A pelearse con todos

    1270
    0
    A pelearse con todos

    María del Carmen Alva desde la Comisión de Relaciones Exteriores, guía la política internacional del Gobierno.

    Parece que el Congreso de la República es el que decide la política internacional del país, en lugar de que lo haga la Cancillería.  Porque en vez de aplicar la diplomacia, el Gobierno de Dina Boluarte comete la torpeza de acrecentar las diferencias con países y jefes de Estado que están en la orilla opuesta ideológicamente. Sin separar la política de la diplomacia.

    Esto sumado al desprestigio que tiene por la actitud represiva contra los manifestantes, la cual hasta hoy no han asumido ninguna responsabilidad política, con esto, lo único que promueve es que se siga cuestionando la legitimidad del Gobierno. Es decir, el propio Ejecutivo está tomando decisiones que lo aíslan y arrinconan a nivel internacional. Aquí un par de ejemplos.

    ENEMIGO BOLIVIANO 

    Después de perpetrada la masacre en Juliaca el 9 de enero pasado por parte de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, los testimonios y los videos de los asesinatos que circularon por las redes sociales y los medios de comunicación de las regiones, eran irrefutables. Pero desde Lima el discurso era que, quienes tenían la culpa eran los propios manifestantes, apoyados por la milicia boliviana Ponchos Rojos junto a Evo Morales y los azuzadores del Movimiento Al Socialismo (MAS). Además, hubieron usado las balas Dum Dum que implosiona cuando ingresan al cuerpo. Pero de todo esto, hasta hoy, ni una sola prueba.

    No obstante, como las relaciones diplomáticas no tienen el liderazgo de Torre Tagle sino del Congreso de la República y como para hacer creíble la denuncia de Dina Boluarte de las balas Dum Dum, el 26 de enero pasado 

    con 74 votos a favor, 40 en contra y 4 abstenciones, el Pleno del Congreso, declaró persona no grata al expresidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, “por sus constantes incitaciones en la política nacional, las mismas que buscan desequilibrar el orden interno de nuestro país, en especial de la zona sur del Perú”. 

    El documento aprobado por el Legislativo manifiesta su rechazo contundente “a las declaraciones públicas de intromisión e injerencia en los asuntos que son de la jurisdicción interna del Perú por parte de Evo Morales”.

    Además, pide al Ministerio de Relaciones Exteriores para que, bajo su competencia, “declare persona no grata al exmandatario de ese país, la misma que deberá dar cuenta al Ministerio del Interior, a través de Migraciones, para que impida terminantemente su ingreso al territorio nacional por significar una amenaza para la seguridad nacional, el orden público y el orden interno”.

    De igual manera, exhorta al Ministerio de Relaciones Exteriores a que “eleve la presente Moción de Orden del Día a la embajada de Bolivia en Perú para conocimiento y fines pertinentes”. La moción fue sustentada por la congresista Maricarmen Alva Prieto de Acción Popular (AP), presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores.

    ENEMIGO COLOMBIANO

    A mediados de febrero, miles de efectivos de la Policía Nacional marcharon alineados y con la sincronización de un ballet por la avenida de los Héroes Navales en el Centro de Lima, un espectáculo preparado para la vista y para amedrentar a los manifestantes que a esa misma hora se disponían a marchar exigiendo la renuncia de Dina Boluarte y el cierre del Congreso. 

    Al respecto, en un acto oficial el presidente de Colombia Gustavo Petro hacía un comentario sobre la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) acerca del exterminio del partido político Unión Patriótica en Colombia y recordó que, con esto, el Estado colombiano fue señalado como genocida. 

    Y el mismo Petro denominó al Estado colombiano como nazi: “Esa es la herencia de un Estado genocida en la cultura de una sociedad, lo mismo hubiera pasado con los alemanes, la Alemania nazi tenía un Estado genocida. No hay diferencia entre el Estado colombiano y el Estado nazi desde ese punto de vista. Genocidas”.

    Después fue que opinó sobre el espectáculo escenográfico de la policía peruana. “En el Perú marchan como nazis, contra su propio pueblo, rompiendo la Convención Americana de Derechos Humanos”, afirmó.

    Y de ahí vino el pronunciamiento de Dina Boluarte y del Congreso de la República. “Lamento que (Petro) tenga estas declaraciones tristes para el Perú. Yo creo que para él no es ajeno la situación política que estamos viviendo. Y desde afuera, sigue azuzando a la población peruana y no está bien, rechazamos la injerencia. Dedíquese a gobernar Colombia que sus calles se están llenando de protestas”, afirmó la jefa de Estado.

    Por su parte, el Legislativo aprobó la moción para declarar a Petro persona no grata al presidente Gustavo Petro. La cual expuso que el Parlamento peruano está “defendiendo a la Policía Nacional” y aseguró que “nadie puede ofenderla diciendo que son tropas nazis”.

    La moción aprobada califica como “inaceptables” las palabras del presidente colombiano, que considera una “ofensa” a la policía peruana, al Estado”. Asimismo, la iniciativa exhorta a los ministerios de Interior y Relaciones Exteriores a realizar “las gestiones necesarias” para garantizar que Gustavo Petro “no ingrese al territorio nacional”.