Contáctanos

Especial

Solo se gana una guerra con el apoyo de la gente

Lo que nos falta es aprenden lecciones de otras experiencias y reforzar el acercamiento a la población.

Publicado

el

Solo se gana una guerra con el apoyo de la gente

Nunca debe olvidarse que en cualquier parte del planeta solo ganan una guerra quienes cuentan con el apoyo de la población y eso fue lo que hicieron los militares peruanos a fines de los ochenta, incluso sin el apoyo político necesario.

En los últimos años, y en especial en los “tiempos de Cueto”, lo que no han hecho los militares peruanos en el VRAEM, y mucho menos los funcionarios de DEVIDA, es buscar aliados en la población de la zona. La razón: como todos son productores de coca no los consideran interlocutores legítimos.

Los peruanos olvidamos que gracias al liderazgo de la Defensa Civil Anti Subversiva (Deca) del VRAEM, se logró la expulsión de Sendero del campo.

CÓMO GANAMOS
Para decirlo con claridad y sin medias tintas. Los peruanos le ganamos la guerra a Sendero cuando éstos perdieron el apoyo campesino y cuando los ronderos los expulsaron del campo. Y eso para Sendero fue letal porque ellos eran un grupo maoísta, campesinista y su estrategia, política y militar, para la captura del poder, tenía, sí o sí, que contar con el apoyo de los campesinos.

La sociedad peruana hasta hoy no reconoce que el punto de inflexión de la derrota de Sendero es cuando desde 1988 los campesinos se organizan, se enfrentan y expulsan a los senderistas; y lo hacen por convicción y por decisión propia. Los ronderos que vencieron a Sendero no tienen nada que ver con los paramilitares colombianos o la Defensa Civil de los países centroamericanos.

Los campesinos se enfrentaron a los senderistas que los querían utilizar, que les cerraban sus ferias, que reclutaban a sus hijos y los incorporaban al “partido”, luego de la prueba de fuego a que los sometían que era, simplemente, matar a las autoridades rurales.

Los campesinos, por esa razón, desde mediados de los años ochenta, no dudaron en oponerse a Sendero y decidieron organizarse de manera distinta a la propuesta de la Defensa Civil al estilo centroamericano y colombiano.

Un dato de la realidad que ayuda a entender la derrota de Sendero es que desde 1988 los militares peruanos aceptan que los senderistas no eran solo un grupo terrorista, sino que eran un grupo subversivo que le había declarado la guerra al sistema político, social y económico del país y que no se les podía combatir como si se tratara de un grupo de delincuentes ni como simples terroristas porque tenían objetivos políticos, tácticas y estrategias y querían tomar el poder. Y, entonces, deciden disputarle su base social.

LA HISTORIA OFICIAL
El año pasado tuve la oportunidad de estar en Ayacucho, en Víctor Fajardo, Hualla y Canaria, el 12 de setiembre, fecha en que se capturó a Guzmán.

No saben el mal rato que pasé conviviendo con la rabia contenida de campesinos, ronderos que se enfrentaron, no una sino muchas veces a los senderistas, y no saben lo duro que fue escucharlos decir “nosotros no existimos”, “para el país solo existe Tarata y el Benedicto y el Miyashiro, ni siquiera Ketín Vidal”.

Y es que, por desgracia, la casi totalidad de analistas y las organizaciones políticas, sostienen que el punto de quiebre de Sendero es cuando se captura a Guzmán. Incluso eso lo dice el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

Solo se gana una guerra con el apoyo de la gente

CUÁN EQUIVOCADOS ESTÁN
Ciertamente, la detención del líder senderista fue muy importante pero esta se produjo cuando Sendero había perdido rumbo y su proyecto político y militar para capturar el poder ya era inviable porque había perdido el campo; y sobre-actuaba buscando una intervención militar peruana o la intervención de una fuerza multinacional.

Ciertamente los policías de la DINCOTE hicieron un buen trabajo capturando a un Guzmán ya derrotado, acorralado y asustado, que no tenía ni una guardia de seguridad; porque Sendero estaba ya infiltrado y tan dividido que Abimael desconfiaba hasta de su sombra, razón por la que pidió protección a sus amigos y no al Partido.

NO SOMOS PARTE
Pero lo que es una verdad irrefutable es que la guerra la perdió Sendero cuando el campo le dijo “no somos parte de su proyecto político”. Y eso ocurrió en 1988, cuando el ingeniero Alberto Fujimori ni pensaba presentarse a la Presidencia. Y, nos guste o no, cuando los militares entendieron lo que hoy nadie quiere aceptar: el Perú vivía una guerra porque un grupo subversivo quería tomar el poder.

Se habla mucho de que el gobierno de los noventa derrotó a Sendero. Esa es una verdad a medias. Es cierto, que el presidente Alberto Fujimori restableció la presencia del Estado a nivel nacional y también que cambió las viejas armas de los ronderos por escopetas retrocargas; pero lo hizo en 1990, cuando Ayacucho ya no era prioridad para Sendero, cuando Lima era el centro de los asesinatos y atentados terroristas, puros y simples.

LA CLAVE
El gran “secreto” oculto, minimizado, vilipendiado y vituperado, fue que los militares aceptaron que Sendero era un grupo subversivo que quería tomar el poder y por lo tanto la manera como debía derrotársele era disputándole las bases campesinas que querían ganar.

¿Qué hicieron los militares? Entendieron que la propuesta de organización campesina que tenían no iba a funcionar y entonces fueron comunidad por comunidad y les dijeron “Ustedes elijan al presidente de los ronderos”. Siempre el elegido fue el de mayor edad.

La derrota de Sendero fue el resultado de muchos esfuerzos de distintos sectores de la sociedad, sin embargo resultó clave la alianza entre las Fuerzas Armadas y los campesinos organizados en rondas y liderados por los actuales productores de coca organizados en las Decas; productores a los que hoy se ignora.

Para decirlo en pocas palabras, los militares y los campesinos, y en especial los productores de coca, se unieron porque tenían un enemigo común: Sendero Luminoso.

EL VRAE
En la actualidad y desde hace catorce años, cuando a un ingeniero agrícola se le ocurrió decir que las dos columnas armadas que quedaban de Sendero, la del Huallaga y la del VRAE, eran simples remanentes (se entiende que de un problema ya resuelto) y que no tenían ideología y que eran poco menos que sicarios del narcotráfico, y lo peor de todo, cuando casi todo el país hizo suyo ese análisis, comenzaron otro tipo de problemas. Todos los actores políticos y militares volvieron, como en 1980, a realizar un análisis que partía, de nuevo, de un diagnóstico equivocado.

Cuando Sendero se levantó en armas en 1980, muchos miembros del partido de gobierno volvieron a sostener que se trataba de abigeos. Cosa parecida ocurre en la actualidad, la columna armada de Sendero ciertamente protege la salida de la coca que se produce en el VRAEM pero, guste o no, tienen un proyecto político, falso si se quiere, pero proyecto político como lo tenían los senderistas en 1980.

Solo se gana una guerra con el apoyo de la gente

NADIE QUIERE ABORDAR
La producción de coca se produce en el Valle del Río Apurímac y el Ene. Este gobierno habla del VRAEM. La razón: incluye a los sectores sociales que indirectamente también viven de la economía de la coca. Según las cifras oficiales, el tema compromete a un poco más de 600,000 peruanos.

Para la mayoría de políticos y analistas, periodistas y quienes viven en Lima, los que siembran coca debían ser poco menos que eliminados.

Pero nadie dice que esos 600,000 peruanos viven de la economía de la coca. Y nadie dice con claridad que para cerrar el circuito comercial tienen, simplemente, que sacar la coca del Valle y para hacerlo tienen dos alternativas: o sobornan a la policía o le pagan a la columna senderista del VRAEM; tienen que lograr la complicidad de la policía o de la columna armada de los hermanos Quispe Palomino. Y nadie quiere asumir que ese es el problema.

VICTORIA TÁCTICA, NO ESTRATÉGICA
La eliminación de “Alipio” y “Gabriel” se está desaprovechando y lo que ha sido la mayor victoria táctica de las Fuerzas Armadas puede convertirse, por desgracia, en una derrota estratégica muy importante a favor de los senderistas del VRAEM.

Cuando en 1999 se capturó a “Feliciano”, no se realizaron operaciones militares complementarias para poner punto final al tema de la columna armada de Sendero en el VRAEM.

Esa especie de tregua que se les dio a los senderistas que quedaron en el VRAEM, fue bien aprovechada. Comenzaron un trabajo distinto en el Valle. Les pidieron perdón a los campesinos.

Dijeron que Guzmán había recurrido al genocidio y al terrorismo. Prometieron no volver a matar, nunca más, a un campesino y tampoco quitarle sus pertenencias; y pagar por todo lo que podían coger de la comunidad.

En una entrevista realizada por Frecuencia Latina el famoso Camarada “José” sostuvo: “Para revertir esa situación, ustedes no saben cuántas autocríticas y vergüenzas hemos pasado ante el pueblo” (Quispe en Punto Final). Y trabajaron 14 años.

La eliminación de “Alipio” y “Gabriel” fue en agosto del 2013 y se realizó en un contexto difícil para las huestes de los hermanos Quispe Palomino. La razón: los pobladores del VRAEM estaban enojados y sorprendidos porque los senderistas estaban solicitándoles cupos a la empresa que construía la carretera Quinua-San Francisco; que, como se sabe, y desde hace más de treinta años, es uno de los mayores anhelos de toda la población del VRAEM. Y tales hostilizaciones habían llegado no solo al robo de alimentos y medicinas sino a quemar las maquinarias que éstos utilizaban.

Por esos días, en el VRAEM, los productores de coca se encontraban también muy preocupados por posibles operativos de erradicación de plantaciones de coca y se preparaban para “resistir” las posibles operaciones de DEVIDA.

No obstante, más de un productor de coca dudaba desde mediados del 2013 de la capacidad real de la columna de José. La razón: sostienen en privado (porque lo saben) que dicha columna tiene “tropa” pero carece de dirigentes políticos y militares.

Y ahora deben también estimar que con la muerte de “Alipio” y “Gabriel” y con la detención de varios de los mandos de la columna, su capacidad bélica se encuentra seriamente afectada.

Un cocalero comentó alguna vez que la columna senderista del VRAEM está intacta, y que deben continuar siendo los 400 hombres que estiman los servicios de inteligencia. Pero que su debilidad es que la dirección de la columna adolece de los mismos defectos de todas las organizaciones políticas peruanas; es decir, son dirigidas por caudillos y los militantes solo cumplen tareas menores.

Hoy que se habla de erradicación inminente en el VRAEM, es oportuno recordar que el número de armas en la zona no se encuentra registrado en ninguna parte y que luego que finalizó el enfrentamiento de los ronderos con Sendero, nadie devolvió arma alguna.

IMPORTANTE
Es importante tener presente que luego del operativo donde fueron liquidados “Alipio” y “Gabriel”, se filtraron detalles del mismo y fue así como se conoció que existían “equipos combinados y especiales de las FFAA y de la Policía Nacional” pero también algunos detalles que no debieron haberse revelado como que las comunicaciones de los senderistas del VRAEM estaban intervenidas, que se habían “comprado” a varios de los que tenían como misión transmitir las órdenes y los planes que la jefatura senderista disponía, etc.

Todos estos problemas es muy probable que ya hayan sido resueltos cambiando los medios de comunicación que empleaba la columna del VRAEM; las llamadas “casas seguras”; los “mensajeros” y hasta los planes tácticos y hasta algunos objetivos estratégicos.

Sostienen los entendidos que estos cambios se pueden realizar en un tiempo mínimo de cuatro a seis meses.

Bueno, si el abatimiento de “Alipio” y “Gabriel” se realizó el 11 de agosto del 2013, eso quiere decir que ya han pasado por lo menos cinco meses que les deben haber servido para cambiar todo lo que tenían que cambiar. Por esa razón: el país debería estar preparado para una posible“reaparición” del Sendero de los Quispe Palomino.

ERRORES
Con un Sendero cuestionado por la población, que volvía a robar y a chantajear y que con sus acciones hizo que se suspendiera la continuación de la famosa y anhelada carretera. Con un Sendero al que los productores de coca lo veían débil y del que comenzaban a volver a desconfiar, el Gobierno perdió la gran oportunidad de aislarlos y acercarse a la población, a los productores de coca.

Y no lo ha hecho entre otras razones por la existencia de sendos compromisos internacionales que el país tiene al respecto que considera a los productores de coca como parte de la cadena del narcotráfico.

No se entiende que, según las cifras oficiales, el área de intervención de VRAEM compromete a casi 420 mil peruanos y en el área de influencia a 200 mil peruanos. Es decir, estamos hablando de más de 600 mil peruanos a los que no se les puede tratar como ciudadanos de quinta categoría.

El gobierno del presidente Ollanta Humala ha invertido en el VRAEM como no lo ha hecho ningún gobierno. Sin embargo, esas inversiones se hacen porque los funcionarios que tienen esa responsabilidad estiman que son importantes. Pero a los 600 mil peruanos comprometidos con el problema en esta cuenca, no se les pregunta, no se les escucha, no se los convierte en actores políticos.

Si se les convirtiera en actores políticos, ellos serían los que debieran dirigir la futura erradicación.

Finalmente, se conoce que entre mayo y junio se iniciará la erradicación de coca en el VRAEM; 16 mil hectáreas sostienen algunos funcionarios gubernamentales. Es decir, en el mes en que la campaña electoral municipal y regional estará en su momento más importante y en el mes que Conga y Tía María debían echarse a andar… Para no citar la secuela de temas que el fallo de la Corte de La Haya nos ha dejado.

HAY QUE MEJORAR LAS RELACIONES
Desde el trato personal y político
Es urgente que las Fuerzas Armadas mejoren su relación con la población y eso va desde el trato personal y culmina en el debate político. El Gobierno y las Fuerzas Armadas deben crear interlocutores políticos entre los cocaleros, no importa que lo sean; tácticamente para mejorar su relación con la población; estratégicamente, porque si eso se logra, el grupo de los Quispe Palomino quedará aislado y, en segundo lugar, porque se crearán las condiciones para que los propios productores sean los que dirijan la erradicación de la coca.

Especial

Equipos de Biden apuntan a una guerra con China y un conflicto con Rusia

Publicado

en

peEquipos de Biden apuntan a una guerra con China y un conflicto con Rusia

Después de conversar con expertos en política exterior de alto nivel en el equipo de Joe Biden, Thomas Wright, Director del Centro en los Esta­dos Unidos y Europa por el influyente grupo de expertos del Instituto Brookings, escribió un espeluznante artículo en lo que sería una presi­dencia de Biden para el resto del mundo.

Explica a su audiencia de élite de expertos de Washing­ton, que el posible equipo de Biden está “preocupado por el creciente autoritarismo y ve al mundo como un lugar más geopolíticamente competiti­vo, particularmente en las re­laciones entre Estados Unidos y China”, y ve la guerra y el conflicto con Beijing y Moscú tan cerca como inevitable.

GUERRA CON BEIJING

El equipo de Biden cree que toda la política industrial de los EE. UU. Debe diseñarse en torno a cómo “competir con China”. Sus “principales prioridades”, señala Wright, “tratar con gobiernos auto­ritarios incluyen defender la democracia y combatir la co­rrupción, así como compren­der cómo estos desafíos se cruzan con las nuevas tecno­logías, como 5G, inteligencia artificial, computación cuán­tica y biología sintética”.

Descrito por The Econo­mist como “el grupo de exper­tos más prestigioso de los es­tadounidenses”, el Brookings Institute es un gigante cen­trista no partidista en el cora­zón de Washington, DC, con ingresos operativos masivos de más de $ 117 millones.

En otras palabras, es pro­bable que tenga información extremadamente buena sobre las prioridades del equipo Bi­den, que, según Wright, están trabajando estrechamente con Europa para sofocar el “desafío de China” y para “re­formar la economía global”.

Señala que hay cierto debate dentro de la élite demócrata so­bre China. Por ejemplo, “qué nivel de sanciones debería imponer Estados Unidos” a Beijing y “qué tan lejos de­bería llegar Estados Unidos”. Parece que se da por sentado que es necesa­rio algún nivel. Las preguntas sobre si son necesarias sanciones, o incluso si son legales, parecen estar fuera de toda duda.

La República Popular es constan­temente denunciada en Washing­ton por su respuesta a las protestas de Hong Kong, el tratamiento de los uigures y su supuesto mal ma­nejo del brote de COVID-19.

El artículo presenta la política de “pivote hacia Asia” del presiden­te Obama que vio a China rodeada de bases militares estadounidenses como poco entusiastas. Los demó­cratas de Biden consideran que “modernizar el ejército” para re­flejar las nuevas amenazas es una “máxima prioridad”.

Sin embargo, como señaló el or­ganismo de control de los medios Fairness and Accuracy in Reporting, la “modernización” ha sido duran­te mucho tiempo un eufemismo para la “acumulación militar masi­va”. Por lo tanto, parece que China está bien y verdaderamente en la mira de una posible presidencia de Biden.

Sin determinar es si esta de­cisión tiene algo que ver con el fracking que brinda independen­cia energética a Estados Unidos o el cambio gradual de los combus­tibles fósiles. Independientemen­te del razonamiento, la visión del equipo de Biden para 2021 refle­ja de cerca la del Pentágono.

Como informó MintPress News el mes pasado, la solicitud de presupuesto de $ 705 mil mi­llones del Pentágono indica “un enfoque cambiante de las gue­rras en Irak y Afganistán y un mayor énfasis en los tipos de ar­mas que podrían usarse para en­frentar gigantes nucleares como Rusia y China”.

La redacción precisa del Pen­tágono señala que está tratando de adquirir “sistemas de armas de alta gama más avanzados, que proporcionan un mayor enfren­tamiento, mayor letalidad y obje­tivos autónomos para el empleo contra amenazas cercanas en un entorno más controvertido”.

Biden es actualmente el fa­vorito para la nominación de­mócrata 2020. Sin embargo, el deterioro cognitivo, una clara falta de propuestas de políticas populares y una nueva acusación de violación contra el ex vicepre­sidente amenazan con detener su impulso.

El entusiasmo, incluso entre sus partidarios, es extremada­mente bajo; una nueva encuesta de ABC News / Washington Post muestra que el 53 por ciento de los patrocinadores de Trump es­tán “muy entusiasmados” con él, y solo el 24 por ciento de los par­tidarios de Biden dijo lo mismo.

Peor aún para el ex senador de Delaware, el 15 por ciento de los votantes de Bernie Sanders dijeron a los encuestadores que votarían por Trump si Biden fue­ra el candidato.

Esta noticia podría ser un ali­vio para los chinos o los rusos que no desean ser bombardea­dos como lo fueron las perso­nas en todo el Medio Oriente cuando Biden era vicepresi­dente.

Sin embargo, la política exterior estadounidense es notoriamente bipartidista, lo que indica que esos países probablemente estarán en la mira del partido que gane en noviembre.

* Alan Macleod. Min­tpress News |Alan MacLeod es redactor de MintPress News. Después de completar su doctorado en 2017, publi­có dos libros: Malas noticias de Venezuela: veinte años de noticias falsas y declaracio­nes falsas y propaganda en la era de la información: Con­sentimiento de fabricación. También ha contribuido a la imparcialidad y precisión en los informes, The Guardian, Salon, The Grayzone, Jacobin Magazine, Common Dreams the American Herald Tribu­ne y The Canary .

Seguir leyendo

Especial

El milagro del Jirón Quilca

Publicado

en

Jorge Leopoldo Altamirano Pizarro

La próstata lo estaba matando. A punto de convertirse en cancer, prácticamente ya solo esperaba no despertar mas un dia cercano, total, había vivido la mejor época de esa vieja Lima jaranera y criolla que ya desapareció.

Don Jorge Leopoldo Altamirano Pizarro, descansa mirando con devoción la imagen que un día, en su desesperada lucha contra la muerte, pintó del Señor Crucificado. Como buen católico, cumplía con su promesa al barbudo de arriba hecha en su lecho de moribundo.

Hoy vive de milagro, de esos que solo el Vaticano reconoce, aunque el suyo aún no lo hayan escrito.

“Me inspiré en el ‘Señor Crucificado’, cuando estuve internado grave en el hospital Loayza. Una noche en que todos dormían. Eran tres o cuatro de la madrugada, empecé a rogarle como loco, a hablarle, a gritarle: “Padre, sáname, y te prometo que cuando esté sano te voy a pintar para que te adoren y te quieran, para que todos vean que hay un Señor que me ha sanado…”, relata emocionado don Jorge.

Jorge Leopoldo Altamirano Pizarro

Don Jorge tiene una fe religiosa inquebrantable.

Este viejo bonachón, recuerda que de niño le gustaba ver los cuadros y los murales en los restaurantes de su barrio. Así empezó, como jugando, con los años, después comenzó a dibujar y para su sorpresa, había gente que le compraba sus bocetos.

“Yo no soy jubilado, (como tantos otros) y necesito comprarme un pan, pagar mi luz y el agua, y no siempre logro vender mis obras. A veces me desespero, gracias a Dios siempre cae algo, no sé si del cielo o del Estado, pero puedo cubrir mis principales necesidades”, comenta.

Junto con más de 500 mil adultos mayores en pobreza extrema, Jorge Altamirano recibe la subvención económica que le otorga el Estado cada dos meses, a través del Programa Pensión 65 del MIDIS.

A don Jorge le gustaría transmitir sus conocimientos, sus experienciasa los jóvenes y a aquellos pobres muchachos que se inclinen por el arte. “El arte y la pintura van más allá de lo psíquico, es un estado de salud mental, donde la persona va a desarrollar una visión, porque para pintar hay que ver el mundo en todos sus aspectos, y esa es una parte de la formación de todo ser humano”.

Su vida, afirma, es más tranquila desde el año 2014, al incorporarse como usuario del Programa Pensión 65, pues le permite sobrevivir y acceder a los servicios de salud del Sistema Integral de Salud-SIS.

“Lo mío fue innato, nadie me enseñó”, confiesa, mientras muestra con satisfacción sus piezas de arte en su vivienda del jirón Quilca 250 interior 14, en pleno Centro Histórico de Lima.

La pequeña pensión del Estado que recibe el señor Altamirano, lo hace sentirse más tranquilo y como ´pintor´ se siente revalorado, con lo cual mejora su autoestima y su salud emocional, digamos que ahora es un anciano que envejece con dignidad.

 

Fotos: Jorge Verástegui

Fuente: Pensión 65

Seguir leyendo

Especial

La batalla por un nuevo Chile

Publicado

en

La batalla por un nuevo Chile

“Gente que es postergada,

Gente que es anulada,

Gente que sabe que su voz, no es escuchada

¡Nunca!”

Fiskales Ad Hok, “Lindo momento frente al caos” (2007).

 

La élite política económica, luego de generarse el estadillo social chileno, mencionaba, sorprendida que “no lo veían venir”. Esta afirmación, sería una de las primeras que señalarían lo alejado que estaba el mundo de la élite, ese que Sebastián Piñera llamaba como “el oasis chileno”, (que consta de un puñado de familias que han saqueado el país y debilitado a gran escala lo estatal), y el otro Chile, aquél que no aparecía en los medios de comunicación, ni en los índices de “desarrollo”. Esa mayoría de chilenos que la primera dama, Cecilia Morel, no dudó en nombrar “extraterrestres”, cuando indignada afirmaba en su audio filtrado de whatsapp que “vamos a tener que disminuir nuestros privilegios y compartir con los demás” (Morel, 2019).

¿Cómo no lo iban a ver venir? Si el pueblo llevaba años demostrando su descontento en las calles, por múltiples las causas. El 2011, los estudiantes sacudieron y cuestionaron los cimientos del sistema con el movimiento estudiantil, siendo de gran relevancia. El 2016 surge la causa “No + AFP” con marchas varias en contra del sistema de pensiones y el 2018, el movimiento feminista cuestionaba los abusos y las desigualdades de género.

En el movimiento estudiantil, los estudiantes, tanto escolares como universitarios, alzaron su voz por el derecho a una educación pública, de calidad, y, sobre todo, al fin del lucro en las universidades privadas. Como menciona Alberto Mayol, el concepto “no al lucro” fue de suma importancia porque “pasa a cristalizar el abuso económico por asimetría de poder” (Mayol, p.53, 2019). Se puso en debate las desiguales propias del modelo impuesto en la dictadura de Pinochet por militares y tecnócratas, a costa de represión; desapariciones; muertes y nula participación y consulta ciudadana.

Es relevante señalar también que, pocos meses antes del estallido, en junio del 2019, el Colegio de Profesores de Chile estuvo en paro por más de dos meses, buscando soluciones reales a los problemas de la educación y, nuevamente, el Estado no otorgó las soluciones debidas, respondiendo con represión y negacionismo. El economista chileno -Chicago boy disiente-,Ricardo FFrench-Davis Muñoz, desde fines de los años noventa, ya advertía a los políticos y economistas “cuidado con seguir abusando de la paciencia de la gente”. (Ffrench-Davis, 2019).

Lo que partió siendo una evasión masiva del Metro, terminó con una fuerza desmedida en contra de los estudiantes. El presidente Sebastián Piñera, dio la orden de colapsar las estaciones del metro de carabineros, quienes no dudaron disparar perdigones en contra de menores de edad.

Luego, la escalada de violencia fue en aumento, terminando con la quema de varias estaciones del metro, y revueltas por todo el país. Chile, de jactarse de ser uno de los países más ordenandos de la región, ardía en llamas. Los chilenos, destruían y se rebelaban en contra del capitalismo atacando los bienes materiales, el mismo sentido de “evadir” el pasaje, era atacar a la élite donde más les dolía, en lo monetario. Barricadas, quema de televisores, y de un sinnúmero de bienes, recuerda a los franceses rompiendo la Bastilla con sus propias manos, dando inicio a una gran revolución.

La respuesta del Estado, en vez de apaciguar las cosas, echó más bencina al fuego, demostrando el nulo manejo político, al sacar de sus cuarteles a los militares, y declarar la guerra contra su propio pueblo, en vez de buscar diálogo y soluciones. Trayendo fantasmas y reabriendo heridas no sanadas de un pasado traumático, violándose los derechos humanos de la ciudadanía nuevamente. El gobierno, a través del miedo y represión trató de callar la voz del pueblo, pero, esta vez, produjo el efecto contrario.

El estallido social que comenzó en octubre del 2019, mostró el hartazgo de los abusos y la impunidad sistemática y también, la falta de representatividad y legitimidad hacia los sectores dirigentes. En este aspecto, es una crisis en el sistema político y de incredulidad hacia los poderes que manejan el país, pues carecen de moral social. Claudio Nash, Doctor en Derecho y académico de la Universidad de Chile, explica que el estallido de octubre fue consecuencia del proceso de degradación del acuerdo sobre derechos fundamentales en Chile (Nash, 2019).

Hemos dado ejemplos de cómo el pueblo chileno ya se había estado manifestado para exigir una vida más justa y el fin de la impunidad de los intocables en la historia del país, es decir, del sector político, empresarial y policial. Pero, todas las demandas, no querían ser escuchadas, la plutocracia que maneja Chile, se negó, una y otra vez, a tocar el modelo y ceder a las demandas sociales.

Por otro lado, un simbolismo del neoliberalismo y la mala salud mental, se refleja en el caso del Mall Costanera Center, abierto al público en el 2012. Aquel centro comercial cuenta con el rascacielos más grande de Latinoamérica, convirtiéndose en el epicentro del consumismo y del culto para el credo capitalista chileno. A pesar del orgullo y admiración que esto significó para algunos, paradójicamente, desde la inauguración de su mirador en el 2015, han sucedido una serie de suicidios en el lugar. Suicidios que han sido abordados desde la frialdad máxima y una deshumanización total. Cada vez que una persona decidía acabar con su vida en la cumbre del consumismo, el mall ponía una pequeña carpa para que las personas siguieran consumiendo. Los medios de comunicación oficiales, también guardaban un silencio sepulcral.

Pero, tras el estallido social, el Costanera decidió cerrar para evitar los saqueos masivos. Un crudo relato de cómo para la cultura neoliberal y empresarial chilena los bienes valen más que una vida. Los suicidios del Mall, también demuestran la hostilidad y la violencia estructural de un país que no vela por los derechos básicos y elementales de sus ciudadanos, ni por su salud mental, sino solamente por las reglas del mercado.

La batalla por un nuevo Chile

El despertar chileno, es significativo y auténtico por varios aspectos, por ejemplo, por su gran alcance, ya que se dio a nivel país, conectado las regiones con la capital. Asimismo, casi inmediatamente se convirtió en un movimiento intergeneracional. Por otro lado, primera vez que no se marcha con banderas de partidos, más bien, la bandera negra de la anarquía, junto con la mapuche, han sido las que han flameado al viento de tiempos mejores.

Es un despertar de conciencia colectiva, que no tiene relación con ningún partido político. Se ha generado el sentido de comunidad y unión, rompiendo con la soledad y hostilidad del individualismo incentivado por el neoliberalismo, que, a través de la idea del “hombre que se hace a sí mismo” busca generar la competencia y la autoexplotación como el modo de ascenso, anulando la responsabilidad del Estado en otorgar condiciones aptas para la sociedad.

El sentido de pertenencia a una lucha en común es tan fuerte, que el estallido surgió sin líderes, y luego de cuatro meses de protestas, siguen sin existir dirigentes que encausen la insurrección. “Ahora que nos encontramos, no nos soltemos” es uno de los slogans que se pueden ver rayados en las calles de Santiago, apelando a mantenerse unidos a pesar de que los poderes fácticos pretendan generar divisiones.

Otro fenómeno interesante que ha sucedido, es la resignificación y apropiación del espacio público. Las calles se han convertido en un verdadero museo de la revuelta, expresando diferentes demandas y consignas, pero todas tienen en común la esperanza de un cambio estructural, y el derecho a una vida digna.

El estallido también ha significado la lucha por discursos disidentes, por cuestionar incluso los fundamentos del Estado-nación chileno, lo que se plasma en la cantidad de estatuas de los conquistadores o a héroes nacionales de la independencia que han sido derrumbados, y, en su lugar, se irguen estatuas de mapuches e indígenas chilenos. La crítica es contra el Estado que ha negado, segregado y acusado de terrorista a su población indígena, y también una manera de reivindicación y de ampliación de la representatividad a estos sectores.

En este aspecto, para la resistencia, significa un momento refundacional de otro Chile, con otros “héroes” nacionales, como los mapuches (que llevan años siendo reprimidos de la manera que lo son los manifestantes ahora) los estudiantes, y, el gran emblema de las marchas y concentraciones, “el negro mata pacos”. Un perro que marchaba el 2011 en el movimiento estudiantil, defendiendo a los estudiantes de los carabineros, convirtiéndose en el símbolo de resistencia.

La fuerza policial, ha resultado ser el gran enemigo de la rebelión. Una de las insignias que más se repiten (tanto en las calles como en las redes sociales) es ACAB(Allcops are bastards) ya que la fuerza policial ha sido desmedida en contra de los manifestantes. La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, tras su visita a Chile, concluyó que en el país se violan sistemáticamente los DDHH a través de ataques generalizados usando la fuerza excesiva con la intención de dañar y castigar a la población.

Basta ver la cantidad de denuncias en contra de carabineros, los más de 400 ojos mutilados desde que “Chile despertó”, y los abusos sexuales vividos por mujeres y personas LGBT+. Abusos que han sido denunciados por el movimiento feminista “Las Tesis” con su canto y coreografía “un violador en tu camino” haciendo alusión a la falta de sanción de los grupos dirigentes, que son tanto cómplices como responsables. O la cantidad de atropellos por parte de carros policiales a los ciudadanos. El hincha colocolino Exequiel Fernández, murió afuera del estadio monumental luego de ser arrollado, sin razón aparente, por carabineros.

Los manifestantes, han tenido que recurrir a redes de apoyo mutuo, y cooperación para poder resistir. La primera línea, ayuda a apagar los gases lacrimógenos, permitiendo de esta manera a que las personas puedan concentrarse, evitando peores daños por la fuerza policial. Tanto hombres como mujeres, han dedicado su vida a defender al pueblo en esta primera línea de combate, en la “zona cero”, la rebautizada “Plaza de la Dignidad”, anterior “Plaza Italia”. Las toponimias de las calles han cambiado, al “Cerro Santa Lucía”, se le ha vuelto a denominar con su nombre mapuche, “Cerro Huelén”, o a la calle Constitución, se le agregó “Nueva Constitución”, entre otras. La creatividad, ha sido una constante.

Es lamentable que el gobierno, tras cuatro meses de descontento social, siga contestando con represión y distorsionando la justicia (un profesor que saltó un torniquete fue preso, mientras que carabineros que han matado a personas han quedado con firma mensual), criminalizando la protesta y sin dar soluciones reales.

El próximo 26 de abril, Chile se juega en el plebiscito la posibilidad de que gane el “apruebo” a una nueva constitución, que podría ser el inicio del cambio tan anhelado. Esperemos que logre la construcción de una democracia más avanzada, que se pueda incluir a los ciudadanos en esta nueva carta magna y se dé inicio a un Chile no solo de una plutocracia, sino de todos los ciudadanos. Como dicen los rayados en la calle, “no queremos la normalidad, porque la normalidad era el problema”.

 

PALOMA RODRÍGUEZ SUMAR
Historiadora chilena

Seguir leyendo

PUBLICIDAD

Lo más reciente

A pesar de la pandemia, asociación cultural continúa promoviendo teatro A pesar de la pandemia, asociación cultural continúa promoviendo teatro
Culturahace 2 min

A pesar de la pandemia, asociación cultural continúa promoviendo teatro

Palosanto lleva más de 11 años haciendo teatro para la familia en el Perú. Los primeros años eran cuatro temporadas...

Wayo lanza doble single y documento audiovisual Wayo lanza doble single y documento audiovisual
Espectáculoshace 6 min

Wayo lanza doble single y documento audiovisual

El cantautor nacional Wayo, via­jero de su música, acaba de lanzar una road movie que incluye “Vuela” y “Sin disfraz”,...

Peruanos tocarán vía streaming de manera gratuita Peruanos tocarán vía streaming de manera gratuita
Espectáculoshace 7 min

Peruanos tocarán vía streaming de manera gratuita

El mundo entero está viviendo una pandemia global de proporciones que nunca habíamos vis­to antes, lo que representa un desafío...

Son se va a la guerra Son se va a la guerra
Deporteshace 11 min

Son se va a la guerra

Desde que se paró el fútbol en el mundo, el ata­cante coreano Heung-min Son decidió ponerse a dis­posición de su...

Muere atleta olimpico Muere atleta olimpico
Deporteshace 13 min

Muere atleta olimpico

El exatleta italiano Donato Sabia, finalista de 800 metros en los Juegos Olímpicos Los Án­geles 1984 y Seúl 1988, murió...

Elías sigue sexto Elías sigue sexto
Deporteshace 14 min

Elías sigue sexto

La Asociación Profesional de Squash (PSA, por sus siglas en inglés) actualizó el ranking mundial del mes de abril y...

Aún no clasifica Aún no clasifica
Deporteshace 40 min

Aún no clasifica

Alexandra Grande contó que el único torneo clasificato­rio a los Juegos Olímpicos Tokio 2020 que todavía no se disputa es...

“Le faltó manejo” “Le faltó manejo”
Deporteshace 41 min

“Le faltó manejo”

El chileno Fernando Martel indicó que sabía que Mario Salas no iba a triunfar en Colo Colo. Además, manifestó que...

Se burlan de la cuarentena Se burlan de la cuarentena
Deporteshace 42 min

Se burlan de la cuarentena

Tottenham Hotspur recordó a su plantel su responsabilidad duran­te el confinamiento en el Reino Unido por la pandemia del nuevo...

Holanda pone fecha Holanda pone fecha
Deporteshace 44 min

Holanda pone fecha

La Real Federación Neerlandesa de Fútbol (KNVB) se reunió con los clubes de forma telemática y les comunicó que ha...

Anuncio

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.