Ex ministro de defensa Gustavo Bobbio brinda entrevista para Diario Uno

    1401
    0

    Entrevista exclusiva para Diario Uno, con el ex ministro de defensa Gustavo Bobbio, quien nos cuenta su verdad, antes de declarar para el Congreso de la república, el día 15 de febrero.

    Por Hna. Milagros Juárez

    -Bienvenido Gustavo, cuéntanos ¿cómo fueron los días previos a la caída de Pedro Castillo, es decir, tus últimos días como ministro?

    -El lunes 5 de diciembre del 2022, yo estaba saliendo de San Marcos, recibo la llamada del asesor (Aníbal Torres) de la primera ministra, como un favor personal me pide que lo visite rápidamente, tomo un taxi y me voy a palacio de gobierno, fuimos corriendo con sus asesores hacia la PCM. Llego y él me dice si estaría dispuesto a asumir la cartera de defensa, para esto te aclaro que cuando Castillo gana, me ofrece la cartera de defensa, y yo le digo que no, porque pensé serle de más utilidad no siendo ministro. Inicialmente cuando volvió a convocarme, no acepto. Le digo a él que para que torcer las cosas si corría un rumor fuerte que iba a ser el Gral. Urcarriegui, pero él me dijo que no, que era falso.

    – ¿Por qué esta vez dijiste que sí?

    – Porque me convencí de que por fuera no iba a poder cambiar nada, y como ministro iba a tener la posibilidad de influir en la moralidad de las FF.AA. Más específicamente del ejército, pero también en la marina y la aviación. Asumo, con cargo de nombrar mi gente, y trabajar dentro de la más estrecha legalidad. Voy a mi casa, me pongo mi terno, me ponen la banda, y me voy al ministerio. Llamo a los que iban a ser mis viceministros, al jefe del comando conjunto, de los institutos, y les digo que me tienen que preparar una exposición, de como estaban las fuerzas, sus planes de operaciones para guerra convencional y no convencional, me piden que sea para el miércoles.

    – ¿Cuéntanos sobre tu reunión con Lisa Kenna, embajadora de Estados Unidos?

    Al día siguiente llama la embajada de Estados Unidos, solicitando la embajadora una reunión conmigo, yo la acepte de inmediato, tenía tres temas que tratar con ella.

    -Los trataste, ¿y cuáles fueron?

    -Primero el apoyo con material, nosotros hemos recibido hace varios años apoyo del ejército americano en máquinas y tipo de ingeniería, hay maquinas excelentes que les falta piezas, yo quería que ella, saque esas piezas de sus equipos que ya no emplea y me las done, ella acepto. Segundo yo quería becas, a los dos primeros accedió, y tercero el tema de la interdicción aérea. Estados Unidos nos obligó a firmar un tratado, donde el Perú no puede intervenir aviones, ni avionetas en vuelo. Desde que la Fap intervino cerca de Piura una avioneta, probablemente con droga, pero en la que también viajaba la familia de un Pastor estadounidense.

    – ¿Aviones con placas norteamericanas?

    -No, ninguno. Eso limita mucho al Perú en la lucha antidrogas. Tú puedes detener al indígena que carga su costal de coca, o a la aeronave posada, pero apenas se eleva un centímetro ya no se puede.

    – ¿Accedió a interceder con ese tema?

    -Me dijo que si, vamos a tratarlo, pero no en ese momento, se mostraba proclive a tratar eso.

    -Tu pediste eso, ¿pero ella que quería, que deseaba?

    -Ella deseaba saber que pensaba yo de la democracia, si pensaba que sería bueno del Perú salir de la democracia, yo le dije que no, de ninguna manera.

    -¿Y porque te hizo esa pregunta si acababas de juramentar como ministro?

    -Justamente pienso que quería saber que tan proclive seria yo de apoyar algún tipo de sublevación en el país, finalmente nos despedimos de buena manera.

    – ¿Cuánto duro la reunión?

    -Habrá sido media hora o 45min en inglés, los dos solos.

    – ¿Fue el único embajador que te visito ese día?

    Si, la única.

    – ¿Algún detalle adicional?

    -Ese mismo día, hablé con el entonces Comandante General del Ejército, quien estaba en la relación de militares, que debía haberse ido el 1 de enero del 2022. Al día siguiente llega, pero quería reunirse con el presidente.

    -Sigamos con el día 6, donde mi persona llega a tallar

    -Tú me fuiste a ver, porque eras la candidata más fuerte, para ser la jefa de prensa del ministerio.

    -También había un ex compañero tuyo, entonces entiendo, que si hubiese habido un golpe de estado en marcha. El ministro no hubiera recibido a sus amigos para tertuliar, dialogar, en pleno Mindef. Sino hubiese estado ocupado y no hubiera atendido ni el teléfono, ¿verdad?

    -Lo que voy a decir en el congreso, no hay nada que no tenga una causa, entonces ¿que causa habría tenido yo para dar ese golpe de estado?, ninguna.

    -Ni tampoco lógica, porque ese día estabas laburando de los más normal como cualquier ministro de defensa que no está preparando un golpe

    -Algo más, yo me había dado cuenta de que habían más de 30 asesores, yo estaba haciendo la lista de los que se iban a ir.

    – ¿Se han llegado a ir?

    -No, porque el día 6, ya me habían malogrado el sistema informático.

    -Vayamos al día 7, día del último mensaje presidencial de Pedro Castillo, ¿qué detalles nos puedes dar de ese día?

    -Poco antes de las 6 am, los comandantes generales, exponen su situación y sus planes, y el presidente Del Comando Conjunto, y el Comandante General Del Ejército me piden ver al presidente Castillo, aproximadamente para las 7:30. Yo pensé, y seguramente él (Cmdt. General) pensó, que el presidente le diría que no, pero sí le acepta la renuncia. Entonces nos fuimos al Mindef, el firmó su renuncia, yo hice la resolución de cese, llamé al que iba a entrar en estricto orden de mérito David Ojeda, acepto el cargo, hice la resolución del nombramiento de Ojeda, llega Ojeda y me fui a palacio con las dos resoluciones.

    -Acto seguido, ¿qué sucedió cuando retornaste a palacio?

    -Llego a palacio, había un montón de gente, me firmo las resoluciones, lo cual para mí fue una sorpresa, yo pensé que él iba a poner resistencia al nuevo comandante general.

    – ¿Hora?

    -11 am aproximadamente.

    – ¿Y luego?

    -Vino la chica de las resoluciones, y me fui con ella para ver de qué manera podía publicarse en el peruano a pesar que mi sistema estaba deteriorado, fui con ella y cuando regresé ya habian traido dos camarógrafos, estaban preparando todo.

    -Para ese momento, ¿qué hora era?

    -11:30 am.

    ¿Entonces ese día cuantas veces estuviste en palacio?

    -Dos veces.

    – ¿Ahí todavía no había dado el mensaje?

    -No pues, estaban preparándolo para que lo de.

    -Y tú dijiste, ¿qué es esto, que razón te dieron?

    -Nadie me dio ninguna razón, fue una estupefacción total.

    – ¿Tu estabas en palacio cuando el dio el mensaje?

    -A ver te situó, él estaba a cinco metros leyendo, después Betssy, el ministro del interior, no me acuerdo si Salas, Mendieta y otros.

    – ¿Que sucedió luego que el termino de leer su mensaje, lo notaste asustado temblando como se ve en las imágenes?

    -Cuando leyó temblaba, pero eso no me preocupo porque no es una persona coherente.

    -Acto seguido, ¿qué pasó?

    Yo le dije a Aníbal, esto no va, no puede ser esto no camina se terminó, me dijo esto es decisión del presidente, entonces yo me fui trate de llamar de adentro a los viceministros, comandante general.

    – ¿No le dijiste nada al presidente, directamente?

    -Ni nos despedimos, ¿qué le puedo decir a un inimputable?

    -Ya que tocamos ese tema, ¿tú crees que el sufría de algún tipo de demencia, o condición que lo sacó fuera de si en ese momento?

    -Yo creo que él estaba agobiado, por todos los ataques del parlamento, las intenciones de vacarlo, no sabía a quién creerle.

    – ¿Tú crees que pueda tener algo de asidero, la versión de que no estaba en sus cabales en aquel momento?

    -Si, yo lo declararía inimputable. Mi defensa hubiese sido declararlo inimputable.

    -Bueno, finalmente, ¿a qué hora extiendes tu carta de renuncia?

    No lo sé, llegue al Mindef, y dije prepare mi renuncia a la secretaria, nada más y me fui.

    – ¿Eso es lo que vas a declarar el día miércoles al congreso?

    -Así es.

    – ¿Nunca conversaste previamente con Aníbal torres sobre estos temas?

    -Absolutamente falso.

    -Entonces, ¿porque crees que hay tanta teoría alrededor tuyo, solo por ser el último ministro de defensa?

    -Así es, no hay indicios de nada. Han incautado las computadoras del despacho, pero no han encontrado nada.

    – ¿Pero quienes son las personas que tú viste que tenían más cercanía a Pedro Castillo, no llegaste a ver eso?

    – ¿Cómo podía haber percibido eso, si yo estaba enfocado en arreglar mi ministerio?

    – ¿Pero no tuvieron ni una reunión, ni un consejo?

    -Ni antes ni después, yo no he participado de ningún consejo.

    – ¿Cuál es tu opinión personal, de la situación actual, donde el Perú se desangra?

    -La última salida sería conciliar.

    – ¿Y que renuncie Dina Boluarte?

    -Si.

    – ¿Y con quien se va conciliar, con José Williams?

    -No, la constitución dice que, si renuncia Dina, el congreso automáticamente debe llamar a elecciones, automáticamente paran las protestas.

    – ¿Y porque crees que hay gente de la derecha que pide que entre Williams, entonces lo que la derecha pide, es inconstitucional?

    -Así es.

    – ¡Vaya dato perturbador! ¿Bueno Gustavo, algo más que agregar?

    -Si no he aceptado todavía, y no creo aceptar ser el vocero formal de los manifestantes, es porque no han aceptado darme una garantía escrita, de que no va a haber violencia.

    – ¿Contra ti? 

    -No, que no haya violencia de ellos.

    – Pero hay que entender, que no todos los manifestantes están ejerciendo violencia, sino un grupo minúsculo, lamentablemente esos grupos tienen mayor visibilidad. ¿Qué sectores te han buscado, para ser vocero?

    – Carabayllo, Comas.

    – ¿Del interior del Perú?

    -Algunos de Cuzco, Puno y Huánuco. 

    Esperamos el mejor de los porvenires para tu carrera

    – ¡Exige que haya conciliación!

     ¿Tu eso lo deseas de todo corazón?

    – Así es.

    Yo también lo deseo con toda mi alma, porque tantas muertes civiles y militares son duras. Hay muchas familias enlutadas, mucho dolor, en eso coincidimos ampliamente, porque somos personas que buscamos el bienestar del Perú, y no las muertes. El padre celestial nos bendiga.

    Muy de acuerdo.

    – ¿Alguna opinión a favor de la asamblea constituyente?

    -Si, a favor.

    – ¿Cuál es el principal motivo?

    -Su capítulo económico, infame, asqueroso.

    Enhorabuena Gustavo, porque ya es hora que el país encuentre un cambio un respiro y que se adapte a los nuevos tiempos, ya no estamos en el post APRA, ya no necesitamos ser entreguistas regalar todo, el litio en especial.

    ¿Qué haremos?, dice Bobbio.

    -Pues luchar por la asamblea constituyente, le respondo.