Home ACTUALIDAD Carta blanca a brutalidad policial: Congreso propone usar pistolas de descarga eléctrica...

Carta blanca a brutalidad policial: Congreso propone usar pistolas de descarga eléctrica contra ciudadanos que protesten

1055
0

Héctor Valer, “El Breve”, propone modificar Decreto Legislativo 1186 y dar facultades a la PNP para “electrocutar” a manifestantes.

Iniciativa legislativa incluye también a los perdigones como armas no letales, cuando estos se han llevado la vida de decenas de peruanos.

La criminalización de la protesta y la vulneración a este derecho es moneda corriente en el Perú. Ahora el Congreso de la República, mediante el legislador de Somos Perú y expremier de Pedro Castillo, Héctor Valer, ahonda en dicha criminalización y pretende modificar el Decreto Legislativo 1186 para que los perdigones y las pistolas de descarga eléctrica sean considerados como armas no letales y puedan ser usadas por la PNP en protestas contra manifestantes que, supuestamente, los agredan.
Este supuesto esfuerzo para modernizar los métodos de control de protestas, representada en el Proyecto de Ley 7672 del congresista Héctor Valer Pinto, miembro del grupo parlamentario Somos Perú, no busca otra cosa sino disciplinar, desmantelar y amedrentar a los ciudadanos que se levantan en protesta cuando las autoridades políticas y los dueños de los medios de producción hacen lo que se les viene en gana.
Esta iniciativa legislativa contraria a los intereses del pueblo se baña bajo el manto de modernización y apoyo a la PNP, a mejorar sus tácticas defensivas no letales, ya sea usando irritantes químicos, como gases lacrimógenos o gas pimienta, y proyectiles de goma de impacto cinético, como perdigones de goma, y que así se buscaría emplear estos métodos, junto a disparar pistolas que generan descargas eléctricas contra personas desarmadas, supuestamente para ser usadas exclusiva y únicamente en situaciones haya agresiones directas y evidentes contra las fuerzas del orden o terceros.
Esto supone que los policías están altamente entrenados para no abusar de su monopolio de la violencia y que no usaría jamás esas armas fuera de lo que estipula la ley. Empero, esto, a la luz de los hechos recientes que cobraron la vida de 70 peruanos o del conflicto armado interno, difícilmente se cumpliría. Los agentes de la PNP suelen estar pésimamente capacitados y cometería abusos, abusos a los que nos tienen acostumbrados en cada manifestación, sobre todo si dicha protesta va contra los intereses de la clase dominante.
El proyecto de Valer peca de idealista y cree que estos métodos irían siendo “proporcionales al nivel de amenaza” y se espera que no se podrían emplear para disolver manifestaciones que sean pacíficas. Pero sabemos bien que lo pacífico y lo violento depende de quien ostenta el poder y a la clase dominante a la que sirve.
Por su lado, el congresista Valer arguye que esta medida resulta “necesaria” porque, cree él, hay un elevado grado de inseguridad observado durante marchas y manifestaciones sociales en el país, sin reparar que dicha violencia no es gratuita sino que se enmarca en condiciones sociales, políticas, materiales e históricas concretas y no, como cree Valer, desarrolladas en el mundo de las ideas.
“Los actos de violencia y convulsión social se han replicado a lo largo de varias regiones del territorio nacional, contribuyendo a la pérdida de tranquilidad de las personas, la destrucción de bienes públicos, saqueos y agresiones físicas,” explicó Valer, ignorando que mucha de esa violencia es causada por los agentes policiales o militares.