Escándalo en Sedapal: ministra quiere nombrar como presidente a cuestionado Hernán Piscoya

    1728
    0

    Indignación entre los funcionarios y trabajadores de Sedapal por la designación como presidente de quien negoció indebidamente el segundo terminal del aeropuerto Jorge Chávez, perjudicando al Estado

    “Es inconcebible que la ministra de Vivienda, Hania Pérez de Cuéllar, pretenda reciclar al castillista Piscoya haciéndolo presidente de Sedapal: La única explicación es que quiera rematar la empresa” comentaba este sábado un funcionario de la empresa de agua de Lima y Callao, después de enterarse que su nombre había sido alcanzado al Fonafe por la tirular de Vivienda y Construcción como candidato a dirigir la empresa.

    Currículum envidiable

    Hernán Piscoya no era un desconocido pues el 5 de enero de 2022 había sido designado por el hoy prófugo exministro Juan Silva como Director General de la Oficina General de Administración del MTC y se mantuvo en este cargo hasta abril del año pasado cuando la la secretaria general de ese portafolio, Rocío del Pilar Vásquez, envió un memorando a los viceministros Víctor Alejos y Virgilio Tito para pedirles que pusieran su cargo a disposición, junto con 30 directores “en el plazo máximo del día”.

    Casi todos los directores fueron despedidos, pero muy probablemente desde Palacio de Gobierno llegó a la sede del MTC, en la avenida Zorritos, la orden de que Piscoya se quedara. Peor aun, unos días después reteniendo su cargo de Director General de Administración pasó a ser también Director General encargado de Programas y Proyectos de Transporte. Puesto clave que lo hacía representante del MTC en las negociaciones con Lima Airport Partners (LAP), la concesionaria del aeropuerto internacional Jorge Chávez, sobre el cumplimiento del contrato con el Estado peruano.

    En ese cargo, Piscoya hizo todo un faenón para favorecer a LAP, ayudándola a reducir la inversión a la que estaba obligada y que hizo tarde, mal y nunca. En efecto, el contrato de concesión obliga a la concesionaria a construir no solo una pista y una torre de control nuevas, sino también un nuevo terminal con capacidad para atender a 37 millones de pasajeros.

    Como se sabe y ha sido ampliamente documentado, LAP ha incumplido estas obligaciones, a pesar de que ha venido cobrando tasas de embarque cada vez más caras. Por ello, buscó una nueva estratagema legal para disminuir su inversión, argumentando que no estaba aprobado el Plan de Desarrollo Aeroportuario. Y sobre este Plan proponía que el Jorge Chávez no tuviera un nuevo gran terminal, como fue lo fijado al momento de la concesión, sino dos terminales.

    El acta acabó favoreciendo a LAP al suscribir un acta, en la que le ponían nuevas condiciones al Estado para que la concesionaria le hiciera el favor de cumplir el contrato: primero, culminar la construcción del Santa Rosa y segundo conectar el ramal 4 de la Línea 2 del Metro de lima con el nuevo terminal. Pero la gauchada más grande fue aceptar que, se recortara 180,000 m2 del nuevo terminal. Ello, usando el actual terminal del aeropuerto que tiene una capacidad para 17 millones de pasajeros al año, ampliado con triplay y drywall, y reducir la nueva terminal a solo 20 millones de pasajeros anuales y no a los 37 millones que establece el contrato.

    Luego, Piscoya convenientemente deja el MTC, oero como hombre afortunado y con vara en Servir, en noviembre, primero, fue designado Ejecutivo de Administración de la Unidad de Administración del Programa Nacional Cuna Más, y luego como director de Sedapal. Y, de paso, también se hizo nombrar como miembro del directorio de Sedapal. No queda duda que era un alfil de Pedro Castillo y de su círculo cercano.

    Se oponen

    Piscoya ya ha pasado por Sedapal, donde fue gerente de Servicios, entre 2015 y 2017, donde se hizo conocido por declarar a los medios sobre cuánta agua daba la empresa a los bomberos e, incidentalmente, desempeñó la gerencia general por cuatro meses en 2017.

    Los trabajadores de la empresa han alertado sobre su cuestionada trayectoria e, incluso, medios periodísticos lo vincularon con la banda de “Los Chiclayanos”. De inmediato el negó estar vinculado a actos de corrupción e irregularidades en las diferentes funciones que ha desempeñado a lo largo de su vida profesional y rechazó de manera tajante que esté “vinculado a esa mafia”, señalando que las informaciones son “falsas y carentes de medios de corroboración”. Pero cuando el rio suena…

    El dato.

    Pese a que el Fonafe no ha oficializado ningún cambio en el directorio de Sedapal, el viernes pasado la ministra Hania Pérez de Cuéllar envió a una asesora a anunciar la llegada a la empresa de Hernán Piscoya. ¿Para contentar a quién?

    “Hernán Piscoya fue nombrado por el prófugo exministro de Transportes Juan Silva para encargarse de la negociación con LAP y vaya que cumplió con creces el encargo: liberó al concesionario de construir 180,000 m2 de nuevo terminal. Todo un faenón”