Home ACTUALIDAD Valle del Tambo rechaza que títular de Energía quiera favorecer a Southern,...

Valle del Tambo rechaza que títular de Energía quiera favorecer a Southern, cliente de su empresa

1203
0

Población de Islay pregunta a Mucho ¿cuánto dinero recibió de Southern?

EL NOMBRAMIENTO como ministro del ingeniero puneño Rómulo Mucho Mamani entusiasmo a la derecha económica. Pero, a sólo unos días de gestión, se descubre la verdadera razón de su entusiasmo por Tía María.

La primera declaración de Mucho, luego de ceñirse el fajín ministerial, fue “¡Tía María, va!”. Todo un mensaje a la inversión minera desconcertada por la incapacidad de los gobiernos para doblegar la terca resistencia de los agricultores del valle del Tambo a la ejecución de ese proyecto.
La afirmación se basa en su propia convicción de que el proyecto es viable, convicción que él ha repetido varias veces, como consultor privado en destrabe, frente a los ejecutivos del Grupo México quienes sin embargo lo han contratado para otros proyectos, pero no para Tía María. Este hecho pone en cuestión su
objetividad como ministro, pues inicia su labor parcializado con la empresa minera y sin estar al tanto de la realidad social del valle.
MUCHAS DEUDAS
La oposición de los pobladores del Tambo al proyecto Tía María empezó hace quince años, cuando Southern abandonó la idea de financiar el proyecto de la presa de Paltuture, que iba a mejorar la dotación de agua a los agricultores y al proyecto. A algún genio de la minera se le ocurrió que mejor era extraer 7 millones de metros cúbicos de agua del subsuelo.
Los agricultores, que son deficitarios del recurso y que sólo pueden hacer una campaña agrícola al año, saltaron hasta el techo. “Es como sacar sangre a un anémico”, argumentaron, pero nadie los escuchó.
Luego, Southern giró a desalinizar agua de mar, pero el daño ya estaba hecho. Se sucedieron cinco grandes paros regionales, que denegaron la licencia social a la empresa. Para afrontarlos Southern contrató a publicistas, abogados, policías y hasta a los dirigentes “lentejeros”, igual la población no cedió y ni siquiera el prominero PPK se atrevió a darle pase, y menos sus seguidores Vizcarra, Sagasti y
Castillo. También el atual primer ministro Alberto Otárola condicionó la ejecución del proyecto a la aprobación de la población.
En el medio, el Ejecutivo abandonó la idea de construir Paltuture y encargo al Programa Subsectorial de Irrigaciones (PSI) la elaboración del expediente de la presa de Yanapujio, más chica pero de igual función.
También dispuso que el ministerio de Vivienda se elaborara el Plan Maestro de Saneamiento del valle, que consiste en dotar de agua potable y alcantarillado a Cocachacra y los principales sitios urbanos. Finalmente, el ministerio de Salud propuso la construcción del hospital de Alto Inclán.
Todo ello para convencer a la población de aceptar el proyecto. Pero, el PSI hasta ahora no acaba el expediente de Yanapujio, del
Plan Maestro no se ha construido ni un buzón y el hospital Alto Inclán, inaugurado dos veces, no funciona por falta de especialistas. Es decir, el plan de ablandamiento de la opinión pública local no ha funcionado para nada y, en lugar de convencer, ha creado más deudas del gobierno con la población.
“SOCIALIZACIÓN” FALLIDA
Tampoco han funcionado los programas de socialización del proyecto, que ha ejecutado Southern. El más absurdo de todos fue repartir pintura blanca y pagar a los vecinos de Cocachacra para que pintaran sus fachadas. Los pobladores aceptaban la pintura y el pago, y al día siguiente en las paredes aparecía en rojo la consigna del valle “¡Agro si, mina no!”.
Su última creación ha sido el programa Tecnificando el agro, que según la empresa ha beneficiado a 400 agricultores, como en todo el valle son 8 mil, les tomaría 20 años convencer a todos. Al respecto, un vocero de los agricultores Miguel Meza Idme, confirmó que la “socialización” del proyecto en el valle no camina. “La
empresa no está dando trabajo en el Valle de Tambo, Son gente de afuera que han hecho el cambio de domicilio”, explicó.
En este escenario es en el que Mucho ha intentado aparecer como el salvador, antes como consultor y ahora como ministro. Meza ha adelantado que los agricultores no desean un nuevo conflicto, y que esperan que el ministro llegue y compruebe la realidad, antes de declarar.
Por otro lado, Sixto Mamani, dirigente de Chucarapi y de la industria azucarera ha sintetizado: “Rómulo piensa poco, pero habla Mucho”, señalando un evidente conflicto de intereses. Ahora, falta saber que hará Dina con su nuevo ministro.