Fiori está en pie de lucha por terminal

768
0

Los vecinos de la urbanización Fiori en San Martín de Porres (SMP) se encuentran en pie de lucha debido a la construcción de un terminal de la empresa Flores, sin licencia de construcción, que tiene orden de demolición del municipio, pero increíblemente recibió el permiso del Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

Dicho terminal ubicado en la calle Fonia Nº 1648 se construyó pese a la oposición de la comunidad y de la misma municipalidad, pues de entrar en funcionamiento ingresarán un promedio de 500 buses diarios en una zona urbana, lo que hará colapsar las calles del distrito. Para colmo se encuentra ubicado a pocos metros de un centro médico de EsSalud.

Según explicó la presidenta de la Asociación de Propietarios de la Urbanización Fiori, señora Betty Genoveva Terrones, el propietario de ese terminal, Pastor Flores Chávez, logró permiso de la Municipalidad de SMP para funcionar como estacionamiento, pese a que los vecinos mediante un escrito del 6 de mayo del 2013 habían advertido que en dicho lugar se hacía el embarque y desembarque de pasajeros de manera ilegal.

La municipalidad envió a sus inspectores y comprobaron que la playa de estacionamiento se estaba convirtiendo en un terminal sin licencia de construcción. Ante ello dispusieron la paralización de la obra pero la empresa siguió construyendo, motivando que la comuna dispusiera la demolición.

“En este caso hay responsabilidades de las autoridades. El alcalde Ternero ha dispuesto la demolición, pero el gerente Capcha se niega a demoler. Si es que la autoridad no interviene destruiremos ese terminal con nuestras propias manos”.

Lo grave del asunto es que toda la documentación de la actividad ilícita y las sanciones de la Municipalidad de SMP contra dicha empresa fueron enviadas al MTC, pero el encargado de la Dirección General de Transporte Terrestre, José Qwistgaard, le otorgó el Certificado de Habilitación Técnica del Terminal Terrestre.

Artículo anteriorAdiós a Pavel Bello
Artículo siguienteClausuran vacaciones recreativas