Contáctanos

Política

Las dos caras de Vargas Llosa

Publicado

el

Mario Vargas Llosa

Nota de Fernando D’Addario “Las dos caras de Vargas Llosa”, una reseña crítica de Tiempos recios, el más reciente libro de Mario Vargas Llosa -publicada en Radar, el suplemento cultural de Página/12 del 15 de diciembre de 2019- y comentario de Atilio Borón.

Ejercicio práctico para poner a prueba la capacidad de asombro: leer al mismo tiempo Tiempos recios, la última novela de Mario Vargas Llosa, y las declaraciones del escritor sobre la actual situación en Bolivia. En su nuevo libro, el Premio Nobel de Literatura da cuenta de los intereses económicos, geopolíticos y culturales que provocaron el golpe de Estado de 1954 en Guatemala y terminaron con el gobierno progresista de Jacobo Arbenz.

Como narrador, Vargas Llosa toma partido abiertamente por su “héroe” y denuncia la intromisión de los Estados Unidos en los asuntos latinoamericanos, el papel central de la United Fruit en el Golpe, la alianza entre militares, sectores de la Iglesia y grandes terratenientes para despojar a los indígenas de los derechos que habían conquistado, la utilización del marketing mediático para instalar la idea de que Arbenz era un monstruo comunista manejado por la Unión Soviética, etc. Como contrapartida, el mismo Vargas Llosa pero en su condición de “ensayista”, publicó recientemente un artículo que celebra “la valentía del pueblo boliviano que ha arrojado del poder a un dictador”.

En su novela escribe, aludiendo a los desafíos que tenía Arbenz cuando tomó el poder: “Había que cambiar la estructura feudal que reinaba en el campo, donde la inmensa mayoría de guatemaltecos, los campesinos, carecían de tierras y trabajaban para los hacendados ladinos y blancos, por sueldos miserables, en tanto que los grandes finqueros vivían como los encomenderos en la colonia, gozando de todos los beneficios de la modernidad”.

El Vargas Llosa novelista se queja de lo que ocurrió cuando derrocaron al presidente elegido democráticamente: “Todo rastro del régimen de Jacobo Arbenz parecía desaparecido y, en su reemplazo, había surgido un país en estado frenético en el que la caza a los comunistas reales o supuestos era la obsesión nacional”.

En su ensayo difundido aquí por el diario La Nación, Vargas Llosa escribe: “Bolivia parecía perdida para la democracia y la legalidad. Mucho se apresuraron Cuba, Venezuela y Nicaragua a creer que tenían en sus garras al pueblo boliviano. No sabían de lo que este pueblo valiente es capaz en defensa de su soberanía y libertad”.

El cimbronazo de la doble lectura, que es fuerte, invita a establecer algunas hipótesis: 1) Vargas Llosa dejó de escribir ficción hace treinta años y ante los requerimientos editoriales va sacando del cajón viejas novelas -El sueño del celta, publicada en 2010, también podría caber en esta especulación- escritas cuando tenía ideas progresistas. 2) Tiene un ghostwriter que entiende al revés las consignas que le dicta el Premio Nobel de Literatura. 3) El escritor peruano/español sabe que sus ideas reaccionarias tienen buena acogida en el establishment mediático pero intuye que la mayoría de los que todavía leen libros son de izquierda o algo parecido. Fuera de estas alternativas ya entraríamos en alarmas de bipolaridad intelectual que excederían las atribuciones de esta simple comparación de textos.

Libro de Mario Vargas Llosa

Quizás para atajarse el propio Vargas Llosa ensaya, sobre el final de su novela, una suerte de “moraleja” que intenta compatibilizar su defensa de un gobierno de centro izquierda (de hace 65 años) y sus ideas liberales (de hoy). Escribe: “La intervención norteamericana en Guatemala retrasó durante decenas de años la democratización del continente y costó millares de muertos, pues contribuyó a popularizar el mito de la revolución armada y el socialismo en toda América Latina”.

Esa idea, de que el fascismo alentado por los Estados Unidos en nombre de “la lucha contra el comunismo” no hizo más que radicalizar a los jóvenes idealistas de la época (da el ejemplo de Fidel Castro) es discutible e interesante, pero es perfectamente aplicable a la situación actual en Bolivia, donde la perspectiva de un gobierno represivo de extrema derecha apoyado por los Estados Unidos y las multinacionales también podría engendrar, tarde o temprano, una reacción más virulenta por parte de la izquierda.

No se trata aquí de cuestionar las ideas políticas de Vargas Llosa. Tampoco se pone en duda su talento como escritor. Lo que provoca perplejidad es su incapacidad para procesar coherentemente, en su condición de intelectual todoterreno, elementos del presente y del pasado; la miopía que le impide trazar analogías entre el poder de fuego de la United Fruit de ayer y las multinacionales extractivistas de hoy; su ingenuidad (¿?) para ver en la actualidad un espontáneo levantamiento popular donde antes –en un cuadro de situación muy similar- veía una operación golpista gestada por la CIA y la embajada de los Estados Unidos; su disposición a entregarse a los cantos de sirenas de la “prensa libre” (léase hegemónica) después de haber descrito en su novela de manera brillante cómo se instrumentó la campaña mediática (a instancias del publicista Edward L. Bernays, un Durán Barba de mediados del siglo XX) que fue minando paulatinamente el gobierno de Arbenz; su falta de perspicacia para advertir que el populismo del que hoy abomina es equivalente –en términos de demonización— al comunismo de los tiempos de la Guerra Fría. En definitiva, es llamativa la doble vara que utiliza Vargas Llosa para medir, en uno y otro caso, las verdaderas relaciones de poder. En esa disociación, donde antes veía víctimas hoy ve victimarios. Y viceversa.

En defensa de nuestra propia ingenuidad como lectores, cabe agregar a la lista de hipótesis una cuarta alternativa: el Vargas Llosa institucional, ese que repite consignas básicas que parecen copiadas de una conferencia de prensa de Marcos Peña, es un impostor; el verdadero Vargas Llosa vive recluido y aislado, a la manera de Salinger, pero sigue escribiendo, para refutar a su impostor, estas historias (El sueño del celta, Tiempos recios) que, a la manera de aquellas (Conversación en la Catedral, La Guerra del Fin del mundo) reflejan la realidad con mucha más precisión que un puñado de discursos bien pagos.

¡Arbenz sí, Evo no!

ATILIO BORÓN

Precisamente por haber colmado mi capacidad de asombro –bien retratada en la nota de D’Addario- fue que decidí realizar un examen crítico del tercer y por ahora último texto autobiográfico de Vargas Llosa La Llamada de la Tribu (Anagrama 2018) en donde el novelista nos presenta a los siete mentores intelectuales que lo llevaron de la mano desde el marxismo sartreano al ultraliberalismo que cultiva en estos días. Asombro y perplejidad porque, como lo expresé en tantas ocasiones y sobre todo en el libro que escribiera para tratar de desentrañar las raíces ideológicas de su conversión, El Hechicero de la tribu. Mario Vargas Llosa y el liberalismo en América Latina (Akal 2019), me costaba entender cómo un escritor cuyos personajes centrales, sus héroes o heroínas, en buena parte de sus novelas son gentes que se juegan la vida luchando contra el imperialismo, la oligarquía o las burguesías locales; cómo el escritor que pone en boca de estos protagonistas coherentes y rotundos discursos antiimperialistas e inclusive anticapitalistas a la hora de escribir sus “ensayos políticos” o crónicas periodísticas del presente se le olvida todo lo que escribió en sus novelas y adopta un punto de vista diametralmente opuesto.

“Olvida” o, como bien observa D’Addario, el cálculo de rentabilidad persuade al escritor de que dado que más bien son gentes de izquierdas, o al menos de ideas progresistas, quienes todavía leen libros se adecua a los gustos y preferencias de su potencial mercado y actúa en consecuencia. Pero en sus “ensayos” se convierte en un escandaloso apologista del capitalismo y del imperialismo confirmando lo que otro Mario, el uruguayo Benedetti, denunciara en una polémica con el hispano-peruano en 1984 al decir que “afortunadamente, la obra de Vargas Llosa está netamente situada a la izquierda de su autor”.

Es ella la que sobrevivirá, no así sus ensayos y crónicas de actualidad que tendrán por ineluctable destino terminar en el basurero de la historia. Por eso es enriquecedor leer sus novelas, sobre todo las que tienen un trasfondo más específicamente político. Porque cualquier lector o lectora mínimamente atenta podrá fácilmente establecer una inquietante pero a la vez esclarecedora analogía entre el golpe de Estado en Bolivia, celebrado por Vargas Llosa como la epifanía de la libertad en ese país, y lo acontecido en Guatemala en 1954 y que se encuentra espléndidamente narrado en Tiempos recios.

¿Qué es lo que explica la enorme incoherencia de un escritor como VLl? ¿Cómo reconcilia sus “dos caras”? No sabemos. D’Addario ofrece algunas conjeturas, algunas más probables que otras pero ninguna es del todo satisfactoria. Creo, sinceramente, que nunca lograremos saberlo. Para ello habría que penetrar en los planos más profundos de la personalidad del escritor. Tal vez, si es que lo tiene, su psicoanalista podría alguna vez ofrecernos las pistas para comprender las causas de una grave esquizofrenia y sus reflejos políticos: izquierdista en la ficción, reaccionario en el ensayo. Pero tal cosa violaría el secreto profesional de modo que habrá que convivir con esta incertidumbre.

Mucho más me interesa, en cambio, cuestionar las ideas políticas de Vargas Llosa. De eso trata mi libro, porque el “hablador”, para usar otro de los títulos de sus novelas, es un formidable propagandista de las creencias y valores que están produciendo y justificando un genocidio de inmensas proporciones, y no solo en Latinoamérica y el Caribe. Es, a juicio de los más atentos observadores de la escena cultural, el más eficaz publicista del imperio y la derecha (y no solo en lengua castellana), cuyas penetrantes consignas se fueron convirtiendo en lugares comunes en vastos sectores de la opinión pública.

“Evo quiere eternizarse en el poder”; “Evo es un dictador”;“no hubo golpe de Estado sino transición en Bolivia” son expresiones que escuchamos en las calles de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra dichas por gentes del común, por indígenas y campesinos, por el subproletariado urbano de esas ciudades, por las emergentes capas medias cargadas de odio y temor hacia el posible ascenso de “los de abajo”.

Consignas que gracias a la eficacia de la prédica de Vargas Llosa, al encanto de sus palabras y al hecho nada trivial de estar situado en el vértice de la pirámide de un inmenso aparato mass-mediático global le otorgan una resonancia sin parangón, al menos en las Américas y Europa.

Y crea subjetividades políticas, como esas, de origen popular, que hoy afirman que no hubo golpe de Estado en Bolivia o que Evo había instaurado una dictadura. Por eso es importante combatir las ideas que difunde Vargas Llosa, porque son el destilado de la ideología de un imperio que, amenazado en sus confines más lejanos por China y Rusia, ha lanzado una feroz contraofensiva para condenar a su “patio trasero” a un definitivo sometimiento.

Y el novelista es una pieza fundamental, por ahora irreemplazable, de ese dispositivo cultural. Conviene recordar las sabias palabras de José Martí: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento”.

 

FERNANDO D’ADDARIO
Página 12

Seguir leyendo
Anuncio

Política

Millonarios al margen de la ley

Publicado

en

Ollanta Humala Tasso y Nadine Heredia Alarcón

Mediante documentos del servidor My Web Day, miembros del Equipo Especial Lava Jato corroboraron que la constructora brasileña Odebrecht realizó 11 desembolsos hasta completar la suma de US$ 2’999.898, destinados a financiar la campaña de Ollanta Humala para las elecciones presidenciales del 2011.

Para realizar la operación, Odebrecht utilizó la offshore Kleinfeld, desde donde se derivó el dinero a la empresa Construmaq, de Gonzalo Monteverde, en el Credicorp Bank de Panamá.

De acuerdo a la información recogida por El Comercio, el codinome “Italo Italiano Eleicao Perú” correspondería al financiamiento de la campaña 2011 de Ollanta Humala y el Partido Nacionalista. Además, habría sido el propio Marcelo Odebrecht quien autorizó las transferencias a quien sería presidente de la República entre 2011 y 2016.

Al respecto, hay que recordar que en 2017 Marcelo Odebrecht declaró ante el fiscal Germán Juárez que el primer contacto que tuvo con Humala y Heredia fue en Brasil, en 2011, poco después de ser electo presidente.

“(Humala y Heredia) visitaron a Lula, agradecieron el apoyo, visitaron a la presidenta Dilma (Rousseff) y, en ese momento, hubo la oportunidad en mi casa, tuvimos una cena… En esa cena, ellos en realidad agradecieron también el apoyo que les habíamos dado”, señaló el exCEO de Odebrecht.

En aquella oportunidad, Marcelo Odebrecht refirió que delegó a Jorge Barata la tarea de entregar el dinero, notando que este se sintió incómodo pues compartía con el empresariado una mala percepción sobre Humala. “Él (Barata) creía que quien iba a ganar, si no me equivoco, era Keiko Fujimori. Y le dije: mira, decide tú, si crees que hay riesgo de represalias, apóyala a ella más”, recordó.

OAS TAMBIÉN “APORTÓ”

Pero Odebrecht no fue la única compañía brasileña que aportó a la campaña presidencial de Ollanta Humala. Según un colaborador eficaz, en los primeros meses de 2009, Leo Pinheiro, presidente de OAS, buscó un acercamiento con Ollanta Humala a través de Valfredo de Assís, exgerente general de la constructora en Perú. El primer contacto se dio en una cena en Miraflores, en la que De Assís deslizó la sugerente frase de que “en Brasil, los partidos de izquierda solo llegaron al gobierno cuando entendieron que el empresariado no era su enemigo”.

Según el colaborador, esa misma noche, al concluir la cena, Nadine Heredia pidió ayuda económica para financiar la campaña al 2011, acordando ambas partes un aporte mensual de US$ 10 mil, los que serían canalizados mediante un contrato ficticio entre OAS y Rocío Calderón, íntima amiga de Heredia. El aporte se habría extendido durante 18 meses, sumando en total US$ 180 mil.

CLUB DE MILLONARIOS

El panorama para Ollanta Humala y Nadine Heredia, si ya es complicado por la presunta recepción de aportes no declarados por la campaña electoral 2011, se torna todavía más oscuro a partir del testimonio de un colaborador eficaz que, según se reveló la semana pasada, las empresas constructoras que integraban el “Club de la Construcción” pagaban el 3% por cada obra pública obtenida, del cual el 2% habría ido directamente a manos del expresidente Ollanta Humala.

A partir de estos testimonios, el Ministerio Público estima que el dinero ilegal recibido por Humala habría oscilado entre US$ 16 y US$ 18 millones, siempre en efectivo y dentro de maletines para ser entregados en Palacio de Gobierno e incluso en su domicilio. Según el relato del colaborador, en una oportunidad el expresidente habría recibido el maletín con dinero y lo habría entregado a su esposa Nadine Heredia.

El colaborador también consignó que el expresidente se refería a su esposa como su “mejor primer ministro”. Precisamente, a Heredia se le ha cuestionado el poder político que ostentó sin ejercer cargo formal de funcionaria pública, al punto que también está investigada en el caso Gasoducto por presuntamente haber participado de las negociaciones para la adjudicación de obras.

DESBALANCE PATRIMONIAL

De otro lado, la Fiscalía reveló la semana pasada que la exprimera dama Nadine Heredia, presenta un desbalance patrimonial que asciende a S/1′231.195. Durante la audiencia de control de acusación, el fiscal del Equipo Lava Jato, Germán Juárez indicó que entre el 14 de noviembre del 2005 y el 9 de diciembre del 2016 los ingresos de Heredia ascendieron a S/1’439.865 mientras que sus gastos llegaron a S/2’671.060. Por ello, se acreditaría un desbalance patrimonial y a criterio del Ministerio Público dicho incremento de patrimonio no tendría un origen lícito.

Cabe recordar que el Ministerio Público ha solicitado 26 años y seis meses de prisión para Nadine Heredia y 20 años de prisión contra el expresidente Ollanta Humala por el delito de lavado de activos y por liderar una organización criminal. Según la Fiscalía, en las campañas del 2006 y 2011 el Partido Nacionalista habría sido instrumentalizado por la pareja Humala-Heredia para lavar dinero.

 

JOSÉ ALFREDO MADUEÑO

Seguir leyendo

Política

Vicente Zeballos invoca a realizar obras de prevención planificadas

Publicado

en

Vicente Zeballos

El presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, invocó a las autoridades del país, en todos sus niveles, a realizar obras de prevención planificadas y ordenadas frente al riesgo de los desastres naturales.

Señaló que en una época de cambio climático es sumamente importante contar con un plan integral de drenaje fluvial, tras recordar que a la fecha son escasas las ciudades peruanas que lo tienen.

“Esperamos que los alcaldes no tomen la emergencia como una cuestión secundaria sino de prioritaria atención. Cuando revisamos presupuestos, le asignan el presupuesto más modesto o insignificante, pero cuando se declara la emergencia o viene un nivel de afectación grave, recién se reacciona”, indicó en TV Perú.

“Esto tiene que tomarse con mucha seriedad y responsabilidad “, puntualizó el jefe del Gabinete Ministerial.

Zeballos declaró tras sostener una reunión con las autoridades de la región Moquegua, cita que calificó de positiva al permitir que las autoridades locales transmitan sus necesidades, carencias y diagnóstico de afectación al cual están sujetos por las lluvias.

Sostuvo que es pertinente para el Ejecutivo salir a las provincias, pues según información meteorológica las lluvias persistirán hasta el próximo jueves y se hace necesario actuar con predictibilidad y de manera articulada.

Recordó que en diciembre 15 regiones fueron declaradas en emergencia por la presencia de lluvias, cifra que fue ampliada en enero pasado.

La medida, explicó, implica flexibilidad administrativa y agilidad en gastos, pero estos deben ser transparentes, por lo cual sugirió el acompañamiento de la Contraloría y la Fiscalía de Prevención del Delito.

A manera de ejemplo, mencionó que en Moquegua se han invertido más de 300 millones de soles en distintos proyectos de prevención que no han permitido solidez en infraestructura.

“Hacemos la invocación para que se haga inversiones técnicamente sustentables”, añadió Zeballos.

Seguir leyendo

Política

Educación inclusiva es vital para forjar ciudadanía

Publicado

en

Derrama Magisterial

La educación inclusiva es una herramienta importante para forjar ciudadanía, un tema que está contemplado en el currículo nacional, pero en el que necesitamos avanzar más. Así lo resaltó el Ministro de Educación, Martín Benavides, durante su participación en la ceremonia de clausura del X Congreso Internacional de Educación Encinas 2020 – Educación inclusiva y diversa para un Perú moderno.

“La inclusión educativa y el respeto a la diversidad son temas que han estado muy desvinculados. Por ello es importante que sean tratados en este tipo de eventos”, manifestó el ministro ante los cientos de docentes que congregó el congreso organizado por Derrama Magisterial.

Señaló también que en su gestión se dará énfasis a mejorar los métodos de aprendizaje, a través de un enfoque integrado, que facilite la medición de la calidad en todos los niveles de educación.

Entre las principales conclusiones del Congreso Encinas, desarrollado del 19 al 21 de febrero, se destacó la necesidad de brindar autonomía a las regiones para descentralizar la gestión educativa. Una de las propuestas postuladas fue la flexibilización curricular para las escuelas que estén en capacidad de hacerlo. Ello con la finalidad de facilitar la extensión de prácticas de innovación pedagógica, de acuerdo con el contexto social de los alumnos.

Según señaló el presidente de la Derrama Magisterial, Luis Espinoza Tarazona, “las regiones deben ser más escuchadas dada la gran diversidad cultural y geográfica que albergan, y porque presentan bajos índices socioeconómicos que dificultan el rendimiento escolar”.

Señaló también que el currículo nacional presenta una gran cantidad de competencias, que es necesario simplificar a través de un proceso de integración de áreas pedagógicas, reducción significativa del número de competencias y cambios metodológicos para lograr más y mejores aprendizajes en los estudiantes.

De igual manera, se mostraron las experiencias pedagógicas innovadoras e inclusivas de cuatro ganadores del Premio de Educación Horacio 2019, como una forma de valorar el trabajo de los maestros en las escuelas.

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Ollanta Humala Tasso y Nadine Heredia Alarcón Ollanta Humala Tasso y Nadine Heredia Alarcón
Políticahace 9 horas

Millonarios al margen de la ley

Mediante documentos del servidor My Web Day, miembros del Equipo Especial Lava Jato corroboraron que la constructora brasileña Odebrecht realizó...

Vicente Zeballos Vicente Zeballos
Políticahace 9 horas

Vicente Zeballos invoca a realizar obras de prevención planificadas

El presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, invocó a las autoridades del país, en todos sus niveles, a realizar...

Derrama Magisterial Derrama Magisterial
Políticahace 9 horas

Educación inclusiva es vital para forjar ciudadanía

La educación inclusiva es una herramienta importante para forjar ciudadanía, un tema que está contemplado en el currículo nacional, pero...

José Vega Antonio José Vega Antonio
Políticahace 9 horas

UPP aspira a presidir Comisión de Fiscalización del próximo Congreso

El virtual congresista de Unión por el Perú (UPP), José Vega Antonio, informó que su agrupación política aspira a presidir...

Omar Chehade Omar Chehade
Políticahace 9 horas

APP definirá la próxima semana candidato a vicepresidencia

Alianza para el Progreso (APP) definirá la próxima semana el candidato a la primera vicepresidencia de la lista multipartidaria que...

Dictan prisión preventiva de 36 meses contra Sotomayor y Albrecht Dictan prisión preventiva de 36 meses contra Sotomayor y Albrecht
Políticahace 9 horas

Dictan prisión preventiva de 36 meses contra Sotomayor y Albrecht

El juez Richard Concepción Carhuancho dictó 36 meses de prisión preventiva contra el exalcalde del Callao, Juan Sotomayor, y el...

Piura: Dos dirigentes ronderos de Yanta fueron intervenidos arbitrariamente Piura: Dos dirigentes ronderos de Yanta fueron intervenidos arbitrariamente
Políticahace 9 horas

Piura: Dos dirigentes ronderos de Yanta fueron intervenidos arbitrariamente

Los dirigentes ronderos de la Central de Rondas de Hualcuy, Víctor Acha Jiménez y EswinAcha Santos, que viven en el...

Oscar Mollohuanca Oscar Mollohuanca
Políticahace 9 horas

Juicio a defensor ambiental Oscar Mollohuanca entra a última etapa

Durante la audiencia que se realizó en Ica el martes 18 de febrero, en contra del exalcalde de Espinar-Cusco, Oscar...

José Domingo Pérez Gómez José Domingo Pérez Gómez
Políticahace 9 horas

Mejor es reírse

¡Somos incómodos para las mafias y organizaciones criminales; además, no soy antifujimorista, son apegado a la ley!

Juan Carlos Tafur Juan Carlos Tafur
Políticahace 9 horas

La voz clara

“Sería muy grave para el país que las reformas política y judicial se vean frustradas por la medianía del nuevo...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.