Home MUNDO Represion avanza y arde Argentina: Milei hunde a su país en un...

Represion avanza y arde Argentina: Milei hunde a su país en un caos

1516
0

Senado argentino debatió la ultraliberal “Ley de Bases” que propone el oficialismo mientras cientos de miles protestaban en las calles.
Cinco diputados resultaron hospitalizados debido a la brutal represión de la policía federal y habría al menos 23 detenidos .
La polémica ley pretende privatizar empresas públicas, hacer una reforma laboral que esclaviza a los trabajadores, entre otras medidas neoliberales

La plaza del Congreso de Buenos Aires, amaneció completamente vallada, como suele pasar en toda democracia burguesa cada vez que su parlamento se prepara para votar contra el pueblo trabajador. Ayer miércoles 12 de junio por la mañana comenzó el debate previo a la votación en el senado de la ultraneoliberal “Ley Bases”, uno de los puntos claves del gobierno del libertario Javier Milei, que en 6 meses de mandato aún no logró que se apruebe una sola de sus medidas y, más aún, la inflación no ha cedido sino aumentado en la nación del libertador San Martín.
Este miércoles tuvo lugar la sesión en el Senado
de la llamada “Ley de Bases”, luego de que a fines de abril obtuvo media sanción en la cámara baja -de diputados-. Se trata de un paquete de leyes nefastas para el pueblo trabajador de Argentina.
El gobierno dictatorial de Milei enfrentó una difícil sesión con fuertes movilizaciones en la calle y un Congreso que empieza a tomar nota de la crisis de Milei y su gabinete.
LEY ULTRANEOLIBERAL
Privatizaciones de empresas públicas, reforma laboral que daña directamente a la clase trabajadora, menos impuestos a los ricos y más para trabajadores no registrados y que cobran a través de facturas, reforma previsional por la cual 8 de cada 10 personasque no cuentan con los años de aportes requeridos, por haber trabajado sin reconocerles la relación de dependencia- no podrán jubilarse a la edad establecida (60 años) y esto afecta particularmente a las mujeres, además de vía libre al extractivismo, blanqueo de capitales para grandes empresas, y un largo etcétera neoliberal que nos hace recordar las peores épocas de la sangrienta dictadura fujimorista.
Esos son algunos de los principales puntos de esta “Ley de Bases” que hasta el último minuto fue negociada con los senadores que responden a los gobernadores provinciales.
Desde temprano se concentraron frente al Congreso miembros de asambleas barriales, movimientos sociales y partidos de izquierda que rechazan el contenido de la ley. También estuvieron presentes las dos centrales
sindicales del país, la CGT y la CTA, que no llamaron a un paro ni organizaron medidas de lucha serías, sino sólo una movilización.
En lo que pareció una maniobra coordinada de antemano, ni bien se retiraron las centrales sindicales, pasadas las tres de la tarde, el gobierno desató una represión feroz contra los manifestantes que quedaban en la plaza, lo que recuerda al accionar traidor y rastrero de la CGT peruana y a Patria Roja.
La calle pesó y se anunciaron cambios, los cuales son producto de la propia debilidad del oficialismo, en una sesión tensa e incierta. Entre los cambios hay que destacar que debieron reducir el listado de empresas a privatizar y retiraron los artículos más duros de la contra reforma previsional que afectaba sobre todo a las mujeres.
Lo que sigue adentro de la “Ley de Bases” con- tiene muchos ataques a los trabajadores, especialmente en el capítulo de reforma laboral (que el Senado empeoró) y en el ataque al empleo público. También mantiene la delegación de facultades a Javier Milei en cuatro áreas y por un año, cambios en la legislación de energía que tendrá impacto en tarifas más caras, y los beneficios exclusivos para los más ricos del país y un régimen de saqueo y entrega de los bienes comunes naturales.
LA REPRESIÓN AVANZA
Los disturbios comenzaron cuando los manifestantes buscaron burlar el sistema de vallas montado para aislar al Congreso y fueron repelidos por gases, balas de goma y chorros de camiones cisterna. Una brutal represión en la que incluso una señora de la tercera edad fue aplastada por un pelotón de policías.
Los manifestantes reaccionaron como pudieron para defenderse arrojando piedras a los uniformados y al menos dos autos fueron incendiados, entre ellos uno del medio de prensa Cadena 3.
Mediante su cuenta oficial de X, antes Twitter, la Oficina del Presidente felicitó a las Fuerzas de Seguridad por “su excelente accionar reprimiendo a los grupos terroristas que con palos, piedras e incluso granadas, intentaron perpetrar un golpe de Estado”.
Con este mensaje, el Gobierno usó la vieja y confiable maniobra del terruqueo para deslegitimar las manifestaciones.
El mensaje oficial destacó que estos actos atentaron contra el normal funcionamiento del Congreso de la Nación Argentina, el cual sesionó sin inconvenientes mientras la policía actuaba con una represión brutal que hace recordar a los terroríficos años de la dictadura militar de Videla.
Fue tan brutal la violencia policial que por lo menos cinco diputados, todos de Unión por la Patria, incluyendo a Carlos Castagnetto y Eduardo Valdés, fueron hospitali-zados por intoxicaciones tras enfrentamientos entre
manifestantes y fuerzas federales en la protesta contra la Ley Bases frente al Congreso. La represión, que incluyó gas pimienta, ocurrió mientras el Senado discutía el proyecto de ley.