Conecta con nosotros

Editorial

Morir dos veces

Publicado

el

Editorial Diario UNO

La noche del 18 de julio de 1992 extendía su serenidad sobre ese paraje ancho del valle del río Rímac al que desde tiempos inmemoriales se llama La Cantuta, por la abundancia de esas flores en sus riberas. Desde la década de 1950 ahí se formaron los pedagogos que salían a enseñar en los colegios nacionales y que, por provenir en su mayoría de provincias, vivían internos compartiendo aulas y residencia tanto como diversión, deporte e inquietudes políticas.

De pronto, pasadas las 12 p. m., de vehículos militares descendió un comando antisubversivo que forzó las puertas, invadió los dormitorios y, con una lista confeccionada con soplos de informantes infiltrados, empezó a formar un grupo de presuntos miembros del PCP-Sendero Luminoso. Al cabo de minutos, se llevaron a nueve estudiantes y un profesor. Nunca más se los vio, hasta que un año después se encontraron sus restos. Habían sido asesinados de un tiro en la sien y luego calcinados.

Una valiente investigación descubrió que los autores habían sido los miembros del llamado «Grupo Colina», unidad paramilitar que respondía a órdenes directas del Servicio de Inteligencia Nacional, con el consentimiento del comandante general de las Fuerzas Armadas y del presidente Alberto Fujimori. Martin Rivas, uno de sus jefes, explicaría años después que fue una «respuesta política» a un atentado del senderismo en el centro de Lima.

Los autores fueron juzgados y condenados, gracias a la lucha infatigable de los familiares encabezados por la hermana y la madre de dos de los desaparecidos, quienes nunca buscaron venganza sino solo justicia. Hoy una de esas ejemplares personas ha sido designada ministra de Cultura, no por la heroica gesta que vivió sino por sus méritos profesionales.

Pero esta decisión presidencial ha motivado que el congresista Jorge Montoya la cuestione y agravie, como si tratara de matar a su hermano por segunda vez. Nadie podría juzgar al almirante por lo que haya hecho un hermano suyo. Sin embargo, Montoya se ha atrevido a calificar de proterrorista a la nueva ministra, sin ninguna prueba.

En cualquier país civilizada Gisela Ortiz debería ser reconocida y homenajeada por las Fuerzas Armadas por haber ayudado a descubrir a un grupo de extraviados que manchó el uniforme, convirtiéndose en criminales comunes. Montoya, añora los años de barbarie, pero está desfasado: hoy las entidades castrenses y la sociedad han evolucionado a un mejor horizonte, en el que se valora la vida y no la muerte.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

La pestilencia

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Si usted, por cosas de la vida, tiene un pleito con su vecino, viene el serenazgo y un patrullero y se lo llevan a la comisaría más cercana a declarar. Si usted comete el error de meterse en una casa ajena y es identificado, viene el Fiscal de turno y le inicia una inmediata investigación por violación de domicilio. Si usted, irrumpe en locales comerciales privados y causa alborotos o destrozos o atenta contra la seguridad de los clientes, con toda seguridad, acabará enjuiciado. Claro, a menos que usted sea parte del grupo La Resistencia y goce del padrinazgo de connotados políticos y hombres de empresa.

Y es que en las últimas semanas hemos asistido a una sucesión de agresiones y amenazas que no solo son repulsivas por su naturaleza e indignantes por su impunidad. Primero, atacaron la pacífica presentación de un libro del expresidente Francisco Sagasti en un local cultural de Barranco, del cual el autor tuvo que salir resguardado. Luego atacaron la librería Crisol de San Isidro, donde el excongresista Daniel Olivares también presentaba un libro. Las acciones podrían parecer producto de una fobia contra la cultura, pero son mucho más que eso.

Hace una semana, los valerosos miembros de La Resistencia se presentaron frente a la vivienda en la Molina del presidente del partido Alianza para el Progreso, César Acuña Peralta, con bombos, megáfonos y palos, para amedrentarlo. Y solo unos días atrás hicieron lo propio con el exparlamentario Yonhy Lescano a cuyo garaje se metió uno de los atacantes con todo desparpajo. Querían convencerlos «democráticamente» de que apoyen la vacancia. Pero, el colmo ha sido la denuncia del periodista de «Hildebrandt en sus trece», Hernán Floríndez, quien ha denunciado que ha recibido una amenaza, acompañada de la foto de su menor sobrina, por el «delito» de haber redactado una nota sobre el execrable grupo.

Pero lo que ha sido el colmo es un video, lanzado por Flor de los Milagros Contreras León, una de las líderesas de la organización, en el que dice que la Resistencia solo ejercen su derecho a la crítica y a la libertad de acción y lo hacen en «defensa de los derechos humanos». Lo mismo que decían los miembros del Comando Rodrigo Franco y del grupo Colina, que acabaron en la cárcel.

Lo pestilente es que, frente a estos hechos ni la PNP, ni el Ministerio del Interior, ni la Fiscalía, ni el Poder Judicial, hagan nada. Huele muy feo.

Seguir leyendo

Editorial

Frases célebres

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Bruno Pacheco: «Me llevé mi chanchito alcancía a la oficina para que no se sintiera solo en mi casa».

María del Carmen Alva: «El principal deber de una esposa es proteger los negocios de su esposo».

Vladimir Cerrón: «Al chotano, ni la mano».

César Acuña Peralta: «Dar posada al peregrino, menos al cajamarquino»

Ricardo Gareca: «Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho».

Martín Vizcarra: «Oye, tú eres una tremenda lagartija».

Jorge Muñoz: «No sabe, no opina».

Rafael López-Aliaga: «No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague».

César Hildebrandt: «Me jodí, me mordí la lengua»

Verónika Mendoza: «¡Pues al cabo que ni quería!»

Gianluca Lapadula: «Se venden huevos».

Elmer Cáceres Llica: «¡Soy inocente!»

Magaly Medina: «Lo que no fue en mi tiempo, no me interesa».

Aldo Mariátegui: «La próxima semana sube el dólar»

Jorge Montoya: «La próxima semana cae Castillo»

Martha Moyano: «Dentro de tres días cae Castillo»

Beto Ortiz: «Dentro de un día cae Castillo»

Manuel Merino de Lama: «Estoy dispuesto a volver a asumir la presidencia provisional para salvar a la ciudadanía del caos y la violencia, pero que sea mínimo 15 días, ¡gua!»

Daniel Urresti: «Chapa tu choro»

Dina Boluarte: «Chapa tu bono»

Keiko Fujimori: «BCP, mi banco de confianza»

Mirtha Vásquez: «Cierres Rey, el mejor cierre del mercado»

Guido Bellido: «Persiguen a run run por ser serrano y de color cobrizo»

Juliana Oxenford: «No choques conmigo»

Alejandro Toledo: «Un trago más, y nos vamos»

Luis Barrenzuela: «¿Qué fecha cae el Día de la Vecina?»

El gato Cuba: «Por ellas, aunque mal paguen»

Gisela Valcárcel: «No vale, Patricia Chirinos me ha copiado, ¡ahora es la reina del show!»

Christian Cueva: «Me gustaría jugarme un partidito con Toledo»

Lourdes Flores Nano: «¡En el 2026, la agarro!»

Vladimiro Montesinos: «A esta altura de la clasificación, ya tendría comprometidas a las cuatro ternas de jueces que nos faltan»

Hernando de Soto: «Estoy de viaje, deje su mensaje y cuando regrese será atendido»

Pedro Castillo: «¡Me voy de vaca!»

Melcohita: «¡No lean!»

Seguir leyendo

Editorial

Vocación de lemming

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Los lemmings son una especie de peque habitan en las talgas, las tundras y las praderas árticas de Norteamérica. Se hicieron famosos en 1958, cuando Walt Disney produjo un documental llamado Infierno blanco en el que aparecían decenas de lemmings saltando de un acantilado al Océano Ártico. El narrador contó que los pequeños roedores que nadaban hacia el horizonte morirían ahogados tras el exhausto e inútil esfuerzo. El documental, acuño la figura política de llamar vocación de lemming a cada salto al vacío.

Eso es precisamente lo que ha ocurrido ayer, cuando la presidenta del Congreso María del Carmen Alva notificó a Pedro Castillo de la existencia de una moción que pide la vacancia presidencial, con cerca de 200 páginas de extensión que, sin embargo, no contienen ningún fundamento.

El infierno blanco limeño responde al exclusivo cálculo político de los partidos de derecha que, en realidad, no quieren vacar al presidente sino doblegarlo y arrodillarlo a que se acomode a sus intereses. De paso, hacen una jugada para las tribunas pensando en las próximas elecciones regionales y municipales. Sin embargo, no todo es quietud en los predios vacadores. Entre los propios congresistas de Fuerza Popular y Renovación Poplar no existe la convicción de que esa sea una medida que convenga al país y que levante los bonos de sus alicaídos líderes. Tanto ha sido así que han tenido que buscar a una outsider de la política, Patricia Chirinos, para que promueva el esperpento. Y, además, amenazar con sanciones a los miembros de las bancadas de derecha para que apoyen el despropósito.

Lo que ocurre es que tanto Keiko Fujimori como Rafael «Porky» López-Aliaga respiran odio de clase. No soportan que un profesor cajamarquino (un pobre serrano para ellos), poco diestro en la política y con limitaciones comunicacionales (un burro para ellos), les haya arrebatado el poder y gobierne con respaldo social. Les resulta algo inconcebible y, de verdad, creen que la vacancia está al alcance de la mano, para sus ansiadas nuevas elecciones, nuevos auspiciadores, nuevas entrevistas en televisión, nuevos baños de popularidad.

Pero, desgraciadamente para estos lemmings, la calle va por otro lado. Quiere estabilidad, quiere tranquilidad económica, está harta de campañas terroristas que disparan el dólar y los precios de los alimentos, quieren que el Congreso deje trabajar al gobierno.

Ojalá que no lo entiendan cuando estén en medio del mar, con rumbo a una desaparición segura.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.