Conecta con nosotros

Entrevista

Necesitamos un sistema educativo antirracista

Marco Avilés ha dirigido las revistas Cometa y Etiqueta Negra, y ha trabajado como consultor en temas de racismo y diversidad.

Publicado

el

Marco Avilés

Para el escritor y periodista Marco Avilés, la estructura política que concentra el poder tiene al racismo como una de sus principales herramientas. Considera necesario descolonizar nuestra mente para poder valorar la riqueza cultural del Perú, y reclama por un Estado capaz de penalizar al racismo como delito.

— ¿Qué cambió entre el Marco Avilés de Etiqueta Negra y el que escribe contra el racismo?

—A finales de la década pasada se vivía una especie de años dorados de la crónica. Diez años después tenemos un momento crítico porque hay menos espacios para publicar, entonces estoy tratando de encontrar mis propios espacios para seguir haciendo lo que me gusta.

Desde que me mudé a los Estados Unidos hace unos años digamos que estoy como fascinado por la literatura sobre el racismo. Eso, sumado a mi propia experiencia de migrante andino que creció en Lima, es lo que me genera la curiosidad para leer y escribir sobre racismo, y tratar de entender la realidad peruana.

— En una entrevista recordaste tu sorpresa de niño al ver a tu hermana conversando con la empleada en la sala y no en la cocina. ¿Cómo explicar esta cadena de discriminación?

—Es que el racismo no es un mal que afecte a unos y no a otros. Se suele pensar en racismo como la agresión explícita de una persona a otra, pero el racismo es más bien un sistema que es parte del capitalismo, donde se asigna roles a las personas según su color de piel o clase social.

Entonces se dan estas escenas donde dos personas andinas se discriminan, donde se producen conductas de acuerdo a estos roles impuestos, de patrón y servidumbre. Y en el colegio no nos educan para identificar o entender el racismo.

Gente caminando en la calle

—¿Cómo enfrentar un problema que viene construido desde la conquista de América?

—Los seres humanos hemos enfrentado enfermedades como la viruela o la polio, a través de la ciencia, y se ha hallado la cura. Sin embargo, males enormes como el racismo no los enfrentamos con la misma efectividad porque entre otras cosas no tenemos una educación que nos convenza de que el racismo existe, y de cómo nos afecta a cada persona.

Entonces salimos de la universidad aun sin conocer el problema. No sé cuánto tiempo tomaría erradicar el racismo pero sí entiendo que uno de los primeros pasos debe ser establecer un sistema educativo antirracista.

—¿Qué tan necesario y complicado a la vez puede ser confrontar la idea de que solo lo eurocéntrico tiene el carácter de “cultural”?

—Es que tenemos una cultura colonial, y somos periferia de centros de producción. Así como en el virreinato éramos periferia de España, ahora seguimos siéndolo de Estados Unidos o Europa, centros lejanos donde se está produciendo arte y conocimiento. Estamos haciendo más cine en el Perú pero elegimos ver a Hollywood. Nuestra publicidad usa modelos blancos como referentes. Esos son indicadores de nuestro sistema colonial.

Aníbal Quijano decía que somos una sociedad colonial y que necesitamos descolonizar nuestras cabezas y generar un pensamiento crítico para entender que no todo lo de afuera es bueno o mejor, para entender que hay cosas que ocurren en el Perú que son valiosísimas y universales, pero que son culturas aplastadas por nuestra propia cultura dominante. Creo que toca impulsar un pensamiento crítico donde revalorar el Perú no sea solo un slogan o una actividad económica.

—Cuando hablamos de cocina peruana es básicamente cocina criolla. Lo mismo sucede con la música. ¿No sigue habiendo ahí una negación del indígena?

—Más que una negación, sí creo que lo costeño toma mucho espacio, y se ve en que tenemos un día para la canción criolla, o en la concentración en temas alrededor de lo gastronómico. Ahora estamos entrando en etapas donde podemos darnos cuenta de esto, de ese protagonismo excesivo de los costeño y lo urbano en la construcción del país, y nos damos cuenta de la ausencia de lo indígena o amazónico.

El Congreso de la República, por ejemplo, casi no tiene representación indígena. Tenemos parlamentos con 2 o 4 parlamentarios indígenas y nos parece normal, cuando si vemos el censo nacional lo normal sería tener el 30 o 40 por ciento. Pero hay una idea racista que surge y nos dice “los indígenas no están preparados”.

—Y ahí hay una valla puesta con la falta de acceso a oportunidades en educación…

—Pero si consideramos que ir a la universidad es la única manera de prosperar y ser exitoso, entonces también estamos reduciendo la diversidad de saberes y aprendizajes. Hay maneras de realización que no tienen que ver con ir a la universidad, y eso no quiere decir que uno sea un ignorante. Hay gente con niveles grandes de sabiduría, filósofos, líderes comunitarios que no han hecho una maestría o doctorado. Nuestra idea de educación sigue siendo ultra occidental, pensamos que uno solo es capaz si se ha educado en una universidad.

Y si hablamos de representatividad y meritocracia, un Parlamento de 130 personas todas salidas de la universidad, blancas o mestizas, sigue siendo un Parlamento deficiente porque no incluye representación de otras realidades. Puedes tener un conocimiento a partir de la universidad y los libros, y sin embargo no tener la menor idea de la Amazonía.

—¿La invisibilización es una de las herramientas más poderosas del racismo?

—En el Perú hay una característica de la marginación del poder. Nuestra estructura política margina al indígena, y eso requiere del racismo como una de las herramientas principales. Terminamos el colegio llenos de ideas racistas, de que los indígenas son casi salvajes, no educados, que son corruptos y borrachos.

Esas ideas nos hacen sentir que, si somos urbanos, blancos o mestizos, estamos más preparados para acceder al poder. Tiene que ver con eso, con la narrativa del racismo en la época de la conquista, que colocaba a los indígenas y luego a los esclavos como seres subalternos. Ese poder se mantiene.

—¿Qué te sugiere el hecho de que en evidentes casos de discriminación racista, se omita penalizar el racismo en las acusaciones formales, y más bien se lo proponga como una falta leve?

—Hoy gracias a los teléfonos y redes sociales estamos llenos de evidencias sobre racismo. Pero lo que necesitamos a gritos es que haya una reacción del Estado para que a este problema ya evidenciado le sigan medidas para resolverlo.

Ya no necesitamos más evidencias, necesitamos dar el siguiente paso, que es tener autoridades capacitadas para entender el racismo, y que sepan cómo procesar ese delito. Es probable que muchos policías o fiscales no sepan cómo reaccionar ante el racismo.

Marco Avilés - Libro “De dónde venimos los cholos”

—Publicaste “No soy tu Cholo” y “De dónde venimos los cholos”, que incluso tiene una versión popular. ¿Sientes que la buena recepción de estos libros es un síntoma de que estamos cerca de cambiar algo?

—Creo que hay cosas positivas, como que las personas no sienten más vergüenza en denunciar que han sido víctimas de racismo, es como que se sienten empoderados para denunciar esos casos. Esto es importante porque no olvidemos que el racismo ha sido uno de esos males capitales que eran un tabú en el país, de los que no se hablaba sino hasta fines de los 90, cuando la gente empezó a denunciar que no los dejaban entrar a las discotecas o restaurantes.

Lo pendiente ahora es que, como Estado, podamos generar medidas para enfrentar el problema: una educación antirracista, autoridades capacitadas para enfrentar el racismo y una legislación que facilite la penalización de este delito.

 

JOSÉ ALFREDO MADUEÑO

Seguir leyendo
Anuncio

Entrevista

¿Cómo se ve el nuevo gobierno en el exterior? Hablan los peruanistas José Luis Dicenta y Jean-Paul Ruszkowski

Publicado

el

Pedro Castillo

Julio Schiappa-Pietra

 

El reconocimiento internacional jugó un papel clave en el reconocimiento del resultado de las elecciones presidenciales y no acogió la intentona antidemocrática de anular las elecciones. Por ello, resulta clave la imagen que el nuevo gobierno proyecte a nivel internacional. de Dialogamos con dos peruanistas José Luis Dicenta, exembajador de España en el Perú, y Jean-Paul Ruszkowski, especialista económico canadiense, para conocer cómo ven ellos el panorama actual, lo que les gustaría conocer del equipo del presidente Pedro Castillo y las oportunidades que podrían aprovecharse en el exterior.

José Luis Dicenta, exembajador de España en el Perú.

José Luis Dicenta, exembajador de España en el Perú.

MIRADA HISPANA

¿Cuál considera usted es el impacto más relevante de la situación política del Perú en los mercados internacionales?

Perú no es que tenga que emitir ninguna señal especifica dirigida a los mercados de España, los Estados Unidos de América o la Unión Europea, Perú lo que tiene que hacer es entrar en la normalidad, consolidar un gobierno constitucionalmente, valido, apto e iniciar una senda política que defienda los intereses peruanos como es obligación de cualquier gobierno en su país y que al mismo tiempo tenga unas ideas claras respecto a los sectores en los que quiere incidir con carácter prioritario para que los países amigos como es el caso de España puedan estudiar conjuntamente con Perú las vías de aproximación y acercamiento y de solución de los problemas que aborda el Perú en estos momentos

¿Qué podría vislumbrar usted?

Estoy seguro que los resultados se van a ver de una manera muy rápida y van a ser positivo, por supuesto que hay que terminar con las desigualdades, y por supuesto que hay que terminar con la corrupción, y por supuesto hay que consolidar las pautas que deben regir en una democracia, en el terreno de la justicia, en los poderes del Estado, en la vida de todos los días. Pero eso es algo que el gobierno con autoridad, con prestigio, con apoyo, tiene que ir consolidando día a día para que haya confianza interna de los peruanos hacia sus gobernadores y confianza externa de los posibles inversores extranjeros, de los gobiernos extranjeros hacia el gobierno del Perú

A su juicio, ¿qué sectores se deben promover?

El Perú tiene unas posibilidades en el punto de vista económico extraordinarias, es un país rico, es un país con grandes posibilidades en el aspecto turístico, con una riqueza mineral y pesquera importantísimas, con una riqueza cultural y unas tradiciones históricas importantísimas. También, por consiguiente, lo que tiene que hacer es poner orden en la casa, dar unas pautas y fijarse objetivos que sean claros, claros para el pueblo peruano pero claros también para los amigos que desde fuera observan con interés el proceso peruano y que quieren aproximarse a Perú para trabajar conjuntamente con Perú y en un ambiente de trabajo coordinado y de trabajo conjunto y en la normalidad.

¿Y en el caso de la inversión española?

Efectivamente España tiene una vinculación muy especial con Perú y tiene también una vinculación muy estrecha en el terreno telefónico. Pero, la telefonía no es el único terreno donde la vinculación Perú-España puede ser muy fuerte, en definitiva, la telefonía acaba siendo un negocio como cualquier otro y puede ser un buen negocio para Perú y España, para los dos países si las cosas se hacen bien. Pero lo que tiene que hacer España y Perú es buscar más terrenos de cooperación en áreas donde la experiencia pueda ser trasladable, España puede trasladar una importante experiencia a Perú en el terreno turístico y Perú tiene unas condiciones turísticas fantásticas, Perú tiene zona tropical, tiene unas playas fantásticas, tiene unas montañas insuperables, tiene selva, tiene una riqueza artística y cultural insuperables, todo lo que un turista puede requerir y si a eso le sumamos la riqueza gastronómica absolutamente excepcional de Perú, la amabilidad de la ciudadanía peruana, pues es obvio que en Perú se puede hacer una gran emporio en el terreno turístico y hay más terrenos en los que se puede colaborar.

¿Podría mencionar algunos de ellos?

Claro, hay que reforzar el trabajo entre nuestras universidades en todos los terrenos de la investigación, en el de la ciencia, en la minería, en el sector agrícola y en el pesquero, hay múltiples terrenos en los que se puede colaborar. Lo importante es que las bases de esa cooperación de esa relación económica se establezcan de una manera sana no con conceptos de explotación de uno a otro, con conceptos de superación, de mejoría para todos y de igualdad.

Y ¿en términos políticos qué lecciones deberíamos aprender?

El Perú no es un caso excepcional, cuando se habla de Perú, se habla de Perú como si fuera un país de una tragedia casi insuperable y permanente: ese no es el Perú que ha tenido últimamente fallos graves en el terreno político sobre todo ese mal ejemplo de presidentes que han acabado sus mandatos de forma poco ejemplar, por decirlo de alguna forma. Pero en el Perú hay una corrupción que existe prácticamente en el planeta entero, en Perú hay una desigualdad que existe prácticamente en el planeta entero, hay una necesidad de una masa enorme de gentes igual que en el resto del planeta, incluso en los países más desarrollados.

¿Entonces, hay salida?

El Perú está inscrito e inserto en este mundo enormemente globalizado en el que vivimos y tiene que buscar las mejores salidas para su conocimiento, su experiencia, su riqueza, sus productos y hacer de toda esa riqueza incluida la intelectual, la novelística la pictórica y todas las artes que Perú tiene destacados representantes y explotarla de la mejor manera posible. Ojalá lo hiciéramos todos en el sentido de la igualdad, de saber mantener el respeto al otro sin intentar superarlo ni explotarlo, sino tratar de colaborar mutuamente.

Jean-Paul Ruszkowski, especialista económico canadiense.

Jean-Paul Ruszkowski, especialista económico canadiense.

EXPERIENCIAS COMUNES

¿Cuál considera usted es el impacto más relevante de la situación política del Perú en los mercados internacionales?

Las palabras claves para los observadores y analistas son esperanza e incertidumbre. Por un lado, se constata un deseo de cambio en el ambiente político peruano. El señor Castillo representa el cambio y la búsqueda de liderazgo con integridad. Se ve claramente el deseo de una mayor participación de la población andina y rural a la vida política del país. Se trata de un fenómeno que es fuente de esperanza para un país que es rico en diversidad cultural, y un país afortunado dónde las principales actividades económicas se llevan a cabo en las regiones como son la minería, la generación de energía y la agricultura. Es decir, una esperanza.

Y ¿por qué incertidumbre?

Existe incertidumbre porque el presidente electo nunca ha desempeñado un cargo ejecutivo que exige dirigir equipos multidisciplinarios y establecer prioridades ante múltiples demandas que no pueden ser todas satisfechas al mismo tiempo. La comunidad internacional no conoce al señor Castillo y existen muchas dudas sobre la influencia del doctor Vladimir Cerrón fundador de Perú Libre que ha publicado un ideario que recuerda el tiempo de la guerra fría cuando el comunismo autoritario se enfrentó al capitalismo democrático.

¿Qué debe hacer el gobierno entrante para dar señales a los mercados por ejemplo Canadá y otros para impedir que se frenen inversiones en Perú?

El presidente electo debe transmitir un mensaje claro, sin ambigüedades de que está listo a darle espacio en su gobierno a los actores económicos que van a asegurar el crecimiento sostenible de la economía nacional. Eso se traduce por el nombramiento de un primer ministro con trayectoria de dialogo y que tenga experiencia del funcionamiento del aparato gubernamental. El ministro de Economía y Finanzas tiene que gozar de la confianza del mundo de las finanzas. El presidente debe recordar su compromiso con el principio de la autonomía del Banco Central de Reserva, lo puede hacer nombrando a un presidente con amplia capacidad profesional y autoridad moral para dirigir el BCR.

¿Eso sería suficiente?

No. Hay medidas adicionales medida adicional que el presidente electo podría tomar.

Por ejemplo…

Nombrar en el despacho presidencial un encargado de las relaciones con el Congreso que tendría como misión de asegurar que las agendas del ejecutivo y la del legislativo puedan armonizarse para beneficiar a la gran mayoría de los peruanos y concentrar las energías en políticas y programas que van a acentuar la concertación respetando los distintos roles de cada poder.

Canadá, dónde usted vive, tiene un modelo socialmente sostenible en las inversiones mineras y un diseño de sociedad de bienestar muy avanzado ¿Cómo puede aportar esa experiencia del diseño de política en Perú?

Perú y Canadá son países con muchas similitudes en cuanto a las riquezas naturales, a la diversidad cultural y el empeño de trabajar a nivel multilateral para que las reglas de juego internacionales sean justas para todos los países. Un ejemplo del tipo de cooperación, fue la famosa Carta Democrática de la OEA que fue iniciada por el Perú y apoyada por Canadá. Otro ejemplo fue la Ley del Mar sobre la jurisdicción económica dentro de las 200 millas.

¿Y en el campo político?

El tema de la gobernabilidad podría ser el tema más prometedor para que el Perú aproveche de las experiencias canadienses. Se trataría de identificar los temas que mejor podrían adaptarse a la realidad peruana. Pienso sobre todo en los gobiernos regionales, que van a tener la oportunidad y los medios para jugar un papel más importante en su desarrollo socioeconómico. Como ejemplo, los temas podrían ser minería sostenible, políticas públicas sobre el cómo enfrentar el cambio climático, la gobernabilidad del sector energético, el sistema de salud y la seguridad democrática.

Ojalá sea así.

Seguir leyendo

Entrevista

“El ministerio de Cultura es clave en la gobernabilidad”

Publicado

el

Teo Berru sería la sorpresa en el Ministerio de Cultura.

Alejandro Arteaga

 

-¿Cuál es su reflexión sobre las diferentes manifestaciones de la cultura peruana cuando estamos a pocos días de celebrar el bicentenario de la independencia del Perú?

-Tenemos 530 años de resistencia cultural en el Perú por los cuales debemos de reflexionar sobre el tema cultural concibiéndolo dentro del desarrollo integral del país. En ese sentido no puede haber un desarrollo de un gobierno a nivel económico o social sin un verdadero desarrollo cultural. Desde hace muchos años no se le da la verdadera importancia al tema cultural en el Perú.

Tiene que haber una revolución cultural en el buen sentido de la palabra para impulsar todas nuestras manifestaciones culturales como lo hacen en otros países.

-¿Qué se puede hacer?

-El tema cultural debe ser conocido a temprana edad. En todas las regiones deben haber una casa de la cultura y no tener solo una entidad ubicada en un distrito en Lima. Todas las regiones deben tener sus escuelas, teatros, museos, festivales de arte, hay una serie de manifestaciones que no han sido visualizadas por las autoridades hasta este momento. Ahora, en el gobierno de Pedro Castillo se debe tener otra óptica respecto al tema cultural. Que el tema cultural no sea solo para Lima o Cusco si no para todas las regiones y las 200 provincias en el país.

-La interculturalidad es un tema poco tratado en el país

-Mire Ud., hace muy pocos años se ha creado el viceministerio de Interculturalidad lo cual me parece bien pero se debe considerar acciones puntuales en la interculturalidad como la educaciones intercultural bilingüe, la salud intercultural, no hay que olvidar que se manejan unas 4 mil plantas medicinales, se hacen curaciones con estas especies. Se debe tener en cuenta los conocimientos ancestrales en la agricultura, la ecología, la artesanía, son valores que no debemos soslayarlos si no reivindicarlos en estos 530 años de resistencia cultural.

-Pese a su importancia, los pueblos indígenas se han visto afectados en un rosario de conflictos sociales que no tiene cuando acabar.

-Los pueblos indígenas y el respeto y valoración a sus costumbres son tan importantes al punto que pueden evitar esta conflictividad que viene dejando muertos e incertidumbre. Son más de 450 conflictos sociales, más de 200 personas muertas en conflictos sociales que se pueden evitar. Cuando uno entra en contacto con estos pueblos respetando su cosmovisión, respetando su cultura, su derecho consuetudinario, son muy amables porque son los dueños legítimos de este país. Hay que visualizarlos, no solo para el folclore o para el turismo si no para que sean protagonistas del desarrollo de este país.

-Sin embargo el Ministerio de Cultura ha estado involucrado en bochornosos actos como el caso de “Richard Swing”.

-Estos escándalos ligados a la farándula no hace más que confirmar la poca importancia que le han dado los gobiernos anteriores. Ya es hora de darle a la cultura ancestral peruana el sitial que se merece y yo creo que en el gobierno de Pedro Castillo se cristalizará este cambio.

-¿Cómo va el tema de presupuesto para el Ministerio de Cultura?

-Del Presupuesto General de la República no tenemos ni el 2 % para Cultura. Creo de eso hace ya dos décadas. La cultura puede dar muchos ingresos al país. Con una presentación del Señor de Sipán en el mundo cuanto podemos rescatar. Con creatividad y una buena gestión gerencial se puede generar fondos para desarrollar la cultura y obtener ingresos para el país.

-Organizaciones de base, en las redes sociales e integrantes de comunidades desde el interior del país están proponiéndolo como ministro de Cultura, ¿Qué le parece?

-Lo primero es que tengo que agradecer esta iniciativa porque si es verdad. Yo tengo 40 años en la difusión y protección de la cultura en el país, he recorrido diversas comunidades y sin ningún interés salvo el defender nuestra cultura. Modestamente estoy preparado para el reto pero además el presidente Pedro Castillo ha dicho que no solo se va a tener en cuenta a los intelectuales de Lima. La verdad es que me ha sorprendido la generosidad de los pueblos y las organizaciones de base que han escuchado el mensaje de Pedro Castillo que quiere un cambio en el país.

Seguir leyendo

Entrevista

“Hay que poner limites a la gran propiedad”

Publicado

el

Pedro Castillo

¿Sobre el tema central del Congreso de la Sociedad Rural peruana, qué soluciones se plantearán para la problemática de la agroindustria familiar?

Lo que nosotros planteamos en esta cumbre son dos aspectos centrales. Uno, es darle contenido a la propuesta de la segunda reforma agraria desde los sectores agrarios y la sociedad rural. Nosotros somos 18 gremios nacionales y actuamos dentro de la Central Única de Rondas Campesinas pues todos somos pequeños productores agrarios y al mismo tiempo estamos trabajando con Conveagro, donde se agrupa a varios gremios agrarios de carácter nacional. Entonces, desde el mundo rural, estamos presentando un conjunto de propuestas y políticas para darle contenido a la segunda reforma agraria.

Lo otro es debatir, y proponer que el Ministerio de Agricultura definitivamente esté librado de actores vinculados por sectores agrarios «organizados». El Ministerio es tan importante que debería estar liderado por los verdaderos actores de la agricultura, los gremios; todas las organizaciones nos hemos unido para debatir a raíz del paro agrario del 2019.

Respecto a la reforma agraria urgente que necesita la agroindustria familiar en el país, ¿qué políticas le pediría al próximo gobierno de Pedro Castillo que se apliquen para mejorar las condiciones de vida de miles de familias en el Perú que se dedican al agro?

Eso es bastante fácil de procesarlo, entenderlo y ejecutarlo. Nosotros como pequeños productores, somos 2 millones 200 mil familias en pequeña agricultura ( hasta 5 hectáreas), necesitamos que se mejoren nuestros suelos. Qué implica mejorar los suelos? Desde la parte técnica, hacer un estudio de estos y se pueda verificar si hace falta abonamiento o nutrientes, etcétera. Por otro lado, si le falta riego -pues en la zona andina el 60% de fuentes de agua se han secado- entonces hay que generar nuevas fuentes como con la siembra y cosecha de agua.

El otro eje es el tema asociativo, necesitamos que se trabaje con las comunidades campesinas, dentro y fuera de estas para recibir asistencia técnica en colectivo y podamos competir en el mercado.

En tercer lugar, necesitamos incorporarnos a la investigación, ciencia y tecnología. Nos preguntamos que hacen las instituciones encargadas de ello; Pedro Castillo ha prometido, esperamos que así sea, la instalación del Ministerio de Ciencia y Tecnología tan importante como su aplicación en la pequeña industria para beneficio de todos los actores en la agroindustria. Pero lo importante es que necesitamos que se «democratice el mercado», si no se hace esto, por más que se aumente el presupuesto o se mejore las técnicas de riego y cultivo; pues solo se va pasar por agua tibia.

agricultores

¿Qué tan dispuestos están como gremio para trabajar con las Mypes/pymes a nivel nacional? o si ya tienen un plan qué pudiera comentar sobre ello.

Mira, en el tema de las Mypes, cooperativas y asociaciones tiene que ser con visión empresarial. Es similar a una gestión empresarial y para la democratización del mercado es necesario que se instalen y promuevan los mercados de productores. En Lima tienen algunos mercados de ese tipo, pero hay que considerar que el problema que tenemos también se halla en el intermediario, el intermediario que no produce se lleva una gran parte de la ganancia.

Lo explico con un solo ejemplo, con la leche «evaporada» que en realidad es un conjunto de mezclas y el producto que te venden no es leche en sí. En Cajamarca se produce un millón de litros de leche diario. Sin embargo, nos pagan 80 centavos por litro – menos que un tarro de leche chico – y no es saludable pues está con el octógono negro.

Usted comentaba que las grandes agroindustrias tienen beneficios por parte del estado en el tema arancelario e impuestos ¿cuál sería la franja de precios justos para las familias productoras?, considerando que el pago ya es poco competitivo y no genera rentabilidad, ¿cuál va ser el mecanismo para que se haga un pago justo a cada familia campesina?

Lo que estamos pidiendo es que se restituyan los aranceles. Al no cobrar los aranceles no se está recaudando y al mismo tiempo nos genera una grave competencia que nos anula.

Lo que estamos pidiendo es que se restituya o, por último, que se haga un estudio para que se demuestre la importancia que tienen los pequeños productores, esperamos que el gobierno del señor Castillo nos apoye.

En Arequipa se producían 800 mil litros de leche y ahora se produce la mitad debido a que el ganado vacuno se está yendo al camal, algo contrario a lo que pasa en Cajamarca que ha incrementado su producción porque los productores encontraron la manera de sustentar a sus animales variando su producción con leche, quesos, gallinas o carne de cuy, pero nadie habla de ello.

Parte del problema también esta en el Estado, cuando invierte tres mil millones en compras estatales en programas de asistencia estatal dirigidos a programas como Qali Warma y se lo compran al gran empresario e intermediarios, pero nada al productor. Esa ha sido nuestra lucha en estos años y hemos conseguido que nos incluyan en la ley de compras públicas y origen del producto o tratabilidad (conocer detalles de donde se cultivó o crio el producto).

¿Considera que el actual Agrobanco no está llegando a quienes necesitan más apoyo respecto a productividad y rentabilidad?

Dos cosas ahí, sinceramente el Agrobanco ha sido destruido, ha sido descapitalizado y no por nosotros; por los grandes y por los medianos productores que, curiosamente, no pagan los préstamos. Esto de por sí es una distorsión y lo que estamos pidiendo es un banco de fomento que nos permita acceder a créditos y,porque no, depositar nuestro dinero para capitalizarlo.

Tenemos que partir de la realidad, para los pequeños productores es más difícil el camino al crecimiento y si el Ministerio de Agricultura o el Agrobanco desaparecen, a nosotros no nos afecta en nada, ¿te das cuenta?; por eso la segunda reforma agraria muchos han dicho que va a ser «estatizar o que les van a quitar las tierras a los grandes agroexportadores» y no señor, lo que nosotros proponemos es que se redistribuya y vuelvo a reiterar en esto (no pedimos nada regalado). Sino que en este caso se hagan las medidas para equilibrar el mercado mediante políticas de Estado, no políticas de gobierno porque cambian de periodo y los proyectos quedan en abandono sin dar resultados.

El día jueves el Congreso aprobó el proyecto de Ley 7088, el cual busca promover la industrialización del agro, una ley que el Ejecutivo observó, pero fue aprobada por insistencia; esta ley plantea la creación de una agencia de competitividad agroindustrial. ¿Cuál es su opinión sobre ello?

Bueno, nosotros debemos ir entendiendo que la pequeña producción agraria en este país se ha estado destruyendo para dar pase a la gran industria, en el caso agrario a la gran agroexportación. Entonces la gran agroexportación ha hecho «su agosto», concentrando las tierras como nunca antes se ha visto en la historia y en esta pandemia ellos han seguido acumulando más (pagando un sueldo miserable a los trabajadores). Lo más complicado es que están reconcentrando el agua, generando estrés hídrico.

Por otro lado, la infraestructura hidráulica está en manos de ellos, prácticamente tienen todas las facilidades del mundo: no pagan impuestos, no pagan los préstamos agrarios, etcétera… entonces nosotros no vamos a encontrar beneficio mientras los grandes tengan el poder de estas infraestructuras.

La última pregunta es sobre los monopolios agrícolas que las agroexportadoras han abarcado gran parte de tierras en la cosa del país, ¿Estarían a favor de que se limite la cantidad de tierras que estas empresas puedan acceder o adquirir?

La verdad es que nosotros debemos entender que en todo país democrático y capitalista hay que generar la democratización y el límite a la gran propiedad, si no se pone límites para esto yo voy y lavo dinero del narcotráfico y ¡puedo comprar todo Lima!

Entonces tiene que haber límite a la gran propiedad y una reforma tributaria para acabar con los favoritismos hacia las grandes empresas. Tenemos que acabar con el monopolio pues la Constitución misma del 93 prohíbe el monopolio, este no genera desarrollo como muchos erradamente piensan. Destruye el mercado, por ejemplo: yo tengo mi empresa pequeña para exportar camote y ellos te ahogan con los precios y te desaparecen (ya tenemos experiencias negativas con el caso de la leche que te he comentado).

Estas empresas cuando entran a tallar en la producción nacional, incluso con el maíz – ya los productores pequeños de maíz están desapareciendo, los algodoneros también están desapareciendo – debido a que las tierras están siendo compradas para la siembra de los productos exportados, llevando directamente la economía del pequeño productor por los suelos. De tal manera, nosotros pensamos que ahí debe haber regulación. El Estado debe hacerse responsable de ciertas empresas estratégicas, pero no de todo porque no está en condiciones de hacerlo.

Finalmente, hay que prepararnos para ejercer mayor capacidad empresarial desde el Estado, pero lamentablemente no estamos en esas condiciones y hay que generarlo, como te reitero, desde los sectores que están totalmente excluidos, desprotegidos, abandonados y hasta expropiados ¡imagínate! La expropiación no viene por parte de nosotros, la expropiación de los territorios como los bosques, las cabeceras de cuenca de ríos más bien es por parte de estas empresas, dañando las tierras y generando estrés hídrico en la costa (el agua nace arriba, no nace abajo). Entonces no somos nosotros quienes buscamos dañar, nos dicen terroristas o comunistas, pero al final son ellos los expropiadores y causantes del daño ecológico a las tierras fértiles.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.