Conecta con nosotros

Especial

La universidad NO es una isla

Publicado

el

La universidad NO es una isla

Herbert Mujica
Jefe de Investigación

 

El título del notable libro que escribiera el maestro Luis Alberto Sánchez en 1961, no puede ser más apropiado en los tiempos presentes. La universidad, crisol de forja de elementos especializados para la sociedad, no tiene como misión titular ineptos, mercachifles, peluqueros sociales o frívolos estafadores que se enriquecen con el dinero público.

Como si fuéramos un hito académico y cultural, en Perú hay casi 150 instituciones que se reclaman universidades. Muchas no pasan de ser covachas y guaridas de genuinos delincuentes que entienden la ecuación que combina ansiedad paterna que los hijos estudien y obtengan el cartón que los titula y migren al mercado laboral, dentro o fuera. No pocas veces esos antros carecen absolutamente de calidad en todo orden.

¿Por qué las universidades estatales “exportan” profesionales hacia otros países, sobre todo Estados Unidos y Europa, que ipso facto otorgan facilidades de visas, becas, créditos para especialización, a profesionales que pasaron por la carrera pagada con el dinero público? Los contribuyentes y sus impuestos, sufragaron esos estudios.

La explicación es simple. Allende y aquende les pagarán más por su desempeño. No obstante esa realidad ¿cómo retribuyen al Perú, los flamantes profesionales, el dinero que costó su adiestramiento de alto nivel? ¿Hay alguna obligación de hacerlo, en primer lugar?

Si no existe la obligación de devolver al Perú lo invertido, hay que formular la posibilidad de hacerlo. Años atrás existía el Secigra que hoy tiene otro nombre.

El estudiante universitario, no por serlo, declina ser patriota conciente de esos dineros públicos.

La universidad no puede ser un foco aislado con divorcio grotesco de cuanto ocurre en la sociedad en sus múltiples facetas: culturales, políticas, académicas. Sólo recordar el comportamiento de rectores averguenza y acongoja.

La universidad no es una isla. Sí es un ágora feraz y creador de talentos con el ineludible propósito de encontrar, planear, los mejores y más eficientes caminos del buen vivir de los peruanos.

Conozco al rector de una universidad que además de su excelencia académica productora de libros de su especialidad, compila un pretérito docente dedicado al quehacer social en la construcción de un Perú libre, justo y culto. ¿Podrá poner la proa del centro de estudios bajo su mando, hacia destinos superiores de cuya obligación no puede evadirse? Haremos cuanto sea posible para que eso ocurra.

Una empresaria exitosa, de rutilante capacidad exportadora en América Latina y, sobre todo, Estados Unidos, egresó de una universidad estatal. He allí que sus esfuerzos para la creación de centros de investigación y certificación tecnológica, podrían proveer al Perú de sistemas avanzados para que las empresas locales certificadas, compitan con los más altos estándares en multitud de actividades económicas. ¿No es un claro indicio que la universidad no es una isla?

Afirmó el citado autor, Luis Alberto Sánchez, en su entretenido libro escrito ¡61 años atrás!:

“Un país que vive, ha vivido o pretenda vivir a espaldas de su Universidad, no puede ni

podrá realizar sus destinos, ni progresar de veras. Además, carecería de derecho para ello. Si la Universidad es por excelencia el vivero de especialistas, profesionales, investigadores

y “líderes”; si no hay actividad creadora sistemática que pueda desarrollarse sin la intervención rectora de los entendidos, técnicos y profesionales, a quienes prepara y orienta la Universidad, fluye de suyo que no hay Estado en el que sea posible desenvolver plan

alguno si no se atiende a aquella, a fin de que encuentre las vías y medios de realizarlos, realizándose. El elemento humano, base de todo desarrollo y avance, debe nutrirse de ciertas esencias humanísticas, científicas, éticas y técnicas, cuyo foco es la Universidad. Ahí se incuban, discuten, proyectan y planifican las obras de que se forja el futuro de toda Nación.” La universidad no es una Isla, 1961, pp. 12-13.

El espectáculo vulgar que protagonizan organizaciones que no tienen nada de educativas aunque se llamen “universidades”, pretendiendo derribar a Sunedu, superintendencia que les paró sus abusos a estas que también son golpistas con sus operadores en el Congreso, dan clara muestra de cómo se privilegia el negocio y se destruye la educación.

La sociedad no puede permanecer muda e indiferente ante tal circunstancia. La universidad no es una isla divorciada del cuerpo nacional que demanda opción creadora y de futuro invicto.

El lucro no crea ni forja una nación. Sí alberga y motiva a pillos y rateros.

Especial

«El Bombón Rojo» regresa al Teatro Barranco 2.0

Publicado

el

 

Teatro Barranco 2.0 anuncia el regreso de la exitosa temporada «El Bombón Rojo, la obra», que se realizará este viernes 2 de diciembre a las 9 de la noche, entradas a la venta en Joinnus.com

La puesta en escena cuenta con las actuaciones de Gia Rosalino,
Mapi Nue, Malory Vargas, Daniela Linares, Dayana Reátegui, Aarón Murga y Manchi Ramírez, bajo la dirección de Walter Espinosa y la música de Armando Abanto.

«El Bombón Rojo» vuelve a abrir sus puertas, y con ellas, un pasado de crímenes, envidias y abusos, maquillados bajo las luces, las plumas y las lentejuelas del cabaret más grande y exclusivo de la ciudad. Que no te lo cuenten, ¡vívelo!

Sinopsis.

«Como todo cabaret, el bombón rojo está rodeado de lujuria, escándalos y excesos Pero esta vez nos introducimos al backstage, donde se produce el verdadero show».

Alondra Soler es la heredera de un gran y antiguo imperio: el bombón rojo, el que fue el cabaret más grande y exclusivo de la ciudad. Hoy, su sueño y único objetivo es reconstruirlo y reinaugurarlo. junto a sus bombones, quienes se han convertido en su nueva familia, tendrá la difícil tarea de darle credibilidad a un cabaret en pleno siglo XXI, compitiendo contra la mala fama y los horrores del pasado que las persiguen por el simple hecho de ser marginadas.

Usted no puede dejar de ver la exitosa puesta en escena «El Bombón Rojo», que se presentará desde el viernes 2 de diciembre a las 9 de la noche en el Teatro Barranco 2.0 (Av. Grau 271). Entradas a la venta en Joinnus.com

 

Entradas en Joinnus.com

https://www.joinnus.com/events/theater/lima-el-bombon-rojo-48112

Seguir leyendo

Especial

¿Cómo identificar a un potencial agresor?

Publicado

el

Según cifras del Informe del INEI 2020, en el Perú, de cada 10 mujeres, 5 fueron víctimas de violencia familiar ejercida alguna vez por el esposo o conviviente.

 

La violencia de género es un grave problema social y de salud pública que afecta, especialmente, a las mujeres y niñas a nivel mundial. Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas, una de cada tres mujeres se ve afectada por algún tipo de violencia de género y cada 11 minutos una mujer o niña muere asesinada por un familiar.

Para Leonardo Fuerte, docente de la Escuela de Posgrado Wiener, la violencia de género es una situación en la cual las mujeres son sometidas a maltratos que pueden ser tanto físicos como psicológicos, hasta inclusive sexuales, por el solo hecho de ser mujeres.


“Por lo general, las ejercen personas que tienen o tuvieron algún tipo de relación sentimental, es decir, parejas o exparejas cuya intención es motivada por la necesidad de dominio o imposición sobre ellas. No es ocasional, dado que el agresor lo ejerce a través del tiempo, logrando condicionar el comportamiento de las damas, las cuales, en muchos casos, lo normalizan” precisa el especialista.


De acuerdo con la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2020, el 54,8% de mujeres fueron víctimas de violencia ejercida alguna vez por el esposo o compañero. Asimismo, el informe señala, que el tipo de agresión con mayor proporción es la violencia psicológica y/o verbal (50,1%), seguida de la violencia física experimentada alguna vez, equivalente al 27,1% de mujeres.


Ante esta realidad, resulta importante concientizar e informar a la sociedad, de la mano de especialistas, sobre esta problemática, a fin de crear una cultura de prevención a nivel nacional, especialmente, para las personas que sufren algún tipo de violencia. Por ejemplo, para identificar a un agresor, Leonardo Fuente, menciona los rasgos más comunes que presentan en su vida cotidiana: manipuladores, se victimizan, haciendo referencia a su niñez, controladores, desconfiados, egoístas, violentos, celosos (la mayor parte de las veces sin motivo), arrogantes, no aceptan su responsabilidad, siempre culpan o buscan excusas, mienten permanentemente, promiscuos, tendencia al consumo de alcohol y en algunos casos drogas.

“Un sujeto violento puede llegar al extremo de agredir a su pareja y a sus hijos, sentándolos desnudos en la puerta de la casa, generando dolor y humillación a todos los integrantes de su familia” advierte el especialista.

Por ello, es fundamental que una mujer tome la determinación de denunciar y separarse del agresor lo más antes posible, ya que, en ocasiones, el sujeto puede intentar manipular a la víctima diciendo que cambiará su comportamiento o se suicidará, cuando en realidad no siente ningún tipo de remordimiento o culpa.

Para evitar este tipo de situaciones, es importante que el estado refuerce las estrategias para el manejo de esta problemática social por parte de las víctimas, desde los centros educativos hasta las campañas de concientización. Un gran paso para erradicar la violencia de género es brindando información referida a los pasos a seguir para denunciar a un agresor. De esta manera, la víctima se hará respetar y alzará su voz, denunciando inmediatamente en los centros respectivos como las DEMUNAS, PNP, iglesias y de ser posible los medios de comunicación.

Asimismo, el especialista recomienda que los familiares y amistades de las víctimas de violencia las apoyen durante todo este proceso, brindándoles una orientación acertada y no sesgada, como afirmaciones que justifiquen la dependencia de las mujeres ante cualquier condición.

Seguir leyendo

Especial

Los varones como parte de la solución

Publicado

el

La Fundación Ayuda en Acción, a través de su programa Nuevas Masculinidades busca reeducar a los varones, quienes generalmente son los que propician esta violencia.

 

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es una fecha que busca concientizar sobre esta problemática que afecta a millones de mujeres en el Perú y en todo el mundo. Según cifras del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), de los 117.560 casos atendidos por violencia en lo que va del 2022, más de 20.000 han sido de agresión sexual; 34% han sido hacia niñas y niños; ocho de cada diez casos han sido hacia mujeres; y en nueve de cada diez casos, las agresiones han sido cometidas por hombres.

Uno de los factores detrás de estas conductas radica en las expectativas y limitaciones en función al sexo, que se les inculca tanto al varón como la mujer desde su nacimiento y que, se han normalizado socialmente en los medios de comunicación, educativos, familiares, amicales y académicos.

En este contexto, la Fundación Ayuda en Acción, aborda esta problemática a través de su programa Nuevas Masculinidades, con el cual busca reeducar a los varones, quienes generalmente son los que propician esta violencia.

“Como parte del programa de Protección y Participación de Niños y Jóvenes, abordamos diversas formaciones como la de Nuevas Masculinidades, en donde contamos con hombres referentes en sus comunidades y entornos que se han dado cuenta de su responsabilidad en la prevención de la violencia. De esta manera nos enfocamos en la población en conjunto, centrándonos no solo en las víctimas de violencia, sino también los hombres”, señala José David Bardales, Coordinador Nacional de la Línea de Protección de la Fundación Ayuda en Acción.

Algunos jóvenes que forman parte de este programa son: Hilario, joven autoridad en Ollantaytambo (Cusco), que promueve que los temas de masculinidades y distribución de las tareas del cuidado se impartan para el bienestar y desarrollo de toda su comunidad; Álvaro en San Miguel (Cajamarca), estudiante de educación inicial y que desde su instituto promueve campañas contra la violencia y acoso sexual; y Piero en Cura Mori (Piura), quien desde su corta edad promueve la reflexión en su entorno escolar, a través de la radio.

 

Mediante este programa, la Fundación promueve la generación de conocimientos y habilidades para la vida en niños y niñas, el fortalecimiento de los sistemas de protección y respuesta estatal, y la promoción de autonomía económica de mujeres a través de emprendimientos y su profesionalización.

“Para abordar estas Nuevas Masculinidades, hemos tomado en cuenta, la generación de espacios en donde los niños, adolescentes y jóvenes cuestionen la importancia de su participación en las tareas del hogar, de comunicar sus emociones y aprender a controlarlas para resolver conflictos de manera adecuada y sin violencia. De esta manera tendremos adultos empáticos, responsables de sus acciones y de las consecuencias de estas”, sostiene Marisú Palacios, Asesora Nacional de Género de la Fundación Ayuda en Acción.

“Existe muchas maneras de contribuir a la disminución de la violencia contra las mujeres. Desde la Fundación Ayuda en Acción, perseguimos eliminarla a través de estas iniciativas. Sin embargo, es importante reiterar que cada persona, cada uno de nosotros también puede ayudar a erradicar este mal de la sociedad desde su entorno familiar, social, académico y laboral”, finaliza Palacios.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.