Home COLUMNISTAS “Yo sé cuidar mi cuerpo”(bis), 30 años después.

“Yo sé cuidar mi cuerpo”(bis), 30 años después.

986
0

Cosmovisión Psicológica

Psicóloga Adriana Isabel Gutiérrez Oblitas. Egresada de la Maestría de Problemas de Aprendizaje UNE

Recuerdo que, en los noventas, aun siendo una niña, había una canción que decía “Yo sé cuidar mi cuerpo” (bis), en la televisión se repetía una y otra vez, sólo pude aprender parte de la letra que en ese momento me parecía pegajosa, pero hasta ahí nomás llegó. En sí, esta campaña de la lucha contra los tocamientos indebidos, abusos sexuales, acoso sexual contra los menores de edad, no llegó a buen puerto, de hecho, sólo nos aprendimos la canción, pero con estadísticas desastrosas; seguro que las personas que realizaron la campaña, lo hicieron con buena intención, pero como decía San Francisco de Sales “el camino hacia el infierno está empedrado de buenas intenciones”, de hecho las cifras por acoso, abuso sexual en nuestro país aumenta cada día, los más vulnerables son nuestros infantes y las mujeres. Tristemente cabe señalar, a los abusadores dentro del entorno familiar, generalmente es un miembro de la familia que posee figura de autoridad, se gana la confianza del niño, para luego intimidar a través del miedo, este acoso sexual puede durar años y quedarse en la mente de la víctima por un largo periodo, incluso sin ser denunciado. Inevitablemente queda un trauma psicológico que trae consigo una serie de dificultades en su personalidad. Según Save Children 2022 existen 8057 casos de violencia sexual, siendo de dicha cifra 94% mujeres y 69% menores de edad entre 0 a 17 años, cifras escalofriantes. Durante y después de la pandemia, los pedófilos y pederastas no perdieron la oportunidad de usar las redes sociales, de comprender, entender estas plataformas digitales, son estos trastornados mentales que usan el mismo lenguaje de nuestros niños para poder entablar una comunicación y acceder a su privacidad. En el 2022, fueron 859 mil niños y niñas que recibieron algún mensaje de acoso sexual (IEP y CHS Alternativo). Todas estas cifras, causan indignación y aún más el enajenamiento por parte de nuestros “padres de la patria”, ya que se supone que son ellos los que deberían brindarnos protección, no dolores de cabeza. Las mujeres también somos víctimas de estos enfermos mentales, al ver buenos reportajes y escuchar el relato de una mujer valiente como Melissa Cahua, enfrentarse a semejante joyita de juez acosador sexual en investigación, nos hace creer que desde abajo si se puede cambiar nuestro país, solidarizándose, y ayudando con hechos concretos, podemos mejorar. Si, aún existe gente valiente, valiosa con buenos valores éticos y morales que nos dan luz en medio de tanta oscuridad. Ante tanta crueldad, se debe tener en cuenta, que las instituciones educativas deben tener por lo menos 3 a 6 psicólogos, ya que nosotros los psicólogos, somos una base fundamental en la sociedad para la prevención de cualquier tipo de violencia, poseer una cultura de ciberseguridad, y por sobre todas las cosas, buena comunicación en la familia para poder crear confianza y paciencia al escuchar.