Exmagistrada recomienda poner a disposición el cargo de Alberto Otárola

    1778
    0

    Marianella Ledesma, señaló que sí es constitucional restringir el derecho a participar en elecciones a personas condenadas por terrorismo, narcotráfico y corrupción.

    La expresidenta del Tribunal Constitucional Marianella Ledesma Narváez, reveló que la renuncia de Boluarte sería una situación mayor. “Yo pondría a disposición el cargo del señor Otárola. Él fue ministro de Defensa cuando se generó el asesinato de pobladores en Ayacucho. Luego, cuando fue premier, se dio el asesinato de personas en Puno. Se debe poner a un ministro más concertante con el grupo que está protestando”.

    Ratificó del mismo modo, que está próxima a decidir si entra a la vida política o se queda en la parte académica. Además de tener una posición clara sobre la crisis social.

    El presidente del Partido Morado y el secretario general conversaron conmigo para que me incorpore al partido. El año pasado he dejado de ser funcionaria del Estado después de 40 años de servicio a mi país y ahora tendría que analizar la posibilidad de hacer una actividad política partidaria en esta nueva etapa de mi vida”, señaló Ledesma.

    Mientras que puntualiza  que el cierre de las brechas no se ha materializado; más bien, esas brechas se han intensificado. “Una segunda reflexión es la falta de afecto social de parte de los líderes políticos. A mí me conmueve ver las agresiones del Estado hacia los manifestantes y también me preocupa que los policías sean heridos, golpeados. Tenemos una agresión entre la población y el aparato policial que hace que el Estado viva una situación de caos y eso genera un impacto en la vida de las personas”, resaltó la magistrada.

    De otro lado, indicó que el gobierno debía comenzar a tender puentes con este grupo de manifestantes, que están en una posición contraria para ver qué temas se pueden rescatar o armoniosamente encontrar una solución.  Precisamente, enfatizó que la respuesta que ha dado el gobierno no ha sido la idónea. “Frente a una respuesta de represalia tan fuerte que terminó en asesinatos en Ayacucho y Puno, ahora debe haber un gesto de la parte que ha gestionado la intervención de las Fuerzas Armadas. Debe haber un gesto para decir, por lo menos, que en algo vamos a acercarnos para posibilitar el diálogo. Esto para que el sector que se siente avasallado, vejado, afectado, sienta que en algo se puede reconducir algún punto de coincidencia”.