Home Columna La prensa basura, la prensa mermelera,instrumento de propaganda de la burguesía

La prensa basura, la prensa mermelera,instrumento de propaganda de la burguesía

1332
0

LA PRENSA HEGEMÓNICA SE HA GANADO A PULSO EL APELATIVO DE “BASURA”, ASÍ COMO DE “MERMELERA”.

Por: Ricardo Milla Toro*

El pueblo se da cuenta de que los medios de comunicación responden a intereses de sus dueños, ricachones dueños de bancos, y no se deben a la verdad. Por eso, los periodistas están más cerca de ser unos mercenarios mediáticos antes que investigadores de la verdad.
Esa prensa actúa, entonces, como un aparato de propaganda de los intereses de clase de las burguesías. Informan no solo parcialmente sino ideológicamente haciéndolo pasar por objetividad e imparcialidad –algo imposible de lograr en el periodismo, pues siempre se informa desde una perspectiva. Así, engañan al pueblo. Manipulan el modo de informar una realidad e instalan narrativas.
Por ejemplo, la narrativa del “golpe de Estado” de Pedro Castillo. La mayoría de la población no ha caído en las mentiras que se esfuerzan en pasar por verdad los medios de comunicación de la gran burguesía. El pueblo sabe que fue el Congreso en contubernio con las Fuerzas Armadas, por orden de la inteligencia yanqui, los que dieron un golpe de Estado contra Castillo, lo apuntaron con armas, lo metieron preso y luego la títere asesina mandó a los militares y tanques a las calles.
Otra narrativa, pero esta sí la han instalado con éxito, es la del terrorismo. El terruqueo oficialista desde la prensa viene desde la época de la dictadura fujimorista. Muchos eventos de falsa bandera perpetrados presuntamente por policías y militares eran presentados como actos terroristas del Partido Comunista del Perú en los años 80, acto que se intensificó, más una guerra sucia de baja intensidad, en los 90 bajo el fujimorato. Así, se instaló de modo efectivo que todo izquierdista, socialista y comunista son terroristas.
La discusión si el PCP (SL) es o no una organización terrorista es un debate abierto en la academia, pero de que hubo actos de terror y terrorismo, claro que lo hubo.
También las fuerzas del orden estatales cometieron actos terroristas y, sin embargo, no se ha establecido terrorismo de Estado, debido a motivos ideológicos e intereses de clase. Empero, el terrorismo de Estado, así como caracterizar como OT al PCP (SL), es un debate académico-científico abierto.
Pero, ¿qué dice la prensa asalariada? Toman una categoría jurídica como si fuera algo moral o un dogma de fe. Para los mermeleros, los terroristas eran solo los combatientes del PCP y no de las FFAA, cuando ambos grupos perpetraron actos de terror.
Aunque ello no es lo más grave, sino usar una época tan dolorosa como fue la guerra interna para llamar terrorista a los que científicamente buscamos la verdad y la decimos.
Que el PCP no sea considerado por unanimidad en la comunidad científica como OT, esto no niega que el PCP haya cometido actos de terrorismo; menos aún puede significar que se justifique o ensalcen sus actos. Todo lo contrario: el terror a la población civil de modo injustificado debe ser condenado venga de donde venga y jamás se debe volver a repetir.
Pero esto, ¡qué va a entender un periodista promedio! Esa gente no lee, no sabe de cultura, nunca ha leído a Platón, Aristóteles, Kant o Hegel; son ignorantes profesionales.
Dicha ignorancia se ve cuando una periodista le pregunta a un filósofo de profesión por qué trabaja en el Congreso, que qué hace un filósofo ahí. Y, claro, su sorpresa ante ello es porque nunca leyó nada sobre filosofía y no sabe que la buena política se basa en filosofía.
Por ello, debatir con un periodista promedio es rebajarse al peor nivel. Son gente altamente ignorante que solo hace preguntas prediseñadas por sus dueños y, cual fieles perros falderos, carecen de ideas propias. Los buenos periodistas, los preparados, lamentablemente son muy pocos.
Un ejemplo más, es lo que han vendido sobre los asesinatos bajo el régimen Boluarte. En vez de informar lo que todos hemos visto: uniformados disparando por la espalda a personas desarmadas, cometiendo un evidente acto de terrorismo de Estado, más bien han desinformado con todo lo contrario, poniendo a los manifestantes como terroristas y que se habrían matado entre ellos. ¡Ese es el nivel repugnante de la prensa mermelera!
Otra narrativa es la que está de moda desde que la izquierda socialista ganó las últimas elecciones: los izquierdistas contratan a izquierdistas para trabajar con izquierdistas. Se le ha reclamado a Perú Libre de contratar a sus militantes en el Ejecutivo y en
el Congreso. Un reclamo estúpido por donde se vea, toda vez que los cargos de gestión pública son políticos y se deciden con criterios políticos.
¿O es que un caviar va a contratar a un fujimorista o un fujimorista a un comunista? Absurdo. Los cargos de confianza se llaman así porque se basan en la confianza, además de cumplir con los requisitos de ley.
Si se revisan los perfiles de los trabajadores militantes de Perú Libre, todos cumplen con los perfiles exigidos, pero la prensa basura insiste en un supuesto copamiento cerronista. ¿Y qué pretenden estos mercenarios mediáticos? ¿Que PL contrate a sus enemigos políticos?
Para colmo, la prensa mermelera se queja de que haya marxistas-leninistas en Perú Libre, un partido socialista marxista-leninista.
¿De qué se queja esa prensa cloacal? Se quejan de la existencia misma del marxismo. Pero si quieren que el marxismo desaparezca, tendrán que desaparecer a la clase obrera, porque es el marxismo el instrumento teórico-práctico del proletariado, y sin proletariado no hay capitalismo. Esto es, el único modo de superar el marxismo es con la victoria del proletariado y el aniquilamiento total del capitalismo.
Por ello, la prensa hegemónica, mermelera y basura, es el instrumento propagandístico de los ricachones, de esos vejetes que controlan el país a su gusto. Pero cada vez más el pueblo no les cree y, gracias a las redes, buscan otros modos de informarse.
Además de la prensa alternativa y la prensa popular, está este diario, Diario UNO, que desde su espacio trata de resistir, hacer contrahegemonía y responder a los intereses de la mayoría: los trabajadores. Luchemos por una prensa libre, obrera y científica.

*Director de Diario UNO. Es un filósofo, profesor, periodista y político marxista-leninista peruano, especializado en Filosofía Social y Teoría Crítica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here