Contáctanos

Especial

Siria y otras mentiras de un periodista alemán

Publicado

el

Siria y otras mentiras de un periodista alemán

“En Daraa, una ciudad en Siria, fronteriza con Jordania, a 3000 kilómetros aéreos de Alemania, un joven, cuyo nombre es Mouawiya Syasneh, prende la cámara de su celular, para que uno lo pueda ver al otro lado de la conexión; el levanta su mano derecha, hace seña y pregunta: “¿me pueden ver?”

La imagen de la cámara susurra y baila al ritmo de sus pasos, no obstante, se le puede divisar bien. Se mueve a través de un paisaje de ruinas, bajo un sol inclemente, ninguna otra persona se deja ver. Todo está tranquilo, solo los pájaros cantan, una mañana en abril, el día 2601 de la guerra. En el Norte de Daraa las tropas de Baschar al – Assad se acercan con lanzamisiles, en el Este los bomberos suicidas del “Estado Islámico” se auto-dinamitan, en el Oeste tanques cierran las últimas salidas para huír, y Mouawiya Syasneh, nacido 20 años antes en el sur de Daraa y ahora cautivo en los muros de la ciudad, dice frente a la cámara: “Jalla, vengan. Les muestro, donde ha empezado todo”.

Así empieza un reportaje publicado en el semanario alemán “Der Spiegel” el 22 de junio del 2018.

El reportaje cuenta de manera brillante la historia de Mouawiya Syanesh quien siete años atrás, entonces todavía un niño, había dibujado un grafiti en contra del dictador Assad en un muro de su ciudad. Los grafitis suscitaron una represión de parte del gobierno, una protesta masiva de los padres de familia, que es considerado un hito que marca un inicio de la guerra civil de Siria. Siete años después, Mouawiya Syanesh militaba en las fuerzas rebeldes en contra de Assad en su ciudad que ha devenido en una ruina. El reportero, así dice, ya no podía viajar a Daraas, pero se comunicaba con Mouawiya via whatsapp. Es decir, todo el reportaje se basaba en conversaciones y filmaciones por whatsapp desde una ciudad sitiada por la guerra civil siria.

El reportaje ganó el “Premio Alemán de Reportajes”, uno de los premios más importantes del gremio. El reportero era ya toda una estrella dentro del periodismo alemán: Claas Relotius, a pesar de sus recién 35 años, ya había ganado por cuarta vez el prestigioso premio, y era parte del staff del prestigioso semanario “Der Spiegel”. Cada joven periodista alemán aspiraba escribir como Relotius.

El título del reportaje en alemán era “Por Dios, nunca hubiera debido escribir esto. El muchacho con él que inició la guerra de Siria”, haciendo eco de una frase, que supuestamente dijo el muchacho sirio, arrepintiéndose de haber dibujado el grafiti siete años antes.

Claas Relotius

Claas Relotius

Hoy en día, el mismo reportero, Claas Relotius, se lo debe haber dicho a si mismo varias veces. Porque su reportaje, como unos 60 reportajes más, publicados en los medios más importantes de Alemania y Suiza, eran en partes más o menos grandes – inventadas.

El mismo Spiegel hizo público el fraude que había cometido en diciembre del 2018, y desde entonces no ha cesado el debate en cualquier gremio periodístico alemán.

El caso trae varias lecciones interesantes no solo para los medios alemanes, sino para los periodistas en cualquier país:

¿POR QUÉ FALLÓ EL FACT-CHECKING?

El Spiegel es el medio alemán con el departamento de fact-checking más grande; unas 60 personas trabajan en este área y verifican si los sitios mencionados están donde el periodista afirma, si los hechos históricos coinciden, si de verdad existe el tren que el día X salió del lugar XY, o si los componentes del mencionado fármaco corresponden a la realidad. Lo que los documentalistas del departamento no chequearon: si el reportero había realmente ido a hablar con sus fuentes o si las fuentes habían realmente dicho lo citado en el reportaje. La relación entre el reportero y sus fuentes se consideraba un asunto de confianza, algo casi sagrado, y probablemente se le confiaba aún más a una pluma que había recibido muchos premios como fue el caso de Claas Relotius. Y si el reportero dijo que solo él podía conocer los datos de sus fuentes, para no exponerlos a riesgos, simplemente se le creía. Entonces lo que se solía hacer como fact-checking en Alemania era un asunto paradójico: una comprobación minuciosa de ciertos datos, pero ninguna verificación de las fuentes personales de un reportero.

CÓMO Y QUIÉN LO DESCUBRIÓ

En medio del escándalo, el Spiegel tuvo la suerte de que alguien dentro sus propias filas descubrió el fraude. Fue Juan Moreno, un experimentado reportero del Spiegel, pero que no había ganado premios o que destacaba por su pluma de oro. Trabajaba en uno de los medios más importantes de Alemania, pero seguía como reportero “free-lance”, sin contrato fijo como él que tenía Relotius. En 2018 el Spiegel le envió a una misión conjunta con Claas Relotius: mientras que Juan Moreno iba a México a acompañar una caravana de migrantes centroamericanos hacia la frontera estadunidense, Relotius acompañaba una milicia paramilitar estadunidense del otro lado de la frontera, que tenía como objetivo parar migrantes ilegales. Los dos periodistas no se encontraban para esta misión, sino cada uno elaboraba su texto que después el editor en Hamburgo lo iba a unificar. El reportaje salió publicado el 16 de noviembre del 2018 bajo el título de “La frontera del cazador” y la bajada era :” La hondureña Aleyda camina a través de México para huir a los Estados unidos. El americano Cazador está a la espera, junto con ciudadanos armados, para impedirlo. Para ambos no hay marcha atrás”.

En el artículo no hay fotos del miliciano, dizque no se deja fotografiar y solo quiso aparecer con su seudónimo “Cazador”. Juan Moreno, al leer el texto editado, tuvo varias dudas, encontró puntos que no cuadraban. Entre otras, el tan llamado “Cazador” era el protagonista de un documental que había sido nominado a un Oscar, donde apareció con el nombre completo. Sin embargo, cuando Moreno se acercó a sus jefes del Spiegel para plantearles sus dudas, estos no le hicieron caso. “¿Cómo Relotius? “ le decían. Más allá de una pluma de oro, también tenía la imagen de un hombre modesto, amable, siempre dispuesto a apoyar. Nadie le creía a Moreno.

Entonces, Moreno aprovechó otro viaje de trabajo que lo llevaba a Las Vegas para ir por su cuenta a la frontera y buscar el protagonista del reportaje. Era fácil encontrarlo. Solo le dijo “la entrevista cuesta 200 dólares”. Cuando Moreno le mostró una foto de Relotius, y cuando le dijo que se trataba de un periodista del Spiegel, el “Cazador” se acordó: “Si, me escribió un correo, pero nunca vino”.

Con estas pruebas, de vuelta en Alemania, Juan Moreno pudo convencer a sus jefes del Spiegel de pedir explicaciones a Relotius, que después de varias horas admitió haber inventado partes de sus historias.

CONTAR LO QUE CONFIRMA LOS PREJUICIOS DE LA AUDIENCIA

La mayoría de sus reportajes tuvieron como escenarios lugares remotos, lugares en guerra, lugares muy lejos de Alemania o Europa. Así fue también la historia “En una pequeña ciudad” que apareció en marzo del 2017 en el Spiegel. En esta crónica Relotius retrataba la vida en una pequeña ciudad de Minnesota, Fergus Falls, una de tantas ciudades que había votado por Donald Trump en las elecciones estadunidenses. Fueron los editores del Spiegel quienes enviaron a Relotius por cuatro semanas a este pueblo para hacer entender mejor a los lectores alemanes quienes eran las personas que votaban por Trump. Relotius inicia su crónica relatando un letrero en la entrada a Fergus Falls que dice “Mexicanos fuera” . En total, toda la historia retrataba algunos protagonistas que confirmaban los estereotipos que muchos alemanes tenían de unos “americanos ingenuos, simples, conservadores” que votan por Trump.

Hace 10 años esta crónica no hubiera hecho ningún escándalo, simplemente porque ningún habitante de Fergus Falls habría leído el Spiegel impreso con el reportaje escrito en alemán. Pero en el tiempo del internet y de traductor google, ya nada queda cubierto. Dos habitantes de Fergus Falls, Michele Anderson and Jake Krohn, pasaron el texto del Spiegel por el traductor google y se quedaron estupefactos por lo que leían. Aún más cuando lo hicieron traducir por un traductor profesional. El texto de Relotius mentía sobre la vida de los protagonistas, presentándolos más “tontos” o “simplones” de lo que son. Era una crónica que complacía los prejuicios de los lectores alemanes, pero no solo por su tono, sino con detalles inventados – como el imaginado letrero “Mexicanos fuera” que nunca había existido – difamaba a toda una ciudad. Anderson y Krohn mandaron un twitter al Spiegel con sus descubrimientos, pero nunca tuvieron una respuesta. Recién descubierto el fraude de Relotius, El Spiegel envió a otro reportero a rectificar la historia sobre Fergus Falls y disculparse con los habitantes de la ciudad y las personas mal retratadas.

Anderson y Krohn publicaron luego en un blog, como hicieron el fact-checking (https://medium.com/@micheleanderson/der-spiegel-journalist-messed-with-the-wrong-small-town-d92f3e0e01a7)

EL STORY-TELLING BAJO SOSPECHA

El escándalo más grande de los medios alemanes – después de los supuestos diarios de Hitler que resultaron falsos – aún está bajo investigación. Una comisión interna del Spiegel está investigando y va a presentar recomendaciones para mejorar los procesos. Sin embargo, poco después de saberse el fraude de Relotius, muchos periodistas, comunicadores, académicos dieron su opinión y juicio sobre el asunto. Sin duda, el fact-checking en los medios alemanes, o por lo menos en el Spiegel, no ha sido el mejor. Ya se prevé que en el futuro los medios alemanes pedirán a sus periodistas y colaboradores datos, teléfonos de sus fuentes y hasta informes de como hicieron la investigación. Esto ya es una práctica general en los medios de Estados Unidos, pero en Alemania aún no se hacía. El fact-checking debe comprender también llamar a las fuentes para verificar lo supuestamente dicho por ellos.

Segundo, la mezcla entre verdad y mentira de Relotius se nutría de dos cosas: tener a la disposición todas las redes sociales , facebook, youtube, instagram, twitter etc, y con esto un acervo interminable de informaciones no verificables. Y por otro lado, contar que los protagonistas de unas historias que tenían como escenario un lugar remoto de Alemania, no iban a leer nunca lo que Relotius había inventado sobre ellos. Significa que las redes sociales dificultan y a la vez ayudan con el fact-checking hoy en día. Saber discernir lo uno del otro debería ser materia de enseñanza del periodismo hoy en día.

Relotius era lo que en América Latina llamaríamos un periodista – cronista. Trabajaba sus textos con métodos literarios que no distinguen entre ficción y no – ficción. El método del “story-telling” ha cobrado mucha importancia en los últimos años en los medios alemanes. Al contario de un informe con datos bien investigados pero a secas, una crónica quiere demostrar una verdad más grande contando la historia de una persona concreta en un lugar concreto. Los editores del Spiegel habían hecho del story-telling una marca de casa, hasta que la excelencia narrativa se convirtió en sinónimo de ¿excelencia periodística? Esa por lo menos es la pregunta , y no pocos piden ahora volver a informes periodísticos más sobrios. ¿Dónde empieza la mentira? ¿Recién cuando invento el detalle de un protagonista o también cuando describo una escena a raíz de un testimonio de una fuente, a pesar de que como periodista no la he presenciado?

EL MOTIVO

Claas Relotius, después de que el Spiegel hizo público el fraude, desapareció de la escena pública, y nunca declaró a los medios. Todo lo que sabemos de sus motivos es a través del Spiegel. Según ellos, Relotius había inventado primero pequeños detalles, y al ver que nadie reparaba en ello, los detalles inventados se hicieron cada vez más grandes, hasta inventar a protagonistas. Sobre todo, cuando una historia no funcionaba como se esperaba. El hecho de haber tenido tanto éxito con sus crónicas, le habría causado cierta presión, de que cada historia tenía que superar la anterior. Sus últimas palabras, antes de desaparecer de la esfera pública, habría sido: “Estoy enfermo, necesito ayuda”.

 

HILDEGARD WILLER
PERIODISTA | IDEELE REVISTA Nº 285 | Título original: “Si solo nunca hubiera escrito esto”.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

Estudiantes peruanos ganan hackatón del MIT para enfrentar al Covid-19

Publicado

en

Estudiantes peruanos ganan hackatón del MIT para enfrentar al Covid-19

Un chatbot para faci­litar el reporte remoto de casos de coronavirus es uno de los proyectos ganadores del “MIT Co­vid-19 Challenge: Latin America vs Covid-19”, una hackatón virtual de 48 horas desarrollada para buscar soluciones de impacto relevante en Latinoamérica.

Esta aplicación que usa inteligencia artifi­cial fue creada por un grupo de estudiantes de las universidades de Harvard, Stanford y Brown, entre los que se encuentran cuatro peruanos.

Una integrante del equipo es Valerie Agui­lar Dellisanti, quien jun­to con sus compañeros, se propuso crear un sistema para realizar chequeos y controles de forma remota para la detección de la en­fermedad.

ASÍ FUNCIONA

“Imaginemos que una persona tiene sín­tomas de coronavirus, entonces envía un men­saje a nuestro chatbot que verifica sus datos de identidad y a través de los SMS le realiza un triaje, y con esa informa­ción detallada se hace un diagnóstico. Poste­riormente, dependiendo del resultado, se hace un seguimiento o se lo re­dirige a la central 113”, explica Valerie, orgullo­sa de que su proyecto haya resultado uno de los elegidos.

Su equipo estuvo con­formado por Marcelo Peña, Valeria Wu y Ro­drigo Chanamé de Perú; Jorge Armenta, Santiago Hernández y José Lavarie­ga de México, todos ellos estudiantes universitarios de las principales univer­sidades de EE. UU.

La hackatón, organiza­da por el Instituto Tecno­lógico de Massachusetts (MIT), se realizó del 19 al 21 de junio y convocó a 1 500 jóvenes emprende­dores de todo el mundo, quienes en equipos multi­disciplinarios colaboraron para desarrollar solucio­nes innovadoras frente a la crisis de Covid-19.

Valerie Aguilar Dellisanti, integrante del equipo que creó el chatbot, cursa el primer año en la Universidad de Brown.

Valerie Aguilar Dellisanti, integrante del equipo que creó el chatbot, cursa el primer año en la Universidad de Brown.

COORDINACIÓN CON EL GOBIERNO

Como se recordará Valerie, egresada de los colegios Saco Oliveros y Alexander Von Hum­boldt, sorprendió el año pasado a la comunidad educativa al ganar be­cas en 10 universidades top del mundo: Yale, Duke, Amherst Colle­ge, Singapur y Brown, entre otras.

Ella ahora busca co­ordinar la integración de los datos del bot con la base de datos del Es­tado para implementar este servicio que será de gran ayuda para nues­tro sistema de preven­ción y diagnóstico del coronavirus.

“Por ahora necesita­mos contactos con el Estado, con la Reniec y los ejecutivos del Mi­nisterio de Salud y de la Línea 113 para incorpo­rar los datos al sistema y realizar las pruebas lo más antes posible para colaborar en la lucha contra esta pandemia.”, puntualiza.

Actualmente, Va­lerie Aguilar cursa el primer año en la Uni­versidad de Brown y seguirá dos carreras: Ingeniería de Sistemas y Economía y Relacio­nes Internacionales y Públicas.

En tanto emplea toda su energía, conoci­miento y liderazgo para contribuir a frenar esta pandemia mundial en el país.

Seguir leyendo

Especial

Vencimos al coronavirus porque estábamos preparados

Publicado

en

Vencimos al coronavirus porque estábamos preparados

Hace unos días, un equipo de 85 médicos procedentes de Cuba llegó a nuestro país como parte de un acuerdo solidario entre el estado peruano y el gobierno de dicho país para brindar apoyo en la lucha contra la pandemia del Covid19 que se desarrolla inten­samente a lo largo de nuestro territorio nacional.

Para conocer los detalles de esta misión médica conversa­mos con Sergio González, emba­jador de Cuba en el Perú, quien nos comentó que este grupo de profesionales de la salud estará destacado en Ayacucho (16), Mo­quegua (16), Arequipa (26) y An­cash (27). “En esta última región comenzarán a trabajar en Chim­bote, donde al parecer existe un preocupante crecimiento de la epidemia”, expresó.

—¿Cómo han sido las nego­ciaciones con el estado perua­no para concretar la ayuda?

— Intensas y fructíferas. Las partes han debido evaluar innu­merables detalles técnicos pro­pios de la actividad médica a la que se enfrentarán los colabora­dores de la Isla, pero sobre todo los relativos a las condiciones de trabajo y condiciones prácticas de existencia, que se han acorda­do en estricto apego a las normas laborales, migratorias y hasta sa­nitarias de ambos países. Todo esto debió hacerse en las circuns­tancias que impone el modo pausa mundial, la limitación de movimientos dentro del Perú, el cierre de aeropuertos que impli­ca el cese de las operaciones de las aerolíneas y otras. Pero pre­valeció el ánimo de concretar la iniciativa, que fue ampliamente consensuada entre las autori­dades de gobierno y las goberna­ciones regionales, el ministerio de Salud, el de Relaciones Exteriores y el Colegio Médico, así como los mi­nisterios homólogos cubanos y las respectivas embajadas. En el tramo final, el ministerio de Defensa y la Policía Nacional del Perú desempe­ñaron un decisivo rol para asegurar el traslado.

—¿Aparte de Perú a que otros países de la región están llegan­do para brindar el apoyo solida­rio?

— Para enfrentar la Covid-19 han viajado alrededor de 2,500 co­laboradores en 32 brigadas cuba­nas del contingente Henry Reeve a 25 países. En algunos casos se han sumado a otros profesionales que ya estaban trabajando en virtud de acuerdos bilaterales previos.

En la región, están en Antigua y Barbudas, Barbados, Belice, Do­minica, Granada, Honduras, Haití, Jamaica, México, Nicaragua, Suri­name, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago y Venezuela.

En África están en Angola, Togo, Cabo Verde y Sudáfrica. En Europa, están en Italia y Andorra. Tam­bién están en el Medio Oriente, en Kuwait y Qatar.

Es por este aporte que se ha le­vantado una campaña internacio­nal a favor de la concesión del Pre­mio Nobel al contingente para la cooperación Henry Reeve, al que ya la OMS le otorgó el premio Dr. Lee Jong Wook.

— Este aporte cubano for­ma parte de la larga historia de solidaridad hacia nuestro país ¿qué significado tiene 50 años después del apoyo a Perú tras el terremoto de 1970?

— Extraordinario simbolismo. Un día como ayer, 06 de junio, hace 50 años Fidel se tendió en una camilla de un banco de sangre del barrio Vedado e hizo una donación, con la que convocó a los 8 millones 500 mil cubanos de entonces a dar su aporte voluntario. 150 mil bolsas de sangre y plasma se recogieron y, posteriormente, 37 constructores levantaron 6 hospitales, tres de ellos en la región. Hace unos meses pude visitar 2 que todavía funcionan y ahora van a alojar probablemente a una nueva hornada de médicos cu­banos. La mayor parte de ellos, no había nacido hace 50 años.

Es decir, la historia tiene esos ciclos, esas sorpresas. Para comple­tar, por estos mismos días en que conmemoramos medio siglo de la epopeya de solidaridad que siguió al terremoto, un grupo de la Aso­ciación Peruana de Graduados en Cuba hizo una donación de cajas de equipos de protección personal (EPP) a los colaboradores que han venido a sumarse a la lucha contra la Covid 19. Fueron una representación de los alre­dedor de 2,000 galenos graduados en Cuba por las becas otorgadas en dife­rentes momentos por el gobierno revo­lucionario.

—¿Qué le responden a las voces que hablan -otra vez- de una injeren­cia política cada vez que Cuba envía a sus médicos?

— Apenas le prestamos atención. Significa que cabalgamos, para recor­dar al Quijote. Pero no dejamos de re­flexionar.

La derecha recalcitrante y nuestros detractores tienen un dilema irracional e insoluble. ¡Que se pongan de acuerdo! O los acusan de ser “esclavos” o de ser “espías”, pero ambas condiciones, com­prenderás, son incompatibles. No exis­te la magia que pueda convertir a un esclavo en espía o agente político.

Es parte de la narrativa del eje Washington-Miami, que después en­cuentra en el Nuevo Herald y el grupo El Comercio una siempre servicial caja de resonancia. Parecía superada en la última etapa de la administración Oba­ma, quien llegó a suprimir el llamado Programa Parole para Profesionales Médicos Cubanos (que instaba a los médicos a desertar de sus misiones) y previamente había dicho (22 de marzo de 2016):

“Hemos desempeñado roles muy diferentes en el mundo. Pero nadie debería negar el servicio que miles de médicos cubanos han prestado a los po­bres y los que sufren. El año pasado, tra­bajadores de la salud estadounidenses –y militares de EEUU– trabajaron codo a codo con los cubanos para salvar vi­das y acabar con el Ébola en África Occi­dental. Creo que deberíamos continuar teniendo esa clase de cooperación en otros países”.

Pero cambió la administración y dentro de la nueva se entronizó la ma­fia mayamera, con Marco Rubio a la cabeza y su furibundo odio anticubano. El inefable John Bolton, asesor para la seguridad nacional, resumió en un ca­pricho la nueva doctrina: acabar con el mito de la medicina cubana y su coope­ración.

Aquí cabe la especulación. Tendrían nuestros detractores la misma desfa­chatez y mezquindad de actuar contra la hipotética administración de Hillary Clinton, de haber mantenido la actitud de Obama? Se opondrían a la “línea de Washington” si una administración diferente se decidiera por una actitud ci­vilizada de cooperación como insinuaba Obama?.

Pompeo – de quien todavía espera­mos una condena contra el ataque te­rrorista contra la embajada de Cuba en Washington, que su gobierno debería proteger— no pierde ocasión para de­nostar la colaboración cubana un día sí y otro también. Con él, el subsecretario Kozak y su encargada de negocios en La Habana, articulan un belicoso equipo de choque.

Después, un par de gobiernos obse­cuentes de la región y parte de la prensa derechista hacen el resto. Cuando, en medio de la epidemia, las muertes en EEUU alcanzaban los 6 dígitos, el gobier­no de Trump decidió dedicar 3 millones de dólares de los que aportan los contri­buyentes norteamericanos a perseguir y denunciar supuestas violaciones de los derechos de nuestros colaboradores. No los dedicó a comprar los tan nece­sarios ventiladores mecánicos ni al de­sarrollo de la vacuna contra la covid, sino a “acabar con el mito de la medi­cina cubana”. Nadie más en el Mundo, aparte de esos 4 gatos, está preocupado por los supuestos inconvenientes de la colaboración médica cubana.

Eso es lo que te diría, Francisco, para evitar hablar del irrespeto y la afrenta que significa para 164 países que sean considerados como “esclavistas” o ton­tos manipulables por haber recibido la colaboración de más de 400,000 profe­sionales de la salud de Cuba en 56 años, ni más concretamente de las 66 naciones en que hoy se desempeñan 29,000.

Y por si acaso, ratificamos que no queremos el copyright de los esquemas de colaboración. Si alguna gran potencia quiere emularnos, bienvenida sea. Ojalá tuviéramos a los médicos norteameri­canos o de otros países desplegados en todo el mundo resolviendo los abruma­dores problemas de salud y superando las carencias que la Covid 19 ha puesto de manifiesto.

No andamos por el Mundo torciendo brazos, ni utilizamos la solidaridad – porque no sería tal— ni la colaboración como moneda de cambio. La evidencia la puedes encontrar en que hemos man­tenido los acuerdos de colaboración en países que cambiaron de gobierno y sig­no político, incluso como resultado de golpes de estado. Allí donde las nuevas autoridades respetaron los acuerdos y manifestaron su interés por la actividad, nuestros colaboradores prosiguieron en­tregando sus esfuerzos con toda legitimi­dad y dignidad para beneficio de la salud de los pueblos que los acogieron.

A Cuba nunca le faltará voluntad de cooperación con el Perú, afirma el embajador Sergio González.

A
Cuba nunca le faltará voluntad de cooperación con el Perú, afirma el embajador Sergio González.

—¿Cómo está Cuba afrontando este tema de la pandemia?

Creo que no es pretencioso decir que estábamos preparados para la pandemia desde hace muchos años. Es decir, no tu­vimos que prepararnos para “este” fenó­meno en particular porque hemos desa­rrollado un sólido sistema de salud con capacidades suficientes para enfrentar cualquier contingencia y además con­tribuir a la lucha mundial contra otros flagelos.

La clave para el éxito de esa lucha han sido las políticas públicas, a partir de una firme voluntad del estado y la consideración de la salud como derecho humano inalienable, no una mercancía.

No se gradúan 95 mil médicos en una década. No se consigue una densi­dad de médicos de 9 por cada 1,000 habi­tantes (la mayor del mundo) de la noche a la mañana, ni se consiguen 5,2 camas hospitalarias por cada 1,000 personas en cuestión de semanas.

La epidemia la hemos enfrentado con un doble anillo de contención. El primero, con medidas sociales de prevención, apoyadas en ese potencial de recursos humanos calificados. Esto ha permitido que, sin llegar a la inmovilización general obligatoria, se hayan podido detectar los focos de contagio (unos 45 eventos), aislarlos y desactivarlos. La decisión ha sido aislar no solo a los contagiados activos, sino también a los asintomáticos y los sospechosos, en instituciones del Estado.

En el segundo anillo están las acciones clínicas y los protocolos de enfrentamiento a la epidemia una vez que se detecta un sospechoso. Para él se utilizan tratamientos preventivos. Luego, para los que desarrollan síntomas, se utiliza una variedad de acciones que incluyen el suministro de alrededor de 20 fármacos, la mayoría fabricados en Cuba. Se cuentan entre ellos el interferón alfa 2B ®, el itolizumab y un péptido novedoso creado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana que lleva su nombre, el CIGB-258.

— ¿Vendrá otro grupo de profesionales o solo estos 85 que han llegado a Perú?

— Todo dependerá de cómo evolucione la pandemia en el Perú y en otras partes del mundo, que también han reclamado la colaboración cubana. Por nuestra parte, estaremos atentos a los requerimientos peruanos y haremos las evaluaciones pertinentes en cada momento. Voluntad de ayudar no nos faltará.

 

Y APLICAN FÁRMACOS CON ÉXITO

Científicos cubanos tras vacuna contra Covid-19

—¿Qué aportes científi­cos están brindando en esta lucha de encontrar una va­cuna?

— El interferón cubano se utilizó con gran éxito en Chi­na; mientras que el CIGB-258 ha sido efectivo en el 78% de los casos críticos y el 92,3% de los graves tratados en Cuba, mientras que a nivel mundial la sobrevivencia de los casos críticos que se logra es 30% sin el uso del mismo.

Aquí entra a jugar la otra conquista de la Revolución: su emblemática biotecnología y su industria farmacéutica, el desarrollo del potencial cientí­fico de la Isla.

La aplicación de estas con­ductas nos permitió superar a fines de abril el pico de la epidemia. Para que tengas una idea, La Habana ha sido el epi­centro y allí, en esos días de mayor cantidad de casos acti­vos, sólo se ocupó el 30% de las camas hospitalarias y el 8% de las camas de cuidados intensi­vos.

Hoy tenemos 248 casos activos y 3 críticos o graves, una situación favorable que nos permite considerar que la epidemia está bajo con­trol. Hemos acumulado 190 contagiados por cada millón de habitantes y lamentado la muerte de 7 personas por cada millón. Cuba ocupa el lugar 93 por el número de contagiados absolutos en el universo de más de 200 paí­ses.

El CIGB es uno de más de 100 centros de investigación que desarrolla un candidato vacunal contra la Covid-19. Pero las investigaciones avan­zan en ambos sentidos: en la búsqueda de la vacuna y en el desarrollo de tratamientos para la curación.

 

 

Seguir leyendo

Especial

Los esfuerzos de EsSalud para contrarrestar los efectos de la pandemia

Publicado

en

Los esfuerzos de EsSalud para contrarrestar los efectos de la pandemia

La pandemia generada por el coronavirus ha generado un impacto devastador en diversos países alrededor del mundo, gol­peando fuerte incluso a los que ostentan los mejores sistemas de salud como Estados Unidos, Es­paña o Italia, y causando ya alre­dedor de 400 mil muertes a nivel global.

En el Perú, que a pesar del crecimiento económico sosteni­do durante los últimos 20 años se ha mantenido como uno de los países con menor inversión pública destinada a la salud en la región, los pronósticos eran sim­plemente aterradores. Sin embar­go, y a pesar de que la pandemia en nuestro país ya causó más de 5 mil muertes y todavía no está con­trolada, es necesario destacar que durante el Estado de Emergencia sí se ha logrado atenuar el impac­to mortal del coronavirus a partir del aislamiento prolongado, aún con todas sus ineficiencias, y con la progresiva ampliación de las capacidades de nuestro sistema de salud.

En esta línea, hay que resaltar las medidas rápidas y oportunas adoptadas por EsSalud, las mis­mas que permitieron atender a una importante población afec­tada por la pandemia. Conside­rando que el 36,76% de la pobla­ción peruana cuenta con seguro EsSalud, la institución se ha pre­ocupado no solo por garantizar la asistencia a sus asegurados sino también por brindar atención a la población no asegurada.

AMPLIACIÓN DE CAPACIDAD HOSPITALARIA

Una de las claves para la amplia­ción de la capacidad hospitalaria consistió en adecuar la infraestruc­tura hospitalaria existente. Así, la Emergencia del Hospital Rebagliati, Hospital Almenara y Sabogal fueron acondicionadas para recibir a los pri­meros pacientes afectados por covid-19. La adaptación a los cambios ha sido fundamental para responder de manera eficaz a los nuevos reque­rimientos de atención de los usua­rios, los cuáles han sido replicados a nivel nacional incorporando esta­blecimientos de atención exclusiva a pacientes de COVID-19, tales como el Hospital Seguín Escobedo en Arequipa, Hospital II Luis Enrique Heysen en Lambayeque, Hospital de Alta Complejidad de La Libertad “Virgen de la Puerta” en la Libertad, Hospital II Abancay en Apurímac, entre otros.

La implementación de estable­cimientos de construcción rápida también ha sido otra de las medidas trascendentales para ampliar la ca­pacidad de atención: en San Isidro Labrador (110 camas) y en el Hospital Iquitos (70 camas); mientras que en el marco del Decreto de Urgencia N° 055-2020, en las Redes de Piura, Lambayeque, Ucayali, Ancash y Lima, se ha informado que se tiene previsto ampliar la oferta a 2,134 camas de hospitalización general y 26 camas de UCI. Ello se suma a los Cen­tros de Atención y Aislamiento Temporal como la Villa Panamericana (con 1,735 camas) y la Villa Mongrut (834 camas).

Esta optimización de los espacios ade­cuados y una toma rápida de decisiones estratégicas logró que se incremente la oferta de camas de hospitalización gene­ral destinadas para COVID, pasando de 392 camas en el mes de marzo a 6,906 camas al cierre de mayo. En el caso de camas UCI COVID, se incrementó de 122 camas en marzo a 478 camas al cierre de mayo, las mismas que están distribuidas en los hospitales de EsSalud a nivel nacio­nal.

BIENES ESTRATÉGICOS Y MÁS PERSONAL DE SALUD

Otra de las acciones a destacar por parte de EsSalud a fin de brindar una atención oportuna y segura tanto para el paciente como para el personal asis­tencial, fue la adquisición y distribución inmediata a nivel nacional de 1,145 tone­ladas de bienes estratégicos como dispo­sitivos médicos, equipos de protección personal (EPP), equipos biomédicos y me­dicamentos.

Además, la entidad contrató a 3,277 trabajadores de la salud para atender a los pacientes por COVID-19, entre médi­cos, enfermeras, tecnólogos, técnicos de enfermería, choferes. Dichos profesiona­les han sido contratados bajo la modali­dad CAS COVID.

El fortalecimiento con la ampliación de personal le ha permitido a EsSalud garantizar la cobertura de salud, tanto para los usuarios (atención en periodo de carencia, atención de pacientes no asegurados, entre otros), como para sus trabajadores en los regímenes 728, 276, 1057 (Seguro complementario de trabajo de riesgo salud y Seguro complementario de trabajo de riesgo pensión). Hay que re­cordar que, desde la declaración de pan­demia por COVID-19 oficializada por la OMS, EsSalud emitió disposiciones para garantizar la atención a sus asegurados.

DESCENTRALIZACIÓN DE

EQUIPOS Y PERSONAL MÉDICO

Dada la alta transmisibilidad del vi­rus COVID-19, distintas regiones del país como Loreto, Ucayali, Lambayeque y Piu­ra han resultado gravemente afectadas. Ante este escenario, EsSalud priorizó la ayuda trasladando equipos de protección personal (EPP), medicamentos, dispositi­vos médicos, entre otros.

Además, desplazó personal asisten­cial para la atención de pacientes COVID-19 a través de vuelos de apoyo. Cabe re­saltar que también se han evacuado más de 50 pacientes de la Red Loreto mediante puente aéreo, a través del avión presidencial, trasladán­dose dichos pacientes al Hospital Rebagliati y al Centro de Aisla­miento “Villa Panamericana”.

ATENCIÓN CONTÍNUA

AL ASEGURADO

Finalmente, si bien la con­sulta externa fue suspendida con la finalidad de evitar conta­gios por coronavirus debido a la aglomeración de personas, hay que recordar que se activaron las urgencias las 24 horas en los establecimientos de salud, y se implementaron Consultorios de Atención Inmediata con el obje­tivo de que los pacientes que pre­senten molestias no relacionadas a COVID-19 reciban una atención oportuna y de calidad. Según es­tadísticas de la institución, hasta el momento se han realizado 360 mil consultas a nivel nacional.

Con el fin de descentralizar el servicio y evitar las aglome­raciones, se dispuso la entrega de medicamentos a domicilio o mediante Farmacias Vecinas per­mitiendo que los pacientes cró­nicos reciban la medicación que usualmente utilizan para con­trolar sus enfermedades. De este modo, se garantiza el bienestar de los usuarios, que también se están viendo beneficiados con la implementación de Teleconsulta y Telemonitoreo para su control médico estricto

Seguir leyendo

PUBLICIDAD

Lo más reciente

Deporteshace 9 horas

Gana y se aleja

Cuatro puntos de ventaja, que en rea­lidad son cinco si tenemos en cuenta que ante una igualdad de unidades entre...

Le dieron la luz verde Le dieron la luz verde
Deporteshace 9 horas

Le dieron la luz verde

El Mundial de Rally 2020, que fue suspendido por la pandemia después de las tres primeras pruebas, reanudará la temporada...

“La pelota volverá a rodar” “La pelota volverá a rodar”
Deporteshace 9 horas

“La pelota volverá a rodar”

El paraguayo Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, dijo que el fútbol es un “bálsamo” para sobrellevar la pandemia de...

Cuatro jugadores contagiados Cuatro jugadores contagiados
Deporteshace 9 horas

Cuatro jugadores contagiados

El club Universitario de Deportes, informó en un comunicado, que cuatro de sus ju­gadores, dos de ellos extranjeros, han dado...

Pasillo y paseo Pasillo y paseo
Deporteshace 9 horas

Pasillo y paseo

Un buen sabor a boca tuvo el Manchester City que apabulló al campeón anticipado de la Premier League Liverpool, al...

Los congelan a rusos Los congelan a rusos
Deporteshace 9 horas

Los congelan a rusos

La Federación Internacional de Atletismo (World Athletics) anunció la congelación provi­sional de la reintegración de atletas rusos bajo bandera neu­tra...

En setiembre y con público En setiembre y con público
Deporteshace 9 horas

En setiembre y con público

La próxima edición de Roland Garros, retrasada a septiembre a causa de la pandemia de coronavirus, se jugará con público,...

Atalanta está sin freno Atalanta está sin freno
Deporteshace 9 horas

Atalanta está sin freno

En el duelo más atractivo de la jornada 29 de la Serie A, Atalanta hizo respetar su localía al imponerse...

La pasó mal La pasó mal
Deporteshace 9 horas

La pasó mal

El Werder Bremen pro­longó su calvario y deberá esperar al partido de vuelta de la eliminatoria de descen­so para lograr...

K Dyer: La nueva voz femenina del género urbano K Dyer: La nueva voz femenina del género urbano
Espectáculoshace 9 horas

K Dyer: La nueva voz femenina del género urbano

La nueva figura emergente del reggaetón, K Dyer, propone un nuevo concepto musical a la escena local y estrena su...

Anuncio

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.