Conecta con nosotros

Especial

La Confederación, la desmemoria  y la historia

Andrés de Santa Cruz, a pesar del triunfo de Paucarpata, fue derrotado.

Publicado

el

Andrés de Santa Cruz, a pesar del triunfo de Paucarpata, fue derrotado.

JOSÉ LUIS AYALA

 

Uno de los temas importantes que debió ser analizado con ocasión del Bicentenario, es la Confederación Perú–Boliviana. Se trata de un hecho que hasta ahora no ha merecido el análisis correspondiente. No solo para tener una versión fidedigna, sino sobre todo para conocer mejor el pasado y, aprender para que no se repitan los hechos.

El propósito político de Andrés de Santa Cruz, fue desarrollar un proyecto económico liberal. Pero tuvo una grave oposición. El general Agustín Gamarra, se opuso a un hecho que pudo haber cambiado el curso de la historia del Perú. Lo mismo sucedió con el general Orbegoso, afirmaba que Santa Cruz, le había traído al Perú más problema de los que ya tenía. La otra oposición tuvo el apoyo de peruanos que emigraron a Chile para aliarse contra el Perú. Hay una opinión compartida por muchos historiadores: Andrés de Santa Cruz cometió el grave error de haber firmado el Tratado de Paucarpata. Se equivocó gravemente.

El efímero triunfo de Paucarpata fue su derrota. “En ese entonces –dice Natalia Sobrevilla Perea– Chile estaba repleto de exilados peruanos a quienes la Confederación no daba la bienvenida. Santa Cruz fue en parte culpable de ello. A diferencia de su política de excluir a los antiguos enemigos políticos, que lo habían ayudado a pacificar Bolivia, ahora se había rehusado a aceptar a sus enemigos peruanos en su gobierno”.

Para Diego Portales, el proyecto de Santa Cruz significaba una evidente hegemonía comercial, social y política del Perú en el Pacífico. Pero mucho por más el control de aduanas que eran muy rentables. La doctrina Portales resumió lo que vendría después: “El progreso del Perú es la ruina de Chile. Al progreso de Chile es la ruina del Perú”. Esa idea se proyectó hasta la guerra de agresión y conquista contra el Perú en 1879. Acción bélica financiada por Inglaterra.

Felipe Pardo y Aliaga, combatió con odio visceral a Santa Cruz, lo motejó de la manera más vil. Lo llamaba: Cholo, cholo jetón, Alejandro Huanaco, etc. Es verdad que  Santa Cruz tenía mucho de andino. Pardo y Aliaga era un literato mediocre, criollo racista y enemigo de toda posibilidad de integración. Como bien señala Natalia Sobrevilla Perea: “(Diego) Portales apoyó a Pardo. Lo que lo hizo bastante poderoso. Parecía posible que el candidato preferido de este último acompañaría a la expedición chilena que se preparaba para luchar contra la Confederación. Pero al final Portales apoyó a la facción encabezada por La Fuente”. 1

Debido al Tratado de Paucarpata, Santa Cruz perdonó la vida de chilenos vencidos y  a peruanos traidores. Proporcionó ropa, alimentos, acémilas y guías para que retornaran a Chile. Pero la oligarquía chilena no aceptó no solo la humillación y derrota vergonzosa, sino porque con ese hecho, no había posibilidades ni razones para armar otro ejército y derrotar a Santa Cruz. El ejército chileno-peruano, llamado Ejército Unido Restaurador enfrentó a Santa Cruz en la batalla de Yungay, el 20 de enero de 1839. Nunca fueron juzgados quienes siendo peruanos mataron a soldados peruanos en Yungay.

Natalia Sobrevilla Perea asevera: “La Confederación tuvo muchos enemigos, cuyo deseo era vencer tanto a Santa Cruz como a su proyecto político. Prosiguieron su lucha con la Confederación, a pesar de su fracaso en 1837 en la primera campaña, que terminó con el Tratado de Paucarpata, y finamente lograron ponerle fin en 1839. Aunque luego de su defunción se hicieron algunos intentos para revivirla estos jamás tuvieron éxito, y el sueño de la unión se hizo trizas con el destierro de Santa Cruz a Europa en 1846… Pero en Bolivia se le tenía tal temor y no se le permitió regresar a mediados del decenio de 1850, razón por la cual tuvo que llevar a cabo su campaña presidencial desde la vecina Argentina”.

Este tema debió haber sido debatido para que las nuevas generaciones tengan una visión crítica y a la vez constructiva de nuestro pasado. Por lo que es obvio pensar en la necesidad de reescribir la Historia del Perú. Es una tarea de las nuevas generaciones de historiadores, es una labor que tomará varios años, pero hay que hacerlo de todos modos.

“Aunque hoy en día nadie propone –dice Natalia Sobrevilla Perea– una unión política estrecha entre los Estados de Perú y Bolivia, y aunque la confederación, tal como la imaginaron Bolívar y Santa Cruz, es hoy aún menos viable que hace doscientos años, los pueblos que viven en la frontera sigue siendo los aymaras, quienes han ocupado durante siglos esas tierras por las cuales tanta sangre se ha derramado. Ellos viven tal como lo han hecho desde la Independencia, transitando constantemente entre los tres países sin importantes particularmente en cuál Estado-nación se encuentran”. 2

Sin embargo, la realidad humana, cultural, política y geográfica no es así. El trabajo de Natalia Sobrevilla Perea, es de orden académico en base a lecturas en archivos y bibliotecas especializadas. Los aymaras hoy día hablamos de Nación aymara, diseminada en las Repúblicas de Perú, Chile, Bolivia y Argentina. Respetamos los tratados referentes al Derecho internacional público. Pero al mismo tiempo y más allá de nacionalismos, nos une la memoria social, la historia común, la geografía, la cultura, el idioma, nuestros héroes, sobre todo la necesidad de llegar al poder para establecer el retorno del Tunupa. Y ese día llegará.

Con razón Friedrich Hegel decía: “Historia es el progreso de la conciencia de la libertad”.

Natalia Sobrevilla Perea. Andrés de Santa Cruz. Caudillo de los Andes. Fondo Editorial de la PUCP. Página 205. Lima, 2015.

Natalia Sobrevilla Perea. Andrés de Santa Cruz. Caudillo de los Andes. Fondo Editorial de la PUCP. Página 262. Lima, 2015

Seguir leyendo
Anuncio

Especial

¿Rondero o bandolero?

Publicado

el

Pedro Castillo

Rudecindo Vega Carreazo

 

8’835,579 de votantes y la ciudadanía en pleno esperamos y exigimos que el Presidente Castillo nos explique y explique a todo el país que él no es parte de los actos de corrupción ya manifiestos en su reciente gobierno, incluso diría, que los que votamos por él, mantenemos la esperanza que él no es un fiasco más de nuestra vocación democrática y que nos demuestre abiertamente que no ha sido ni es el verdadero fraude de nuestra opción electoral. Quiero creer, y hasta ruego, que el profesor rural, campesino y rondero que convertimos con nuestros votos en Presidente más allá de su discapacidad gubernamental no era ni es en realidad un bandolero. No hay tiempo que perder, el Presidente Castillo le debe al Perú y nos debe a sus votantes una urgente explicación y deslinde de las acusaciones de corrupción que hoy afectan a su entorno personal mismo, y que él no es parte de ellos. Él y sólo él, nadie más, ahora y no más tarde, a días de discutir en el Congreso la admisión de una moción de vacancia presidencial debe rendir cuentas al país de la evidente corrupción en la que estaría involucrado su entorno y él mismo.

Presidente Castillo, lo ocurrido con Bruno Pacheco, su anterior Secretario General de la Presidencia, es muy grave, no basta que haya renunciado, por la magnitud de sus “irregularidades” debió ser destituido (“sin gracias por los servicios prestados”) y puesto a disposición de las autoridades pertinentes. Es cierto, ya no está y no es parte del gobierno, pero es cierto también que la mancha de lodo lo embarra a usted mismo. No es la oposición (terrible para el país y de la cual hemos escrito) quienes le encontraron a dicho personaje 20,000 dólares en el baño de su despacho en palacio de gobierno, tampoco son ellos los que lo involucraron en tráfico de influencias ante la SUNAT para beneficiar a determinados empresarios y, tampoco son ellos, los que han generado una irregular designación de los mando militares. Necesitamos saber, por usted, antes que sea parte del pedido de su vacancia, como debería, que ese charco de su ex Secretario General era sólo de él y no suyo también.

Presidente Castillo, lo ocurrido con las licitaciones del MTC respecto del Puente Tarata III en San Martín, además de grave delito es bochornoso y vergonzante. Presidente, a todas luces, mire por donde se le mire, ese proceso corrupto ha sido delictivamente regularizado para beneficiar a dedo al ganador. Gracias a la prensa sabemos que los dos postores finalistas pertenecían al mismo dueño (algo prohibido), que la diferencia de ofertas no llegaba ni a medio sol (27 céntimos) en clara evidencia de irregular concertación para contratar con el Estado, que el propio Presidente del Comité de Adjudicación votó en contra de dar la buena pro, que los funcionarios que votaron por dar la buena pro han sido promovidos a mejores cargos, que el empresario ganador de la adjudicación era un colaborador eficaz (delincuente confeso) de actos de corrupción seguidos contra Gregorio Santos y no podía concursar y, que hubo reuniones de la representante de la empresa ganadora con usted y su ex Secretario General en Palacio de Gobierno antes de la adjudicación. Esto no es acción de la oposición ni sus rivales, son actos y hechos suyos y de su entorno que deben ser explicados antes que sean incluidos, como deberían, en el actual pedido de su vacancia.

Presidente Castillo esos actos de corrupción, no los puede tratar con guantes de seda, no puede exponer usted a su gabinete en un mensaje a la nación para decir nada y dar la impresión que todo se debe a la oposición. Tampoco es comprensible, e incrementa la sospecha, que usted se siga bancando a su Ministro del MTC que es la autoridad máxima del sector donde han ocurrido esos actos de corrupción y que se encuentra en pleno proceso de “interpelación y censura” en el Congreso. Hace tiempo ha hecho varios méritos para no estar en el cargo. Aparecidas las denuncias usted debió destituirlo. Esos gestos Presidente generan fundadas sospechas y hacen daño y, se encuentran a libre discreción de su voluntad. El ciudadano legítimamente piensa que ese ministro fue puesto para facilitar todos esos actos de corrupción y eso también lo involucra o salpica a usted Presidente. Es increíble que la admisión de una vacancia suya sea debatida y quizás votada en el Congreso antes que la interpelación y censura de su Ministro en cuestión. En lenguaje de pueblo eso es carne para las fieras.

Presidente Castillo, usted vive y tiene su despacho en Palacio, usted donde esté no deja de ser Presidente. No hay despachos oficiales y oficiosos, formales e informales, patentes y clandestinos, públicos y personales. La primera semana de su gobierno, la Contraloría ya le había notificado que debía despachar en Palacio de Gobierno y no en la vivienda facilitada durante su campaña electoral. Incluso hay pedidos de investigación sobre actos de gobierno realizados durante esos primeros días en ese lugar que no era su despacho. A pesar de ello, Presidente, usted parece haber mantenido un despacho ilegal y clandestino en la casa de Breña, atendiendo a funcionarios y empresarios en horario altamente nocturno. Nada transparente, todo oscuro. Y es sospechoso, hasta que usted no lo aclare, que en esa casa en forma nocturna y clandestina haya atendido a personas vinculadas a beneficiarios de contratos del Estado y que hoy están plagados de corrupción. Nuevamente Presidente estos hechos no son promovidos por la oposición y sus rivales, son actos y hechos suyos y de su gobierno, que debe esclarecerlos antes que sean incluidos, como deberían también, en el actual pedido de vacancia.

Hace una semana, sosteníamos que la incapacidad gubernamental no es incapacidad moral y causal de vacancia. Pero decíamos también que “Cuando ella, por obra y gracia del Presidente y su entorno palaciego y ministerial roce con escándalos mediáticos y actos de corrupción (…), la discapacidad e ineficiencia gubernamental será tan extendida y sentida como real discapacidad moral suya y de su entorno que definirá, en ese momento, con nitidez la incapacidad moral que muy pocos o casi nadie se atreverán a defender (…). Presidente Castillo, es cierto, la incapacidad gubernamental no es causal de vacancia por ahora; por obra y gracia suya y de su gobierno, no la convierta en incapacidad moral para su vacancia”. Que tirano pero que bueno también es el tiempo en el Perú, en apenas 7 días, hemos llegado a esa lamentable situación. Ahora y no más tarde, por usted y no por otros, los peruanos que hemos creído en usted merecemos la contundente explicación de que usted no es un corrupto y que no hay una banda o bandas en su entorno. Los provincianos, los ninguneados, los campesinos, ese mundo rural y “del interior” que usted representó le exigimos explicaciones, deslindes y enmiendas no distracciones ni discursos gaseosos y sin sentido. Queremos comprobar que usted no es un fiasco ni un verdadero fraude. Queremos quedarnos, en nuestro Bicentenario republicano, con la bucólica imagen de un Presidente Rondero y no un Presidente Bandolero.

Seguir leyendo

Especial

En los últimos 5 años, el precio del GNV se ha mantenido por debajo del S/1.60

Publicado

el

En los últimos 5 años, el precio del GNV se ha mantenido por debajo del S/1.60

Si bien el mercado del GNV está creciendo en el país, la mayor parte del consumo se registra en Lima y Callao, por lo que el Gobierno ha propuesto cambios normativos que permitan la masificación del gas natural a nivel nacional.

A diferencia del GLP, el GNV es el combustible más estable y barato. En los últimos 5 años, el GNV se ha mantenido por debajo del S/1.60, mientras que entre marzo de 2020 y setiembre de 2021, ha tenido variaciones en su precio de 1% (Gráfico 1).

En los últimos 5 años, el precio del GNV se ha mantenido por debajo del S/1.60

“Como se recuerda, el costo final del diésel y gasoholes hacia el usuario responde principalmente al precio internacional del petróleo, el cual ha tenido una tendencia de alza. Hasta setiembre de 2021, el barril de petróleo tuvo un incremento del 49% respecto a diciembre de 2020, pasando de US$ 48.7 por barril a US$ 72.8”, indicó Gonzalo Tamayo, socio director de Macroconsult.

En el caso del GNV, la definición del precio está indexado a costos internacionales de energía; sin embargo, está asociado principalmente a los contratos de concesión regulados (Gráfico 2), por lo que, sólo en la comercialización (Estaciones de Servicios hacia el usuario final) se determina la tarifa de libre mercado, en base a la Ley Orgánica de Hidrocarburos (LOH).

En los últimos 5 años, el precio del GNV se ha mantenido por debajo del S/1.60

Ante el hecho de que las principales actividades de este proceso son realizadas por únicas empresas, las cuales se encuentran sujetas a una regulación económica; la comercialización hacia el usuario final es realizada por diversos actores que se rigen en un entorno altamente competitivo.

Esto, finalmente, provoca que quede un espacio muy reducido para que las Estaciones de Servicios diferencien sus precios, quienes terminan basándose principalmente por el entorno geográfico donde se encuentran ubicadas (oferta y demanda), las promociones u ofertas aplicadas en beneficio del usuario final y servicios adicionales brindados al usuario (por ejemplo: tiendas de conveniencia).

Seguir leyendo

Especial

Las manos de Diana

Publicado

el

EDUARDO GONZÁLEZ VIAÑA

 

Entré en la casa de Diana, y me recibió Max. Era él un enorme, joven y haragán perrito labrador a quien yo llamaba Marx. Se levantó en dos patas y me saludó.

Entré hasta el dormitorio donde ella estaba despierta mirando la televisión. Me fastidió que la enfermera le hubiera puesto esa máquina de adormecer. La apagué. Prendí en mi celular una página de música de la guerra civil española.

Diana y yo sabíamos que llegaban las horas del desenlace. Dos años habíamos estado juntos. Nos habían acercado entonces una creencia en la bondad de la raza humana y una seguridad en que, por encima de los contrastes pasajeros, el sueño de todos habría de cumplirse.

Para decirlo más claro, nos juntó una vehemente fe en el socialismo y en todas las causas que hacen noble y decente la existencia de los hombres.

Pero ¿quién era Diana? Antes de conocerla, me habían hablado de ella varias familias desplazadas. Algunos habían logrado llegar a los Estados Unidos, y me dieron noticias acerca de esta mujer que se ocupaba de ellos, los refugiados latinoamericanos.

Escuché hablar de Diana por boca de personas que vivieron y sufrieron en Centro América y los países andinos, al sentirse encerrados entre los conflictos internos y la barbarie de una represión desalmada durante las décadas recientes.

Toda Centro América con Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, y hasta Chile, Uruguay, México y Brasil han conocido el trabajo de la Consejería de Proyectos, la ONG internacional a la que Diana se incorporó en 1992 y dirigió hasta su muerte.

Ella es la única latinoamericana que figura entre los diez científicos y luchadores sociales que la universidad de Columbia ha escogido para que describan cómo es nuestro planeta y cómo lo sufren los más pobres entre los pobres, las mujeres del campo. “Una biografía no autorizada del mundo” de Michael Riordon. (An Unauthorized Biography of the World: Oral History on the Front Lines)

Socióloga y periodista, hizo sus primeros estudios en el alemán Colegio Santa Úrsula para luego hacer estudios profesionales en la Universidad Católica de Lima y, por fin, en la Universidad de Essex, Inglaterra.

Con esa formación académica, pudo ser una profesora universitaria o una privilegiada burócrata internacional, y sin embargo, prefirió entregar su vida a los desplazados.

Cuando la conocí, le pregunté por qué hacía lo que hacía.

-Porque cuando faltan la justicia y el amor, el mundo está incompleto. –me dijo.

Más todavía. Cuando la conocí, Diana me contó la historia de su futura muerte a causa de un mal incurable que ya padecía, pero ambos caminamos dos años siempre a un metro delante de lo que pudiera ocurrir.

Aquella tarde del 1° de diciembre, YouTube dejó de interpretar la música de la guerra civil española y pasó de repente a La Internacional. En esos momentos, los ojos de ella se iluminaron. Yo la tomé de la mano y le juré que un día todos seríamos hermanos, y así será.

Inmediatamente después de eso, salí de su dormitorio, me encontré con Max, y esta vez nos sentamos juntos. Nos miramos y nos dimos cuenta que podíamos ver el futuro. Era el primero de diciembre. Aquella noche Diana se fue. El soñoliento Max volaría al cielo unas semanas después, y las manos de Diana comenzaron a dejar de ser mis manos. Se quedó dormida.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.