Urgencia de Salud Mental en Perú

    1522
    0

    Por: Herbert Mujica Rojas

    ¡Ni qué decirlo, Perú carece de salud mental! Hay violencia generalizada tanto en calles y plazas, como establecimientos públicos y privados, con mala atención, precios desorbitados e insatisfacción plena.

    En un ambiente gris, sin ideas, bien vale la pena ensayar esta iniciativa para revertir la involución que degrada la vida en Perú.

    La política no vislumbra soluciones, el Congreso no adelanta elecciones y el gobierno de doña Dina Boluarte, tampoco posee claridad ¡ni la más mínima!

    Los tradicionales planteamientos ideológicos como doctrinarios en la política nacional no pasan por el mejor momento, su descrédito es profundo.

    Apenas si sobreviven y sólo como material de lectura.

    Nos guste o no, esa es una circunstancia que nadie puede negar. Salvo torpeza y falta de entendimiento.

    Por tanto acaso sea llegada la hora de volver a interpretar al Perú como entidad de más de un millón doscientos mil kilómetros cuadrados, más de 33 millones de habitantes y poseedor de todos los climas ecológicos y una insuperable biodiversidad que abarca sus tres regiones tradicionales Costa, Sierra y Selva.

    Abarcando todos los pisos ecológicos desde el Mar de Grau, hasta las cumbres nevadas de miles de metros, a las orillas de ríos navegables y portadores de vida, incluyendo los cielos soberanos, un conjunto privilegiado de zonas que nuestra población debía saber mejor conservar y también explotar cuidando los recursos renovables, la flora y fauna.

    Sin dejar de tener en cuenta la proyección hacia el Atlántico y la presencia del Perú en la Antártida.

    Luego de la pandemia del covid19 y sus horribles secuelas, la violenta crisis política nos aprisiona sin soluciones a corto, mediano o largo plazo.

    La persona humana es el fin supremo de la sociedad. El mandato constitucional es inexcusable. Los derechos humanos giran en torno al respeto a los derechos y a la exigencia del cumplimiento de los deberes de hombres y mujeres con miras a la consecución de un Perú libre, justo y culto.

    Continúa en nuestra sección impresa: