Conecta con nosotros

Especial

Perú. La desesperación galopante

Publicado

el

Keiko Fujimori

GUSTAVO ESPINOZA M.

 

Antes de los comicios recientes, todos vimos a Keiko Fujimori arrepentida de sus “errores del pasado”. Nos dijo, compungida y sollozante, que se había superado, que los meses de prisión le habían permitido reflexionar, que se había “encontrado con Dios” y que había asimilado los duros golpes de la vida. Así estuvo hasta la noche del 6 de junio. Cuando vio que las cifras electorales le eran adversas, arremetió con todo y dio rienda suelta a su agresividad, celosamente escondida.

Desde entonces, no ha parado. Al contrario. En la medida que se vieron confirmados los guarismos de la ONPE, se fue incrementando su animadversión. Y ella, llegó casi al límite cuando, la noche del martes, demandó la nulidad de 802 mesas de sufragio situadas en el interior del país, en las que perdiera largamente la votación.

En un inicio, sin embargo, aun abrigó cierta ilusión. Dijo que esperaba los resultados del exterior, cuyas votaciones creía favorables. Adicionalmente, incubó ilusiones respecto a algunas impugnaciones, al voto de las personas de la tercera edad, o a los sufragios en ciertas zonas de la capital, del norte, o del oriente. Los números la volvieron a la realidad: nada le alcanzaría para ganar. Entonces, montó en cólera.

Recordemos que ella, fue la primera en hablar de “fraude”. Y aunque reculó después, cuando no logró presentar una prueba de sus afirmaciones; retomó sus bríos cuando alcanzó a percibir la inminencia de su derrota.

En paralelo, movió el pronunciamiento de 22 expresidentes de gobiernos de España y América Latina, desde Aznar hasta Peña Nieto y Álvaro Uribe, tocó la puerta de los cuarteles, y organizó el miércoles 9, una “marcha” hacia el Ministerio de Defensa para “exigir” a los uniformados “que actúen” para impedir la “victoria del comunismo”. En esa línea, cerraron filas los grupos más reaccionarios, y buena parte de la “Prensa Grande”, esa que hace eco de sus rabietas y lamentos.

Todo indica que fracasará en su intento. Cuando eso ocurra, dirá que perdió por culpa de otros: el Jurado no atendió sus demandas, y la ONPE validó votos indebidos. Sostendrá que eso sucedió porque el Presidente del Poder Electoral es “marxista-leninista-maoísta” -como dijo Beto Ortiz- y que el Presidente Sagasti no “se puso los pantalones”. Y acusará de todo, finalmente, a Martín Vizcarra, asegurando que fue “el guionista del fraude”.

No incuba, sin embargo, mayores pretensiones en torno al tema. Sabe que perdió en la contienda, y ahora busca otra cosa: deslegitimar al proceso electoral como una forma concreta de debilitar la imagen de Pedro Castillo. Como corolario, buscará obsesivamente un Golpe de Estado que –“ante sus graves denuncias presentadas”, desconozca las elecciones y haga escarnio de la voluntad popular. Y querrá que eso, ocurra en los próximos días.

Las instituciones castrenses, no obstante han puesto por lo pronto las cosas en claro. No es su tarea ilegalizar los comicios, ni invalidar procesos. Tampoco, derribar gobiernos ni inmiscuirse en asuntos del Estado. En ese sentido se ha pronunciado ya el Ministerio de Defensa y el Comando Conjunto de la Fuerza Armada. Aun así ese peligro, no ha desaparecido.

En el empeño, Keiko buscará promover acciones de violencia. Es posible entonces que ocurran actos terroristas que puedan atribuirse a un “renacer de Sendero”. Pero también enfrentamientos callejeros y conflictos sociales, además de atentados criminales. Agudizará sus críticas al actual gobierno, por las vacunas, o por lo que fuere, y podría tentar una Acusación Constitucional contra el Presidente Sagasti, para promover su caída. En el fondo buscará alentar el caos. Eso, forma parte de su esencia.

Cierta prensa ha evocado los sucesos de Chile en 1973, y culpado a Salvador Allende por el Golpe Fascista, asegurando que intentó “cambiar el modelo” y “optó por el socialismo”, Y eso fue –lo ha dicho “Perú 21”- lo que motivo la acción de Pinochet. También se ha aludido al derrocamiento de Evo Morales, asegurando que se produjo “como consecuencia de irregularidades en un proceso electoral”. Por poco, justifica esas acciones. Aquí, las pondrá como ejemplo.

Si la variante militar le fracasara, el Fujimorismo pretenderá aglutinar fuerzas para “vacar” al Presidente Castillo después del 28 de julio. Para facilitar ese propósito, pretenderá incuso adoptar decisiones desde ahora, usando la “Cuarta Legislatura”. Procurará introducir modificaciones constitucionales que le permitan actuar, pero probablemente fracasará porque se requiere de 87 votos para ese propósito.

Al mismo tiempo alentará el descontrol social. Trabajó mucho, ya por insertar una cuña entre Pedro Castillo y el núcleo dirigente de Perú Libre liderado por Vladimir Cerrón. Persistirá en ello. Más adelante, buscará generar contradicciones en el campo popular enfrentando a unos contra otros, sembrando en unos la desconfianza, y en otros la indiferencia. La derecha es maestra en esos ardides.

Aunque nada de eso le dé resultado, persistirá neciamente en su prédica. El gobierno de Castillo “no es legítimo”, dirá para que la oiga más los de afuera. Y buscara obsesivamente el apoyo norteamericano para su juego. Por lo pronto, ya viajó a USA Hernando de Soto “para informar a la Casa Blanca de los peligros que se ciernen sobre América Latina en el caso de la unción de Castillo”.

Después de todo, la mano aviesa del Imperio estará siempre detrás de esas y otras acciones. No hay que perder de vista hacia dónde miran los ojos de Washington City.

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

La rentabilidad social como ilusión

Publicado

el

Las Bambas

JORGE MANCO ZACONETTI

 

Sin grandes anuncios el discurso presidencial fue sobrio, destacando varias medidas para superar la emergencia sanitaria, política y económica en la cual nos encontramos. Un discurso positivo, donde la propuesta más audaz sobre la convocatoria a un referéndum para una asamblea constituyente pasará por la aprobación del Congreso de la República.

A pesar de ello, propuestas como construir líneas de ferrocarriles de Tumbes a Tacna y de Madre de Dios a Cajamarca, revive el viejo sueño de Augusto B. Leguía, que costaría miles de millones de dólares, que no estamos en capacidad de gastar, en razón del creciente endeudamiento público externo.

En relación a la minería, el sector más importante de la economía peruana, tres cuestiones llamaron mi atención. Las categorías de rentabilidad social, las políticas de valor agregado y la intervención del estado en la producción minera, directamente o de forma asociada con privados.

El principio de rentabilidad social en oposición a la rentabilidad privada, propia de los accionistas no deja de ser una aspiración. Toda producción de por si es social, y deberá entenderse que la inversión minera debe conllevar bienestar principalmente a las poblaciones y comunidades del entorno.

Ello significa generación de ingresos y empleo, con la dotación de una serie de servicios para la población local, tales como salud y educación de calidad, más una infraestructura que integre la comunidad local, con la región, los mercados y el país.

También debiera significar que los aspectos positivos de toda inversión superen las externalidades negativas. Sobre todo, que las ganancias ambientales superen los pasivos mineros que se arrastran en el tiempo. Que los ingresos que percibirá el Estado, vía impuestos, regalías e impuestos extraordinarios sean superiores a las devoluciones de impuestos, entre otras consideraciones.

En verdad, al afirmar si “un proyecto de ley no tiene rentabilidad social simplemente no va” resulta difícil de aplicar. Asumiendo que la rentabilidad social se construye en el tiempo, con los recursos generados por la minería tales como canon, regalías, derechos de vigencia, e inversiones de responsabilidad social por parte de las empresas.

Obtener la rentabilidad social supone como criterio la más amplia colaboración entre los gobiernos locales y regionales con las empresas privadas. La historia presente de los recursos transferidos por el canon y regalías entre otros, nos demuestra la falta de eficiencia, mal gasto, falta de transparencia y corrupción en su ejecución. De allí, como prueba la cantidad de autoridades regionales y locales denunciadas y acusadas de corrupción, sobornos, cohecho, sobrevaloración de obra etc.

Por tanto, el criterio de rentabilidad involucra principalmente al Estado y todos sus niveles, a las empresas mineras y de servicios, a la población campesina, trabajadores, y abastecedores.

ESTADO EMPRESARIO

En lo referente a la participación directa o asociada de parte del estado con capitales privados en la actividad minera debiera analizarse con mayor cuidado, y una mayor información, en razón de la precariedad estatal y su alta dependencia con la política.

Si bien no se trata solamente de problemas de financiamiento y tecnología. Después de todo el proyecto aurífero de Mra. Yanacocha en Cajamarca (1990) significó una inversión inicial de US $ 42 millones, proporcionados básicamente por el brazo financiero del Banco Mundial (IFC), los mismos que fueron rápidamente recuperados con los precios extraordinarios del oro.

No es el caso del proyecto Antamina de 1999/2001 que fue rematado como yacimiento por US $ 19.5 millones de dólares, a un consorcio transnacional que asumió el compromiso de invertir US $ 2,300 millones de dólares, para explotar el cobre, zinc, molibdeno que yace en su subsuelo.

Si bien dichos montos de inversión fueron recuperados rápidamente en el tiempo gracias a la bonanza de precios de los minerales, sobre todo del cobre y oro (2003/2012), nada nos asegura que dichos precios se mantengan altos en la presente coyuntura.

Por ello, mas que una participación directa o asociada de parte del Estado en la actividad minera, por el riesgo que ello conlleva, resulta más recomendable un nuevo marco tributario minero, que eleve la participación neta del Estado, dando término a los diversos beneficios tributarios que tiene el sector.

Ahora en el 2021 en el marco del “boom de los precios del cobre, hierro, plata, oro” se debe negociar un “Aporte Voluntario Minero” del 3.75% de la utilidad neta, el cual debe ser extensivo a todas las empresas sin distinción alguna, el mismo que puede proporcionar recursos fiscales de manera rápida y efectiva.

Mientras en el nuevo Congreso de República fragmentado se discute una nueva “Ley de Regalías Mineras” o una nueva “Contribución Minera” y se llega a un acuerdo que tomará su tiempo, sería importante negociar con el gremio minero el “Aporte Minero” de carácter general no deducible como gasto tributario.

Hoy somos un líder de la producción mundial con uno de los costos operativos más bajos del mundo, con una evasión tributaria gracias a la informalidad aurífera, con una actividad minera seriamente cuestionada por las comunidades campesinas, y la población local.

Se impone una negociación estratégica con el sector minero donde se deben revisar los diversos beneficios tributarios que tienen las empresas, con el objeto de obtener ingresos que permitan financiar inversiones locales y regionales de impacto social. Con un gobierno de orientación socialista el desborde, las expectativas, los conflictos sociales serán mayores.

Seguir leyendo

Especial

‘Revalorar la profesión docente para una educación de calidad es prioridad’

Publicado

el

‘Revalorar la profesión docente para una educación de calidad es prioridad’

El CPPe viene organizando una serie de actividades en homenaje al Día del Maestro y el Bicentenario de la República. Las actividades culturales y conferencias permiten analizar nuestra educación, identificando los problemas y proponiendo alternativas, desde una perspectiva democrática, humanista, científica y los valores patrióticos.

El 09 de julio se realizó una sesión solemne virtual para reflexionar sobre la labor de los profesionales de la educación en tiempos complejos. Participaron miembros de la Junta Directiva Nacional, Decanos de las filiales regionales, exministros de Educación, representantes de FONDEP, Foro Educativo, UNESCO, Consejo Nacional de Educación, Municipalidad Metropolitana de Lima, IPP, SUTEP, Asociación de Universidades del Perú – ASUP, Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza – MCLCP, Asociación Bicentenario – AB, DRE de Lima Metropolitana y Colegios Profesionales. Además, se hizo presente el saludo del escritor Eduardo González Viaña y del señor Ministro de Cultura Dr. Alejandro Arturo Neyra Sánchez.

Pablo Heli Ocaña Alejo, Decano Nacional del CPPe, resaltó la participación de los diferentes representantes del sector educación. Manifestó que la pandemia del COVID-19 nos permitió conocer las grandes brechas de la educación en infraestructura, servicios básicos, conectividad, salud y alimentación escolar, materiales educativos, entre otros. Manifestó la necesidad de impulsar una educación con contenido humanista, priorizando aprendizajes relevantes centrado en el desarrollo de las competencias fundamentales vinculadas a la ética y los valores, cuidado de la salud, amor a la patria, cultura e identidad nacional, cuidado ambiental, uso de la ciencia y la tecnología, y atendiendo nuestra diversidad con criterio descentralista. Es valorable el vínculo de la escuela-familia en el aprendizaje de sus hijos, y son ellos los que están sosteniendo la educación a distancia.

La educación es eje del desarrollo nacional. Exige una docencia con formación inicial de calidad, con escuela pública financiada con el 6% del PBI, apoyo a los educadores innovadores sistematizando sus propuestas pedagógicas, revaloración de la profesión docente reconociendo sus derechos, implementación del PEN 2036 con pertinencia, dotación de herramientas y conectividad para docentes y estudiantes acompañado de alfabetización digital.

El Decano Nacional del Colegio de Profesores del Perú, saludó al profesor Pedro Castillo por haber sido elegido Presidente de la República con el voto de la población que apuesta por el cambio. Manifestó que el país no está en sus mejores momentos, pero espera que el nuevo presidente dote de recursos suficientes para educación y salud a fin de atender a la población más necesitada, y que el CPPe estará siempre alerta para promover una serie de iniciativas para una mejor educación con docentes dignamente tratados y remunerados. Reiteró, que por el momento se necesita vacunar a todos los docentes y padres de familia para evitar poner en riesgo la vida y la salud de la comunidad educativa cuando se retorne a la presencialidad educativa.

Seguir leyendo

Especial

¿Los seguros de vida son una alternativa de inversión?

Publicado

el

¿Los seguros de vida son una alternativa de inversión?

Los seguros de vida con una tasa de interés garantizada tienen la característica de garantizar el retorno de la inversión, así como la rentabilidad obtenida, al finalizar el contrato.

En un momento como el que estamos viviendo, donde hay tanta incertidumbre, contar con una herramienta de inversión que te ofrezca una tasa de interés garantizada es un gran respaldo para ese excedente de capital que pudieras tener. En ese sentido, una forma para ahorrar, enfocada en la prevención del futuro de tu familia, es a través de un seguro de vida:

“Los seguros de vida son una excelente herramienta de inversión, ya que pueden generar una tasa de retorno garantizada al cliente. Además, le ofrecen distintas alternativas para financiarse, como rescates o préstamos sobre la garantía del dinero. Ello, mientras que su vida y la de su familia está asegurada, ya que los protegen en caso de fallecimiento. Esto último cobra relevancia sobre todo en este contexto de pandemia y de incertidumbre económica”, comenta Agustin Sueyras, Gerente Adjunto Comercial Personas de La Positiva Seguros.

Existen distintos tipos de seguros de vida con una tasa de interés garantizada, sin embargo, uno de los más solicitados es el Seguro Académico. Este seguro tiene la característica de garantizar el retorno de la inversión. Asimismo, ya que tiene como finalidad ayudar con el pago de la universidad de los hijos, garantiza una tasa de rentabilidad de hasta el 5.72% anual, la cual se entrega al finalizar el plazo.

Otra forma de invertir mediante un seguro de vida es a través de un Seguro de Vida con Inversión. Este seguro cuenta con un fondo de inversión (en soles o en dólares) donde el asegurado puede realizar aportes y/o retiros en el momento que lo desee. Incluso, le permite endosar la cobertura a créditos hipotecarios. En este caso, al tratarse de un producto de renta variable, el rendimiento del dinero está condicionado al rendimiento del fondo.

Resulta importante señalar que todos los seguros de vida otorgan al beneficiario, en caso de fallecimiento, la suma asegurada. Para ello, al momento de contratarlos, el asegurado elige el plazo y el monto de la misma.

También le permiten incluir coberturas adicionales como: (1) gastos de sepelio, en caso de fallecimiento; (2) una renta diaria durante los días de internamiento, en caso de ser hospitalizado; y (3) en caso de contraer invalidez total o permanente por alguna enfermedad y no poder continuar con las actividades laborales, recibir la suma asegurada.

“Hoy es el momento ideal para valorar más la prevención, a fin de tener la tranquilidad de que tus planes y los de tu familia no se interrumpirán ante cualquier imprevisto. Una forma de garantizar ese futuro es contar con un seguro vida, pues te permitirá proteger a tus seres queridos y a la vez ahorrar para cumplir tus metas. Incluso en este contexto de volatilidad del mercado es recomendable invertir en este tipo de seguros, ya que te garantizan la devolución de lo pagado con una rentabilidad al finalizar el contrato”, finaliza el ejecutivo de La Positiva Seguros.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.