Conecta con nosotros

Especial

Lima en peligro de una hecatombe

Depósitos de relaves tóxicos de Tamboraque pueden colapsar en cualquier momento y caer sobre el río Rímac si las lluvias llegan a desestabilizarlos. Sería el mayor huaico de la historia, afirma ingeniero Óscar Cáceres, experto en la materia.

Publicado

el

Arturo Cruz

El ingeniero Óscar Cáceres López es un sobreviviente del aluvión del 13 de diciembre de 1941 en Huaraz, cuando una masa de lodo de 50 metros de altura y 200 metros de largo borró media capital de Ancash, causando 7,500 muertos. Hoy es un experto en la materia y fue uno de los técnicos convocados a comienzos de marzo por la congresista Marisa Glave para examinar el grave problema de los relaves de Tamboraque.

Con esos recuerdos de niño y sus conocimientos profesionales, nos dice: “Ya vemos hoy las colas de gente que esperan recibir unos litros de agua de los camiones cisterna. ¿Cómo sería si en lugar del racionamiento de agua potable se tuviera que soportar en Lima una escasez total, realmente total, de dos o tres meses? Esa amenaza es tan real como los múltiples huaicos que vienen ocurriendo, porque los enormes depósitos de relaves mineros de Tamboraque, a 93 kilómetros al este de Lima, remojados por las intensas lluvias pueden deslizarse en cualquier momento sobre el lecho del río Rímac y bajar hacia Lima como un gigantesco aluvión.”

Ing. Óscar Cáceres, alertó al gobierno que  relaves contienen arcénico cianuro y otros.

Ing. Óscar Cáceres, alertó al gobierno que relaves contienen arcénico cianuro y otros.

Esta avalancha gigante de 400 millones de metros cúbicos de lodo y rocas, señala el ingeniero Cáceres, alcanzaría 100 metros de altura en los tramos estrechos del valle y unos 50 metros en los más anchos; sería el más grande de la historia.

Esta situación se ha denunciado varias veces en los últimos 30 años, las instituciones y los funcionarios se tiran la pelota, pero hasta ahora no se ha movido ni un gramo de esas materias tóxicas.

Al producirse el deslizamiento a causa de lluvias o de un fuerte sismo, explica el especialista, se produciría allí un embalse que luego desfogaría y bajaría por todo el valle destruyendo 200 metros en ambas riberas, incluso La Atarjea, dejando a Lima sin agua potable por tiempo indefinido. ¿Se espera primero la tragedia para actuar después?

LO QUE PODRÍA PASAR
Una avalancha como nunca se ha visto en el Perú se deslizaría sobre Lima desde Tamboraque, un punto en el río Rímac, a 93 kilómetros al este de la capital, causando una mortandad inimaginable. Pero además de la cifra altísima de muertos, quedaría Lima sin agua potable.

Por lo pronto, ya en la situación actual los relaves de Tamboraque están contaminando las aguas del río Rímac, cosa que todavía no se percibe precisamente por la ocurrencia de huaicos e inundaciones que atraen la atención mediática. Pero las filtraciones de los relaves ya están en las aguas que bajan por el lecho del Río Hablador.

Narrando una pesadilla, el ingeniero Óscar Cáceres López, asesor del Comité Nacional de Salud Ambiental del Consejo Nacional de Salud, alertó a los concurrentes a una mesa redonda que organizó recientemente la congresista Marisa Glave, Su relato de un desastre no deseado para Lima, es el siguiente:

Si se produjera un sismo de grado siete en Lima o una intensa y reiterada lluvia, se vendrían abajo la cuarta parte de los edificios de la ciudad. En los minutos siguientes, mientras los asustados pobladores estuvieran tratando de reponerse y rescatar los cuerpos de sus muertos y sus heridos, la continuación de la tragedia se estaría gestando en las alturas.

LA AMENAZA
En Tamboraque, el sismo habría producido el desplazamiento de voluminosos relaves mineros que están aparentemente cuajados sobre las faldas arcillosas de un cerro que también resbalaría hacia el río. De esa manera se formaría un gigantesco embalse.

Con la confusión de esas horas, las autoridades del gobierno central no tendrían conocimiento del embalse. Y aun sabiéndolo, tendrían que repartir su atención, entre las crecientes necesidades de salud, defensa civil y de ayuda humanitaria. Seis horas después, como el río seguiría corriendo desde las alturas hasta Tamboraque, el agua se acumularía hasta el borde mismo de la presa natural..

De pronto, como si se rajara la tierra, la pared oeste del embalse que mira a Lima, se abriría vertiendo en el lecho del río más de 400 millones de metros cúbicos de aguas y lodos tóxicos, un volumen mucho mayor que el del reservorio de Tinajones, que pugnaría por ir río abajo, hacia el mar.

Relaves de Tamboraque puede causar hecatombe

HORRENDA DEVASTACIÓN
En su camino destructor, la gigantesca avalancha alcanzaría más de 100 metros de altura en los sectores más estrechos del valle, y unos 50 metros de altura en los más anchos, sepultando hidroeléctricas, incluso la planta de tratamiento de agua de La Atarjea, colegios, hospitales, mercados y muchas viviendas.

El desastre no terminaría con el avance de la avalancha: desaparecería el suministro de agua a través de La Atarjea causando ausencia de agua potable en un área mucho mayor que la dañada directamente por la avalancha.

Una segunda opción sería que los relaves de Tamboraque caigan sobre el río sin que ocurra un sismo. En todo caso, la gravedad siempre dependerá en mucho de la hora en que ocurran los acontecimientos.

LA SOLUCIÓN DE FONDO
INVERTIR O MORIR
Para el ingeniero Óscar áceres, una solución razonable que evitaría incluso el peligro de mover los relaves y provocar deslizamientos, sería intervenir el río antes de la zona de los relaves y mediante entubamientos desviar su curso para retomarlo más adelante.

Esta solución, señala, demandaría una inversión de 500 millones de dólares que evitaría pérdidas incalculables. El monto en referencia debería incluirse dentro de los montos que se piensa invertir, tanto en refaccionar, rehabilitar y completar las redes públicas de vialidad, eléctrica, de salud, educación y otras, puesto que la finalidad última de dichas inversiones es dar calidad de vida y seguridad a los peruanos, incluyendo por supuesto a los moradores de Lima metropolitana.

En la práctica, dijo Cáceres, puede decirse que esta opción es más razonable y práctica que retirar los relaves, pero esta posibilidad choca con los intereses y el poder económico de quienes durante décadas han logrado que no se haga allí nada. Y ni siquiera pagan las sucesivas multas a las que se han hecho acreedores.

Represa en Tamboraque

Indolencia ante el peligro
Tras clausurar la reunión sobre el tema convocada por Marisa Glave y a la que asistieron representantes de casi todas las instituciones que tienen que ver con los relaves acumulados por décadas en Tamboraque, la congresista del movimiento Nuevo Perú expresó su malestar. Como si se tratase de una reunión más, cada institución convocada envió funcionarios de segundo o tercer nivel.

—¿Su conclusión?
—Se confirman nuestros temores por el abandono en que se encuentra Tamboraque. No se trata solo de un punto en riesgo. Se trata de una zona donde los relaves literalmente besan las orillas del río Rímac transmitiéndole sustancias letales. Y es más, millones de toneladas se pueden venir sobre Lima en cualquier momento.

—El Ingeniero Óscar Cáceres hizo una descripción espeluznante de lo que podría pasar. ¿Eso no les interesa a las autoridades?
—Esa es nuestra lucha en estos momentos. No es posible que teniendo la amenaza en las puertas de nuestras casas, nadie parezca impresionarse no obstante existir altas posibilidades de que eso ocurra en cualquier momento.

—Usted ha visitado Tamboraque, ¿cuál es su impresión?
—Que el Estado debe actuar cuanto antes. Lamentablemente, todo el mundo se lava las manos. Todos creen que cumplen su tarea al acumular papeles, estudios, y evaluaciones que las autoridades de paso muchas veces ni leen. El problema de fondo es que no hay una gestión del territorio. Cada uno ve de manera compartimentada su propio actuar y con eso cree que hizo su trabajo.

—¿Y de las exposiciones de las instituciones?
—Hoy día OEFA nos ha dicho que sí ha visto una situación de riesgo, en el cuarto relave más viejo de Tamboraque que es el de Triana, y que ha tenido una acción preventiva pero nada más, porque tiene las manos atadas por el paquetazo ambiental, la Ley 30230 hasta ahora vigente. Por su lado, Osinergmin dice que como ya hay un plan de abandono del año 97, ellos ya no pueden actuar sobre el lado de Triana sino solo por el lado 1 y 2 y la ampliación sur. Pero no lo hacen, esperando que alguien se los ordene. Y que por mientras están cumpliendo con hacer un seguimiento y fiscalización a la empresa encargada de la remediación de la zona que desde el 2008 tiene casi 5 millones de soles en multas impagas, por no cumplir sus compromisos de obras.

—¿Qué dice la empresa?
—Ha venido a decir aquí que retirar el relave puede poner en peligro el cerro y que por eso no se deben tocar los relaves y deben seguir allí. Yo creo que ello no se puede usar como pretexto para no hacer nada que aleje el peligro, y se les ha dicho que retirar los relaves tiene que hacerse junto con asegurar el cerro. En el 2008 se descubrió que el cerro tiene una base arcillosa y eso lo hace más peligroso. Yo me pregunto ¿cómo la empresa consigue seguir sin hacer las obras, y que nadie le cobre las multas?

—¿Cuál es el siguiente paso?
—Por ahora, cada institución ha podido ver qué están haciendo los otros. Y también han escuchado de boca de un experto qué es lo que puede ocurrir en todo el valle del Rímac hasta hacer crisis total en Lima. Haremos todo lo que sea necesario para mover a las instituciones. No se trata de alarmismo. Se trata de salvar a la capital de una hecatombe de la que es viable salvarnos en estos momentos.

ALGO MÁS
El mayor peligro si los relaves se vuelcan al río –ya sea por un sismo fuerte o por lluvias intensas como las de estos días– sería la destrucción de las instalaciones de La Atarjea, o sea que no se podría producir agua potable, y tampoco funcionarían los desagües. ¿Cuánto duraría esa restricción? Esto sería estratégica y logísticamente más grave que un terremoto.

Especial

¡No me analices compadre!

Publicado

el

Pedro Castillo

Julio Schiappa Pietra

 

A mí me dan rabia los analistas políticos que no conocen la geografía, la sociología y la idionsicracia de este complejo país y de América Latina. No leen ni viajan y crean mamotretos desde sus oficinas en Lima, o, sesudas leyes sin aplicación ,que jamás han pasado por un crucial tamiz de verdad: la opinión ciudadana. Y en el periodismo peruano, experto en descubrir bacterias asesinas en los CV de todos los políticos, el mal de la superficialidad y la improvisación Chotana, es un virus que corroe la verdad y malogra la ciencia, razones y datos, de varios artículos que hablan del fenómeno de crecimiento de la izquierda en 60% de América Latina. La manía de no llamar anti democraticamente a los que saben, lleva a que conservadores declarados, fundamentalistas reconocidos y liberales despistados terminen por no entender que pasa con la izquierda. Nunca, en el buen periodismo, se llama a los especialistas de un solo lado a opinar sobre sus contrincantes ideológicos. No es objetivo, no permite llegar a la verdad y tampoco es honrado porque la elección demostró que 8,560,000 votantes por Castillo o el progresismo merecen ser representados en los medios de comunicación. 90% de los comentaristas en todos los medios son de una opinión contraria al ganador de las elecciones. Made in Perú: solo opinan los enemigos de mis enemigos.

Empiezo por citar una nota llena de simplificaciones y sesgos nada científicos de Ana Bazo en El Comercio de ayer domingo. En su articulo, se denomina “populistas” a Bukele, AMLO, Castillo, Bolsonaro, Arce, Ortega y Maduro. Sería porque son presidentes que “prometen cosas que no podrán cumplir”(Sic). Razonamiento primarioso, que mete en un mismo saco a populistas de izquierda y de derecha, a neo fascistas de derecha como Bolsonaro, a corruptos autoritarios a lo Putin ,como Ortega y Maduro.

O a un político como Bukele que ha encontrado la ruta rápida para acabar con las Maras- los asesinos más crueles del mundo- sin paredón y con penales tipo Challacalpa para los terroristas del crimen.

O peor aún, a Pedro Castillo,sin un proyecto político , ideologico, o de reformas identificable, cómo dice-en un artículo brillante- Juan Manuel Robles en Hildebrandt en sus Trece. De populista, nada,no entra en esa camisa de fuerza.

Meter todo esto en una sola canasta populista, cómo hace la colega Bazo de El Comercio, es hacer un arroz arroz con mango verde.

Llama la atención, que en la caracterización que comentamos, no se incluya al régimen peronista de Cristina Kirchner y Alberto Fernández. Ese si es populismo del original y con 70 años de historia.

Entender la nueva izquierda de LATAM llama más bien a evitar la simplificación , para descalificar a todos los izquierdistas por la carga de promesas que no se cumplen, supuestamente característica del populismo. Además un razgo-para mi central- del populismo de derecha moderno, es que captura banderas sociales de la izquierda y las hace realidad ganando el gobierno. Ejemplos sobran. Basta el de Víctor Orban en Hungría o el de Trump en EEUU. Se robaron las banderas de una izquierda que olvidó la justicia social o el nacionalismo y que tiene ahora su eje en las reinvindicaciones de minorias sexuales, el ecologismo y demandas de las comunidades étnicas.

Más bien en estás nuevas izquierdas, hoy el mercado es una herramienta fundamental del desarrollo . Y es la Democracia Parlamentaria”el mejor de los sistemas porque es el que se perfecciona y ajusta permanente”. No es Teng Siao Ping el que lo dice, sino José Mujica, el padre fundador de esta nueva corriente latinoamericana,ni comunista,ni chavista, en acelerada definicion. Reducir ese complejo proceso , que abarcaria a la mayoría de los gobiernos de izquierda de América Latina, al populismo, es un grave error de análisis y de ignorancia.

Seguir leyendo

Especial

Perú: en el mercado de combustibles

Publicado

el

Grifos combustible

JORGE MANCO ZACONETTI

 

En el 2021 el promedio del precio internacional del petróleo bordeaba los US $ 72 dólares el barril, en los primeros seis meses del 2022 por múltiples factores el precio promedio se sitúa sobre los US $ 110 dólares el barril, es decir se experimenta un incremento de más del 53%, variación que se refleja en los precios internos de los combustibles, a pesar de los esfuerzos del gobierno.

La tendencia de los precios es a seguir aumentando. Y, la cuestión se agrava aún más por las consecuencias de la guerra Rusia/Ucrania, donde el primero de los países, es el segundo productor mundial de crudo y el primero en gas natural, él mismo que ha visto restringidas sus exportaciones como parte de las sanciones impuestas por los países miembros de la OTAN y de la comunidad económica europea, más la posición dura del gobierno de los Estados Unidos.

Sin embargo, la preocupación central de los consumidores en nuestro país está en relación a los altos precios finales de los combustibles, que tienen que asumir los usuarios del país, donde por intereses subalternos no se muestra la película completa sobre la realidad del mercado de los combustibles. Donde la presencia de PetroPerú es cada vez más subalterna siendo desplazada su participación, en especial de diésel 2.

Siempre hemos señalado que el mercado de combustibles en nuestro país es un mercado con graves distorsiones, donde predominan las grandes empresas transnacionales que tienen mayores espaldas financieras y un mayor poder económico que el propio Estado que participa con la empresa de bandera: PetroPerú.

En un negocio caracterizado por lo que se llamaría una Competencia Oligopólica donde compiten pocas y grandes empresas, siendo cada vez menor el protagonismo de la petrolera estatal, que no produce un barril de crudo, me corrijo tiene una producción marginal en el lote I que retendrá hasta el 2023. No participa en el rentable negocio del gas natural y no envasa un balón de GLP, y no tiene más que un grifo en propiedad de las 4,686 estaciones que existen a nivel país.

Sirva por ejemplo la participación en las ventas en el mercado del diésel 2 en todas sus versiones. Donde de una demanda interna de 122 mil barriles diarios en promedio los principales productores, pero sobre todo las empresas importadoras son grandes jugadores de la liga mundial del petróleo, como Repsol, Exxon/Mobil y Valero.

Al margen de PetroPerú que tiene la obligación de abastecer el mercado interno en especial en las provincias andinas y la Amazonía donde no llega la competencia, importando el 44 % de la demanda interna (122 MB/DC). Es más, mientras no esté operando plenamente la refinería de Talara, la petrolera estatal tendrá que importar el íntegro de su participación en el mercado, a precios internacionales cada vez más altos.

Su más cercano competidor es la transnacional española Repsol con una participación del 31 % de la demanda interna, y luego sigue la transnacional argentina Pluspetrol con el 8 % de la demanda interna de diésel, que obtiene en su Planta de Fraccionamiento de Pisco, a partir del tratamiento de los líquidos de gas natural de los lotes 88, 56 y 57 (Gran Camisea)

Sin embargo, en los últimos años han aparecido nuevos jugadores de escala mundial como Exxon/Mobil que satisface el 10 % de la demanda interna y Valero que explica el 8% de las ventas. Estas transnacionales abastecen en especial al sector minero, con grandes descuentos en precios de venta por su capacidad de almacenamiento a escala mundial y mayores espaldas financieras que PetroPerú.

En razón de las restricciones de entrada en el tamaño del capital no cualquier empresa puede participar en el mercado. Por ello, se plantea la competencia entre pocas empresas, de allí su carácter oligopólico, donde la presencia de PetroPerú tiende a una menor participación, pues como simple importadora y distribuidora mayorista no tiene protagonismo alguno en la venta minorista por medio de los grifos propios.

CONCENTRACIÓN GRIFERA

A nivel nacional a fines del 2021 están distribuidos más de 4,686 estaciones de servicio o más conocidos como grifos donde se venden principalmente gasolinas, gasoholes, diésel 2 en sus diversas versiones y gas licuado de petróleo (GLP)

De este total un aproximado de 2,100 grifos tienen el carácter de independientes, y son conocidos como las “estaciones blancas” que le compran indistintamente a un distribuidor mayorista, son independientes y fijan sus precios de acuerdo al mercado que se rige por la oferta y demanda.

Le sigue en importancia la cadena “Primax del Grupo Romero” con una cantidad de 767 grifos distribuidos a nivel nacional. Este es un actor relevante del mercado minorista de combustibles pues también como grupo económico participa desde inicios del 2018 con los grifos de las estaciones de la marca “Pecsa” con 326 estaciones, que adquirió.

En tal sentido si sumamos las estaciones de servicio de marca “Primax” con 767 grifos y la cadena “Pecsa” con 326 grifos totalizan más de 1,093 grifos a nivel país, lo que representa una participación del 23 % en el mercado de la distribución minorista, que “no es moco de pavo”

Si a ello le sumamos la participación del grupo Romero por medio de Primax como distribuidor mayorista tenemos la película completa, en relación a su protagonismo en el mercado de combustibles. Obtiene importantes descuentos de los importadores o productores como Repsol, y tiene una política agresiva de precios lo cual le permite su crecimiento en el mercado.

Luego sigue en importancia la participación de la Petrored de PetroPerú con 703 grifos, donde existen contratos privados de abastecimiento, con una política de descuentos comerciales entre la petrolera estatal y estos grifos de bandera, pues llevan el logo de la marca PetroPerú, pero la política de precios, es decir la fijación de precios es responsabilidad absoluta del propietario privado.

En otros términos, la petrolera estatal no tiene presencia en el mercado minorista de combustibles, donde predominan los grifos independientes, y las cadenas Primax, Pecsa, Repsol y la Petrored es un jugador más.

Por último, debemos resaltar la presencia de la transnacional Repsol que con una participación de 589 estaciones lo que significa el 12.7 % del total de grifos, comercializa directamente lo que importa, refina y distribuye como mayorista y minorista.

Esta transnacional Repsol por medio del control de la refinería “La Pampilla” que tiene una capacidad de refino de 118 miles de barriles diarios, está obteniendo ganancias importantes como empresa refinadora, es más obtiene utilidades como importadora, distribuidora mayorista y minorista. Es tal vez la empresa protagonista del mercado de combustibles en el país, que “pasaba piola” hasta el desastre ecológico del 15 de enero. ¡Cuántos millones de dólares le debe pagar Repsol al Estado peruano como reparación ante semejante daño ambiental!

Es esta integración vertical entre las grandes empresas transnacionales y grupos de poder económico lo que explica en última instancia los altos precios de los combustibles, donde PetroPerú retiene una menor participación relativa en el mercado.

Solamente así se puede entender que los precios de la gasolina 90 super incluido impuestos, el precio de Planta de Callao de PetroPerú sea de S/ 16.36 el galón en junio del presente y los precios finales al consumidor sean superiores a los S/ 22 soles, a pesar del Fondo de Estabilización y la exoneración del impuesto selectivo a los combustibles.

En síntesis, para entender lo qué está sucediendo en el mercado de combustibles y los precios se debe explicar primero la competencia oligopólica, los altos márgenes de la importación, distribución mayorista y minorista de las cadenas privadas, donde todos ganan menos el consumidor. Por ello la salida a corto plazo es la conversión al gas natural (GNV) pero esa es otra historia.

Seguir leyendo

Especial

Bulos y fábrica de bulos

Publicado

el

Bulos y fábrica de bulos

Eduardo González Viaña

 

BULO es una palabra que se dice más en España, pero se usa en todas partes como se usa “fake news”. Significa mentira, embuste y noticia falsa que se usa con el fin de perjudicar a alguien.

Un amigo de Lima me envía por WhatsApp, y diagramados como noticias, los bulos que siguen, y finge creer que son promesas del entonces candidato, y ahora presidente electo de Colombia, Gustavo Petro.

“Las viviendas de más de 65 metros cuadrados serán compartidas con otras familias”

“El arrendamiento de viviendas tendrá un impuesto del 45 por ciento porque es un lujo.”

“Prohibiremos la música en las horas de trabajo.”

“No aceptaremos crucifijos en las escuelas porque Colombia es un estado laico.”

“Alzaremos la edad de la pensión porque jubilarse joven genera ocio y vicio.”

REALMENTE, ¿mi amigo de Lima cree que Petro es un cretino y que va a destruir su campaña aterrorizando a los dueños de casas pequeñas y a los trabajadores próximos a jubilarse?

¿Cree que en un país como Colombia más de la mitad de los electores daría su voto por alguien que no tiene la cabeza bien puesta?

¿Cree de verdad que Petro ha dicho eso?

¿O más bien mi amigo sabe que esto es falso y- sin embargo -lo difunde para hacer creer que la izquierda socialista dividirá con un cartón por en medio las casas de los colombianos y obligará a que los ancianos dejen el pijama, se pongan una corbata y vuelvan mañana temprano a la oficina?

¿Y POR QUÉ PRETENDERÍA TODO ESO LA IZQUIERDA? Hay que tener en cuenta que su lucha de más de un siglo ha sido para que todos puedan tener viviendas, acceso a la educación, sanidad pública, jornada de 8 horas, vacaciones, jubilación. Y todo eso ha sido logrado día tras día por militantes heroicos que dieron su vida y su libertad, y padecieron prisión, pobreza y muerte a cambio de nada para ellos y todo para edificar una sociedad más humana.

¿Y por qué prohibirían la música? ¡Nada más falso! Hay que recordar que las revoluciones populares no se han hecho para prohibir a Beethoven y Chopin sino para que el pueblo los conozca y los escuche.

Por fin, mi pobre amigo- un conservador que no tiene mucho que conservar- pega en el WhatsApp el bulo de que se prohibirán los crucifijos.

¿Todavía cree eso? … Olvida que, en nuestros tiempos, en más de medio siglo, sacerdotes como Camilo Torres, el Obispo Romero o Martin Luther King, entre muchos otros, entregaron sus vidas por la libertad y la justicia social. Olvida a Gustavo Gutiérrez. Olvida también que nuestro papa se llama Francisco. ¿Olvida o no sabe de él?

El capitalismo angurriento se ha pasado décadas haciendo creer que su bandera es la del cristianismo. Ya se sabe hoy día que no hay más perverso materialismo que el de los dueños del mundo. Ser socialista, por el contrario, equivale hoy a levantar la cruz del martirio y las ideas del Maestro de Galilea.

Quizás mi amigo ha pegado el bulo en su WhatsApp para que lo leamos y protestemos y para decir que tampoco él lo cree. Eso me dirá mañana cuando yo pegue este artículo en el mío, y yo aceptaré el bulo de su bulo… para que no se sienta mal.

Pero, francamente, yo no les ofrecería ni un centímetro de mi espacio a aquellos que son dueños absolutos de todos los medios de manipulación masiva.

Como dijo Francia Márquez, la vicepresidenta electa de Colombia: “Esta lucha no empezó con nosotros, empezó con nuestros ancestros…Hoy se levanta la voz de los que ya no están y de los renacientes que vendrán y juntos empezaremos a construir.”

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.