Gasolinazo a la vista por DS 014-2021-EM

147
0
Grifos combustibles

JORGE MANCO ZACONETTI

 

Dependerá del Ministerio de Energía y Minas prorrogar la entrada en vigencia de los efectos del DS 014-2021 que deberán regir a partir del 1º julio próximo, que simplifica por razones ambientales la expedición de las gasolinas y gasoholes a solamente dos presentaciones, “regular” y “premium”, pero que inevitablemente significará un incremento de precios de las gasolinas, que como siempre se trasladarán al sufrido consumidor, especialmente de provincias, profundizando la crisis de gobernabilidad.

Particularmente grave será la situación de los consumidores de las gasolinas y gasoholes de 84 y 90 que ahora serán vendidas como la “gasolina y gasohol regular” que se venderán como gasolina de 91 octanos, y que evidentemente costarán más.

En los más de cuatro mil grifos que existen en el país, deberán adecuarse los dispensadores para gasolina regular asumiendo el color verde y el color del nuevo combustible regular será de color rojo. Todo un reto por satisfacer.

Es más, las gasolinas y gasoholes de 95, 97 y 98 serán simplificados como gasolina y gasohol de 96 octanos, asumiendo el color de los dispensadores el azul y el combustible tendrá el color amarillo. Estos combustibles demandados por los sectores de mayor poder económico incluso podrían bajar de precios.

Una simple estimación del incremento en los precios de los combustibles incluyendo impuestos, rodaje, selectivo al consumo, y el IGV, deberá significar un aumento de por lo menos S/ 6 soles por galón en el precio ex planta, lo que resultaría intolerable para los taxistas, mototaxistas, y miles de usuarios que demandan hasta ahora las gasolinas y gasoholes de 84 y 90 octanos.

Si bien el DS 014-2021 EM se cocinó en los laboratorios de la Dirección General de Hidrocarburos en mayo del 2021 durante el gobierno de transición del presidente Sagasti, cuando los precios del petróleo bordeaban los US $ 70 dólares el barril, y no como ahora que superan los US$ 120 el barril y las gasolinas importadas están por encima de los US$ 250 dólares el barril con una gran demanda a nivel mundial donde las refinerías norteamericanas están operando al 97 % de su capacidad.

Por ello, resulta aconsejable postergar la entrada en la vigencia de esta norma hasta el próximo año por una serie de considerandos. Ante la grave crisis que experimenta el sector de hidrocarburos, la ponderación de los combustibles en la tasa inflacionaria que podría incrementarse superando el 8 % anualizada, las constantes subidas de precios de los combustibles a nivel internacional, los efectos de la guerra Rusia/Ucrania, la caída de la producción interna del petróleo interno, la finalización de los contratos de hidrocarburos próximos a su vencimiento, la débil masificación del gas natural en el parque automotor entre otros factores.

Si a ello se agrega la anunciada paralización de los transportistas de carga pesada para el 3 y 4 de julio próximo entre otras razones por los altos precios de los combustibles se tiene la película completa, sobre los inconvenientes en la aplicación de los alcances del DS 014-2021

Es más, entrando en un ciclo político con un gobierno debilitado y con elecciones regionales en octubre próximo, todo ello recomienda que la entrada en vigencia sobre la simplificación en el expendio de las gasolinas y gasoholes se postergue, por los menos hasta el próximo año.

Un referente a tomar en cuenta debiera ser la entrada en vigencia de la Nueva Refinería de Talara de PetroPerú que con una capacidad de procesamiento de 95 mil barriles diarios, refinará combustibles limpios tanto de diésel y gasolinas con 50 partes por millón de azufre, y más de 30 mil barriles diarios de gasolinas que podrán procesarse como gasolinas regulares y “premium” con una relativa facilidad.

Si bien los efectos del DS 014-2021 que lleva como título “Decreto Supremo que establece medidas relacionadas al contenido de azufre en el Diesel, Gasolina y Gasohol para su comercialización y uso y simplifican el número de Gasolinas y Gasohol” no resultan aplicables para las regiones de Amazonas, Loreto, Madre de Dios, y San Martín en lo que respecta al consumo de la gasolina de 84 que se seguirá comercializando como tal hasta el 30 de junio del 2023.

EFECTOS REGIONALES

En un ejercicio de simulación considerando los precios vigentes al 2 de junio del 2022 en la Planta de Mollendo que sirve de entrada para llevar combustible a Puno, la diferencia entre el gasohol de 90 y el gasohol de 84 por galón es de S/ 5.6328, que se deberá incrementar por los costos logísticos de transporte, carga, descarga, almacenamiento en grifos y expendio en por lo menos S/ 2 soles más por galón.

Sirva de ejemplo el caso del departamento de Puno que demanda en promedio 793 barriles diarios de la gasolina 84, lo que equivale a 33,306 galones por día y casi un millón de galones mensuales, que son utilizados por los mototaxistas, los fleteros del Lago Titicaca, la minería artesanal con las cooperativas auríferas, y en general en el transporte urbano y rural los que tendrían que pagar más de S/ 6 soles adicionales por galón por la nueva gasolina regular de 91º octanos.

El segundo departamento en una mayor demanda de la gasolina 84 es Piura que consume un promedio de 407 barriles diarios de la gasolina 84 que resultan equivalentes a 17 mil galones diarios que hacen un total mensualizado de 512 mil galones, que al desaparecer del mercado se tendrían que trasladar a la nueva gasolina regular de 91º octanos.

Lo cual de por sí significaría un fuerte incremento de precios en los combustibles que ha de golpear los bolsillos de miles de mototaxistas, transporte público y privado que constituyen el transporte popular, y los efectos de los mayores precios se trasladaran en los pasajes y costo de los servicios.

En la actual situación política y económica del país con un grave subempleo que compromete al 75 % de la población económica activa (PEA), con un 40 % de la población considerada pobre, un gasolinazo en los precios de los combustibles sería inaceptable socialmente y políticamente.

Por ello sería deseable que la nueva ministra de Energía y Minas que acaba de resolver temporalmente el conflicto en Las Bambas escuchando a las partes, postergue los efectos de este decreto supremo que simplifica la presentación de las gasolinas y gasoholes como “regulares y premium” que con positivas intenciones ambientales pero que aplicadas en un contexto político y social de crisis, “incendiara la pradera” por sus efectos en los mayores precios de los combustibles.

Artículo anteriorRusos cercan a ucranianos
Artículo siguientePacientes lanzarán el “Semáforo Oncológico”