Home COLUMNISTAS Lince en crisis: Resultado de una administración improvisada

Lince en crisis: Resultado de una administración improvisada

1810
0


Por: Luis Ernesto Flores Reátegui, abogado – Analista Político


La gestión de la alcaldesa de Lince, Malca Schnaiderman, ha llevado al distrito a una crisis de seguridad sin precedentes. Desde su llegada, los habitantes de este distrito han sido testigos de una escalada de violencia que ha alcanzado niveles alarmantes, con casos impactantes como el asesinato a plena luz del día en el conocido mercado Lobatón. Los cobros de cupos y extorsiones, como el incidente de la granada en un hotel, son apenas la punta del iceberg.
A pesar de la declaración del Estado de Emergencia por parte del Ejecutivo como medida temporal, la inseguridad persiste tras su levantamiento, poniendo de manifiesto la falta de habilidad de la alcaldesa para abordar de manera efectiva los problemas del distrito. El descubrimiento de que la mayoría de las cámaras de seguridad estaban fuera de servicio el año pasado reveló una negligencia alarmante por parte de la administración.
A pesar de su reducido tamaño, tan solo 3.03 km², y una población que bordea los 60 mil habitantes aproximadamente, el distrito de Lince se encuentra inmerso en un caos evidente, resultado de la combinación entre la escasa comprensión de la zona, la falta de planificación y la ausencia de un liderazgo efectivo. La administración local parece carecer de una estrategia clara para hacer frente a los desafíos que enfrenta Lince, lo que se traduce en una notoria falta de habilidad y una improvisación palpable.
Es crucial que la alcaldesa asuma su responsabilidad de manera inmediata y adopte medidas decisivas para restablecer la seguridad en este distrito limeño. Los residentes merecen vivir sin temor, y esto solo será posible a través de una gestión competente y comprometida con el bienestar de la comunidad. En caso de persistir en la inoperancia, la única solución viable será la revocatoria de la alcaldesa, permitiendo así que el distrito se recupere bajo un liderazgo más capacitado y orientado al servicio público.
Es fundamental implementar un plan integral que aborde tanto las carencias de seguridad como los problemas estructurales del distrito. Esto podría incluir mejoras en la iluminación pública, el fortalecimiento de la presencia policial, la promoción de la participación vecinal en la planificación local y la creación de programas comunitarios que fomenten la cohesión social.
Además, se debería buscar la colaboración con expertos en urbanismo y seguridad ciudadana para desarrollar estrategias a largo plazo que aborden las raíces de los problemas en el distrito. La transparencia en la gestión y la comunicación efectiva con los residentes también son aspectos esenciales para construir la confianza y la cooperación necesarias para el éxito de cualquier iniciativa.
En tal sentido, la recuperación de Lince requiere un enfoque integral que vaya más allá de soluciones superficiales y que involucre a la comunidad en la construcción de un entorno seguro y próspero.