Incapacidad congresal permanente

139
0

Ciertos congresistas hablan de “matar o morir” por la vacancia presidencial y el no cierre del Congreso. Usan lenguaje de guerra, será que la guerra es el fracaso de la política y estamos con políticos fracasados. Del “nos quedamos todos” estamos pasando al “yo (Ejecutivo) me quedo y tú (Congreso) te vas”; una psicosis generada por temor a la segunda cuestión de confianza, al cierre del Congreso, a la perdida de “chamba” como congresistas y a la convocatoria de elecciones congresales complementarias.

La moción de vacancia presidencial por permanente incapacidad moral se presentó con sólo 67 firmas y contradicciones en su argumentación. El recojo de las 87 firmas (que asegurarían su aprobación) fue un fracaso y demostró la permanente incapacidad moral y política del golpismo para impulsar la vacancia del presidente Castillo.

La moción dice “no es posible someter al presidente a un juicio o antejuicio político durante su mandato …. incluso cuando haya incurrido en actos graves que pongan en cuestión su legitimidad en el cargo”, sin embargo, propone la vacancia como resultado de enjuiciamiento político que declare la incapacidad moral. Peor aún, en la página 6 recurre a Enrique Bernales Ballesteros (1997) y dice “la incapacidad moral es una proposición necesaria pero compleja ….. no se puede descartar el peligro de apreciaciones subjetivas por un Congreso hostil… tanto la declaratoria de incapacidad moral, como la competencia del Legislativo, tienen evidentes componentes subjetivos y políticos”.

El párrafo citado finaliza preguntando ¿cuáles serían los criterios objetivos aplicables para decidir si un presidente incurre en incapacidad moral?  Nosotros finalizamos preguntando ¿los 67 congresistas firmantes han leído la moción antes de firmarla?

Artículo anteriorAgrobanco presenta AgroMujer
Artículo siguienteEntregan título de propiedad a mercado San Felipe