Home Columna Los autogoles de las malas juntas

Los autogoles de las malas juntas

2232
0

En Otro Lenguaje

Por: Jaime Asián Domínguez (*)

Política: Los congresistas, no contentos con pretender instaurar el “Día Nacional del Chancho al Palo” y hacerle un cherry legislativo a los Tallarines de Casa de Apurímac, siguen fregándole la pita a la Junta Nacional de Justicia (JNJ), al punto de tenerla contra las cuerdas por intereses evidentemente non sanctos. ¿Qué hacemos con esta camada de especímenes de la desvergüenza, salvo honrosas excepciones? ¿Y Dina? Literalmente, ya no habita en Palacio de Gobierno sino en la animadversión ciudadana y, a diario, es un personaje meme. Su estampa con el papa Francisco resultó una bendición para la creatividad en las redes sociales.

Inseguridad: Una muestra irrefutable de que el estado de emergencia solo sirve para levantar humo es que, en los últimos siete días, se registraron nueve asesinatos precisamente en los distritos que están bajo este régimen de excepción, como es el caso de San Juan de Lurigancho, donde sicarios dieron muerte a dos serenos y un teniente gobernador. El “Plan Boluarte”, de existir, ni por asomo representa una solución a la criminalidad que campea en el país y solo vemos golondrinas (léase esfuerzos aislados de la PNP) que no hacen verano. Y que Rafael López Aliaga no se haga el sueco porque prometió hacer de Lima “una potencia mundial”. ¡Habrase visto!

Autogoles: El mísero punto sumado en cuatro partidos de las clasificatorias sudamericanas, resultante de un juego temeroso, soporífero y ratonero, evidencia que la Blanquirroja no tiene un DT con dos dedos de frente y que ha llegado la hora de darle las gracias por los servicios prestados a varios jugadores trajinados para que tengan más oportunidades los Piero Quispe, Grimaldo y el mismo Zanelatto. De lo contrario, si las cosas continúan como Agustín Lozano quiere, de las 10 selecciones en competencia vamos a quedar en el puesto 11.

(*) Periodista y Consultor de contenidos

—-

“¿Y Dina? Literalmente, ya no habita en Palacio de Gobierno sino en la animadversión ciudadana…”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here