Conecta con nosotros

Editorial

La hora de España

Publicado

el

Editorial Diario UNO

José Luis Dicenta

Las recientes elecciones peruanas han puesto en evidencia que son muchos los que sólo valoran la Democracia cuando esta se ajusta a sus convicciones y/o intereses.

Pero la Democracia no es eso. La Democracia empieza por reconocer los valores, las señas de identidad, la ideología de todos los que no piensan como uno. Le dan el mismo valor y le reconocen la misma legitimidad.

Para que haya una convivencia auténtica es esencial el reconocimiento del Otro. Y en Perú se da la circunstancia, como en otros países, de que hay muchos Otros. Y todos deben tener iguales derechos y obligaciones. El reconocimiento del presidente Castillo no debería hacerse al tiempo que se levanta el hacha de guerra contra él y su política, como acaba de hacer la excandidata Fujimori. La democracia auténtica vive y se desarrolla en los vastos espacios del diálogo, del intercambio de opiniones, de la confrontación ideológica. Pero no en los yermos desiertos de las luchas fratricidas, la sangre y la guerra. Así no se construye, sino que se destruye cualquier país. Los españoles sabemos, por desgracia, algo de eso.

El pueblo peruano ha hablado en libertad y ha elegido su presidente. De nada han servido las voces “autorizadas” que anticipaban la derrota de Castillo y se negaban luego a aceptar su victoria, ni los actos de propaganda antiCastillo en el exterior, ni las señales derrotistas lanzadas a los mercados internacionales. La soberanía del pueblo está por encima de todo eso.

Y ahora, al levantarse el telón, empieza lo verdaderamente difícil: la tarea de gobernar para todos a fin de conseguir que todos los peruanos se sientan parte de la Sociedad y de la Economía peruanas, el ímprobo trabajo de ajustar un programa de gobierno a las reales necesidades de un país con graves deficiencias de integración en todos los órdenes. E iniciar un proceso de eliminación de las desigualdades y las corruptelas.

Es una tarea que difícilmente puede llevar a cabo un país en solitario. Sería deseable que España hiciera acto de presencia en ese despliegue de oportunidades. Porque somos parte de los Otros. Una parte muy especial porque tenemos una importante parte de la culpa y la responsabilidad por los errores cometidos en el pasado de la historia peruana. Y tenemos también la obligación de enderezar los entuertos hablándonos de tú a tú, en la misma lengua.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

Alma de vasallo

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Su majestad serenísima

Don Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia

Rey de España

Rey de Castilla, León, Aragón, las dos Sicilias, Jerusalén, Navarra, Granada, Toledo, Valencia, Galicia, Mallorca, Sevilla, Cerdeña, Córdoba, Córcega, Murcia, Jaén, Algaryes, Algeciras, Gibraltar, islas Canarias, Indias Orientales y Occidentales e islas y tierra firme del Mar Océano, por la gracia de Dios

Os escribe un español de corazón, que tuvo el infortunio de no nacer en la península sino en vuesos territorios de ultramar en las Indias Occidentales, desde donde sigo sometido a su corona como un fiel servidor más que no desea sino su gloria eterna.

Es del caso, Majestad ilustrísima, que en los parajes que habito gobierno un natural de las Indias, precisamente de Caxamarca, lugar en el que vuestro capitán general Francisco Pizarro derrotó a los infieles y los sometió a la protección de vuestros antecesores. Es parte de la personalidad de los habitantes de estas tierras desconocer el agradecimiento y, más bien, ser tendientes a portarse levantiscamente contra la autoridad y la iglesia. De ahí, que, en lugar de los santos patronos de vuestros reinos, recuerdan y veneran a un tal Thupa Amaro, cacique descuartizado por rebelión, que solo atinó a convertirse luego de que su esposa e hijos fueran ajusticiados cortándoles las lenguas para que no profirieran el quechua, idioma particular hablado desde Pasto hasta Tucumán.

Pues bien, en estos territorios dizque gobierna el tal Pedro Castillo que el pasado 28 de julio, en lugar de postrarse ante vuestra corona, profirió “desafortunadas palabras” las que “no hicieron más que demostrar un profundo desconocimiento sobre la historia que une a ambas naciones y las relaciones existentes de apoyo mutuo, que datan desde hace dos siglos”. Por ello, rey mío, le expreso las “más sinceras disculpas”.

Los españoles americanos, no pocos en este país del oro y la canela, “Somos conscientes del apoyo sostenido que nos ha brindado su reino, en algunos casos no aprovechado por el Perú, en campos como la historia, principalmente en la recuperación de la infraestructura colonial, así como en las universidades nacionales peruanas, (…) lo cual no ha hecho más que demostrar el ánimo de colaboración de España para con nuestro país”.

Qué más quisiera monarca indiscutible que, al leerle alguno de vuestros ujieres esta afectuosa nota, usted me autorizara a visitar algún día nuestra madre patria para ser recibido en la Casa Real por su excelencia como el más fiel de vuestros vasallos.

Juan Lizarzaburu

Congresista de Fuerza Popular

Seguir leyendo

Editorial

La madrastra de todos los vicios

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Los padres de tiempos pasados educaban a sus hijos enseñándoles que la ociosidad era la madre de todos los vicios, los padres de hoy tendrían que decir a sus niños que la impunidad es la madre de todos los vicios, pues la mejor invitación a actuar mal es que no exista sanción de ningún tipo.

Ello viene al caso, a propósito de la cobarde agresión que sufrió anteayer el exfiscal Avelino Guillén cuando se encontraba en un supermercado al margen de cualquier actividad profesional o pública. Circunstancia de la que aprovecharon unos vándalos partidarios del fujimorismo para acosarlo e insultarlo. Lo más lamentable fue que su adjetivo más duro fue el de «Terruco», envuelto en un tono de odio por su firme postura anticorrupción.

Ayer fue Guillén, pero mañana podría ser cualquiera a causa de la impunidad de que ha gozado el violentismo fujimorista. Hasta los denostados «barras brava» del fútbol tienen códigos de honor, respetan al rival y son capaces de compartir una chela no importa cuál de los equipos haya ganado. Pero esta nueva versión «Transformer» del fujimorismo, que se ha autodenominado como La Resistencia, que gusta vestir de negro, usar instrumentos de agresión (bates, cadenas, etc) y equipos de protección personal (cascos de seguridad profesionales) se ha convertido en una horda sin ley y sin límite.

Y su existencia es producto de la impunidad. Empezaron echando basura delante de las casas de los miembros del JNE, continuaron atacando a las vigilias pacíficas de la Plaza San Martín, destruyeron parte del monumento El ojo que llora, mancharon los murales que la juventud pintó para recordar a Inti y Bryan y acabaron en la casa del propio ministro de Justicia. Así se convirtieron en los practicantes más violentos de la modalidad de protesta que en España y otros países se llamó «escracheo» como sinónimo de hostigamiento a autoridades públicas. La única diferencia es que en el mundo civilizada ha sido penalizada y aquí se acabó de malear.

Pero, ¿cómo no van a persistir estos verdaderos terroristas urbanos si hasta ahora las autoridades no han hecho nada en el Perú? Recién ayer, el ineficiente ministro del Interior, aguijoneado por la prensa, ha despertado, pero ni siquiera para sancionar el delito flagrante sino solo para empezar a investigar como si todo el país no hubiese visto las imágenes denigrantes que los principales exponentes de La Resistencia han protagonizado en los últimos meses.

La impunidad es madre de todos los vicios y la idiotez, la madrastra.

Seguir leyendo

Editorial

Decisión en el East River

Publicado

el

Editorial Diario UNO

El presidente de la República, Pedro Castillo, viajará a México y Estados Unidos, desde mañana 17 hasta el 22 de setiembre del 2021, en lo que será su primera presentación ante diversos organismos multilaterales. En la capital azteca participará en la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y en Estados Unidos concurrirá al Debate General de Alto Nivel de la 76ª Asamblea General de las Naciones Unidas, a celebrarse Nueva York. Además, se presentará ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington DC.

Es su primera salida del país y, en ambos países, existe una gran expectativa por conocer a este nuevo outsider latinoamericano que con sombrero y mensaje radical se ha convertido en la novedad política del subcontinente. A diferencia de su frente interno, en el que aparece desguarnecido, en Norteamérica tendrá el apoyo de los embajadores Manuel Rodríguez Cuadros (ONU) y Harold Forsyth (OEA) en los diversos encuentros que sostendrá con altas autoridades de organismos económicos y financieros internacionales. Ahí espera “ganarse alguito” consiguiendo recursos para su plan de recuperación económica de lucha contra la exclusión social y la atención a la pandemia de la Covid-19.

Mientras dure su ausencia, la vicepresidenta Dina Boluarte cuidará el sillón presidencial y hasta dirigirá una sesión del consejo de ministros. Precisamente sobre este hecho, sus declaraciones a un canal de televisión han deslizado la noticia de que dicha reunión de gabinete podría ser la última del actual equipo ministerial, pues a su regreso el profesor realizaría un reajuste, cuya magnitud decidirá en las orillas del East River.

Dicho reajuste, solicitado por la oposición, aconsejado por la Defensoría del Pueblo y justificado en la poca efectividad de algunos de los titulares de los sectores, a días de cumplir los dos meses de gestión presidencial, podría significar un relanzamiento de la imagen presidencial, en momentos en que las encuestas no le son esquivas y hasta el dólar baja un poquito.

Extraño destino el del profesor chotano, que tiene que alejarse de sus pagos para mirar la situación del Perú desde fuera y decidir persistir en el error inicial o corregir el rumbo para asegurar el cumplimiento de unas promesas que sus votantes y el país no dejan de recordarle.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.