Home ACTUALIDAD Ministros de Cultura y Energía y Minaspodrían ser censurados esta semana

Ministros de Cultura y Energía y Minaspodrían ser censurados esta semana

1138
0

Ministros de Cultura y de Energía afrontarán mociones de censura, que los
pueden enviar a su casa
Gabinete que preside Gustavo Adrianzén podría seguir cambiando de composición, por presión parlamentaria

La próxima legislatura puede empezar con mucho movimiento., por las tres mociones de censura que congresistas de diferentes bancadas han presentado de manera oficial contra los ministros Leslie Urteaga (Cultura) y Rómulo Mucho (Energía y Minas), que deberían ser vistas en una próxima sesión del pleno, luego de que fueran interpelados, sin brindar respuestas satisfactorias.
Los cuestionamientos a ambos titulares son de conocimiento público, pero en realidad también encierran un juego de poder de quienes no alcanzaron sitio en el nuevo gabinete.
BOLETO CONFLICTIVO
Leslie Urteaga viene arrastrando, desde semanas atrás, las críticas del parlamento. Tanto que miembros de siete bancadas: Perú Bicentenario, Cambio Democrático–Juntos por el Perú, Acción Popular, Bloque Magisterial, Perú Libre, Podemos Perú y Somos Perú, además de cinco no agrupados, han solicitado su censura por el caso del sistema de venta de boletos de ingreso a Machu Picchu. Quienes la cuestionan le atribuyen “falta de capacidad de gestión” y una “grave omisión de funciones que vienen perjudicando gravemente la actividad turística del país, y la reactivación económica”.
Como se recuerda, en un momento de crisis de la venta de boletos, el ministerio de Cultura adjudicó directamente a la empresa Joinnus SAC un contrato para implementar una plataforma tecnológica virtual para la venta del boleto a nuestro principal centro arqueológico. Se trataba de evitar las corruptelas del sistema manual, que favorecían a intermediarios y agencias, y que además también repartía boletos en el poblado de Aguas Calientes.
Pero el remedio resultó peor que la enfermedad. Pues se entregó un contrato millonario encubierto en una orden de servicio, hecho que los congresistas consideran
“un caso de fraude de ley”, según la Ley de Contrataciones del Estado. Además, fiel a su estilo personal, Urteaga se peleó con todo el mundo y se hizo presa fácil de la crítica congresal. “Tenemos una ministra que nos miente sobre la cronología de los hechos y que no es capaz de admitir sus errores y ofrecer propósitos de enmienda, sino que tergiversa la historia con el fin de señalar que su gestión estuvo en lo correcto”, fundamentan en su moción, apoyándose además en un informe de la Contraloría General de la República. Es decir, está lista para la sartén.
MUCHO LÍO
En el caso del ministro de Energía, obran las mociones presentadas por Jaime Quito (No agrupado) y Margot Palacios (Perú Libre), con argumentos diferentes pero igual conclusión: no lo consideran capacitado moral y legalmente para dirigir el sector. Las críticas empezaron cuando Mucho expresó su intención de desentrampar el proyecto Tía María, afirmando que “Tía María debería salir porque es una necesidad para el Perú” y pasando por alto la consulta previa en la que la gran mayoría de pobladores del valle de Tambo se opusieron. Inmediatamente, la Sociedad Nacional de Minería y otras entidades empresariales aplaudieron con entusiasmo, mientras que los congresistas de izquierda lo criticaron. Hasta ahí todo era manejable.
El problema se complicó cuando el semanario “Hildebrandt en sus trece” reveló que Rómulo Mucho era fundador y gerente de Pevoex Contratistas SAC que prestaba servicios a diversas mineras, una de las cuales es Southern Perú, precisamente la empresa promotora del proyecto. Todavía más, al momento de conocerse el tema, en la red profesional LinkedIn, él continuaba apareciendo como gerente de Peovex, hecho incompatible con su función pública.
Y, como si faltaran más razones, el ministro también fue acusado de contratar a una persona de su confianza, sin perfil profesional, Rosa Sánchez Arenas, con órdenes de servicio por 40 mil soles. Bajo la gestión Otárola se entregó el ministerio de Energía a Perú Libre. La primera medida de Mucho fue retirar a los recomendados de ese partido que, en el actual gabinete, no tiene cupo.