El pueblo rechaza reelección congresal

    1810
    0

    Para Ledesma no es legítimo que la voluntad de cinco magistrados prevalezca sobre el resultado del referéndum.

    El 9 de diciembre de 2018 se realizó un referéndum, que dio como resultado que el 85% de la población aprobó la reforma constitucional que prohíbe la reelección inmediata de parlamentarios de la República. Por lo cual, el 10 de enero de 2019, el expresidente Martín Vizcarra promulgó la norma de la no reelección parlamentaria.

    Gran parte de los actuales miembros del Congreso de la República han planteado dentro de sus propuestas de reformas constitucionales, la reelección parlamentaria. No obstante, ha sido la asociación Integridad la que presentó una demanda de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional (TC) contra la Ley n.º 30906 (aprobada en referéndum) que indica: “los congresistas no pueden ser reelegidos para un nuevo período, de manera inmediata, en el mismo cargo”. 

    PERVERSO E ILEGÍTIMO

    Al respecto, la expresidenta del TC Marianella Ledesma manifestó al programa No Hay Derecho de Ideeleradio: “Ahora se pretende validar una reelección congresal, a partir de una decisión que va a tomar pronto el Tribunal Constitucional”, al ser consultada por el papel del TC, en un contexto de debilitamiento del equilibrio de poderes entre Ejecutivo y Legislativo.

    “Y ahora el Tribunal, inclusive hablando de reformas, para congraciarse se le ha planteado una demanda al Tribunal Constitucional para que permita la reelección de congresistas, pese a que por un referéndum mayoritariamente la población le dijo no. Miren lo perverso del modelo que tenemos a la fecha. Se pretende que cinco voluntades de cinco magistrados digan no a un 80% de la población que se dijo en un referéndum”, refirió.

    “Es un mecanismo formal, la demanda, pero qué validación, qué legitimación puede darse a esa forma. Entonces, todos estos temas que están pasando casi desapercibidos en la discusión pública porque está llevada más al tema de cómo se reprime y cómo se controla [desde el Estado] esta protesta. En esas condiciones, yo lo veo muy muy difícil que se pueda dar pues pautas de gobernabilidad, sobre todo porque todo esto debe darse pensando en el ciudadano, en el bien común”, destacó Ledesma.

    DEBILITAMIENTO DEL EQUILIBRIO DE PODERES

    La expresidenta del TC consideró que por la situación de crisis política y social no se está prestando atención a determinadas decisiones de las instituciones, como el caso del Tribunal Constitucional o el Parlamento. “Definitivamente se ha agravado el debilitamiento del equilibrio de poderes, porque toda la mirada está puesta en reprimir la protesta social y se está dejando en abandono otros servicios que el Estado debe dar. También vemos que desde el Congreso se viene haciendo aceleradamente modificaciones constitucionales que me gustaría en algún momento conversar sobre ello”, aseveró.

    Asimismo, resaltó: “El ciudadano está abandonado. Las provincias están, pues, con todos estos problemas de la crisis que genera la protesta, y las instituciones están pasando casi desapercibidas en cuanto a los temas que están sacando, por ejemplo, la casi exoneración que ha hecho el Tribunal Constitucional al cobro de los impuestos, de las deudas tributarias y ahora se pretende validar una reelección congresal, a partir de una decisión que va a tomar pronto el Tribunal Constitucional”.

    REMEDOS DE PARTIDOS POLÍTICOS

    Sobre la convocatoria realizada por el gobierno de Dina Boluarte a los líderes de las organizaciones políticas para abordar el tema de la crisis en el país, señaló: “Lo ideal es que la voz de los ciudadanos sea canalizada a través de los partidos políticos que jugarían un papel. Sin embargo, no tenemos partidos políticos. Lo que tenemos son remedo de ello, pero jamás podemos asumir que tienen esta lógica. Por lo tanto, la expresión popular, la expresión del ciudadano no tiene estos canales formales en las que tenga que materializarse”.

    Ledesma lamentó, asimismo, que los canales formales de escucha entre los propios ciudadanos se hayan limitado y debilitado como factor de construcción de un mejor modelo democrático. “Y otro de los canales es el canal de la protesta, porque la protesta encierra también un derecho constitucional a manifestarse y a decir que no a asociarse y en grupo también decir sus opiniones. Lo que pasa es que se ha cerrado en este modelo, entre comillas, democrático esa posibilidad de la escucha, que es vital en una dinámica social, porque tenemos que escucharnos.

    “Entonces, lo que tenemos como sociedad es que los canales de escucha entre nosotros mismos, entre los propios ciudadanos, se han limitado y eso es una situación que debilita para poder construir un mejor modelo democrático. Y eso lo que hace que inclusive se utilice estos otros modos informales de hacer sentir esa voz los que realmente sienten que los canales formales ya no pueden de repente recoger esas inquietudes”, agregó la exmagistrada del TC.