Organizaciones civiles se unen a favor de los no contactados

2159
0

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana Aidesep y diversas organizaciones civiles nacionales e internacionales se reunieron el último fin de semana para conocer a detalle y apoyar la propuesta de los pueblos indígenas por el reconocimiento y protección integral del “Corredor territorial de Pueblos indígenas en Aislamiento y Contacto Inicial Pano, Arawak y otros.

El compromiso de estas organizaciones es por el respeto de los derechos y protección de la integridad física, sociocultural y territorial de los pueblos indígenas en aislamiento y contacto inicial, que habitan la frontera peruano-brasileña, entre los departamentos de Ucayali, Madre de Dios, Cusco y el Estado de Acre, en ese sentido consolidaron una verdadera alianza que permitirá respaldar esta gran propuesta.

Esta propuesta es impulsada por Aidesep y respaldada por sus organizaciones regionales como Organización Regional de Pueblos indígenas del oriente, Orpio; Organización Regional Aidesep-Ucayali, Orau; Federación Nativa del río Madres de Dios y Afluentes, Fenamad; Coordinadora Regional de Pueblos indígenas Aidesep-Atalaya, Corpiaa y el Consejo Mashiguenga del Río Urubamba, Comaru.

En el transcurso de la reunión, la especialista Beatriz Huertas expuso y precisó algunos detalles con respecto a qué pueblos en aislamiento se ha identificado en el área del “Corredor Territorial”, como los Chitonahua, Mastanahua y Tsapanawa de la familia lingüística Pano y Mashco Piro y Matsiguenka (Nanti, del Manu y del Paquiria) de la familia lingüística Arawak.

Pero no todas las poblaciones han podido ser identificadas y han sido denominadas de acuerdo a sus ubicaciones. Estas son: “Aislados del Jordão”, “Aislados del Humaitá”, “Aislados del Riozinho” y “Aislados de las cabeceras de los ríos Mishagua, Manu y Las Piedras”.

El especialista Carlos Soria recalcó que la importancia de poder identificar estos grupos étnicos es vital, y esto daría pie a que los diversos gobiernos regionales y locales reconozcan qué pueblos son cuando se refieren a “aislados” generando así mayores políticas de protección.

“Lo que se espera con el reconocimiento del Corredor Territorial es crear políticas de protección multisectorial, ya que las áreas comprometidas involucran varios departamentos como Cusco y Madre de Dios”, afirmó Soria.

Por ello, como segundo punto se acordó en promover la formulación y ejecución de políticas, estrategias y acciones concretas de protección que se articulen participativamente desde las organizaciones civiles en coordinación con las organizaciones indígenas para hacer incidencia en la toma de decisiones del Estado.

Heidi Rubio representante de WWF, también señaló el valor ambiental como un punto importante con respecto al reconocimiento del área que involucra el “Corredor territorial”, ya que dentro de este territorio existen otras categorías reconocidas por el Sernanp de alto valor ecológico para nuestro país.

Según la especialista Beatriz Huertas, dentro de área del “Corredor Territorial” se ubica una de las regiones más biodiversas del planeta. En ella se localizan parques nacionales de especial importancia en el Perú, como el Alto Purús y Manu. De la misma manera, en el lado brasileño de la frontera se ubica el Sistema Estatal de Áreas Naturales Protegidas, SEANP, un Corredor Ecológico que actúa como un sistema de protección natural para la diversidad existente de animales y plantas, con una extensión continua de bosques en toda la frontera internacional con Perú y Bolivia.

Artículo anteriorProductos tecnológicos marcan tendencia en OLX
Artículo siguienteMinería ilegal en el norte de Lima