Conecta con nosotros

Especial

Masificación de gas sin inversión pública

UN SALUDO A LA BANDERA

Publicado

el

Masificación de gas sin inversión pública

JORGE MANCO ZACONETTI

 

El Predictamen recaído en el proyecto de Ley Nº 679/2021-PE: “Ley que establece medidas para impulsar la masificación del Gas Natural” aprobado por mayoría simple en la Comisión de Energía y Minas del Congreso de la República adolece de una serie de defectos, pues nacería muerto si se aprueba en el pleno del Congreso de la República.

Con la tendencia especulativa del los precios del petróleo hacia la subida con la amenaza de llegar a los US $ 150 dólares el barril, con el incremento respectivo del diésel 2, gasolinas y GLP es urgente necesario adoptar medidas radicales para la masificación efectiva de la “cultura del gas natural” a las regiones, en especial del centro y sur del país.

Por ello el proyecto se propone con buenas intenciones “ la ejecución de proyectos de masificación como: Infraestructura de almacenamiento de hidrocarburos y red de distribución de ductos de gas; establecer mecanismos de compensación para el acceso descentralizado del gas natural y la creación de una entidad que gestiones la capacidad de almacenamiento disponible en el país para garantizar la seguridad de abastecimiento de combustibles” Tal como se propone en el artículo uno

Con todas las mejores intenciones del mundo, este proyecto se desnaturaliza en su esencia pues no se compromete inversión pública que resulta de necesidad vital para la construcción de una red nacional de ductos regionales.

Prácticamente este proyecto viene al mundo sin financiamiento, pues recurrir al Fondo de Inclusión Social Energético (FISE) y/o al Sistema de Seguridad Energética (SISE), que ya resultan insuficientes para financiar el Fondo de Estabilización de Combustibles, el bono gas de S/ 20 soles como descuento del balón de GLP para las familias vulnerables por la pobreza entre otros. Fuera de otros usos.

Por ello, un ex ministro de energía y minas declaraba que están faltando S/ 500 millones de soles anuales adicionales para financiar las masificación de gas natural en las regiones. Sin financimiento estatal resulta un imposible construir ductos regionales, en regiones pobres, sin industrias, donde hay que construir una demanda efectiva de gas natural.

Para hacer posible la construcción del gasoducto de Camisea a Lurín el Estado tuvo que asumir una serie de medidas promotoras y de subsidio, para hacer atractiva la inversión en un gasoducto que inicialmente transportaría 450 millones de pies cúbicos de gas natural diarios.

Se tuvo que comprometer a la empresa hidroeléctrica de ElectroPerú a la compra de 65 millones de pies cúbicos de gas diarios que luego eran transferidas a la empresa privada eléctrica (Edegel). Todos los usuarios eléctricos tuvimos que asumir un cargo, un sobrecosto en nuestros recibos para hacer rentable el gasoducto de los privados de TGP (Transportadora de Gas del Perú). Se dispuso la prohibición de centrales hídricas por un período determinado etc. etc.

 

RESTRICCIONES DE FONDO

En verdad, la restricción a la masificación del gas natural proviene de la parte final que se relaciona a la disponibilidad de gas natural, y a la necesidad de una negociación política con los dueños de las moléculas, es decir las empresas del Consorcio Camisea: Pluspetrol, Hunt Oil, Repsol, SK de Corea del Sur, Sonatrach de Argelia, Technit entre otros.

Aquí reside la madre del cordero pues en el predictamene aprobado se supedita la masificación del gas natural al resultado de las negociaciones entre el Estado y los privados. Así se sostiene según el artículo 2, que la prestación del servicio público por redes de ductos se debe dar de acuerdo a “los principios constitucionales referidos al derecho a la libre iniciativa privada, subsidiaridad, el respeto de los acuerdos o contratos suscritos por el Estado y los privados, así como el derecho de propiedad”

Si desde el 2006 a la fecha los intereses privados no han mostrado interés en llevar el gas natural a las siete regiones Ayacucho, Huancavelica, Apurímac, Junín, Cuzco, Arequipa supuestamente por la falta de una demanda en firme que haga atractiva y rentable la inversión privada.

En otras palabras como se pueden disponer la construcción de ductos de gas natural si previamente no se tiene la disponibilidad, entiéndase propiedad sobre el gas natural, pues las moléculas siguen siendo del Consorcio Camisea, y transcurridos más siete meses de gobierno no hay negociación alguna.

De allí, la importancia del lote 88. Este lote es el único que tiene un precio del gas regulado entiéndase barato, y para la masificación regional se debe transferir al Estado a “cero costo” el gas natural que se está reinyectando. Solo así, las poblaciones de las regiones podrán acceder a este energético.

Desde el 2015 se están reiyentando a los reservorios más de 300 millones de pies cúbicos diarios de “gas seco” a los cuales se les han extraído los líquidos de gas natural que constituyen la base para la obtención del GLP y otros derivados, proceso que constituye dicho sea de paso el principal negocio del Consorcio Camisea.

Los actuales volúmenes de gas seco reinyectado, empobrecen las reservas de gas natural del lote 88, y compromete la riqueza del gas natural en el largo plazo que son de la Nación. Si faltan 19 años para el vencimiento del contrato, una renegociación estratégica entre el Estado y las empresas resulta de conveniencia mutua.

Por último, el predictamente en cuanto a la capacidad de almacenamiento del petróleo, líquidos, GLP y otros, resulta ridículo. Solamente lo restringe a la capacidad estatal entiéndase PetroPerú. Pues como se sostiene en la parte final del artículo 10º “Se exceptúan las instalaciones de almacenamiento de hidrocarburos que han sido concesionadas y perteneciente al sector privado.”

Si se tiene presente que la capacidad de almacenamiento de GLP en las diversas Plantas de Abastecimiento en el país es de 695 mil barriles, la capacidad de que tiene PetroPerú para octubre del 2021 es de apenas 3,333 barriles en Talara (el 0.4%), mientras Pluspetrol en su planta de Pisco detenta 283 mil barriles de capacidad (41%). En tal sentido, para qué se crearía una “Agencia de Inventarios de Combustibles” reducida al ámbito estatal, ridículo aunque Usted no lo crea.

Especial

Perú: en el mercado de combustibles

Publicado

el

Grifos combustible

JORGE MANCO ZACONETTI

 

En el 2021 el promedio del precio internacional del petróleo bordeaba los US $ 72 dólares el barril, en los primeros seis meses del 2022 por múltiples factores el precio promedio se sitúa sobre los US $ 110 dólares el barril, es decir se experimenta un incremento de más del 53%, variación que se refleja en los precios internos de los combustibles, a pesar de los esfuerzos del gobierno.

La tendencia de los precios es a seguir aumentando. Y, la cuestión se agrava aún más por las consecuencias de la guerra Rusia/Ucrania, donde el primero de los países, es el segundo productor mundial de crudo y el primero en gas natural, él mismo que ha visto restringidas sus exportaciones como parte de las sanciones impuestas por los países miembros de la OTAN y de la comunidad económica europea, más la posición dura del gobierno de los Estados Unidos.

Sin embargo, la preocupación central de los consumidores en nuestro país está en relación a los altos precios finales de los combustibles, que tienen que asumir los usuarios del país, donde por intereses subalternos no se muestra la película completa sobre la realidad del mercado de los combustibles. Donde la presencia de PetroPerú es cada vez más subalterna siendo desplazada su participación, en especial de diésel 2.

Siempre hemos señalado que el mercado de combustibles en nuestro país es un mercado con graves distorsiones, donde predominan las grandes empresas transnacionales que tienen mayores espaldas financieras y un mayor poder económico que el propio Estado que participa con la empresa de bandera: PetroPerú.

En un negocio caracterizado por lo que se llamaría una Competencia Oligopólica donde compiten pocas y grandes empresas, siendo cada vez menor el protagonismo de la petrolera estatal, que no produce un barril de crudo, me corrijo tiene una producción marginal en el lote I que retendrá hasta el 2023. No participa en el rentable negocio del gas natural y no envasa un balón de GLP, y no tiene más que un grifo en propiedad de las 4,686 estaciones que existen a nivel país.

Sirva por ejemplo la participación en las ventas en el mercado del diésel 2 en todas sus versiones. Donde de una demanda interna de 122 mil barriles diarios en promedio los principales productores, pero sobre todo las empresas importadoras son grandes jugadores de la liga mundial del petróleo, como Repsol, Exxon/Mobil y Valero.

Al margen de PetroPerú que tiene la obligación de abastecer el mercado interno en especial en las provincias andinas y la Amazonía donde no llega la competencia, importando el 44 % de la demanda interna (122 MB/DC). Es más, mientras no esté operando plenamente la refinería de Talara, la petrolera estatal tendrá que importar el íntegro de su participación en el mercado, a precios internacionales cada vez más altos.

Su más cercano competidor es la transnacional española Repsol con una participación del 31 % de la demanda interna, y luego sigue la transnacional argentina Pluspetrol con el 8 % de la demanda interna de diésel, que obtiene en su Planta de Fraccionamiento de Pisco, a partir del tratamiento de los líquidos de gas natural de los lotes 88, 56 y 57 (Gran Camisea)

Sin embargo, en los últimos años han aparecido nuevos jugadores de escala mundial como Exxon/Mobil que satisface el 10 % de la demanda interna y Valero que explica el 8% de las ventas. Estas transnacionales abastecen en especial al sector minero, con grandes descuentos en precios de venta por su capacidad de almacenamiento a escala mundial y mayores espaldas financieras que PetroPerú.

En razón de las restricciones de entrada en el tamaño del capital no cualquier empresa puede participar en el mercado. Por ello, se plantea la competencia entre pocas empresas, de allí su carácter oligopólico, donde la presencia de PetroPerú tiende a una menor participación, pues como simple importadora y distribuidora mayorista no tiene protagonismo alguno en la venta minorista por medio de los grifos propios.

CONCENTRACIÓN GRIFERA

A nivel nacional a fines del 2021 están distribuidos más de 4,686 estaciones de servicio o más conocidos como grifos donde se venden principalmente gasolinas, gasoholes, diésel 2 en sus diversas versiones y gas licuado de petróleo (GLP)

De este total un aproximado de 2,100 grifos tienen el carácter de independientes, y son conocidos como las “estaciones blancas” que le compran indistintamente a un distribuidor mayorista, son independientes y fijan sus precios de acuerdo al mercado que se rige por la oferta y demanda.

Le sigue en importancia la cadena “Primax del Grupo Romero” con una cantidad de 767 grifos distribuidos a nivel nacional. Este es un actor relevante del mercado minorista de combustibles pues también como grupo económico participa desde inicios del 2018 con los grifos de las estaciones de la marca “Pecsa” con 326 estaciones, que adquirió.

En tal sentido si sumamos las estaciones de servicio de marca “Primax” con 767 grifos y la cadena “Pecsa” con 326 grifos totalizan más de 1,093 grifos a nivel país, lo que representa una participación del 23 % en el mercado de la distribución minorista, que “no es moco de pavo”

Si a ello le sumamos la participación del grupo Romero por medio de Primax como distribuidor mayorista tenemos la película completa, en relación a su protagonismo en el mercado de combustibles. Obtiene importantes descuentos de los importadores o productores como Repsol, y tiene una política agresiva de precios lo cual le permite su crecimiento en el mercado.

Luego sigue en importancia la participación de la Petrored de PetroPerú con 703 grifos, donde existen contratos privados de abastecimiento, con una política de descuentos comerciales entre la petrolera estatal y estos grifos de bandera, pues llevan el logo de la marca PetroPerú, pero la política de precios, es decir la fijación de precios es responsabilidad absoluta del propietario privado.

En otros términos, la petrolera estatal no tiene presencia en el mercado minorista de combustibles, donde predominan los grifos independientes, y las cadenas Primax, Pecsa, Repsol y la Petrored es un jugador más.

Por último, debemos resaltar la presencia de la transnacional Repsol que con una participación de 589 estaciones lo que significa el 12.7 % del total de grifos, comercializa directamente lo que importa, refina y distribuye como mayorista y minorista.

Esta transnacional Repsol por medio del control de la refinería “La Pampilla” que tiene una capacidad de refino de 118 miles de barriles diarios, está obteniendo ganancias importantes como empresa refinadora, es más obtiene utilidades como importadora, distribuidora mayorista y minorista. Es tal vez la empresa protagonista del mercado de combustibles en el país, que “pasaba piola” hasta el desastre ecológico del 15 de enero. ¡Cuántos millones de dólares le debe pagar Repsol al Estado peruano como reparación ante semejante daño ambiental!

Es esta integración vertical entre las grandes empresas transnacionales y grupos de poder económico lo que explica en última instancia los altos precios de los combustibles, donde PetroPerú retiene una menor participación relativa en el mercado.

Solamente así se puede entender que los precios de la gasolina 90 super incluido impuestos, el precio de Planta de Callao de PetroPerú sea de S/ 16.36 el galón en junio del presente y los precios finales al consumidor sean superiores a los S/ 22 soles, a pesar del Fondo de Estabilización y la exoneración del impuesto selectivo a los combustibles.

En síntesis, para entender lo qué está sucediendo en el mercado de combustibles y los precios se debe explicar primero la competencia oligopólica, los altos márgenes de la importación, distribución mayorista y minorista de las cadenas privadas, donde todos ganan menos el consumidor. Por ello la salida a corto plazo es la conversión al gas natural (GNV) pero esa es otra historia.

Seguir leyendo

Especial

Bulos y fábrica de bulos

Publicado

el

Bulos y fábrica de bulos

Eduardo González Viaña

 

BULO es una palabra que se dice más en España, pero se usa en todas partes como se usa “fake news”. Significa mentira, embuste y noticia falsa que se usa con el fin de perjudicar a alguien.

Un amigo de Lima me envía por WhatsApp, y diagramados como noticias, los bulos que siguen, y finge creer que son promesas del entonces candidato, y ahora presidente electo de Colombia, Gustavo Petro.

“Las viviendas de más de 65 metros cuadrados serán compartidas con otras familias”

“El arrendamiento de viviendas tendrá un impuesto del 45 por ciento porque es un lujo.”

“Prohibiremos la música en las horas de trabajo.”

“No aceptaremos crucifijos en las escuelas porque Colombia es un estado laico.”

“Alzaremos la edad de la pensión porque jubilarse joven genera ocio y vicio.”

REALMENTE, ¿mi amigo de Lima cree que Petro es un cretino y que va a destruir su campaña aterrorizando a los dueños de casas pequeñas y a los trabajadores próximos a jubilarse?

¿Cree que en un país como Colombia más de la mitad de los electores daría su voto por alguien que no tiene la cabeza bien puesta?

¿Cree de verdad que Petro ha dicho eso?

¿O más bien mi amigo sabe que esto es falso y- sin embargo -lo difunde para hacer creer que la izquierda socialista dividirá con un cartón por en medio las casas de los colombianos y obligará a que los ancianos dejen el pijama, se pongan una corbata y vuelvan mañana temprano a la oficina?

¿Y POR QUÉ PRETENDERÍA TODO ESO LA IZQUIERDA? Hay que tener en cuenta que su lucha de más de un siglo ha sido para que todos puedan tener viviendas, acceso a la educación, sanidad pública, jornada de 8 horas, vacaciones, jubilación. Y todo eso ha sido logrado día tras día por militantes heroicos que dieron su vida y su libertad, y padecieron prisión, pobreza y muerte a cambio de nada para ellos y todo para edificar una sociedad más humana.

¿Y por qué prohibirían la música? ¡Nada más falso! Hay que recordar que las revoluciones populares no se han hecho para prohibir a Beethoven y Chopin sino para que el pueblo los conozca y los escuche.

Por fin, mi pobre amigo- un conservador que no tiene mucho que conservar- pega en el WhatsApp el bulo de que se prohibirán los crucifijos.

¿Todavía cree eso? … Olvida que, en nuestros tiempos, en más de medio siglo, sacerdotes como Camilo Torres, el Obispo Romero o Martin Luther King, entre muchos otros, entregaron sus vidas por la libertad y la justicia social. Olvida a Gustavo Gutiérrez. Olvida también que nuestro papa se llama Francisco. ¿Olvida o no sabe de él?

El capitalismo angurriento se ha pasado décadas haciendo creer que su bandera es la del cristianismo. Ya se sabe hoy día que no hay más perverso materialismo que el de los dueños del mundo. Ser socialista, por el contrario, equivale hoy a levantar la cruz del martirio y las ideas del Maestro de Galilea.

Quizás mi amigo ha pegado el bulo en su WhatsApp para que lo leamos y protestemos y para decir que tampoco él lo cree. Eso me dirá mañana cuando yo pegue este artículo en el mío, y yo aceptaré el bulo de su bulo… para que no se sienta mal.

Pero, francamente, yo no les ofrecería ni un centímetro de mi espacio a aquellos que son dueños absolutos de todos los medios de manipulación masiva.

Como dijo Francia Márquez, la vicepresidenta electa de Colombia: “Esta lucha no empezó con nosotros, empezó con nuestros ancestros…Hoy se levanta la voz de los que ya no están y de los renacientes que vendrán y juntos empezaremos a construir.”

Seguir leyendo

Especial

63º premio literario Casa de las Américas

Publicado

el

El Premio Casa de las Américas, consagró a Alberto Flores Galindo.

José Luis Ayala

 

¿Cuántos peruanos han ganado el Premio Casa de las América? En poesía: Antonio Cisneros, Hildebrando Pérez Grande. Cuento: Dante Castro Arasco, Novela: Marcos Yauri Montero, Oswaldo Jorge Salazar. Ensayo: Héctor Béjar, Manuel Espinoza García, Alberto Flores Galindo, Ensayo históricosocial: Hugo Neira. Premio José Lezama Lima: José Watanave, Carlos Germán Belli, José Antonio Mazzoti. Premio Ezequiel Martínez: Raúl Bueno.

Para el año 2023. La Casa de las Américas convoca al concurso de géneros: Cuento, literatura testimonial, investigación. El premio consiste en 3.000 dólares y edición del libro. Abierto para autores latinoamericanos, naturales o naturalizados, para cuento y literatura testimonial, y sin restricciones para investigación. La entidad convocante es la Casa de las Américas, país convocante: Cuba. Fecha de cierre: 31:10:2022

La Casa de las Américas convoca para el año 2023 a la edición 63 del Premio Literario. Podrán concursar obras inéditas en a) cuento, b) literatura testimonial y c) estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe contemporáneos. Además, convoca a la literatura brasileña (con libros de ficción escritos en portugués y publicados en esa lengua durante los años 2020-2022).

Los concursantes deberán regirse necesariamente a las siguientes bases:

1. Podrán enviar obras inéditas en español en cuento, literatura testimonial y estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe contemporáneos. Se considerarán inéditas aun aquellas que hayan sido impresas en no más de la mitad.

2. En cuento y literatura testimonial solo podrán participar autores latinoamericanos, naturales o naturalizados.

3. Por el premio de estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe contemporáneos, podrán concursar también autores de cualquier otra procedencia, con un libro sobre la América Latina o el Caribe, escrito en español.

4. Ningún autor podrá enviar más de un libro por género, ni participar con una obra en proceso de impresión, aunque esté inédita, o que haya obtenido algún premio nacional o internacional u opte por él mientras no se haya dado el fallo del Premio Casa de las Américas. Tampoco podrá participar en un género en el que hubiera obtenido este Premio, en alguno de los cinco años anteriores.

5. Se otorgará un premio único e indivisible por cada género que consistirá en 3000 dólares o su equivalente en la moneda nacional que corresponda, y la publicación de la obra por la Casa de las Américas. Se otorgarán menciones si el jurado estima necesarias, sin que ello implique retribución ni compromiso editorial por parte de la Casa de las Américas.

6. Las obras serán firmadas con seudónimo.

7. La Casa de las Américas se reserva el derecho de publicación de la que será considerada primera edición de las obras premiadas, hasta un máximo de 10 000 ejemplares, aunque se trate de una coedición o de reimpresiones coeditadas. Tal derecho incluye no solo evidentes aspectos económicos sino todas las características gráficas y otras de la mencionada primera edición. Asimismo, la Casa de las Américas, de común acuerdo con los autores, promoverá la circulación en formato digital de los libros premiados.

8. Los autores deberán enviar sus obras de manera digital, en pdf, accediendo a premiocasa.cu/registro a partir del 1º de septiembre del año en curso. Las obras no excederán en ningún caso de las quinientas (500) páginas.

9. El plazo de admisión cerrará el 31 de octubre de 2022 a las 12 de la noche, hora de La Habana.

10. Los premios se darán a conocer el 27 de enero de 2023.

11. El incumplimiento de alguna de estas bases conduciría a la invalidación del Premio otorgado.

El primer premio Casa de las Américas, fue entregado en 1960 en la primera convocatoria cuando ganaron Ezequiel Martínez Estrada (Argentina) en ensayo, Jorge Enrique Adoum (Ecuador) en poesía y José Soler Puig (Cuba) en novela. El jurado estuvo conformado por Benjamín Carrión, Nicolás Guillén, Virgilio Piñera en poesía y, por Alejo Carpentier, Carlos Fuentes, Enrique Labrador Ruíz, Miguel Otero Silva en novela.

Se trata de uno de los más importantes certámenes literarios en lengua española que se realiza en América Latina. Los ganadores son inmediatamente consagrados como nuevos y más notables escritores del siglo XXI, cuyos libros además de tener un gran tiraje circularán en todos los países donde se habla el español. Entonces, no hay más que ponerse a trabajar y esperar el veredicto de los jurados que se reunirán en La Habana, en febrero del año 2023.

Entonces: Trabajar, corregir hasta lograr crear un libro único, maravilloso. Yo mismo soy.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.