Conecta con nosotros

Especial

Nuestras rajaduras históricas sin reconciliación

Publicado

el

Nuestras rajaduras históricas sin reconciliación

Rudecindo Vega Carreazo

 

La resiliencia, la capacidad de superar adversidades, de volver a ponerse de pie una y otra vez es una característica histórica del Perú. Sus profundas rajaduras no lo han destruido como país, no lo han hecho inviable. Palpita vida nuestro Perú, palpita dolor y de cuando en cuando alegría; palpita riqueza y brota pus, palpita milenaria reciprocidad y odio. País culturalmente antiguo, viejo y muchas veces retratado como país en permanente crisis de crecimiento, con un “retrato de país adolescente”. Somos y no somos y en el camino matizamos todos los grises. Poco conciliamos y casi nunca reconciliamos, vivimos con nuestras rajaduras culturales, económicas, políticas, religiosas a cuestas; a veces nunca aprendemos y volvemos cual porfiados sobre lo mismo como un círculo vicioso más que como un eterno retorno.

No sorprende el odio y alegría con la muerte de Abimael Guzmán pero si lo hace el impresionante desconcierto que arrastra a nuestro país en la incertidumbre y desorientación de nuestras más altas autoridades de no saber qué hacer con su cadáver. Terrible. Duele ver el gran bonetón entre las autoridades ejecutivas, legislativas y judiciales de sacar el cuerpo y no tomar iniciativa para disponer de un muerto. Entiendo que las leyes son para regular la vida y los vivos más que para la muerte y los muertos. Increíble el desapego a nuestra realidad y que da cuenta de nuestra histórica ceguera mental propia. No hay ley con nombre propio decimos pero vemos una enorme discusión, hasta erudita, en lo más alto, para dar una con nombre propio para un muerto que hasta genera con despropósito su celebración. No quieren mitificarlo dicen pero hasta ley propia dan para ello.

Vivimos recordando más lo malo que lo bueno de la experiencia cuando siempre deberíamos recordar todo y formar nuestra conciencia histórica, individual y colectiva, recordando todo, sin dejar nada fuera de nuestra historia oficial, lo que gusta o disgusta, lo que duele y alegra, mi versión y la de otros. Contar siempre solo la versión oficial y dominante es uno de los causantes que nuestras históricas rajaduras hayan tenido la posibilidad de perpetuarse y nunca resolverse. Me duele y lacera la existencia de sendero luminoso propulsor de uno de los periodos más sangrientos de nuestra historia reciente con su práctica de terror pero me entusiasma constatar que en el Perú los líderes de ese grupo estén judicialmente presos y que su máximo líder haya muerto cumpliendo una sentencia de cadena perpetua. Fue juzgado y sentenciado, murió preso, producto de su condena, por obra y gracia de la justicia peruana. La policía y la justicia hicieron su chamba y ello debe destacarse también.

Me duele las decenas de miles de muertos causados por el terror, las centenas de miles de sus deudos y los millares de víctimas aún sufrientes de ese sangriento sendero lleno de oscuridad y me duele aún más la existencia de remanentes suyos que sigan existiendo en algunas zonas “cuasi liberadas” del Perú. Una mejor propuesta para el país, hoy por hoy, sería que nuestras más altas autoridades ejecutivas, legislativas, judiciales, policiales y militares emitieran las normas y políticas para acabar con esa banda narcoterrorista que lacera el país. Ellos son más peligrosos para nuestra viabilidad nacional que la legislación y disposición de un cadáver, o cadáveres, sobre el que no debería existir discusión alguna. Preferimos ahondar en la rajadura antes que en lo viable para el país.

El círculo vicioso es fatal: la restauración de la democracia en los 80 nació preñada de sendero luminoso y esa década una de las más violentas de nuestra vida nos encontró con autoridades desconcertadas y sin capacidad de reacción, ellos crecieron a punto de terror y apunto de ello arrinconaron al estado y el país. Fuimos un país sangrientamente rajado. En los 90 se capturó a los líderes de SL y del MRTA con desconocimiento de las principales autoridades y nos sumimos en una desconcertante década de abuso de derechos humanos bajo el nombre de lucha contraterrorista. Terminamos política y sangrientamente rajados como país, SL redujo su accionar, el MRTA desapareció pero los abusos cometidos al amparo de su combate generó una de las rajaduras y corrientes antis con más vigencia y solidez en el Perú actual: el antifujimorismo.

La recuperación democrática de inicios de este siglo vino con su Comisión de la Verdad y Reconciliación, nos ayudó a develar la verdad y construir una mejor y más plural versión oficial de los hechos; pero poco ha sido su aporte para la reconciliación. Lo avanzado por la CVR fue mucho pero nuevamente dejó otras rajaduras que impulsan los que nunca estuvieron de acuerdo con ella. Las campañas electorales del 2006 y del 2011 estuvieron teñidas de una discusión respecto de la violencia, los derechos humanos y la reconciliación, y la última campaña del 2021, revivió de la peor manera el terruqueo, el desprecio cultural, el racismo y discriminación como argumento válido para destruir sin rubor al oponente. Hoy, 41 años después de la irrupción de SL y casi 30 años después de la captura de su máximo líder, la muerte de este nuevamente encuentra un gobierno desconcertado, un país intencionalmente dividido que urge y requiere construir su rumbo. Nuestro Perú, hoy más rajado que antes requiere mayor y mejor esfuerzo de convocatoria, requiere claridad de nuestras autoridades y líderes para acordar y conciliar pensando en el país.

Me corrijo, no podemos tener reconciliación si nunca hemos tenido conciliación y difícil conciliarnos si antes no identificamos que nuestras históricas rajaduras son raciales, culturales, económicas, políticas y religiosas. Mientras no reconozcamos las historias ocultas de los derrotados, de los lejanos, de los ajenos, del prójimo, seguiremos construyendo un estado de espaldas al país que desea integrar, seguiremos teniendo gobiernos para unos en desmedro de los otros, seguiremos viviendo para ahondar nuestras rajaduras más que para construir un mejor país. La mejor manera de vacunarnos contra las plagas terroristas, autoritarias y dictatoriales es una política de estado que nos concilie en democracia. Qué país seriamos en nuestra juventud y adultez de cara al mundo: tolerante, democrático, plural y desarrollado. Insisto desde otro ángulo, un Nuevo Acuerdo Nacional debería procurar nuestra conciliación histórica con nuestra conciliación actual, todas las reparaciones para todos, colectivas e individuales, efectivas y simbólicas, deberían de darse, ninguna discutirse ni pesetearse y pensado en que nuestros bisnietos y tataranietos tendrán un país mejor. Difícil pensar un país para las próximas décadas y generaciones, cuando no aprendemos a vivir el presente y corto plazo, pero no es imposible y es lo que responsablemente nos queda. Ahora y mañana podemos construir un Perú mejor.

Seguir leyendo
Anuncio

Entrevista

San Marcos – Bicentenario Perú: 200 años de corrupción

Publicado

el

San Marcos – Bicentenario Perú: 200 años de corrupción

Entrevista al DR. JAIME ZELADA
Director de la Escuela Profesional de Ciencia Política de la Facultad de Derecho y Ciencia Política – UNMSM.

La historia registra que el fenómeno del poder ha generado una intensa disputa, en algunos casos, incluso desató descarnadas luchas a manos de grupos convertidos luego en regímenes despóticos y adictos a la tiranía. Perú no ha sido la excepción. ¿Qué tanto hemos aprendido para enderezar y despejar este tipo de desviaciones en nuestra política? Esta ha sido una de las preocupaciones que dominó durante el V Congreso y I Congreso Internacional de Ciencia Política organizado por la Escuela Profesional de Ciencia Políticas de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

1.¿Son actos de la Ciencia Política generar zozobra y constantes enfrentamientos como hacen grupos que no terminan por aceptar los resultados electorales?

– Si bien la Ciencia Política es una disciplina del conocimiento que tiene como materia de investigación a la forma cómo se obtiene, organiza, ejerce y distribuya el poder político, hay un elemento esencial que tiene que ver con el compromiso de respetar la expresión popular, aunque los resultados no nos gusten. Una vez que el soberano decidió un camino, corresponde a las fuerzas sociales que perdieron aceptarlo así. Eso es Democracia.

2.¿Cómo se explica lo que pasa en nuestro país?

– Vea usted, este ha sido justamente uno de los temas que generó mayor debate en el Congreso Internacional de Ciencia Política. La estructura del Estado está integrada por la comunidad y las instituciones estatales, los ciudadanos intervienen mediante concursos públicos, elección popular y otras vías. El poder político constituye expresión de soberanía popular y permite la libre asociación de los ciudadanos en la organización del Estado. Pero el Estado no es patrimonio de los políticos, sino que constituye expresión democrática de los ciudadanos, cabe resaltar que la sola elección no puede convertirá los gobernantes elegidos en dueños y propietarios de los recursos y la estructura del Estado, puesto que únicamente son representantes. Ahora, la situación interna de nuestro país guarda relación estricta con el enfrentamiento a nivel global entre la Autocracia y la Democracia. Los gravísimos problemas nacionales no han sido resueltos desde que Perú nació como República.

3.¿Qué papel le corresponde a la ciudadanía?

– La Ciencia Política tiene como función describir el fenómeno político, establecer sus contornos y peculiaridades. Explica los fenómenos sociales, interpretando la realidad social. A la ciudadanía le corresponde una gran responsabilidad de elegir adecuadamente a sus representantes. La historia política del país demuestra que el pueblo peruano elige a los que ofrecen renovación y el cambio, sin embargo, una vez elegidos, hacen todo lo contrario. No obstante, la clase política debe entender que los pueblos son los protagonistas del cambio en busca de una sociedad justa.

4.¿Qué hay de la persona como individuo, su dignidad, cuando arrecian cuestionamientos por su procedencia, como ocurre con el profesor Castillo?

– el Dr. Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980, otro de nuestros ilustres expositores en el Congreso de Ciencia Política, nos decía que, “si no se tiene capacidad de amar a nuestro pueblo, no podremos sacarlo de los principales problemas que atraviesa, como la corrupción, por ejemplo”. Tiene razón Pérez Esquivel, es uno de los más notables defensores de los Derechos Humanos en el mundo, se ha mostrado muy dolido por el racismo que impera y la situación de enfrentamiento y crispación política que se vive en diversos países de la región, como Perú. Siempre los más afectados terminan siendo los sectores sociales menos favorecidos. Durante su intervención, se preguntó si en la actualidad, luego de tantos años de independencia y acción política, ¿somos libres o estamos esclavizados? Con acierto, él considera que no, somos pueblos sometidos por el poder económico, los grandes centros de especulación financiera.

5.¿Qué más se ha dicho sobre la corrupción en la política y la lucha contra la criminalidad organizada?

– Magistrales también fueron las exposiciones en estas materias. La Dra. Rosa Mavila puso énfasis diciendo que, si no combatimos frontalmente el flajelo de la corrupción, no habrá desarrollo en ninguna actividad sea: cultural, política, económica, social, educativa. Hay sectores que prefieren la impunidad, agregó el Dr. Alexei Sáenz, quien resaltó el enfoque histórico del Congreso por el Bicentenario. El Dr. Omar Tello Rosales, Fiscal Coordinador de las Fiscalías Anticorrupción, recordó que solo durante el 2019 el país perdió 23 mil millones de soles por actos de corrupción. Y, el año pasado, la pandemia debeló el real rostro de funcionarios corruptos, en Salud, PNP, y Fuerzas Armadas. Recordó que con la salida de Fujimori se pensó que habíamos aprendido, pero la corrupción continuó. Hay, pues, una tendencia al olvido, promovido sobre todo por sectores sociales involucrados en casos de corrupción. El Dr. Rafael Vela Barba, de la Fiscalía Contra la Criminalidad Organizada, consideró que hemos sido golpeados cíclicamente por la corrupción. El emblemático caso Lava Jato terminó defraudando mas las expectativas de la sociedad y demostró que las políticas públicas no fueron efectivas para evitar casos de criminalidad organizada, que manchó a la clase política. Sostuvo que cuando Odebrecht llegó al Perú, la corrupción ya estaba institucionalizada en el Estado. En el caso Lava Jato hay más de mil personas investigadas por diversos delitos.

6.¿Qué se planteó acerca de la Cuestión de Confianza y la Vacancia Presidencial?

– Se ha reiterado el rechazo al Dictamen de Insistencia que aprobó la Comisión de Constitución del Congreso que limita los escenarios en los que el Poder Ejecutivo puede presentar una Cuestión de Confianza. En todo caso, se sostuvo que también debían modificarse los parámetros de la Vacancia Presidencial, a fin de mantener el equilibrio entre poderes. La Constitución no se puede modificar sino con otra ley constitucional, no con una ley ordinaria, interpretativa, autentica o de desarrollo. Será la ciudadanía, la instancia que decidirá si se crea o no una Nueva Constitución. Los sectores ultraconservadores no terminan por aceptar su derrota en las recientes elecciones y están buscando que la confrontación sea una constante como paso previo a un eventual pedido de vacancia presidencial.

7.¿Quiénes participaron como expositores en el V Congreso Internacional de Ciencia Política?

– El Congreso de Ciencia Política, se desarrolló durante cuatro días de manera virtual, fue inaugurado por la Rectora, Jerí Ramón Ruffner. En su discurso, llamó a las fuerzas políticas del país a sumar esfuerzos para superar la crisis política de la que no hemos podido salir aún. El Dr. Aníbal Torres, docente sanmarquino y actual Ministro de Justicia y Derechos Humanos, afirmó que, hemos sido gobernados por la corrupción desde hace 200 años. Participación la Dra. Anahí Durand, Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Yván Quispe, exministro de la Producción. Igualmente expusieron los Constitucionalistas: José Palomino, Aníbal Quiroga y Alberto Otárola. En la mesa de Investigación Científica; bajo la moderación del Dr. Martin Navarro, expusieron Dennis Chávez, Carlos Pérez Ríos, Francisco Carruitero y Medardo Nizama. En Políticas Públicas: Carlos Castro, Decano del Colegio de Economistas de Lima; Jhon Valdeiglesias, Director de la UPGCE – UNMSM; Moisés Rejanovinschi, Manuel Mundaca, Richard Cuadros. Del ámbito internacional participaron entre otros: Eduardo Sartelli, de la Universidad de Buenos Aires, Luis David Fernández Zambrano, de la Universidad de Nueva York; Aníbal Pérez, de la Universidad de Veracruz; Daniel Encinas, politólogo y candidato a doctor en Ciencia Política de la Northwestern University, Ilinois – USA; Erich Luna, de la Universidad de Toronto.

8.¿Qué otros temas cobraron mayor interés de los participantes en el Congreso?

– Se hizo una evaluación de los primeros meses de gobierno del presidente Castillo, otros asuntos denominados institucionalidad política: poder democrático, La Ciencia Política en el Bicentenario, Análisis de la participación política de las mujeres, Cientificidad de la Ciencia Política, Desinformación y noticias falsas, La Ciencia Política en el mundo, Estado, Democratizaciones y Democracia en el Perú de los siglos XIX y XX; a cargo de los doctores: Sinesio López y Hugo Neyra. Finalmente, se rindió homenaje póstumo al Dr. Mario Portocarrero Quintana, a cargo de los doctores: Francisco Miró Quesada Rada y Raúl Venero, entre otros.

9.Una reflexión final

– Jorge Basadre escribió alguna vez “hay quienes ven la historia Republicana del Perú como una cueva de bandoleros o un muladar que solo merece desprecio y condena”. Hay, pues, un problema ético y ha sido una constante la deshonestidad de los políticos tradicionales. En nuestra vida diaria tenemos que distinguir si estamos obrando correctamente y si cumplimos con nuestros compromisos. Así se forja nuestra conciencia valorativa. Es doloroso comprobar que la mayoría de políticos ha maltratado y vilipendiado la moral del pueblo, merced a hechos escandalosos de corrupción y de justicia negociada.

Seguir leyendo

Especial

El centralismo provinciano

Publicado

el

El centralismo provinciano

Rudecindo Vega Carreazo

 

El centralismo en el Perú es un mal estructuralmente histórico que trasciende el nacimiento de la república y parece instalado en la vida misma de los peruanos. El anhelo de descentralizar, por ello mismo, es también tan antiguo como el centralismo nacional. El centralismo y la descentralización tienen una eterna puja en todo el territorio nacional y en todo los niveles de gobierno, de a pocos, demasiado lento, la descentralización gana espacios que se deben consolidar. Esa descentralización hoy debe darse a costa misma del centralismo y los centralismos provincianos que existen a nivel nacional, regional y local también.

El centralismo de Lima respecto del país ha sido y es hartamente conocido, poco hablamos de los centralismos departamentales y locales que también son terriblemente dañinos para el desarrollo equilibrado de sus respectivos pueblos. El centralismo limeño se repite en el centralismo de las capitales departamentales con el resto de provincias y distritos del departamento; el centralismo de la capital de la provincia se repite en el centralismo del distrito capital de la provincia con el resto de distritos y pueblos de la misma; ocurre igual con el centralismo de la capital del distrito con los demás pueblos, villas, caseríos y anexos que conforman el distrito. El centralismo es esa terrible cascada estructurada y consolidada en la organización territorial y gubernamental de nuestro estado peruano.

Mientras más abajo se esté de la cascada centralista y más lejano de los centros de poder nacional, regional o local, la vivencia de ausencia y olvido estatal es mayor. La migración y urbanización y la desruralización del Perú de las últimas décadas tiene mucho de explicación en estos aspectos y en mucho explica también el salto de garrocha para eludir algunos niveles de la cascada en la busca de mejores oportunidades. El ciudadano de pueblo si puede saldrá de su caserío a vivir en el distrito, mejor si lo hace a la capital de la provincia o del departamento y mejor aún a Lima. La movilidad social ha sido y es todavía una constante nacional indetenible que explica el rostro más urbano del Perú.

Las propuestas descentralistas usualmente comprenden y tratan a los departamentos, provincias y distritos como un todo uniforme y hacen perder de vista la riqueza provincial, distrital y de pueblos de los mismos. La organización gubernamental por niveles de gobierno (nacional, regional, local provincial y distrital) sigue esa misma inercia que impide que los recursos lleguen efectivamente a los pueblos más alejados de la cascada o de los “centros de poder”.

El centralismo a todo nivel construido históricamente en el país tiene incluso manifestaciones culturales y de opción de vida misma que ha generado un profundo menosprecio para la vida en los pueblos mismos. Vivir en los departamentos, provincias, distritos y pueblos del país es vivir en el “interior” del país del departamento, provincia o distrito y por estar en ese “interior” pareciera que la atención es y puede ser menor. Aprenderemos a ser mejores ciudadanos solo y cuando aprendamos que ese interior es el alma con el que podemos construir un mejor Perú.

El centralismo limeño cultural e históricamente ha sido construido por los provincianos, esa es una paradoja del Perú. Hace décadas Lima es absolutamente provinciana y sus carencias y necesidades han concentrado y centralizado los recursos y el poder en la capital. Es hora ya que esta capital repleta de provincianos mire al “interior” del país como su real origen que no debe olvidar y dejar atender. Es realmente deleznable y detestable, que los provincianos y pueblerinos una vez en la capital consolidemos y justifiquemos el centralismo que menosprecia nuestros pueblos y su cultura. Como es deleznable y detestable el centralismo departamental, provincia y distrital que menosprecia a los de “su interior” olvidándose de su origen. Los grandes responsables del centralismo limeño o de las provincias hoy somos en gran parte los mismos provincianos y pueblerinos centralistas; los grandes responsables del centralismo gubernamental que se repite en todos los niveles del país somos esos migrantes que por inercia repetimos esa misma estructura gubernamental. Cuando nuestras autoridades y nuestros ciudadanos sientan y vivan más sus pueblos de origen habremos iniciado recién una verdadera descentralización que se alimente del “interior” del país.

El pobre migrante, salvo honrosas excepciones y a pesar de su trabajo, sigue siendo pobre en la capital o la ciudad pero con mejores oportunidades y algunas “comodidades”. Un “rico” migrante pocas veces es un rico en la capital pero con su trabajo y emprendimiento tiene más condiciones y oportunidades para serlo. La pobreza muchas veces solo se ha mudado y algunas riquezas construidas con la mudanza casi nunca han regresado. El centralismo construido por los provincianos nos ha triturado a los provincianos mismos, convirtiéndonos incluso mental y culturalmente en el sostén del centralismo nacional que menosprecia a nuestros pueblos de origen. Hace medio siglo el Perú era más rural que urbano, hoy poco más del 75% es urbano, las necesidades y votos se han concentrado en las ciudades que han dejado en el último lugar de la cadena gubernamental al mudo rural, al mundo provinciano y pueblerino del país.

Aspiro que el Presidente Castillo impulse una real descentralización en cascada en el Perú, es una de las razones de mi apuesta por él, su origen (como mi origen camporredondino) está en la parte más baja de la cascada centralista. Él ha vivido y lo ha vivido el centralismo de su distrito respecto de Puña o Chugur, el centralismo de Chota respecto de Tacabamba, el centralismo de Cajamarca respecto de Chota y el centralismo limeño respecto de Cajamarca. Enorme su logro de haber llegado, en nuestro bicentenario como república, a la Presidencia del País; enorme su lucha para capitalizar el voto provinciano y el soporte de las provincias y del “interior” a su inicial gobierno; enorme lección y llamada de atención para todos los peruanos y provincianos centralistas. Más enorme y viable será su gobierno si asume descentralizar el país como su real bandera y convierte esa energía provinciana que lo respalda en la propuesta de descentralización provinciana que el Perú se merece. Nuestro Bicentenario es un buen momento y hasta el pretexto perfecto para hacerlo. Asuma Presidente descentralizar el país con ese espíritu provinciano tan suyo que hemos ido perdiendo y tanta falta nos hace.

Seguir leyendo

Especial

Arturo Corcuera y un barco cargado de poesía

Publicado

el

Arturo Corcuera

EDUARDO GONZÁLEZ VIAÑA

 

Cuando lo conocí, el poeta Arturo Corcuera solamente era dueño en Lima de un asno llamado “Platero”. Ahora que he llegado a España, me entero que posee también un barco y sobre todo de un pueblo y de un paseo que lleva su nombre en un hermoso paraje de Ávila.

Vayamos por parte. “Platero” era un pequeño y añejo Ford de color rojo.

El motor tenía una culata desmontable. La caja de cambios sólo contaba con dos velocidades y se cambiaba con el pedal del embrague. El motor, de 2.9 litros, sólo rendía 20 caballos de potencia máxima. Quien fuera copiloto iba preparado a sacar la pierna derecha y a frenar con el zapato sobre el pavimento.

Aunque no había en él nada que tuviera color plata, Arturo lo había bautizado como Platero en honor del célebre burrito de Juan Ramón Jiménez. Sin embargo, en la Lima de los años 60, no hubo otro vehículo así de ronco, vozarrón, neurótico, y para colmo de males, rezongón y cascarrabias.

El asno rojo fue también el vehículo en el que una desaforada generación de poetas descubrió la vida y la aventura.

César Calvo, Javier Heraud, Reynaldo Naranjo, Mario Razzeto, Germán Carnero, este testigo, y otros amigos de aquella generación, trotaron por esos caminos sin derrotero, inventaron rimas extrañas e incluso canciones que inmortalizaban aquella mágica cabalgadura.

Han pasado muchos años. Entre otras historias, la de Javier Heraud fue la que marcó para siempre a los jóvenes de esa época. Tenía 21 años el poeta cuando se lanzó a la aventura quijotesca de redimir al Perú peleando en las montañas.

Arturo Corcuera  y un barco cargado de poesía

Quizás estaba recordando los paseos en Platero cuando comenzaron a resonar las decenas de balas que lo mataron. Quizás sus amigos hemos perseverado en las mismas ideas por el mismo afán de no traicionar nunca su recuerdo y de ser, como él, eternos.

¿Y qué pasó con Platero? Arturo Corcuera viajó a España y se quedó allí por algún tiempo. De regreso al Perú, vino a su lado Rosi, una encantadora muchacha de Barco de Ávila y el poeta llegó enfermo de esa incurable adicción por el Siglo de Oro que nos aqueja a quienes vivimos algunos años en la península, pero olvidó algo. Se olvidó que antes de partir había dejado a Platero estacionado en una calle de Barranco.

Acabo de regresar de Barco de Ávila. Allí me he encontrado con una piedra que perpetúa la memoria de mi amigo.

Ahora se llama Arturo Corcuera un paseo que era conocido como de la fuente de los estudiantes. Ningún lugar mejor para usar ese nombre. Cualquiera de estas noches pasarán los tunos entonando sus canciones y sabrán allí también un poeta peruano cantó y canta para siempre.

Platero murió, pero no descendió al cementerio. Se convirtió en una destellante creación del escultor Víctor Delfín.

Obviamente, todos tenemos que morir, como el émulo del burrito de Moguer… pero no todos. No morirán los que hayan sido salvados en el arca prodigiosa de Noé. No morirán tampoco los amigos de entonces que ya están muertos. No va a morir Javier Heraud, ni mucho menos Arturo, quien solo se ha subido en el destellante Platero camino a las estrellas, detrás de la Vía Láctea.

Más todavía. Cuando he conversado con el alcalde, Víctor Morujig, me ha dicho que el mismo nombre va a llevar un concurso literario para descubrir a los nuevos poetas de España.

O sea que Arturo, que, al comienzo de esta historia, era dueño de un asno y luego lo fue de un barco y de un pueblo y también de una avenida, ahora lo será de la poesía , y hmm ya lo sabemos, la poesía puede cambiar el mundo.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.