El necesario centro democrático

    2619
    0

    El centro democrático es una deseable quimera, más en Perú donde la política está vacía de contenido y repleta de advenedizos, aventureros, mercantilistas, corruptos y delincuentes que utilizan partidos como vientres de alquiler, clubes electorales y organizaciones criminales para traficar sus intereses particulares o de grupo como intereses comunes y nacionales y; llegar al poder y gobierno para saciar sus granjerías y prebendas. Sin ideologías, idearios y programas, la política vacía, degradada, sólo es un vehículo de selección de autoridades y representantes; el contenido ha desaparecido y no sabemos quiénes son conservadores, liberales, socialistas, socialdemócratas, socialcristianos, comunistas, solo existen insultos y agresiones para diferenciarse de otros sin saber que se afirma o defiende. Postular un centro democrático es afán constructivo y de recuperación política y, por ello, una deseable quimera.  

    La imagen política de una línea recta que mide derecha e izquierda desde un centro equidistante es figurativamente útil pero conceptualmente inútil, la realidad ha desbordado ese simplismo, más en Perú donde nuestros partidos, líderes y autoridades deambulan y traspasan de un lado a otro sin claridad, rubor y compromiso alguno. El fujimorismo para distanciarse de sus competidores de la extrema derecha y ganar espacio en otros sectores se ha postulado al centro de los extremos y Renovación Popular acaba de señalar que es un partido de centro izquierda; son declaraciones sin contenido. Construir una propuesta de centro democrático debe ser producto de una convicción y no de una ubicación residual a la que se llega por descarte de los polos, extremismos o radicalismos; debe ser muy fuerte, para enfrentar a la “multiplicidad de polos” que jalonearán y atropellarán desde sus posiciones. Nuestro Perú necesita un centro democrático serio y fuerte.

    Continúa en nuestra sección impresa : Diario Uno | Domingo 19 de febrero del 2023