Quieren quedarse

    3337
    0

    Por: Isaac Bigio

    Elizabeth Taipe, quien fue la candidata del Bloque Magisterial para la segunda vicepresidencia del Congreso, se opone a cualquier adelanto de elecciones y cuestiona a

    los que “han azuzado” a las protestas. Para ella:  “Aquí en el Congreso cuestionan el trabajo de los congresistas, que tenemos que irnos, ¿y mejorará la situación política? ¿El adelanto de elecciones es para mejorar la situación económica del país? No, yo lo veo con otros ojos. Unámonos todos para ver el plan estratégico”. Dicho plan es, justamente, mantener el actual status quo.

    Ella refleja a todo un sector de parlamentarios electos en la lista de Perú Libre que han puesto como su prioridad mantener sus curules, antes que responder a sus bases y a sus promesas electorales. Sus actuales ingresos y privilegios son mucho mayores que los que tenían antes de ser electos y no quieren volver a tener menores sueldos.

    A pesar de que BM nació inicialmente como la bancada oficialista del maestro Castillo, ésta se rebeló cuando el entonces Presidente presentó su moción de confianza, con la cual le colocaba al Parlamento una advertencia que podría ir luego a cerrarlo constitucionalmente. Sus colegas maestros y los líderes de PL se enfurecieron con Castillo y se unieron a toda la derecha para condenarlo como “golpista” o pedir una acción de amparo contra el ejecutivo.

    Luego, solo 5 de los 37 legisladores electos con el lápiz se opusieron a la vacancia ultra-exprés. Waldemar Cerrón, Flavio Cruz y el grueso de las 5 bancadas de izquierda apoyaron el golpe congresal y el que Boluarte llegue a la Presidencia.

    Ahora que en el Perú se dan las mayores protestas sociales desde el 2000, los congresistas de izquierda quieren valerse de ellas para presionar por una Constituyente. Sin embargo, esta última la han convertido en un pretexto para quedarse en sus curules. Argumentan que, mientras no se de una Constituyente o un referéndum sobre esta, van a boicotear el adelanto de elecciones. Con esa táctica pueden desanimar al movimiento de masas (el cual sentiría que avanza si logra que los repudiados Legislativo y Ejecutivo anuncien una fecha de salida) y le dan fuerza a FP y APP quienes aparecen como más consistentes.

    Por quedarse un tiempo más en sus bancas, corren el riesgo de hipotecar su futuro y el de la izquierda.