Una agenda social para América Latina

    2046
    0

    Un conjunto de fuerzas políticas, centrales sindicales, organizaciones y movimientos sociales han emitido una declaración, en el marco de la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado de la Comunidad de Estados de América Latina y El Caribe (CELAC).

    La declaración tiene entre sus principales puntos el rechazo a toda forma de colonialismo en América Latina y El Caribe, planteando una Nueva Arquitectura Financiera Internacional que empiece con la revisión del proceso de endeudamiento, así como acuerdos tributarios entre países para detectar la fuga de capitales.

    Plantea la integración regional como instrumento para fortalecer la autonomía de la región y la independencia económica de los países, disminuyendo los condicionantes económicos externos, a partir de una inserción internacional que fortalezcan las capacidades productivas y tecnológicas propias.

    Se pronuncia por la reducción de desigualdades, el establecimiento de salarios mínimos y su elevación progresiva, la protección, asistencia y seguridad social, la promoción de la igualdad y equidad de género, el fomento de la libertad sindical, la negociación colectiva y el respeto al derecho a la huelga entre otros. Se propone además que la CELAC adopte una Carta Sociolaboral Latinoamericana, para de este modo establecer pisos mínimos en materia de derechos sociolaborales.

    Demanda la institucionalización de espacios permanentes de diálogo de los gobiernos con las organizaciones y movimientos sociales, así como la participación de la sociedad civil organizada, esto frente al descrédito de los partidos políticos en varios países de la región.

    Exige procesos de democratización de los poderes judiciales de América Latina y El Caribe, los cuales se encuentran en gran medida cooptados por intereses internacionales, así como de las élites criollas nacionales, que no se corresponden con las necesidades de los sectores mayoritarios.

    Reivindica también los derechos económicos, sociales y culturales de los pueblos originarios, reivindicando la plurinacionalidad de territorio de América Latina y El Caribe. Se espera que esta agenda social repercuta en los próximos años en todos los países que son parte de la CELAC.