Contáctanos

Especial

Sobre la reforma universitaria de 1919

Publicado

el

Sobre la reforma universitaria de 1919

La llegada del siglo XX y el ingreso del capitalismo imperialista en nuestra economía, significaron grandes cambios, en el aspecto social, para la universidad peruana –reducida a San Marcos y algunas en provincias- .Según Mariátegui:

“En el Perú, por varias razones, el espíritu de la Colonia ha tenido su hogar en la Universidad. La primera razón es la prolongación o supervivencia, bajo la República, del dominio de la vieja aristocracia colonial”.

La vieja aristocracia colonial, alimentada por las familias consignatarias y consolidadas de la era del guano, junto a la joven burguesía industrial compuesta por extranjeros inmigrados y sus descendientes de primera generación, ocuparon los mayores porcentajes de las vacantes para alumnos en la universidad. Pero, San Marcos empezó a recibir jóvenes de origen provinciano, pertenecientes a las viejas aristocracias locales venidas a menos o a las nuevas clases medias –comerciantes y funcionarios con cierta holgura económica- que buscaban ser incorporados en la vida profesional de la capital.

En 1908 el censo general realizado en Lima determinó que la ciudad contaba con 140884 habitantes, mientras San Marcos tenía 700 alumnos matriculados pero, para 1918 es decir, una década después, la universidad incrementó su alumnado alcanzando los 1400 matriculados, duplicando su población estudiantil. Pero, más allá de estudiar en San Marcos, los jóvenes universitarios también vivieron sus sueños y pesadillas.

Luis Alberto Sánchez, en sus memorias, narra que desde niño sintió la tentación de ser universitario de San Marcos, indica que:

“Cuando vivíamos en Chorrillos se encendió más ese viejo deseo mío al ver ondeando por el Malecón, al majestuoso paso de sus jóvenes usuarios, las flotantes capas de estudiante, con forro rojos los de Letras, azul los de Ciencias Políticas y Administrativas, verde los de Derecho, morado los de medicina…El galán de una de mis primas se había matriculado en Letras solo para usar la famosa “capa del estudiante”.

La aristocracia siempre utilizó artefactos de distinción social, que marcaran sus claras diferencias con los sectores dominados. No bastó con copar la universidad sino, era necesario remarcar esa situación, por ello las capas del estudiante marcaban espacios sociales entre sus usuarios y los jóvenes de las clases populares.

Pero, San Marcos también presentó pesadillas y discriminaciones a su interior. José León Barandiaran recuerda que:

“Un profesor, que no disimulaba sus inclinaciones en el sentido de que creía que la educación universitaria debía estar basada en un criterio aristocrático social de selección personal, nos dio un tema para desarrollar. En una clase devolvió a los autores los trabajos escritos, poniendo en algunos de ellos ciertas anotaciones, unas laudatorias y otras de crítica; y ocurrió que se equivocó en cuanto a un trabajo que era el mío, atribuyéndolo a otra persona, a quien se lo entregó; ese alumno le manifestó que tal trabajo no era suyo y se lo devolvió; entonces se percató el profesor que había sido elaborado por mí; me llamó para entregármelo, pero testó la anotación laudatoria que había puesto, y puso simplemente esto: “aprobado”.

José León B. Nació en Lambayeque en 1899 y estudió en el Colegio Nacional de San José de Chiclayo, viajó a Lima e ingresó a San Marcos. La experiencia narrada representa no una actitud aislada de un profesor en la universidad, era prácticamente un acto cotidiano en Lima. Además, los representantes de la cultura aristocrática limeña y peruana también presentaron ese rechazo y desprecio casi militante contra lo no-criollo. Riva Agüero, Belaunde, Deustua y García Calderón son claros ejemplos de intelectuales con ideas segregacionistas.

Sobre la reforma universitaria de 1919

En 1919 Enrique Cornejo Koster, Luis Alberto Sánchez y Jorge Basadre Grohmann eran estudiantes en San Marcos, participando activamente de la Reforma Universitaria de ese año. A pesar de ser contemporáneos cada uno de ellos relata los acontecimientos bajo su propia visión, es decir, bajo su propia perspectiva de cómo se iniciaron, desarrollaron, finalizaron y qué logros alcanzaron.

Enrique Cornejo Koster recuerda que:

“Era junio del año 1919. De pronto la revuelta estalló. Un suceso banal, cuestión de régimen interno en la Facultad de Letras, fue la chispa inicial. Fue un conflicto entre los alumnos de un curso de historia y el profesor. Intervino el decano. El conflicto se agravó. Estalló intempestivamente la huelga en la citada facultad. Formóse un comité de reforma que tomó la dirección del movimiento. Se solicitó el apoyo de los estudiantes de otras facultades, los que paulatinamente fueronse plegando a la agitación. La revuelta llegó a la facultad de Medicina; tras numerosas y abigarradas asambleas, los estudiantes de dicha Facultad resolvieron plegarse al movimiento y la huelga fue general en toda la universidad”.

Es decir, sostiene que el inicio de la protesta fue espontáneo, una simple discrepancia en una cátedra determinó un conflicto que rápidamente se expandió a otras facultades donde los alumnos se unen en forma solidaria. Cornejo continúa sus recuerdos anotando que:

“El 4 de setiembre se realizó el mitin monstruo. Los estudiantes, arengados por sus líderes, se dirigieron al Palacio de Gobierno y pusieron en manos del Presidente de la República un extenso memorial donde solicitaban el apoyo gubernativo y pedían se hiciera defensa de los legítimos anhelos y derechos estudiantiles… Leguía tenía interés de continuar apareciendo a los ojos de la juventud como líder de la democracia y tenía, además, interés de arrojar de la universidad a sus enemigos políticos que estaban encaramados en las cátedras”.

Esta visión relaciona la reforma universitaria y las aspiraciones de los estudiantes con los deseos políticos de Leguía de eliminar a sus enemigos de San Marcos, para mantenerse por muchos años en el poder. Pero, eran los estudiantes quienes tenían que eliminar a los adversarios de Leguía que por coincidencia eran reconocidos como “malos docentes” por los propios estudiantes. El derecho a la tacha que buscó mejorar las cátedras, es utilizado con fines políticos por Leguía desde el poder.

Para Luis Alberto Sánchez:

“La universidad, salvo raras excepciones, obedecía a las órdenes de un clan, el civilista, y más aún, de dos o tres familias. Pongamos ejemplo. De las familias Pardo, Prado y Miró Quesada, pertenecientes a una misma tendencia, profesaban en San Marcos: Antonio Miró Quesada (1 cátedra), Luis Miró Quesada (2), Oscar Miró Quesada (2), Manuel Prado (1), Mariano Prado (2), Javier Prado (2), Mario Sosa, cuñado de Prado (1), Belisario Sosa, hermano del anterior (1), Felipe Barreda y Laos, primo de Pardo (1), Constantino Salazar, asociado de aquel (2), Horacio H. Urteaga, secretario de Javier Prado (3), Juan Bautista de Lavalle, pariente de los Pardo (2), Manuel B. Pérez, gonfalonero de los Pardo (2), Ezequiel Muñoz, ministro de Pardo (2). No es una lista completa ni mucho menos. La universidad no contaba con más de 4 Facultades (excluyendo Teología) y unas cien cátedras. Aquellas 25 cátedras en manos de 14 personas de un mismo grupo da idea de los vínculos académicos en auge”.

Para Luis Alberto Sánchez, la situación en la cual se encontraba la universidad determinó el inicio de la reforma. San Marcos era controlada por los integrantes de tres familias y, por coincidencia, pertenecían al mismo partido político. La universidad se convirtió en un espacio cerrado para las actividades docentes por ello, para laborar en ella se tenía que ser civilista o familiar-amigo de un civilista reconocido. Este sectarismo generó mediocridad en la enseñanza y animó al movimiento estudiantil.

Sánchez añade:

“Nosotros resolvimos, a raíz del grito de Córdova (Argentina), lanzando el 15 de junio de 1918, liquidar el estado feudal de la Universidad. De arranque, necesitábamos exonerar de sus cargos a los catedráticos anticuados; dar participación a los estudiantes en ciertas decisiones universitarias; volver dinámicas la enseñanza y el aprendizaje; crear seminarios; dar oportunidad para que los alumnos que trabajasen para sostener sus estudios tuvieran mejores oportunidades. El asunto parece hoy fácil y claro. En ese tiempo era oscuro y difícil”.

Sánchez denominó universidad feudal a la universidad que le tocó enfrentar: ocupada por un partido político, vínculos amicales y familiares determinaban el ingreso a una cátedra. Los estudiantes rechazaron en la acción, luchando por la reforma de su universidad. La universidad era una institución caduca y sin horizonte, fracasó en su afán de mantener un espacio para el pensamiento libre y creador, entonces el motor social que se activó para cambiarla fue la acción estudiantil.

La idea y el anhelo de Sánchez y los estudiantes de la Reforma Universitaria era la construcción de una universidad democrática, participativa y creadora, frente al partidarismo sectario, fanático, inmoral y antihistórica que habían impuesto los miembros del partido civil.

La reforma cambió las estructuras de la universidad peruana. Ya no debía regir el favor político, el buscar trabajo para el hermano del congresista o el primo, someter al servilismo a ciertos profesores para contratarlos o mantenerlos en sus cátedras; por el contrario se izó la bandera de la libertad de cátedra y el derecho a la tacha, acciones que los conservadores no comprendieron.

Jorge Basadre Grohmann es otro de los grandes intelectuales del Perú que participó activamente durante la reforma de 1919 siendo aún alumno del primer año. En sus memorias indica que:

“Fue un gesto de audacia de unos cuantos y de inercia de muchos. Pudo haber sido detenido y cortado. Sin embargo, la asamblea se llevó a cabo; nadie se opuso a las mociones reformistas; y el comité quedó elegido para dirigir el movimiento estudiantil, bajo la presidencia de Jorge Guillermo Leguía, alumno del tercer año de Letras, con personeros en los distintos años. Fueron ellos Leguía y Luis Alberto Sánchez por el tercer año; José León y Bueno, Ricardo Vegas García y Manuel Seoane por el segundo año; Alberto Fuentes Llaguno, Jacobo Hurwitz y yo por el primer año. Para la secretaría de este improvisado organismo fueron nombrados Manuel Seoane y Ricardo Vegas García”.

Desde un principio el movimiento estudiantil de la reforma de 1919 contó con un comité directivo lo que demuestra que el espontaneismo no fue absoluto sino, relativo, es decir los alumnos se habían organizado precariamente pero el objetivo sí era muy claro: cambiar las estructuras de la universidad. Luego de varios acontecimientos y maniobras, la mayoría de los primeros dirigentes renunciaron y el movimiento cambió de dirigentes pero, el objetivo se mantuvo. No eran líderes sino dirigentes. Basadre continúa:

“Un desfile juvenil reunido el 4 de setiembre terminó en la Plaza de Armas, con la finalidad de entregar al presidente Leguía un documento que solicitaba su intervención en el conflicto. Leguía, elegido “Maestro de la juventud”, en 1918, había tenido palabras de simpatía hacia la reforma al asistir el 1ro. de agosto a la ceremonia de inauguración de la nueva directiva de la Federación de Estudiantes”.

Los estudiantes en todo momento mantuvieron relaciones muy cercanas con el presidente Leguía, quien intervino directamente para solucionar el conflicto de la universidad. La reforma tomó un matiz político. La reforma fue un movimiento democrático-institucional pero, el mismo fue utilizado políticamente por Leguía para continuar su persecución a sus opositores al interior de San Marcos.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Especial

La policía cubana, vista por un periodista norteamericano

Publicado

en

La policía cubana, vista por un periodista norteamericano

Un grupo de policías mus­culosos que llevan pistolas y bastones semiautomáticos se mueven lentamente entre la multitud al final de un con­cierto de salsa al aire libre. Mis amigos y yo tenemos una botella de ron, y creo que los policías lo confiscarán y tal vez hasta nos arresten.

En cambio, la policía nos pide que bebamos, y rápida­mente cumplimos. Confiscan la botella de vidrio para que no se pueda romper y usar como arma.

Este incidente tuvo lugar en La Habana hace algunos años, y dice mucho sobre lo que constituye una buena vi­gilancia policial. Los policías estaban interesados en preve­nir el crimen, no en agravar­lo.

Contrariamente a la ima­gen de comunistas brutales y represivos, la policía en Cuba ofrece un ejemplo instructivo para los activistas en los Es­tados Unidos. La policía vive en las ciudades que patru­llan. Generalmente tratan a los ciudadanos con respeto. Como documenté en mi libro Dateline Havana, las golpizas policiales a criminales son ra­ras y los asesinatos policiales son inexistentes. Cuba tiene una de las tasas de crimina­lidad más bajas de América Latina.

Las continuas protestas por las vidas de los negros en los Estados Unidos han forzado un debate nacional sin precedentes sobre el pa­pel de la policía. ¿Deben los departamentos de policía ser financiados y ese dinero ser desviado para ayudar a las comunidades pobres? ¿Debe­ría la policía ser abolida por completo?

Cuba ha luchado con pro­blemas policiales desde la re­volución de 1959. El gobierno, aunque ciertamente tiene su cuota de fallas, ha creado un sistema de interacción entre la comunidad y la policía que reduce el crimen sin depen­der de la fuerza bruta.

La lucha contra el crimen en Cuba comienza con una red de seguridad social, que brinda a cada cubano educación gratuita, atención médica gratuita y eventos culturales subsidiados. Cuba no sufre los azotes de la falta de vivienda y la adicción a las dro­gas instigada por los carteles, a pe­sar de los intentos regulares de los traficantes de contrabandear dro­gas a Cuba desde Florida.

La economía socialista signifi­ca que Cuba no tiene extremos de riqueza y pobreza. He visitado las casas de funcionarios gubernamen­tales de alto rango que viven en ve­cindarios de ingresos medios. Me he encontrado con agentes de policía que vivían en un modesto complejo de apartamentos en el mismo ve­cindario que patrullaban.

Cuba usa la presión de la comu­nidad para desalentar el crimen. Los Comités para la Defensa de la Revolución (CDR) se crearon origi­nalmente a principios de la década de 1960 para erradicar a los contra­rrevolucionarios respaldados por Estados Unidos. Hoy en día, los CDR promueven la salud pública y ac­túan como grupos de vigilancia del vecindario.

Humberto Carillo Ramírez, un líder nacional de CDR entonces, me dijo en un documental de radio que los residentes locales a menudo sa­ben quiénes son los delincuentes.

“Si una familia no envía a sus hijos a la escuela o si un joven no está trabajando y se está metiendo en problemas…nos reunimos con ellos “, dice. “Vivimos en [su] blo­que… Explicamos por qué es malo para el país y también explicamos las graves consecuencias legales para ellos”.

Cuando los residentes son con­denados por delitos, los miembros de CDR los visitan en la cárcel. “Queremos…reincorporarlos a la so­ciedad después de que salgan “, dice Carillo.

A principios de la década de 1990. Cuba enfrentó una crisis eco­nómica masiva provocada por el co­lapso de la Unión Soviética e inten­sificada por los esfuerzos de Estados Unidos para derrocar al gobierno. Los cubanos enfrentaron una gra­ve escasez de gasolina, alimentos y electricidad. A partir de 1996, la na­ción experimentó un fuerte aumen­to en los robos de viviendas y asaltos callejeros; incluso hubo un intento de robo de un vehículo blindado.

Según los estándares de Estados Unidos, el crimen en Cuba seguía siendo ligero, pero era más de lo que los cubanos estaban dispues­tos a aceptar. En 1999, el gobierno aprobó una ley que duplicó algunas penas de prisión. Los jueces tam­bién permitieron que menos prisioneros salieran en libertad condicional. La policía estaba estacionada en cada esquina de las zonas turísticas. La represión resultó en una caída del 20 por ciento en la delincuencia, me dijo el juez de la Corte Suprema Jorge Bodes Torres en una entre­vista en ese momento.

Él atribuye el éxito a las medidas de “ley y orden” y a la organización comunitaria. “La mayoría de las personas están involucradas en la lucha contra el crimen”, dice. “Ese es el factor más importante”.

Los disidentes políticos cu­banos están totalmente en des­acuerdo. Afirman que la policía golpea y encarcela rutinariamen­te a los opositores del gobierno. Sin embargo, como he documen­tado, muchos de estos disidentes son financiados por Washington y regularmente difunden noti­cias falsas, por lo que sus recla­mos de brutalidad sistemática carecen de credibilidad.

Algunos cubanos tienen quejas legítimas. Entrevisté a docenas de jóvenes afrocubanos que fueron detenidos e interro­gados por la policía porque son negros.

Pablo Michel, un joven afro­cubano, me cuenta que fue detenido por la policía varias veces en las zonas turísticas de La Habana. En una ocasión, llevó a dos turistas blancas al aeropuerto de La Habana. La po­licía se detuvo e interrogó a Mi­chel, sospechando que estaba dirigiendo un servicio de taxi ilegal. Él dice que los cubanos blancos que llevan extranjeros al aeropuerto “no tienen los mismos problemas”.

Michel y otros entrevistados dicen que la policía no realiza búsquedas violentas y que no golpean ni disparan a los sospe­chosos. Sin embargo, muchos policías estereotipados cubanos de piel oscura como ladrones y buscavidas, dice.

A fines del año pasado, el gobierno cubano anunció una importante campaña contra el racismo. Los funcionarios pla­nean identificar áreas específi­cas de discriminación, iniciar un debate público y educar al público.

“Este es un verdadero paso adelante, después de haber lu­chado durante tantos años”, dijo a Reuters Deyni Terri, fundado­ra de la Alianza de Unidad Racial en La Habana, en noviembre pa­sado. “Es un buen comienzo.”

Obviamente, las institu­ciones desarrolladas en Cuba no pueden transferirse sim­plemente al por mayor a los Estados Unidos. Pero podemos aprender del concepto de parti­cipación de la comunidad, dice Max Rameau, un organizador del grupo de base Pan-African Community Action con sede en Washington, DC, que ha es­tudiado las prácticas policiales cubanas.

“Necesitamos diferentes en­tidades de la comunidad para diferentes tareas que son res­ponsables de la seguridad y el bienestar del vecindario”, me dice en una entrevista telefó­nica. Por ejemplo, los grupos comunitarios estadounidenses pueden resolver problemas de salud mental y disputas familia­res sin involucrar a la policía.

Pero Rameau no apoya des­hacerse de la policía por com­pleto.

Si un supremacista blanco ataca a una iglesia negra, como sucedió en Carolina del Sur en 2015, dice: “Queremos asegu­rarnos de que nuestro equi­po de seguridad comunitaria pueda responder. En cualquier sociedad con diferentes clases, tendrás policía. Pero debería­mos tener control sobre ellos”.

El debate de los Estados Unidos sobre la actuación policial se ha desplazado cla­ramente hacia la izquierda. Después del asesinato po­licial de Michael Brown en 2014 en Ferguson, Missouri, los políticos pidieron a la policía que usara cámaras corporales. Hoy, después del asesinato de George Floyd, el Ayuntamiento de Minneapo­lis ha votado para desmante­lar la fuerza policial, aunque todavía está dando detalles.

Los grupos contra la bru­talidad policial han desarro­llado una variedad de planes para descentralizar los de­partamentos de policía en fuerzas comunitarias, gober­nadas por juntas civiles.

Por primera vez en la historia reciente, personas de todos los orígenes en los Estados Unidos están dis­cutiendo seriamente cómo cambiar fundamentalmente las fuerzas policiales. Las ex­periencias de Cuba deberían ser parte de esa discusión.

Seguir leyendo

Especial

Estudiantes peruanos ganan hackatón del MIT para enfrentar al Covid-19

Publicado

en

Estudiantes peruanos ganan hackatón del MIT para enfrentar al Covid-19

Un chatbot para faci­litar el reporte remoto de casos de coronavirus es uno de los proyectos ganadores del “MIT Co­vid-19 Challenge: Latin America vs Covid-19”, una hackatón virtual de 48 horas desarrollada para buscar soluciones de impacto relevante en Latinoamérica.

Esta aplicación que usa inteligencia artifi­cial fue creada por un grupo de estudiantes de las universidades de Harvard, Stanford y Brown, entre los que se encuentran cuatro peruanos.

Una integrante del equipo es Valerie Agui­lar Dellisanti, quien jun­to con sus compañeros, se propuso crear un sistema para realizar chequeos y controles de forma remota para la detección de la en­fermedad.

ASÍ FUNCIONA

“Imaginemos que una persona tiene sín­tomas de coronavirus, entonces envía un men­saje a nuestro chatbot que verifica sus datos de identidad y a través de los SMS le realiza un triaje, y con esa informa­ción detallada se hace un diagnóstico. Poste­riormente, dependiendo del resultado, se hace un seguimiento o se lo re­dirige a la central 113”, explica Valerie, orgullo­sa de que su proyecto haya resultado uno de los elegidos.

Su equipo estuvo con­formado por Marcelo Peña, Valeria Wu y Ro­drigo Chanamé de Perú; Jorge Armenta, Santiago Hernández y José Lavarie­ga de México, todos ellos estudiantes universitarios de las principales univer­sidades de EE. UU.

La hackatón, organiza­da por el Instituto Tecno­lógico de Massachusetts (MIT), se realizó del 19 al 21 de junio y convocó a 1 500 jóvenes emprende­dores de todo el mundo, quienes en equipos multi­disciplinarios colaboraron para desarrollar solucio­nes innovadoras frente a la crisis de Covid-19.

Valerie Aguilar Dellisanti, integrante del equipo que creó el chatbot, cursa el primer año en la Universidad de Brown.

Valerie Aguilar Dellisanti, integrante del equipo que creó el chatbot, cursa el primer año en la Universidad de Brown.

COORDINACIÓN CON EL GOBIERNO

Como se recordará Valerie, egresada de los colegios Saco Oliveros y Alexander Von Hum­boldt, sorprendió el año pasado a la comunidad educativa al ganar be­cas en 10 universidades top del mundo: Yale, Duke, Amherst Colle­ge, Singapur y Brown, entre otras.

Ella ahora busca co­ordinar la integración de los datos del bot con la base de datos del Es­tado para implementar este servicio que será de gran ayuda para nues­tro sistema de preven­ción y diagnóstico del coronavirus.

“Por ahora necesita­mos contactos con el Estado, con la Reniec y los ejecutivos del Mi­nisterio de Salud y de la Línea 113 para incorpo­rar los datos al sistema y realizar las pruebas lo más antes posible para colaborar en la lucha contra esta pandemia.”, puntualiza.

Actualmente, Va­lerie Aguilar cursa el primer año en la Uni­versidad de Brown y seguirá dos carreras: Ingeniería de Sistemas y Economía y Relacio­nes Internacionales y Públicas.

En tanto emplea toda su energía, conoci­miento y liderazgo para contribuir a frenar esta pandemia mundial en el país.

Seguir leyendo

Especial

Vencimos al coronavirus porque estábamos preparados

Publicado

en

Vencimos al coronavirus porque estábamos preparados

Hace unos días, un equipo de 85 médicos procedentes de Cuba llegó a nuestro país como parte de un acuerdo solidario entre el estado peruano y el gobierno de dicho país para brindar apoyo en la lucha contra la pandemia del Covid19 que se desarrolla inten­samente a lo largo de nuestro territorio nacional.

Para conocer los detalles de esta misión médica conversa­mos con Sergio González, emba­jador de Cuba en el Perú, quien nos comentó que este grupo de profesionales de la salud estará destacado en Ayacucho (16), Mo­quegua (16), Arequipa (26) y An­cash (27). “En esta última región comenzarán a trabajar en Chim­bote, donde al parecer existe un preocupante crecimiento de la epidemia”, expresó.

—¿Cómo han sido las nego­ciaciones con el estado perua­no para concretar la ayuda?

— Intensas y fructíferas. Las partes han debido evaluar innu­merables detalles técnicos pro­pios de la actividad médica a la que se enfrentarán los colabora­dores de la Isla, pero sobre todo los relativos a las condiciones de trabajo y condiciones prácticas de existencia, que se han acorda­do en estricto apego a las normas laborales, migratorias y hasta sa­nitarias de ambos países. Todo esto debió hacerse en las circuns­tancias que impone el modo pausa mundial, la limitación de movimientos dentro del Perú, el cierre de aeropuertos que impli­ca el cese de las operaciones de las aerolíneas y otras. Pero pre­valeció el ánimo de concretar la iniciativa, que fue ampliamente consensuada entre las autori­dades de gobierno y las goberna­ciones regionales, el ministerio de Salud, el de Relaciones Exteriores y el Colegio Médico, así como los mi­nisterios homólogos cubanos y las respectivas embajadas. En el tramo final, el ministerio de Defensa y la Policía Nacional del Perú desempe­ñaron un decisivo rol para asegurar el traslado.

—¿Aparte de Perú a que otros países de la región están llegan­do para brindar el apoyo solida­rio?

— Para enfrentar la Covid-19 han viajado alrededor de 2,500 co­laboradores en 32 brigadas cuba­nas del contingente Henry Reeve a 25 países. En algunos casos se han sumado a otros profesionales que ya estaban trabajando en virtud de acuerdos bilaterales previos.

En la región, están en Antigua y Barbudas, Barbados, Belice, Do­minica, Granada, Honduras, Haití, Jamaica, México, Nicaragua, Suri­name, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago y Venezuela.

En África están en Angola, Togo, Cabo Verde y Sudáfrica. En Europa, están en Italia y Andorra. Tam­bién están en el Medio Oriente, en Kuwait y Qatar.

Es por este aporte que se ha le­vantado una campaña internacio­nal a favor de la concesión del Pre­mio Nobel al contingente para la cooperación Henry Reeve, al que ya la OMS le otorgó el premio Dr. Lee Jong Wook.

— Este aporte cubano for­ma parte de la larga historia de solidaridad hacia nuestro país ¿qué significado tiene 50 años después del apoyo a Perú tras el terremoto de 1970?

— Extraordinario simbolismo. Un día como ayer, 06 de junio, hace 50 años Fidel se tendió en una camilla de un banco de sangre del barrio Vedado e hizo una donación, con la que convocó a los 8 millones 500 mil cubanos de entonces a dar su aporte voluntario. 150 mil bolsas de sangre y plasma se recogieron y, posteriormente, 37 constructores levantaron 6 hospitales, tres de ellos en la región. Hace unos meses pude visitar 2 que todavía funcionan y ahora van a alojar probablemente a una nueva hornada de médicos cu­banos. La mayor parte de ellos, no había nacido hace 50 años.

Es decir, la historia tiene esos ciclos, esas sorpresas. Para comple­tar, por estos mismos días en que conmemoramos medio siglo de la epopeya de solidaridad que siguió al terremoto, un grupo de la Aso­ciación Peruana de Graduados en Cuba hizo una donación de cajas de equipos de protección personal (EPP) a los colaboradores que han venido a sumarse a la lucha contra la Covid 19. Fueron una representación de los alre­dedor de 2,000 galenos graduados en Cuba por las becas otorgadas en dife­rentes momentos por el gobierno revo­lucionario.

—¿Qué le responden a las voces que hablan -otra vez- de una injeren­cia política cada vez que Cuba envía a sus médicos?

— Apenas le prestamos atención. Significa que cabalgamos, para recor­dar al Quijote. Pero no dejamos de re­flexionar.

La derecha recalcitrante y nuestros detractores tienen un dilema irracional e insoluble. ¡Que se pongan de acuerdo! O los acusan de ser “esclavos” o de ser “espías”, pero ambas condiciones, com­prenderás, son incompatibles. No exis­te la magia que pueda convertir a un esclavo en espía o agente político.

Es parte de la narrativa del eje Washington-Miami, que después en­cuentra en el Nuevo Herald y el grupo El Comercio una siempre servicial caja de resonancia. Parecía superada en la última etapa de la administración Oba­ma, quien llegó a suprimir el llamado Programa Parole para Profesionales Médicos Cubanos (que instaba a los médicos a desertar de sus misiones) y previamente había dicho (22 de marzo de 2016):

“Hemos desempeñado roles muy diferentes en el mundo. Pero nadie debería negar el servicio que miles de médicos cubanos han prestado a los po­bres y los que sufren. El año pasado, tra­bajadores de la salud estadounidenses –y militares de EEUU– trabajaron codo a codo con los cubanos para salvar vi­das y acabar con el Ébola en África Occi­dental. Creo que deberíamos continuar teniendo esa clase de cooperación en otros países”.

Pero cambió la administración y dentro de la nueva se entronizó la ma­fia mayamera, con Marco Rubio a la cabeza y su furibundo odio anticubano. El inefable John Bolton, asesor para la seguridad nacional, resumió en un ca­pricho la nueva doctrina: acabar con el mito de la medicina cubana y su coope­ración.

Aquí cabe la especulación. Tendrían nuestros detractores la misma desfa­chatez y mezquindad de actuar contra la hipotética administración de Hillary Clinton, de haber mantenido la actitud de Obama? Se opondrían a la “línea de Washington” si una administración diferente se decidiera por una actitud ci­vilizada de cooperación como insinuaba Obama?.

Pompeo – de quien todavía espera­mos una condena contra el ataque te­rrorista contra la embajada de Cuba en Washington, que su gobierno debería proteger— no pierde ocasión para de­nostar la colaboración cubana un día sí y otro también. Con él, el subsecretario Kozak y su encargada de negocios en La Habana, articulan un belicoso equipo de choque.

Después, un par de gobiernos obse­cuentes de la región y parte de la prensa derechista hacen el resto. Cuando, en medio de la epidemia, las muertes en EEUU alcanzaban los 6 dígitos, el gobier­no de Trump decidió dedicar 3 millones de dólares de los que aportan los contri­buyentes norteamericanos a perseguir y denunciar supuestas violaciones de los derechos de nuestros colaboradores. No los dedicó a comprar los tan nece­sarios ventiladores mecánicos ni al de­sarrollo de la vacuna contra la covid, sino a “acabar con el mito de la medi­cina cubana”. Nadie más en el Mundo, aparte de esos 4 gatos, está preocupado por los supuestos inconvenientes de la colaboración médica cubana.

Eso es lo que te diría, Francisco, para evitar hablar del irrespeto y la afrenta que significa para 164 países que sean considerados como “esclavistas” o ton­tos manipulables por haber recibido la colaboración de más de 400,000 profe­sionales de la salud de Cuba en 56 años, ni más concretamente de las 66 naciones en que hoy se desempeñan 29,000.

Y por si acaso, ratificamos que no queremos el copyright de los esquemas de colaboración. Si alguna gran potencia quiere emularnos, bienvenida sea. Ojalá tuviéramos a los médicos norteameri­canos o de otros países desplegados en todo el mundo resolviendo los abruma­dores problemas de salud y superando las carencias que la Covid 19 ha puesto de manifiesto.

No andamos por el Mundo torciendo brazos, ni utilizamos la solidaridad – porque no sería tal— ni la colaboración como moneda de cambio. La evidencia la puedes encontrar en que hemos man­tenido los acuerdos de colaboración en países que cambiaron de gobierno y sig­no político, incluso como resultado de golpes de estado. Allí donde las nuevas autoridades respetaron los acuerdos y manifestaron su interés por la actividad, nuestros colaboradores prosiguieron en­tregando sus esfuerzos con toda legitimi­dad y dignidad para beneficio de la salud de los pueblos que los acogieron.

A Cuba nunca le faltará voluntad de cooperación con el Perú, afirma el embajador Sergio González.

A
Cuba nunca le faltará voluntad de cooperación con el Perú, afirma el embajador Sergio González.

—¿Cómo está Cuba afrontando este tema de la pandemia?

Creo que no es pretencioso decir que estábamos preparados para la pandemia desde hace muchos años. Es decir, no tu­vimos que prepararnos para “este” fenó­meno en particular porque hemos desa­rrollado un sólido sistema de salud con capacidades suficientes para enfrentar cualquier contingencia y además con­tribuir a la lucha mundial contra otros flagelos.

La clave para el éxito de esa lucha han sido las políticas públicas, a partir de una firme voluntad del estado y la consideración de la salud como derecho humano inalienable, no una mercancía.

No se gradúan 95 mil médicos en una década. No se consigue una densi­dad de médicos de 9 por cada 1,000 habi­tantes (la mayor del mundo) de la noche a la mañana, ni se consiguen 5,2 camas hospitalarias por cada 1,000 personas en cuestión de semanas.

La epidemia la hemos enfrentado con un doble anillo de contención. El primero, con medidas sociales de prevención, apoyadas en ese potencial de recursos humanos calificados. Esto ha permitido que, sin llegar a la inmovilización general obligatoria, se hayan podido detectar los focos de contagio (unos 45 eventos), aislarlos y desactivarlos. La decisión ha sido aislar no solo a los contagiados activos, sino también a los asintomáticos y los sospechosos, en instituciones del Estado.

En el segundo anillo están las acciones clínicas y los protocolos de enfrentamiento a la epidemia una vez que se detecta un sospechoso. Para él se utilizan tratamientos preventivos. Luego, para los que desarrollan síntomas, se utiliza una variedad de acciones que incluyen el suministro de alrededor de 20 fármacos, la mayoría fabricados en Cuba. Se cuentan entre ellos el interferón alfa 2B ®, el itolizumab y un péptido novedoso creado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana que lleva su nombre, el CIGB-258.

— ¿Vendrá otro grupo de profesionales o solo estos 85 que han llegado a Perú?

— Todo dependerá de cómo evolucione la pandemia en el Perú y en otras partes del mundo, que también han reclamado la colaboración cubana. Por nuestra parte, estaremos atentos a los requerimientos peruanos y haremos las evaluaciones pertinentes en cada momento. Voluntad de ayudar no nos faltará.

 

Y APLICAN FÁRMACOS CON ÉXITO

Científicos cubanos tras vacuna contra Covid-19

—¿Qué aportes científi­cos están brindando en esta lucha de encontrar una va­cuna?

— El interferón cubano se utilizó con gran éxito en Chi­na; mientras que el CIGB-258 ha sido efectivo en el 78% de los casos críticos y el 92,3% de los graves tratados en Cuba, mientras que a nivel mundial la sobrevivencia de los casos críticos que se logra es 30% sin el uso del mismo.

Aquí entra a jugar la otra conquista de la Revolución: su emblemática biotecnología y su industria farmacéutica, el desarrollo del potencial cientí­fico de la Isla.

La aplicación de estas con­ductas nos permitió superar a fines de abril el pico de la epidemia. Para que tengas una idea, La Habana ha sido el epi­centro y allí, en esos días de mayor cantidad de casos acti­vos, sólo se ocupó el 30% de las camas hospitalarias y el 8% de las camas de cuidados intensi­vos.

Hoy tenemos 248 casos activos y 3 críticos o graves, una situación favorable que nos permite considerar que la epidemia está bajo con­trol. Hemos acumulado 190 contagiados por cada millón de habitantes y lamentado la muerte de 7 personas por cada millón. Cuba ocupa el lugar 93 por el número de contagiados absolutos en el universo de más de 200 paí­ses.

El CIGB es uno de más de 100 centros de investigación que desarrolla un candidato vacunal contra la Covid-19. Pero las investigaciones avan­zan en ambos sentidos: en la búsqueda de la vacuna y en el desarrollo de tratamientos para la curación.

 

 

Seguir leyendo

PUBLICIDAD

Lo más reciente

Precio del dólar cerró ligeramente al alza Precio del dólar cerró ligeramente al alza
Economíahace 21 horas

Precio del dólar cerró ligeramente al alza

El precio del dólar subió ligeramente al cierre de la sesión cambiaria, ante la mayor demanda de la divisa estadounidense...

Cadetes de la PNP salen a combatir la delincuencia Cadetes de la PNP salen a combatir la delincuencia
Actualidadhace 21 horas

Cadetes de la PNP salen a combatir la delincuencia

Con la finalidad de reforzar la lucha contra la delincuencia, el Gobierno asignará cadetes de la escuela de oficiales y...

Estas horas difíciles ponen a prueba a una gran nación Estas horas difíciles ponen a prueba a una gran nación
Políticahace 21 horas

PEDRO CATERIANO: Estas horas difíciles ponen a prueba a una gran nación

El 13 de mayo de 1940 el primer ministro de Gran Bretaña Winston Churchill se dirigió a la Cámara de...

Llegó Binacional Llegó Binacional
Deporteshace 21 horas

Llegó Binacional

Deportivo Bincional ya aterrizó a la capital con el fin de llegar en buenas condiciones para el partido del domingo...

Fiscal Mori estima pena de cárcel entre 18 a 30 años por Gasoducto Fiscal Mori estima pena de cárcel entre 18 a 30 años por Gasoducto
Políticahace 21 horas

Fiscal Mori estima pena de cárcel entre 18 a 30 años por Gasoducto

La pena de cárcel contra la ex primera dama, Nadine Heredia y los exministros, Luis Miguel Castilla y Eleodoro Mayorga,...

“Reactiva Perú es un bono para los ricos” “Reactiva Perú es un bono para los ricos”
Políticahace 21 horas

“Reactiva Perú es un bono para los ricos”

Al borde de los cincuenta mil muertos por Covid-19, más de 4 millones de despedidos, denuncias de mil personas desaparecidas,...

Nueva protesta de enfermeras Nueva protesta de enfermeras
Actualidadhace 21 horas

Nueva protesta de enfermeras

Un grupo de enfermeras, entre licenciadas y técnicas del Hospital de San Juan de Lurigancho, ubicado en el paradero 12...

Usaban a menores para asaltar taxistas Usaban a menores para asaltar taxistas
Actualidadhace 21 horas

Usaban a menores para asaltar taxistas

Dos hermanos que utilizaban a dos adolescentes mujeres, de 15 y 17 años, para asaltar a taxistas fueron capturados luego...

Presidente de Ecuador con 8% de credibilidad Presidente de Ecuador con 8% de credibilidad
Mundohace 21 horas

Presidente de Ecuador con 8% de credibilidad

La firma encuestadora Cedatos de Ecuador, adscri­ta a la asociación internacio­nal Gallup, reveló este lunes los resultados de un sondeo...

Planteamos un enfoque de derechos, un país con menos discriminación Planteamos un enfoque de derechos, un país con menos discriminación
Políticahace 21 horas

Planteamos un enfoque de derechos, un país con menos discriminación

La Política Nacional de Cultura plantea un enfoque de derechos, y un país al 2030 con menos discriminación y con...

Anuncio

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.