Home Locales Decreto Supremo del Ministerio del Ambiente pone en riesgo la salud de...

Decreto Supremo del Ministerio del Ambiente pone en riesgo la salud de los pacientes al afectar la venta y compra de equipos médicos

804
0

El Gremio de Salud de la Cámara de Comercio de Lima pide dialogar con el ministro acerca de los potenciales efectos negativos a la salud pública

La salud de los peruanos corre peligro. A diario se denuncia en los medios que muchos pacientes de los hospitales nacionales esperan meses y hasta casi un año sin respuesta concreta por una tomografía, electrocardiograma, ultrasonido, etc porque las maquinas están malogradas. La razón sería la aprobación del Decreto Supremo Nro. 009-2019-MINAM con el título Régimen Especial de Gestión de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) que está perjudicando la compra y venta de equipos médicos.
La alerta la da el Gremio de Salud de la Cámara de Comercio de Lima que indica que esta normativa del Ministerio del Ambiente señala que las empresas que importan equipos médicos tienen que encargarse de recolectar los residuos electrónicos y quien no cumpla tendrían multas que podrían llegar hasta más de los 19 millones de soles. Señalan que enviaron una carta al ministro Juan Carlos Castro Vargas, resaltando que este Decreto Supremo atenta a la viabilidad y continuidad de un segmento indispensable; debido a la desproporcionalidad de las multas, obligaciones fiscalizables, instauración e inversión en proyectos RAEE, que podrían ocasionar la salida de empresas de un sector crítico en el país.
“Al final al que afecta es al paciente que está perdiendo la opción de atenderse porque no hay equipos médicos en buenas condiciones en los hospitales y si los hay los precios van a ser mucho más caros. La norma está mal hecha y el problema principal es que desincentiva a que se traigan los equipos y se opte por no venderlos. La normativa debería de considerar la realidad del sector salud, de lo contrario perjudicará a los pacientes”, manifestó Sandro Stapleton presidente del gremio de salud.
“No tiene sentido esta norma, es imposible que alguien que importe un equipo médico tenga que encargarse de recolectar residuos electrónicos porque no es un fabricante. El otro punto es que dice que tú tienes que encargarte de la destrucción del equipamiento durante su vida útil. O sea, yo tengo que ir por ejemplo al hospital Loayza dentro de diez años a recoger el equipo y destruirlo, pero ahí hay un problema porque cuando uno vende le transfiere la propiedad al hospital. Yo no puedo ir al hospital y decirle ‘devuélveme el equipo’”, explicó.
“Lo perjudicial es que si no haces la recolección te multan, sino haces un plan de recolección también te multan, sino te encargas de la destrucción de esos equipos o similar también te multan, y las multas son astronómicas. La respuesta de las empresas que conforman el gremio es optar por no traer, pero quién va a traer los equipos pues las empresas informales y esto hace que se cree un mercado negro”.
En el documento enviado al ministro del ambiente, el Gremio de Salud señala que es indispensable invitar e involucrar a aquellas entidades o empresas que se encuentren en el campo día a día, para de esa forma recoger e intercambiar información y experiencias en miras a conseguir un objetivo en común: una normativa acorde con la realidad nacional e internacional. Además, destacan que estudios realizados en distintas partes del mundo evidencia la tendencia a la eliminación de la categoría de equipamiento médico, primero por ser el servicio a la salud un sector indispensable para la sociedad y segundo porque la cantidad de RAEEs generados por este sector es ínfimo en comparación con las categorías de la 1 a la 4 a nivel global.
“Solo un 0.12% de residuos generan los equipos médicos; mientras electrodomésticos y teléfonos generan un 93.25, por eso esa norma no se usa en otras partes del mundo porque el perjuicio es mayor al beneficio. No solamente tienes que pelear por las trabas burocráticas para traer un equipo, sino que ahora tienes que considerar este decreto, entonces muchas empresas serías optan por no traer o cerrar y cambiar de rubro, además hacen que crezca un merad”, acotó Stapleton.
Stapleton destaca que esta normativa fue copiada de España y Colombia, que al final la eliminaron “porque se dieron cuenta de que perjudicaba la salud” y que no es casualidad que a diario se informe que los hospitales peruanos los pacientes no puedas someterse a pruebas médicas. “No pueden comprar equipos y tampoco les pueden vender por esa norma. Esa ley se ha hecho para que esos equipos se destruyan con el vencimiento de la vida útil y ¿cuándo es la vida útil? En la práctica hay equipos que tiene veinte años, treinta años, hay equipos hasta de 50 años. Jamás me lo van a devolver porque los hospitales tienen una ley de patrimonio donde ellos mismos se encargan de sus equipos”.