Home Anibal Stacio Panta Indira Huilca: Movilización ciudadana popular romperá mantenimiento en el poder de Dina...

Indira Huilca: Movilización ciudadana popular romperá mantenimiento en el poder de Dina Boluarte y Congreso

2209
0

Por Javier Soto

En entrevista a Diario UNO, la excongresista de Nuevo Perú, Indira Huilca, afirmó que la movilización ciudadana popular es la única respuesta factible que nos permitirá salir del entrampamiento y parálisis económica y social, causado por la negativa a dejar el poder, por parte de la presidenta,Dina Boluarte y del Congreso en funciones. Huilcamanifestó también que la izquierda peruana debe plantearse nuevamente un reagrupamiento político-partidario que la reafirme como alternativa de gobierno.

¿Qué se puede hacer para salir de esta alarmante parálisis económica y social en la que nos ha puesto este gobierno y el Congreso, con la negativa de ambos a marcharse?

La única respuesta en este momento es, efectivamente, la movilización ciudadana popular. Que ésta siga convocando a sectores más amplios de la ciudadanía. Parece una situación muy complicada, porque estamos viviendo niveles cada vez más altos de amedrentamiento y de violencia. Pero aquí es donde tenemos una tarea. Debe procurarse que esta movilización no se detenga, apoyarla todo lo más posible. De hecho, quienes estamos en Lima tenemos una tarea adicional, porque son -además- nuestros compañeros ycompatriotas de diversas partes del país quienes están sosteniendo este proceso de lucha. Y necesitamos entonces también duplicar la solidaridad y nuestra capacidad de respuesta.

Al respecto, ¿que han significado estos dos meses de gobierno de la dupla Boluarte-Otárola?

Efectivamente, ya son dos meses de un gobierno que sólo ha tenido como única forma de respuesta política, la represión y la violencia. No solamente es preocupante esta sensación de parálisis social y económica, sino la sensación de impunidad y de escalada de restricción de los derechos humanos y de violencia. Lo que hemos visto hasta ahora, lamentablemente, es que no parece haber salida a esta situación de crisis. Sabemos que más bien se está acrecentando la actitud autoritaria del gobierno, usando a la policía, y a mecanismos judiciales, para amenazar a quienes están protestando.

¿Este entrampamiento institucional y social pudo resolverse de otra manera?

La mayoría de gente, en nuestro país, pide que Dina Boluarte también se vaya. Ésto pudo haber sido resuelto por la vía institucional, con la renuncia de ella, o con la aprobación de una propuesta de adelanto electoral. Pero hemos visto que éso ha fracasado, y ha sido una burla.

Entonces, ¿ya el Perú se está convirtiendo en una especie de dictadura cívico-militar de corte netamente represor?

Yo creo que se está consolidando. Hay que tener en claro que las dictaduras no siempre se instalan de la noche a la mañana. Estamos ante una situación en la que nos estamos defendiendo de una dictadura en proceso de consolidarse, de un régimen cívico militar que ya lo habíamos visto desplegarse, durante estos dos meses. Incluso, publicaciones que nadie va a acusar de ser izquierdistas, como TheEconomist, hablan de una pérdida de democracia en nuestro país, porque lo que se está dando, ya no son cosas aisladas. No solamente es la represión brutal, que se ha visto en la restricción del Estado de Derecho para los manifestantes; porla que se detiene, de manera indebida, a decenas o centenas de manifestantes. De un régimen cívico-militar, estamos pasando a algo que es incluso más grave, que es la consolidación de un modelo de gobierno que dista mucho de la democracia.

¿Este statu quo forzado a espaldas del verdadero sentir popular podrá sostenerse, en las próximas semanas o meses, en base a la represión policial-militar?

Creo que no es sostenible en el largo plazo. Eso sí, tiene que quedar claro que de ésto vamos a salir, de todas maneras. El tema es la preocupación que muchos tenemos en que la protesta se alargue, porque quiénes terminan siendo siempre los más perjudicados no son los políticos o representantes partidarios, sino los más humildes de nuestro pueblo. El problema es que con cada minuto o día que pasa, se cobra un enorme costo para nuestro país, no solamente para las personas, sino también para nuestra forma de convivencia. Ya somos un país que tenía serias dificultades para reconocer una pluralidad de opiniones y para tener una posición crítica.

La presidenta Dina Boluarte ha señalado hasta la saciedad que no va a renunciar a la jefatura de Estado. ¿Se mantendrá en el poder hasta unas hipotéticas elecciones generales adelantadas?

Si por hoy fuera la decisión de los políticos del Parlamento,y de la propia señora Boluarte, ellos ya se están quedando hasta el año 2026. Sabemos nosotros que éso no es viable. Quien crea eso en el Congreso o en el gobierno, la verdad es que está fuera de la realidad. Es una vergüenza que gente así asuma que puede gobernar este país. Yo no creo que ella se mantenga en el poder, pero sin duda, va a hacer todo lo posible.

¿Acaso la verdadera razón  por la cual Boluarte se resiste a renunciar es el mismo temor que tuvo su antecesor, Pedro Castillo: es decir, a afrontar la cárcel  y los procesos judiciales que le sobrevendrán, en su caso, por los asesinatos extrajudiciales de más de medio centenar de peruanos que participaron en la protesta social?

Yo creo que sí. Ésa es la razón por la cuál ella ya sabe que apenas salga del cargo, va a tener que responder ante la justicia. Es cierto que su permanencia en el poder es su carta de libertad. Pero tampoco olvidemos que siendo ella una intermediaria, hay otros grupos de poder detrás. Y si ella cae, va a haber seguramente un intento de recambio,recomposición o incluso una situación más grave, ya que estamos ante una situación en la que las Fuerzas Armadas y policiales terminen queriendo asumir un rol político que no les corresponde.

En ese contexto, ¿considera usted que el verdadero poder detrás del trono es el primer ministro, Luis Alberto Otárola, y que la presidenta no sea más que una especie de marioneta de él y de los sectores de derecha y ultraderecha que controlan actualmente el poder?

El señor Luis Alberto Otárola es quien maneja realmente los vínculos con las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional. Y es claro que él es el puente que le ha permitido insistir en esta estrategia represiva. Otárola, finalmente, no es otra cosa que el operador de un conjunto de poderes fácticos que tejen sus hilos (del control de poder). Y son ellos los principales interesados en que tampoco haya una salida mínimamente institucional a la situación que estamos viviendo ahora.

Y en este juego de poderes formales y fácticos, ¿qué futuro le ve a las izquierdas; al sector moderado de VerónikaMendoza, y al ala radical de Perú Libre y otros grupos, pese al contraste y pasivo del desastroso gobierno de Pedro Castillo?

Yo creo que aquí la ciudadanía no hace diferencias. Esto nos está interpelando a todos, ya sea cómo cada uno se quiera catalogar o etiquetar. Lo cierto es que la movilización que hoy se está viviendo expresa una interpelación y un cuestionamiento al conjunto de la clase política. Cada uno hará su balance (sobre) cuánta responsabilidad y cuánto poder ha tenido en este periodo. Además, esta protesta ha sobrepasado y desbordado cualquier tipo de estructura partidaria. Y es muy política. Entonces, si queremos nosotros empezar también a recomponer las fuerzas de las izquierdas, considerando además que siempre va a haber una pluralidad de izquierdas, y eso no está mal, (debemos) acompañar en este momento la lucha del pueblo. Y, por eso, no entiendo cómo hay quiénes realmente pretenden todavía quedarse en el Parlamento.

En todo caso, ¿no cree posible entonces que la izquierda pueda recomponerse, al haber puesto nuevamente en la discusión, y con el apoyo ciudadano, el tema de la Asamblea Constituyente, por ejemplo? 

En este momento, (el papel de la izquierda) es (el de)ponerse al servicio de toda esta lucha, de manera total, sin ambigüedades, sin cálculos políticos, sin pensar en si me quedo o me voy, o me quedo en mi curul. Hace falta es que todos los que nos sentimos del lado del pueblo, nos pongamos a disposición de ese pueblo que está luchando y que está, lamentablemente y de manera muy concreta, dando la vida para que esa situación pueda superarse.

¿Cree usted que en el próximo proceso electoral se vuelva repetir la polarización política que nos llevó a esta bizarra definición Pedro Castillo-Keiko Fujimori?

Es muy probable que sí, porque hay un sector del pueblo en el sector de la ciudadanía que va a insistir por una propuesta de cambio, por una propuesta que le haga frente a estos grupos de poder económico y político. Y, bueno, éso se va a expresar. Y la derecha, por otro lado, no se va a quedar tranquila. Sabemos que de alguna manera también van abuscar que sus candidatos lleguen al poder. No sabemos si van a repetir la misma torpeza que tuvieron en la elección de 2021, que fue fragmentarse. Pero sin duda harán todo lo posible para llegar a la segunda vuelta.

La congresista Digna Calle ha advertido que una gran mayoría de congresistas se resisten a aprobar el adelanto de las elecciones, por intereses estrictamente pecuniarias, es decir, por no dejar de percibir sus sueldos, que para 91 parlamentarios, ha significado un incremento anual de hasta el 100 por ciento del monto que registraron antes de ser elegidos.

Creo que hay intereses de todo tipo. Hay un sector más ultra de derecha que cree que el Parlamento es el único bastión de la democracia o de la democracia que ellos defienden, que es sencillamente la de la represión y las balas. Y existentambién otros sectores del Congreso que tienen una mirada mucho más clientelar. Que saben que, efectivamente, su práctica no es no solamente el espacio donde tienen su salario. Por ello, sabemos que el cargo parlamentario se ha vuelto un espacio o una cuota de poder con la que incluso hacen negocios, con muchos “beneficios”. Sí, hay diferentes tipos de intereses que, lamentablemente, ninguno de ellos tienen que ver con la lucha en provecho la mayoría del pueblo peruano.

Usted es considerada como una de las nuevas figuras más promisorias de la izquierda peruana. En ese sentido, ¿aceptaría liderar una posible postulación presidencial de consenso con la mayoría de fuerzas progresistas y de centro del país?

Mire, yo lo le diría en este momento que lo primero que tendríamos que precisar, desde la izquierda, es cómo garantizamos y empujamos a que haya una salida a lo que está pasando en nuestro país, para que no haya más muertes. Yo no diría éso, porque hablar de candidaturas en este momento sería absurdo e inapropiado, ya que ni siquiera estamos encontrando una salida al final de este túnel.Entonces, éso primero; no lo otro, pues ya se definirá, como siempre y de manera colectiva, en los espacios que nos toque. Lo primero que hay que hacer es contribuir en este momento a que esta lucha no decaiga, y usemos todas las herramientas a nuestra disposición para fortalecerla, así como reforzar el esfuerzo y la entrega de los diferentes sectores movilizados. Lo segundo es cómo resolvemos primero la discusión para tener un referente político que pueda convocar a diferentes sectores que tienen una apuesta común en el programa, en la visión del país y también, en la forma de hacer política. Al final, tendremos que plantearnos nuevamente un reagrupamiento (político-partidario), que sí es lo que hace falta en este momento, en las izquierdas denuestro país.