Conecta con nosotros

Especial

Perú: en el mercado de combustibles

COMPETENCIA OLIGOPÓLICA MÁS CONCENTRACIÓN

Publicado

el

Grifos combustible

JORGE MANCO ZACONETTI

 

En el 2021 el promedio del precio internacional del petróleo bordeaba los US $ 72 dólares el barril, en los primeros seis meses del 2022 por múltiples factores el precio promedio se sitúa sobre los US $ 110 dólares el barril, es decir se experimenta un incremento de más del 53%, variación que se refleja en los precios internos de los combustibles, a pesar de los esfuerzos del gobierno.

La tendencia de los precios es a seguir aumentando. Y, la cuestión se agrava aún más por las consecuencias de la guerra Rusia/Ucrania, donde el primero de los países, es el segundo productor mundial de crudo y el primero en gas natural, él mismo que ha visto restringidas sus exportaciones como parte de las sanciones impuestas por los países miembros de la OTAN y de la comunidad económica europea, más la posición dura del gobierno de los Estados Unidos.

Sin embargo, la preocupación central de los consumidores en nuestro país está en relación a los altos precios finales de los combustibles, que tienen que asumir los usuarios del país, donde por intereses subalternos no se muestra la película completa sobre la realidad del mercado de los combustibles. Donde la presencia de PetroPerú es cada vez más subalterna siendo desplazada su participación, en especial de diésel 2.

Siempre hemos señalado que el mercado de combustibles en nuestro país es un mercado con graves distorsiones, donde predominan las grandes empresas transnacionales que tienen mayores espaldas financieras y un mayor poder económico que el propio Estado que participa con la empresa de bandera: PetroPerú.

En un negocio caracterizado por lo que se llamaría una Competencia Oligopólica donde compiten pocas y grandes empresas, siendo cada vez menor el protagonismo de la petrolera estatal, que no produce un barril de crudo, me corrijo tiene una producción marginal en el lote I que retendrá hasta el 2023. No participa en el rentable negocio del gas natural y no envasa un balón de GLP, y no tiene más que un grifo en propiedad de las 4,686 estaciones que existen a nivel país.

Sirva por ejemplo la participación en las ventas en el mercado del diésel 2 en todas sus versiones. Donde de una demanda interna de 122 mil barriles diarios en promedio los principales productores, pero sobre todo las empresas importadoras son grandes jugadores de la liga mundial del petróleo, como Repsol, Exxon/Mobil y Valero.

Al margen de PetroPerú que tiene la obligación de abastecer el mercado interno en especial en las provincias andinas y la Amazonía donde no llega la competencia, importando el 44 % de la demanda interna (122 MB/DC). Es más, mientras no esté operando plenamente la refinería de Talara, la petrolera estatal tendrá que importar el íntegro de su participación en el mercado, a precios internacionales cada vez más altos.

Su más cercano competidor es la transnacional española Repsol con una participación del 31 % de la demanda interna, y luego sigue la transnacional argentina Pluspetrol con el 8 % de la demanda interna de diésel, que obtiene en su Planta de Fraccionamiento de Pisco, a partir del tratamiento de los líquidos de gas natural de los lotes 88, 56 y 57 (Gran Camisea)

Sin embargo, en los últimos años han aparecido nuevos jugadores de escala mundial como Exxon/Mobil que satisface el 10 % de la demanda interna y Valero que explica el 8% de las ventas. Estas transnacionales abastecen en especial al sector minero, con grandes descuentos en precios de venta por su capacidad de almacenamiento a escala mundial y mayores espaldas financieras que PetroPerú.

En razón de las restricciones de entrada en el tamaño del capital no cualquier empresa puede participar en el mercado. Por ello, se plantea la competencia entre pocas empresas, de allí su carácter oligopólico, donde la presencia de PetroPerú tiende a una menor participación, pues como simple importadora y distribuidora mayorista no tiene protagonismo alguno en la venta minorista por medio de los grifos propios.

CONCENTRACIÓN GRIFERA

A nivel nacional a fines del 2021 están distribuidos más de 4,686 estaciones de servicio o más conocidos como grifos donde se venden principalmente gasolinas, gasoholes, diésel 2 en sus diversas versiones y gas licuado de petróleo (GLP)

De este total un aproximado de 2,100 grifos tienen el carácter de independientes, y son conocidos como las “estaciones blancas” que le compran indistintamente a un distribuidor mayorista, son independientes y fijan sus precios de acuerdo al mercado que se rige por la oferta y demanda.

Le sigue en importancia la cadena “Primax del Grupo Romero” con una cantidad de 767 grifos distribuidos a nivel nacional. Este es un actor relevante del mercado minorista de combustibles pues también como grupo económico participa desde inicios del 2018 con los grifos de las estaciones de la marca “Pecsa” con 326 estaciones, que adquirió.

En tal sentido si sumamos las estaciones de servicio de marca “Primax” con 767 grifos y la cadena “Pecsa” con 326 grifos totalizan más de 1,093 grifos a nivel país, lo que representa una participación del 23 % en el mercado de la distribución minorista, que “no es moco de pavo”

Si a ello le sumamos la participación del grupo Romero por medio de Primax como distribuidor mayorista tenemos la película completa, en relación a su protagonismo en el mercado de combustibles. Obtiene importantes descuentos de los importadores o productores como Repsol, y tiene una política agresiva de precios lo cual le permite su crecimiento en el mercado.

Luego sigue en importancia la participación de la Petrored de PetroPerú con 703 grifos, donde existen contratos privados de abastecimiento, con una política de descuentos comerciales entre la petrolera estatal y estos grifos de bandera, pues llevan el logo de la marca PetroPerú, pero la política de precios, es decir la fijación de precios es responsabilidad absoluta del propietario privado.

En otros términos, la petrolera estatal no tiene presencia en el mercado minorista de combustibles, donde predominan los grifos independientes, y las cadenas Primax, Pecsa, Repsol y la Petrored es un jugador más.

Por último, debemos resaltar la presencia de la transnacional Repsol que con una participación de 589 estaciones lo que significa el 12.7 % del total de grifos, comercializa directamente lo que importa, refina y distribuye como mayorista y minorista.

Esta transnacional Repsol por medio del control de la refinería “La Pampilla” que tiene una capacidad de refino de 118 miles de barriles diarios, está obteniendo ganancias importantes como empresa refinadora, es más obtiene utilidades como importadora, distribuidora mayorista y minorista. Es tal vez la empresa protagonista del mercado de combustibles en el país, que “pasaba piola” hasta el desastre ecológico del 15 de enero. ¡Cuántos millones de dólares le debe pagar Repsol al Estado peruano como reparación ante semejante daño ambiental!

Es esta integración vertical entre las grandes empresas transnacionales y grupos de poder económico lo que explica en última instancia los altos precios de los combustibles, donde PetroPerú retiene una menor participación relativa en el mercado.

Solamente así se puede entender que los precios de la gasolina 90 super incluido impuestos, el precio de Planta de Callao de PetroPerú sea de S/ 16.36 el galón en junio del presente y los precios finales al consumidor sean superiores a los S/ 22 soles, a pesar del Fondo de Estabilización y la exoneración del impuesto selectivo a los combustibles.

En síntesis, para entender lo qué está sucediendo en el mercado de combustibles y los precios se debe explicar primero la competencia oligopólica, los altos márgenes de la importación, distribución mayorista y minorista de las cadenas privadas, donde todos ganan menos el consumidor. Por ello la salida a corto plazo es la conversión al gas natural (GNV) pero esa es otra historia.

Especial

Desgobernar, alea jacta est

Publicado

el

Pedro Castillo y Gabinete Aníbal Torres

Rudecindo Vega Carreazo

 

Los ajustes restantes son insustanciales para marcar un diferente estilo de gobierno. Es solo un reacomodo, un arreglo de la carga en el camino. Es un cambio para nada cambiar. Es lo mejor, para el ejecutivo y el congreso, al no haber cambio de Premier no existirá presentación de la política del gobierno ante el congreso ni solicitud de voto de confianza, respira tranquilo el ejecutivo y respira feliz el congreso porque no está expuesto a ejecutar “su bala de plata”. Lamentablemente es lo peor para el Perú. Desgobernar, “alea jacta est”, es un hecho consumado.

Más allá de cualquier punto de vista ideológico, político y judicial el gran problema del gobierno, ejecutivo y congreso, es el desgobierno nacional permanente. No tenemos gobierno, solo una administración pública que fluye en el cumplimiento de sus funciones sin ningún objetivo, meta ni norte alguno. Con o sin piloto, las cifras y datos de los diferentes sectores, presentados por el presidente como logros se dan a pesar del desgobierno mismo, por el solo quehacer del funcionamiento cotidiano de la administración pública. Es el funcionamiento de una institución sin tener jefes o el de una empresa en ausencia de su gerente, funcionan sí o sí. Maravillosas cifras tendríamos si sólo tuviéramos gobierno.

El gabinete Torres nada tiene por mostrar, nulo en gestión gubernamental, ni siquiera ha cumplido su rol constitucional de coordinar el funcionamiento de gobierno. El único signo diferente es la realización de los Consejos de Ministros Descentralizados que pudiendo haber sido un gran instrumento gubernamental fueron degradados a reuniones sin ningún impacto para los departamentos donde se realizaron ni mucho menos para el país. Son reuniones organizadas “informalmente” con pocos acuerdos concretos y mucha promesa y compromiso que lamentablemente ni actas tienen. Han existido ministerios e instituciones paralizadas con la realización de los CMD ya que no sabían ni donde, ni cuándo ni que se trataría en los mismos. El embalse y falta de cumplimiento de los compromisos asumidos no tardarán en generar un descontento nacional impredecible. Lo que pudo ser un gran instrumento de gobierno, los CMD habrán sido un instrumento de descoordinación y obstrucción gubernamental.

El Premier Torres continua porque es funcional al Presidente y a la oposición, es un abogado litigante que se encuentra en pleno proceso de defensa del Presidente más que del gobierno y con argumentos en ristre para una pobre y mediocre oposición. Le basta arremeter, atarantar, actuar como litigante para pasearse con la pusilánime oposición, a punta de enfrentamiento más que vocación de diálogo logró su voto de investidura y mantiene asustada a la oposición congresal con la sola posibilidad de hacer uso del voto de confianza. Qué pena por nuestro Perú, que mantengamos a un gobierno y oposición, ejecutivo y congreso, sin hacer nada por el país sólo por el temor de usar un voto de confianza que podría desencadenar una disolución congresal.

El Presidente prefiere el desgobernar o no gobernar con el premier Torres que arriesgar su gobierno con un nuevo gabinete que pida confianza y, la oposición congresal respira felicidad si no ve un pedido de confianza que le acerque a una disolución congresal. Mejor pelearse para la tribuna, mejor hacer un show mediático que arriesgar un recorte del mandato de sus cargos y provocar un adelanto de elecciones. Tan funcional es el Premier para el gobierno y la oposición que nunca renunció, solo puso su cargo a disposición y no fue aceptado. Tan funcional puede ser en estos tiempos que hasta podría seguir siendo Premier mientras el presidente y el congreso pierdan su mandato. Terrible y sombrío panorama nacional nuestro, por obra y gracia nuestra.

El presidente no necesita un abogado defensor, vocero o traductor necesita urgente un equipo de gobierno (gabinete ministerial y gabinete de consejeros) que le ayude y enseñe a gobernar. Pero este, demostrado está, no es un tema en la agenda y en el entendimiento del presidente. Para ayudar a gobernar, Kurt Burneo en el MEF es un gran jale, conoce la gestión pública, es un buen técnico con visión política. Ojalá desde el MEF, el superministerio nacional, ayude y enseñe a gobernar, no es posible esperar cambios, pero es legítimo abrigar esperanzas siquiera.

Un año de desgobierno ha demostrado que la “gran confrontación” ideológica que asustaba no se ha dado por las propias carencias del gobierno y la oposición, llegaron al ejecutivo y congreso con agendas cargadas de intereses particulares y prebendas, con vocación de asalto y copamiento más que de gobernar. No hay ideología ni política y por ello no hay visión de país ni programa gubernamental, el partido ganador en un año se ha dividido en 4 bancadas congresales y parece choteado del gobierno; la oposición dividida y partida en el congreso por la multiplicación de los tránsfugas se encuentra controlada, agazapada y cobijada con prebendas y repartijas desde el gobierno. Justamente, por ello, tampoco hay concertación democrática, porque no hay visiones estatales e intereses nacionales para ponerse de acuerdo de manera pública sino solo mezquinos y oscuros intereses particulares sobre los que se pactan bajo la mesa, como repartijas, de espaldas al país.

Desgobernar es el hecho consumado en nuestro Perú, es el mezquino y oscuro pacto de nuestros políticos, ejecutivo y congreso, y; de nuestros gobernantes, oposición y gobierno, es el pacto que privilegia los intereses particulares a los nacionales, los privados a los públicos, los personales a los generales; es el pacto oficioso que formaliza la repartija, la prebenda, la corrupción. No es el pacto que necesita nuestro país, no es lo que deseamos para salvar nuestra democracia y nuestro rumbo a la reactivación, el crecimiento y desarrollo. Es un pacto que avergüenza, duele y estropea nuestro país, no es el pacto que nos llene de orgullo y dignidad. Si la justicia (Fiscalía y Poder Judicial) no corrige esta situación corresponderá a los ciudadanos hacerlo y, en ambos casos, a costa de nuestro políticos y de nuestros gobernantes; la justicia podría hacerla más rápido (si lo quiere), a la sociedad civil, ciudadanía y al pueblo le tomara más tiempo. En ambos casos, el futuro del Perú y nuestros hijos no debe ser eternamente pateado para adelante, es hora de recuperar la viabilidad de nuestra democracia, estado de derecho y nuestro país; es tiempo de luchar, “aliquam pugnare”.

 

Seguir leyendo

Especial

Tributo a Gustavo Cerati en Teatro Latino en Paraguay

Publicado

el

Gustavo Cerati

El imitador de Gustavo Cerati junto a su banda Rasa se encuentra preparando los detalles para viajar a Paraguay, donde realizará el tributo a Soda Stereo este jueves 11 de agosto titulado “Cerati Vive, el mejor tributo a Soda, Me volverás a ver” y al día siguiente viernes 12 presentarán “Cerati, visualizer concert” en el Centro de Convenciones Bianca de Barranco. Entradas a la venta en Teleticket de Wong y Metro.

Tributo a Gustavo Cerati

Serán más de dos horas donde recordaremos a Gus con lo mejor de su carrera solista y un recopilatorio con los éxitos que encumbraron a Soda Stereo en el escenario barranquino.

Samamé y su banda Rasa harán dueto con Cerati, donde las pantallas gigantes del escenario proyectarán la imagen y voz del líder de Soda Stereo en un espectáculo en vivo producido por Eventos Morrison.

Tributo a Gustavo Cerati

Usted no puede perderse el show de Miguel Samamé & Rasa, “Cerati 63, visualizer concert”, que se realizará este viernes 12 de agosto a las 9 de la noche en el Centro de Convenciones Bianca (Av. Grau 135, Barranco), entradas a la venta en Teleticket de Wong y Metro

 

Seguir leyendo

Especial

200 Años de la entrevista de Guayaquil

Publicado

el

José de San Martín y Simón Bolívar

José Luis Ayala

 

Teníamos la esperanza que con ocasión del Bicentenario de la Independencia del Perú (1821) y la entrevista de Bolívar con San Martín en Guayaquil (1822), se publicarían libros de análisis, reflexión y deslinde.

Es decir, que los científicos sociales meditaran, analizaran y reescribieran acerca de estos temas que deben ser necesariamente revisados. Las versiones oficiales nos han hecho mucho daño moral, de modo que el compromiso era y sigue siendo reescribir la historia del Perú.

No hubo conquista sino agresión de España contra el sistema político del Tahuantinsuyo. Menos Guerra del Pacífico, sino Ataque, agresión y conquista contra el Perú de Chile e Inglaterra. Tampoco Proceso contra Túpac Amaru y los indios seguidores. La sentencia estaba dada antes que terminara el injusto proceso judicial. El juicio contra los guerrilleros Tomás Laymes, Faustino Vilches y Gaspar Santisteban, que defendieron al Perú durante la Campaña de la Breña, fue de lo más injusto. Fueron asesinados en la plaza Huamanmarca de Huancayo, el jueves 2 de julio de 1884.

No es una novedad afirmar que el Perú oficial es antibolivariano, debido a intensa campaña que empezó con José de la Riva agüero y repetida por historiadores oficiales. El incesante odio a Bernardo Monteagudo por haber expulsado a más 400 españoles no ha terminado. En cambio, José de la Riva Agüero ocupa un lugar que no le corresponde. Entonces, es necesario revisar las versiones de José de la Riva Agüero, Rubén Vargas Ugarte y Jorge Basadre, quienes han logrado deformar el subconsciente colectivo.

Con ocasión del Bicentenario de la Entrevista de Guayaquil, Luis Britto García escribe: “Casi no hay episodio de nuestra Independencia que haya suscitado más hipótesis, especulaciones y elucubraciones que la entrevista de Simón Bolívar y José de San Martín en Guayaquil entre el 26 y el 27 de julio de 1822. La suponen unos despiadados pugilatos de fuerzas; otros, como Jorge Luis Borges, sinuosa pugna de caracteres. Sólo es posible comprenderla como el encuentro entre dos planes de liberación, el uno iniciado en Caracas, el otro en Buenos Aires. Ya el 10 de mayo de 1820 escribe Bolívar a Santander desde Cúcuta, primero, para condenar los intentos de mantener la esclavitud pues ‘me parece una locura que en una revolución de libertad se pretenda mantener la esclavitud’, luego, para fijar un objetivo estratégico: ‘si derrotamos a Calzada en Neiva, que no paren nuestras tropas hasta Guayaquil. En esa ciudad debe haber habido alguna revolución” (Lecuna, Simón Bolívar, Obras Completas, Vol. I; p. 435). 1

Simón Bolívar

Durante muchos años, mientras no se contaba con la documentación que ahora se tiene, se especuló mucho acerca de los argumentos históricos tanto de San Martín como de Bolívar. Hasta que ahora es posible tener documentos, que permiten referirse con propiedad a un hecho que marcó la guerra de la independencia contra España. Lo cierto es que la entrevista de Guayaquil marcó el final de la presencia de San Martín y ascenso de Simón Bolívar como libertador de América

Como bien señala Luis Britto García: “El 11 de julio de 1822 ocupa Bolívar Guayaquil al mando de dos mil combatientes y decide su incorporación a Colombia, vale decir, a lo que nosotros llamamos la Gran Colombia. Queda abierto el camino para la liberación del Perú. Para ello, hay que ponerse de acuerdo con José de San Martín, quien poco después arriba en barco a Guayaquil. El misterio sobre los temas de la histórica entrevista queda resuelto por el informe que el Libertador envía el 29 de julio de 1822, por conducto del general José Gabriel Pérez, al ‘secretario de relaciones exteriores de Colombia sobre ‘Las especies más importantes que ocurrieron al protector en las conferencia con S.E. durante su mansión en Guayaquil’: (…) Segunda: El protector dijo espontáneamente a S.E. y sin ser invitado a ello, que nada tenía que decirle sobre los negocios de Guayaquil, en los que no tenía que mezclarse; que la culpa era de los guayaquileños (…)”.

Necesariamente habría que añadir un hecho fundamental. San Martín era partidario de instaurar en el Perú una república monárquica. Por lo que autorizó se buscara un príncipe en Europa. En cambio, Bolívar era partidario de que el Perú como las demás colonias liberadas del yugo español, fueran repúblicas. Ese fue un tema de orden político esencial, fundamental. San Martín, llegó a la cita en momentos en que los hijos de españoles en Lima, se impusieron y condicionaron. Un hecho grave fue que al Protector San Martín, lo abandonó la burguesía de Buenos Aires.

San Martín regresó a Lima y se dio con la ingrata sorpresa, que su ministro Bernardo Monteagudo, había sido censurado y expulsado del Perú. Abrumado por el odio de la oligarquía hispana-criolla, finalmente decidió renunciar el protectorado, abandonar Lima y marchar hacia el amargo exilio. Ese hecho facilitó la llegada del Libertador Simón Bolívar a Lima. Así empezó una nueva era para el Perú y América.

No es una novedad decir que el Perú oficial es antibolivariano, no así el pueblo que tiene conciencia crítica de los hechos. De allí la necesidad de reescribir la Historia del Perú. Ese es un desafío que tienen los científicos sociales. No es posible que asuman un silencio cómplice, menos eludir escribir una nueva historia crítica.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.