home COLUMNISTAS ¿Qué hacer en la reforma laboral del sector público?

¿Qué hacer en la reforma laboral del sector público?

1463
0

Columna

CONVERSEMOS DE
GESTIÓN DEL ESTADO

Por: Dr José Pastor Rodríguez Arroyo

Docente y Consultor en Gestión Pública

La reforma del llamado “servicio civil”, es inviable. A SERVIR se le otorgo potestades sustantivas que ha desperdiciado, “por sus frutos los conoceréis” Tras 16 años de su creación es tiempo de replantear el camino con la disolución de SERVIR y su reemplazo.

¿Qué cambios propondríamos?
-Reconocer lo bueno que se ha producido en estos 16 años: la redefinición del sistema de gestión de recursos humanos, el repotenciamiento de las áreas de recursos humanos, la incorporación de gerentes públicos (que deberían ser la base de un sistema de carrera).
-Recoger el trabajo efectuado por la comisión presidida por el congresista Ernesto Herrera, Gobierno de Toledo, donde se propusieron leyes de carrera publica y remuneraciones discutidas con la colectividad. Estas propuestas se olvidaron cuando el gobierno de García aprobó la Ley SERVIR.

-Tomando como base estos proyectos se puede establecer una carrera publica con disposiciones generales para que puedan, vía reglamento, establecerse regímenes especiales, pero dentro de parámetros de la carrera, como ingreso, escalafones, deberes, derechos, requisitos de mérito y desarrollo, proceso disciplinario, etc.
-Simplificar los procesos de conformación de un nuevo régimen progresivo de carrera en tres años. Replantear las reglas de permanencia y desarrollo en la carrera.
-Democratizar la gestión de recursos humanos permitiendo la intervención ciudadana y de instituciones en los procesos de gestión de RRHH. Por ejemplo, ciudadanos seleccionados como jurados en los procesos disciplinarios.

¿Por qué la burocracia es juez y parte?

Esto debe permitir unificar los procesos administrativos disciplinarios y sancionadores con reglas generales.
Efectuar dos ingresos al año al sector público en concursos públicos nacionales y regionales, con la participación de instituciones de la sociedad civil, universidades, colegios profesionales etc. Los procesos deben ser innominados, que con tecnología moderna que garanticen la equidad y meritocracia.
Socializar la evaluación del desempeño con la participación ciudadana. No solo establecer libro de quejas, sino también de felicitaciones. Y sobre esta base desarrollar procesos de mejora de los servidores públicos.
Establecer un sistema de remuneraciones que en forma gradual se implemente en tres a cinco años, estandarizando los ingresos y la planilla única, como lo viene haciendo el MEF.
Iniciar de inmediato la conformación del régimen de carrera considerando para los cargos directivos al cuerpo de gerentes públicos, previa evaluación de su desempeño y efectuar concursos para incorporar nuevos, considerando a quienes actualmente están laborando para el Estado, incluso los locadores
Reordenar las denominaciones en gestión. Lo que ha hecho servir para parecer moderno es cambiar nombres a las mismas cosas, así no hay cargos, ahora son puestos. No hay remuneraciones ahora son compensaciones económicas. No hay despido o cese ahora es desvinculación. Este cambio arbitrario de nombres trae confusión y la existencia de situaciones paralelas.