Gobierno de salida o Gobierno de la muerte

    1860
    0

    El Gobierno de Dina Boluarte es un gobierno de salida, pudo haber sido uno de transición concertada, pero sus crasos errores no le han permitido organizarlo ni mucho menos hacer gestión gubernamental. La protesta ciudadana simultánea a su designación, su malhadado y fallido primer gabinete Angulo ni siquiera pudo presentarse al congreso a proponer su política general y, ocasionó los primeros asesinatos por la protesta. Su segundo gabinete, etiquetado “gabinete de la muerte”, desapareció toda posibilidad de gestión gubernamental debido al abandono del diálogo y su opción militarista para enfrentar la protesta social. 60 asesinatos y más de 1,200 heridos es salvajismo, así lo entienden la CIDH, la ONU y el gobierno norteamericano. El “gabinete de la muerte” es un gabinete muerto para gobernar, no hará nada, salvo monitorear, a costa de la PNP y las Fuerzas Armadas, una acción gubernamental autoritaria, sangrienta, de desprecio a los derechos humanos y la vida.

    Toda gestión gubernamental sectorial está inmovilizada por la protesta social y la militarizada política gubernamental para enfrentarla. Es un gobierno paralizado: los sectores productivos e infraestructura están entumecidos e inactivos y los sociales pasmados en transferencias financieras. Hasta lo más interesante, el programa “Punche Perú”, por falta de actividad gubernamental, es flácido y escuálido. Nada que gobernar. Ni siquiera hay esperanza de mejora si los Gobiernos Regionales y muchos municipales prácticamente piden “que se vayan todos”. El gobierno no es ni está sólido, las renuncias ministeriales y del propio jefe de asesores de la presidencia así lo indican, además, existen organismos estatales que discrepan abiertamente del gobierno y exigen soluciones diferentes.

    Continúa en nuestra sección impresa: Diario Uno domingo 5 de febrero del 2023