Conecta con nosotros

Política

La Victoria: Un siglo de historia

Publicado

el

Cerro San Cristobal - La Victoria

El 2 de febrero de 1920 el Presidente del Perú, Augusto B. Leguía, firmó el Decreto Supremo por el cual fue creado el Distrito de La Victoria. De esta manera, el viejo barrio victoriano era elevado a la categoría de Distrito. Ya en 1906, el Congreso de la República había anexado el barrio de La Victoria a Lima, determinando que el “lugar denominado Balconcillo” fuese el límite sur con el distrito de Miraflores.

El ingeniero italiano Luigi Sada fue el encargado de elaborar el plano de las primeras calles del barrio victoriano que todavía pertenecía al distrito de Miraflores. Fue el primer barrio planificado fuera del Cercado. Se planificó una plaza principal que guardara similitud a la Plaza de Armas de Lima, pero no fue así. La hoy Plaza Manco Cápac, se inauguró como Plaza Leguía. Fue tras la caída del dictador que la estatua del primer Sapa Inca fue trasladada a su actual lugar. Luigi Sada era reconocido por su labor social en El Callao y Lima. Fundó la Sociedad Italiana de Instrucción en el Perú en 1872. La cual, en 1887 atendía a 275 alumnos, entre mujeres y varones.

Edificios de La Victoria

Fueron las compañías Nacional La Cerámica y Urbana La Victoria, las encargadas de realizar las construcciones de los primeros edificios. Durante el gobierno de Nicolás de Piérola se impulsó su desarrollo con el objetivo de destugurizar la capital.

Siempre se ha difundido que el nombre del distrito se debe a la señora Victoria de Echenique, propietaria de la hacienda donde actualmente se levanta el barrio victoriano. Además, se hace referencia al baile de 1853. Ese año, los acontecimientos políticos enfrentaron al Presidente de la República, Mariscal Rufino Echenique y el doctor Domingo Elías (amigo de Ramón Castlla), Presidente de la Cámara de Senadores del Congreso de la República. Los congresistas mayoritariamente respaldaron a Echenique, mientras Elías salía del país. Para celebrar, el Presidente de la República realizó el famoso “Fiesta o Baile de La Victoria”, en la hacienda de su esposa. El diario El Comercio dice:

“Un baile semioficial, preparado por el jefe de un gran pueblo en obsequio a sus amigos de las notabilidades nacionales y extranjeras, de las bellezas y de las matronas, no es ciertamente un acontecimiento vulgar e indiferente sobre el que un periodista podría guardar silencio”.

Un baile histórico que reunió a los miembros de las familias más importantes del país. A todos los consolidados de la deuda. A los dueños de las compañías guaneras que abundaban en millones de libras peruanas de oro. Pero, es más histórico porque el baile será parte de la persecución que realizará Ramón Castilla en el poder. Los seguidores de Echenique serán culpables de asistir al Baile de La Victoria. Y, La Victoria será parte de la jerga de la época para resistir a Castilla.

Siempre a La Victoria se le ha asociado con La Parada y el Cerro San Cosme. Mi padre me ha contado que:

“El Cerro San Cosme era mucho más largo de lo que es actualmente. Llegaba aproximadamente hasta la mitad del Mercado Mayorista N°1. Lo dinamitaron. Desde las cuatro de la tarde se escuchaban los dinamitazos. Le fueron ganado espacio al cerro. Se decía que lo estaban dinamitando por órdenes del gobierno. Para construir una gran unidad vecinal. Lima se estaba llenando de gente migrante. Principalmente de la sierra. A los de la sierra les decían “Huascarucho”. Es como decir serrano en forma despectiva. Racista diría yo. Como dije, todas las tardes se escuchaban las explosiones. Y luego, miles de trabajadores se llevaban en camiones las piedras. Se decía que sirvieron para ampliar las playas de la Costa Verde. Yo era niño. Tenía 9 o 10 años. Jugábamos en El Pacae. Así se conocía a un árbol muy grande que se encontraba en las laderas del Cerro San Cosme. Desde El Pacae nos lanzábamos al Acequión. Una acequia muy grande y caudalosa que recorría los bordes del Cerro San Cosme. Mucha agua. Las mujeres lavaban sus ropas ahí. Los niños jugábamos. Era un paisaje típico del campo, pero estaba en Lima. En el barrio de La Victoria. Yo he vivido en La Victoria toda mi vida. Algunos días, junto a mis amigos de Tacora, íbamos al río Rímac para pescar o sacar camarones. Eran camarones grandes. Las aguas del río eran limpias. Luego cocinábamos. Sopa de camarones y ceviche. La leña abundaba en el lugar. Llegaban señores mayores con caballos o burros y cargaban gran cantidad de leña para vender en Barrios Altos y La Victoria. Ganaban mucho dinero porque todos tenían cocina a leña. No había kerosene ni gas. El horno a leña cocinaba de manera natural aunque dañaba la vista. Las mujeres terminaban con las vistas inflamadas. En la cocina siempre se construían un fogón de ladrillos. Aunque, muchas veces, se cocinaba detrás de la casa. En el descampado…Cuando el Cerro San Cosme quedó reducido, hasta lo que hoy es San Pablo –detrás del Mayorista-, íbamos y recorríamos el lugar buscando minerales. Se decía que en las cuevas que existen en el cerro existía mucho mineral valioso. Incluso, los lugareños encontraron colchones, frazadas, lamparines, teteras, etc., que fueron utilizados por los huascaruchos que vivían en las cuevas. Ellos sacaban minerales y luego los vendían en las fundiciones. Incluso, llegó a correr el rumor que existía oro y hasta un tesoro de los incas. Pero, jamás se encontró nada. Las cuevas eran muy profundas y muchos tenían miedo perderse en ellas”.

Otro aspecto victoriano es su cultura criolla. Desde Domingo Giuffra hasta el Curro Carrera, el distrito ha sido espacio de cantantes criollos y guitarristas de primer nivel. El mismo Óscar Avilés reconoce la importancia del Curro Carrera en el desarrollo del estilo victoriano. La Victoria también forma parte del cancionero popular.

Las Calles de Lima, es una polka de Eduardo Santillana que forma parte de la llamada Guardia Vieja de la música criolla. En ella, el autor hace un recorrido por las diferentes calles de la capital relacionando en forma humorística a las mismas. Incluye algunos nombres del barrio de La Victoria. La letra dice:

“Señoritas, las calles conoced
porque en la vida es muy esencial,
dónde se encuentran las hermosuras
de esta noble y bella ciudad;
y de ellas les voy a conceder
las principales de la capital,
desde Tipuani, que es el barrio
del buen cantor.
Hay Pericotes en Carrera de Gatos
y en Los Naranjos, Burros Afligidos,
también hay Huevo junto a los Patos
y El Suspiro de San Andrés.
La Victoria también tiene a Grau,
Santa Teresa también Ya Parió
Siete Jeringas y un Pejerrey
en la calle del Capón
y San Pedro le aconsejó
que los bañara en el Marañón
y le sacuda Polvos Azules
en El Acequión.
El Tigre, Bravo y mañoso
se comió a los Gallos pelados
y hay un Chivato Barbón
que está envuelto en Mantas de vapor
y su cabeza de piedra
se metió a la Cueva de Las Leonas
y Santa Clara se hizo La Cruz.
El Serrano, Chillón, Corcovado
toma la Coca en el Boquerón
y Doña Elvira que ha Quemado
Trapitos en el Lechugal
de Juan Pablo, que come Pacae,
que se ha encontrado
en La Alameda Gaspar
y en la Amargura
su Noviciado pagará”.

Fue Adalberto Oré Lara uno de los primeros compositores de Valse Criollo en cantarle a La Victoria. Su valse titulado Oh Victoria, se hizo muy popular en el distrito, donde en cada jarana era entonado casi como un himno.

“Oh Victoria trocito de cielo
En tu suelo pasé mi niñez
Mendocita y Luna Pizarro
Son testigos de mi juventud
Tres reliquias hermosas
Tú guardas:
Miguel Grau, Manco Capac
Allá está el coloso Stadium
Que adorna a esta bella
Y noble ciudad
Oh Victoria tierra de campeones
Que en Europa supieron triunfar
Valdivieso y el gran Villanueva
Dos estrellas del fútbol de ayer
Don José María Lavalle
Con su juego hizo delirar
Pedro Flecha y Bom Bom Coronado

A tu suelo hicieron brillar”.

En la década de 1950, el conjunto Los Troveros grabaron el valse Romance en La Parada con letra de Augusto Polo Campos. Popularmente fue conocido como Felipa La Tomatera, por ser el personaje principal de la historia cantada. La escenografía es el Mercado Mayorista N° 1 de La Victoria y el Cerro San Cosme. La letra dice:

Romance en la Parada

“Te conocí vendiendo ají en la Parada;
desde esa vez, mi alma quedó de ti prendada,
yo era cargador de un viejo camión que allí trabajaba
y tú al contemplar mi fuerza brutal, más te enamorabas.
Allí en San Cosme te hice un nidito
muy chiquitito para los dos,
que tenía hermosa vista al Mercado Mayorista,
con muchas comodidades, muy cerca del acequión;
que tenía hermosa vista al Mercado Mayorista,
con muchas comodidades, muy cerca del acequión.
Mas como en los pobres no cabe la dicha,
tú me engañaste con el que vende salchichas.
Desesperado por tu maldad traicionera,
yo me casé con Felipa la tomatera.
Hoy sé que tú estás en la ruina,
que te hace daño la naftalina,
en cambio yo soy muy feliz:
tengo mi puesto de cancha y maní.
Mas como en los pobres no cabe la dicha,
tú me engañaste con el que vende salchichas.
Desesperado por tu maldad traicionera,
yo me casé con Felipa la tomatera.
Hoy sé que tú estás en la ruina,
que te hace daño la naftalina,
en cambio yo soy muy feliz:
tengo mi puesto de cancha y maní.
En cambio yo soy muy feliz:
tengo mi puesto de cancha y maní”.

Por motivos netamente comerciales y de consumo, La Victoria ha sido asociada intencionalmente a otros estilos musicales, buscando generar identidades asociadas a gustos extranjeros. Además, es el barrio del Alianza Lima y el Mariscal Sucre. Del Señor de los Milagros y del curruñao. Del barrio del Andalucía, Matute y El Porvenir. Del Colegio Nacional César A Vallejo; de la Gran Unidad Escolar Pedro Labarthe e Isabel La Católica. Pero, sobre todo de miles de mujeres y varones trabajadores que día a día hacen del distrito su hogar.

 

AUGUSTO LOSTAUNAU MOSCOL

Política

Red de Ollas Comunes cuestiona ley que no las incorpora en el debate

Publicado

el

María del Carmen Alva

La presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, anunció que uno de los principales temas que se debatirá y votará en la sesión descentralizada en Cajamarca será el nuevo marco legal para el reconocimiento de las ollas comunes, con la finalidad de mejorar la alimentación en los sectores sociales de escasos recursos.

Sin embargo, desde la Red de Ollas Comunes de Lima rechazaron la eventual aprobación del dictamen emitido por la Comisión de Inclusión Social del Congreso, pues denunciaron no haber sido consultadas para aportar al debate.

En un comunicado, la Red de Ollas Comunes de Lima alertó que este proyecto, que aseguran fue aprobado “al caballazo”, contiene artículos que ponen en peligro la seguridad alimentaria de las más de 255 mil personas que se benefician a diario de las ollas comunes.

“Que no pase al Pleno de esa manera, que regrese a comisión. Sí a la emergencia alimentaria, no a la ley de ollas al caballazo”, se lee en el comunicado.

Como se recuerda, en días pasados las representantes de la Red de Ollas Comunes de Lima exhortaron a Alva a priorizar la función legislativa del Parlamento y atender su pedido de declararlas en emergencia alimentaria.

Seguir leyendo

Política

El presidente Castillo pidió al Congreso impulsar una revolución educativa en el país

Publicado

el

Pedro Castillo

Ante el féretro del congresista y maestro, Fernando Herrera, el presidente de la República, Pedro Castillo, aseveró que es necesario impulsar una verdadera revolución educativa en el país y se comprometió a realizar los esfuerzos requeridos para cumplir con este propósito.

“La partida de nuestro hermano nos impulsa a tomar en serio, y con responsabilidad, el sueño de encaminar la revolución educativa que necesita el país. Lo vamos a asumir y lo vamos a hacer”, enfatizó.

En ese sentido, invocó al Congreso de la República a marcar una agenda conjunta con el Ejecutivo para alcanzar una educación de calidad en beneficio de todos los peruanos.

Asimismo, exhortó a los maestros del país a mantener la unidad y dejar de lado las mezquindades para lograr juntos los objetivos trazados.

Seguir leyendo

Política

Ugarte confía en que mayoría del Congreso otorgue el voto de confianza

Publicado

el

Katy Ugarte

La congresista de Perú Libre Katy Ugarte afirmó que cuentan con los votos necesarios para que el Legislativo otorgue la confianza al Gabinete presidido por Mirtha Vásquez.

La oficialista se mostró segura de que “va a recibir la confianza porque los congresistas que hemos estado ahí con las otras bancadas logramos alcanzar los votos para que se dé la confianza”.

Además, señaló que espera que sus colegas de bancada -algunos de los cuales han expresado su rechazo a la nueva conformación del Consejo de Ministros- “en el transcurso de los días harán también su reflexión y tengo la confianza que sí va a ser positivo (su voto)”.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.