Conecta con nosotros

Editorial

Premio a la ineficiencia

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Al gobierno del presidente Pedro Castillo le han dicho de todo, terrorista, expropiador, comunizante, etc, etc. Sus voceros todo lo han rechazado, pero lo que no pueden negar es que, por lo menos, es contradictorio. Pruebas al canto.

La administración de Sedapal incurre en un grave error, dejo a cientos de miles de personas sin agua en el distrito más populoso de Lima, San Juan de Lurigancho, las madres de familia claman de desesperación, las autoridades protestan, los medios de comunicación denuncian, pero en el gobernó no pasa nada. No se oye padre, ni un despedido, ni un sancionado, ni siquiera un amonestado. Por el contrario, el ministro de Economía acuerda transferirle de modo urgente más de 38 millones de soles para que «resuelvan» el problema que con su incompetencia crearon. ¡Plop!

La Contraloría General de la República descubre que en la construcción de la nueva refinería de Talara de la empresa estatal Petroperú se han cometido irregularidades administrativas, contratos mal hechos, violaciones a la Ley de Contrataciones del Estado, sobrevaluaciones, etc. Los daños de solo cuatro años superan los 1,100 millones de soles y falta mucho más por descubrir. El directorio pone su cargo a disposición del gobierno. Pero, de nuevo, ni un despedido, ni un sancionado, ni siquiera un amonestado. Todos siguen en sus puestecitos dorados.

Indecopi hace agua por todos lados, ningún usuario ha podido ganar un proceso pues en lugar de cumplir con su papel de defensor de los consumidores se convierte en un árbitro frente al cual las grandes empresas monopsonicas, como la Telefónica del Perú, los grandes almacenes, como Saga o Ripley, los supermercados, como Wong, las empresas de servicios, como Luz del Sur, nunca pierden. Reclamar ante Indecopi es un suplicio peor que el del engaño al comprar. Pero al frente de la entidad se pone a un abogado inexperto, que nunca ha trabajado en defensa del consumidor y que no garantiza el más mínimo cambio en la gestión de esa entidad.

¿Masoquismo?, ¿tentación por el abismo?, ¿miopía política? En verdad es difícil entender la lógica del gobierno del cambio, que no cambia nada y más bien empeora algunas cosas. Desde estas páginas hemos rechazado las críticas sin base al presidente Pedro Castillo, pero como Aristóteles somos «más amigos de la verdad que de Platón» y a los errores hay que llamarlos por su nombre.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

Jaque a la reina

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Desde siempre, en ajedrez, cuando se amenaza con capturar al rey, se canta «jaque mate», más modernamente cualquier amenaza de eliminar a la reina del tablero de 64 casillas se avisa, previamente, cantando «jaque a la dama». Generalmente es el preludio de la caída del rey.

No sabemos si Pedro Francke es jugador de ajedrez, pero acaba de anunciar una jugada que jaquea a la dama de la economía: la minería. Y es que el ministro de Economía, para tapar la boca de los «opinólogos» liberales, ha revelado que prepara una reforma tributaria para ese sector, con ayuda nada más y nada menos que del Fondo Monetario Internacional (FMI). Es decir, nadie podrá decir que la actitud del gobierno es confiscatoria, proestatista o comunistona, pues será en las oficinas del FMI en Washington dónde se revisará la actual estructura tributaria. Como la posición del fondo es fundamentalmente fiscalista, no hay duda que buscará aumentar la imposición.

El concepto del jaque no es cambiar las reglas del juego de las épocas normales de precios, sino de lograr una distribución más justa entre empresas y Estado en los períodos en los que los precios alcanzan niveles excepcionales. Es decir, la reforma tributaria no afectará la competitividad del sector minero y buscará que el Perú siga siendo una plaza atractiva para la inversión internacional. Además, la reforma no se va a aprobar de manera inopinada o vertical, sino que ya se ha expuesto a las empresas mineras y a la propia Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE).

Antes que los economistas liberales chillen, cabe anotar que los propios empresarios han convenido en que la cotización de 4.20 dólares la libra es excepcional y puede ser temporal. Por ello, la reforma propuesta no va a cambiar el sistema de regalías, impuesto especial, impuesto a la renta, sino solo a elevar las tasas en los tramos más altos de márgenes de ganancia.

En Nueva York, el presidente también tuvo una conversación sobre este tema con el director ejecutivo de la minera de oro Newmont , así como con ejecutivos de Freeport-McMoRan, Anglo American y Rio Tinto. Según la agencia Reuters, el presidente ejecutivo de Freeport, Richard Adkerson, dijo que había quedado «impresionado» por Castillo después de reunirse con él.

Así que, con la asistencia técnica del FMI, el presidente profesor va a cumplir su promesa electoral de aumentar los ingresos provenientes de la minería, pero con criterio de jugador de ajedrez.

Seguir leyendo

Editorial

Su Excelencia

Publicado

el

Editorial Diario UNO

En 1967 Mario Moreno «Cantinflas» protagonizó en el cine esta comedia que hacía burla del sistema político en un país latinoamericano imaginario. La trama, a través de una serie de golpes militares y contragolpes civiles, lleva a su protagonista de humilde portapliegos a orador en la asamblea de naciones, ante la que da un discurso memorable y se retira.

En el Perú, la sátira de Cantinflas queda corta. Aquí hemos tenido en el último año a dos candidatos a congresistas que no soñaron jamás en la presidencia de la República, pero por el azar acabaron como mandatarios provisionales. A diferencia de la parodia de Cantinflas, los protagonistas del impensado ascenso a la máxima dignidad del país, Manuel Merino y Francisco Sagasti, no quieren quedarse fuera de la historia y pretenden que se les reconozca como gobernantes formales, no solo en los libros de texto.

Ello porque desean, además, que el Parlamento les otorgue la pensión vitalicia, equivalente al sueldo mensual de un congresista, establecida en la ley. Así lo hizo saber Sagasti mediante un oficio al oficial mayor del Congreso solo dos días antes de culminar su mandato. Mientras que Merino acaba de solicitarlo a su correligionaria María del Carmen Alva, argumentando haber desempeñado la presidencia por cinco días, del 10 al 15 de noviembre de 2020.

Un constitucionalista de nota, como Luciano López, le ha echado un balde agua fría a la pretensión. En su opinión, ambos congresistas han desempeñado por sustitución las funciones, pero no han ocupado el cargo de presidente constitucional, al que se refiere la ley. Fina distinción, según la cual, a sus excelencias no les corresponde ni un chelín del Tesoro Público. Más aun, ha desbaratado el argumento jurídico que enarbolan los recurrentes: que a Valentín Paniagua, quien reemplazó a Alberto Fujimori, el Congreso si le dio la pensión presidencial. A lo que López ha replicado «Con toda la admiración y respeto que siento (por Paniagua), el beneficio no le correspondía. Otorgarle la pensión fue un error y el error no genera derecho».

Por ello, lo más probable es que los sendos pedidos de pensión sean archivados y que los dos presidentes provisorios deban conformarse con el honor de haber llevado la banda presidencial sobre el pecho, Sagasti mucho más tiempo que el efímero Merino.

Lo que queda, en claro, del episodio es que si viviera Cantinflas nuestro país sería una fuente mucho más rica de inspiración para reírse y hacer reír con la política.

Seguir leyendo

Editorial

Piñata a dos manos

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Pese a los positivos resultados de la primera gira presidencial y, mas bien, a causa de ella el canciller Oscar Maurtua ha empezado a ser objeto del bullyng político.

De un lado, el primer ministro, quien ya antes lo había fustigado, por renovar el convenio con la USAID, lo invito a salir de casa bajo la coloquial figura de que “la puerta esta abierta”. De otro lado, la oposición parlamentaria lo ha llamado a la Comisión de Relaciones Exteriores para que “explique” la Reunión del presidente Pedro Castillo con su homologo venezolano Nicolás Maduro. Ambas, pura majadería.

Lo de Bellido fue un autogol. Debió haber llamado en privado al vicecanciller y despacharlo si consideraba que se había apartado de la política general de gobierno. En lugar de ello, uso el Tweet, mismo error que con dl ministro de Trabajo Iber Maravi. Ninguno le hizo caso.

Lo de la oposición es ridículo. Se queja por la desactivación del llamado Grupo de Lima y por la entrevista con Maduro.

El Grupo de Lima lo único que hizo fue promover la invasión de un millón de venezolanos al Perú. Luego se desactivo solo. Desde enero pasado ninguno de sus integrantes ha solicitado una nueva reunión. Es decir, a despecho de las bancadas de derecha, los países miembros no tienen nada que tratar sobre Venezuela.

La critica a la Reunión con Maduro es mas bien patética. Hasta el “presidente” Juan Guaidó reconoce la posición de Maduro como mandatario real y mantiene negociaciones publicas con el. Aquí los congresistas quieren que Castillo sea mas papista que Guaidó y que ni siquiera mire a Maduro.

Que la Reunión era necesaria queda evidenciado en la agenda tratada entre los dos mandatarios, cuyo eje fue la migración venezolana al Perú, que tantos problemas sociales ha traído.

La solución es fácil. En lugar de agarrar de piñata al Canciller, deberían usar sus gastos de instalación y viajar a Venezuela. De repente, Guaidó los recibe en el Palacio de Miraflores.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.