San Juan de Miraflores: extranjeros desataron balacera y dejaron tres jóvenes heridos

    2841
    0

    De terror. Tres jóvenes resultaron heridos de bala, uno de ellos en estado crítico, durante una balacera registrada esta madrugada en la Urbanización Trébol Azul, en el distrito de San Juan de Miraflores.Según primeras informaciones, presuntamente 10 venezolanos llegaron hasta la calle Angamos en la zona de César Canevaro para “cobrar venganza”.

    De acuerdo a América Noticias, todo habría iniciado cuando dos extranjeros de nacionalidad venezolana comenzaron a fumar en la puerta de la casa de un vecino. Él les pidió que se retiraran, pero no hacían caso y comenzaron a agredirlo.

    De acuerdo a la información brindada por los vecinos del lugar, desde hace tiempo este grupo de personas llega hasta el parque “Trébol” en donde se ponen a beber licor, hacen bulla y escándalo. Es por eso que los moradores en más de una vez los han sacado de este espacio de recreación para niños.

    Vecinos se enfrentan a extranjeros

    Cansados del desorden y la bulla un grupo de vecinos de Angamos se dirigió a este grupo de extranjeros para exigirles que se vayan del lugar porque no los dejan descansar. En un inicio estos sujetos accedieron, pero al pasar la media noche regresaron con armas en manos y empezaron a desatar la balacera.

    Fueron tres las personas que resultaron heridas ante este ataque por parte de presuntos venezolanos, las mismas que fueron trasladados al hospital María Auxiliadora para recibir atención de inmediata.Estos sujetos al realizar diversos disparos se fueron corriendo sin rumbo conocido, pese a que un grupo de moradores intentó atraparlos.

    Minutos después, se conoció que la Policía Nacional del Perú logró detener a un sujeto que habría participado en esta balacera, el cual fue conducido a la comisaría Laderas de Villa. Peritos de criminalística han cercado la zona para poder recoger los casquillos de bala y realizar las demás diligencias correspondientes.

    Los vecinos aseguran que no es la primera vez que personas de “mal vivir” llegan hasta este lugar para generar desorden, incluso usan los parques como urinarios. “Este espacio recreativo para niños, se ha convertido en una cantina”, explicó uno de los moradores a Latina.