Conecta con nosotros

Especial

Evitar posible paro indígena en el circuito petrolero de Loreto

PRIMER RETO DE SALVADOR DEL SOLAR

Publicado

el

Evitar posible paro indígena en el circuito petrolero de Loreto

El lunes 11 de marzo pasado, con diferencias de horas, ocurrieron dos hechos: la juramentación del gabinete presidido por Salvador del Solar y el anuncio de una medida de protesta, para la primera semana de abril, de los Pueblos Afectados por la Actividad Petrolera de Loreto.

Estos eventos se realizaron en escenarios muy distantes entre sí: el primero, en Palacio de Gobierno, en el corazón de Lima; el segundo, en Iquitos, capital de la región más alejada y desarticulada del país, Loreto.

Estos hechos tuvieron otro contraste. Mientras que la juramentación del gabinete Del Solar reunió a una parte de la élite política del país que dirigirá la política general del gobierno de Martín Vizcarra, la conferencia de prensa en la que se anunció esa posible medida de fuerza reunió a líderes indígenas de las federaciones de las cinco cuencas del circuito petrolero de las provincias de Nauta, Datem del Marañón y Requena. Sectores extremos: la nueva élite gobernante y los gobernados olvidados.

También tuvieron un sentido opuesto. Mientras el gabinete Del Solar puso fin a la crisis política tras la renuncia de César Villanueva, con una composición paritaria y afirmando que hay una “nueva etapa” para el gobierno ya no para “confrontar sino dialogar” (RPP 12.03.19), los líderes indígenas anunciaron la realización de un paro indefinido en las cuencas del circuito petrolero. Así, en una nota de prensa, los líderes indígenas, “Cuestionan (la) negativa de (las) empresas petroleras y el Estado de atender sus demandas”.

Martín Vizcarra Cornejo y Salvador del Solar

El nuevo gabinete puede ser definido como, por las nueve ministras, paritario y -esto es lo medular- de diálogo en un escenario de relativa estabilidad política y el anuncio del movimiento indígena de Loreto, como un posible conflicto social por estallar en la región que produce más del 50% del petróleo nacional.

Es obvio el sentido opuesto de estos hechos: el primero, ofrece diálogo, el segundo, anuncia un conflicto porque no atienden sus demandas. Este es uno de los primeros problemas que el gabinete Del Solar tendrá que encarar.

Este, sin embargo, es solo uno de los problemas y demandas que han vuelto a adquirir relevancia. La reactivación de la economía y la generación de empleo; la reconstrucción del norte; la inseguridad ciudadana; la ola de feminicidios; la reducción de la anemia; y los conflictos sociales son -entre otras- las demandas que han vuelto a la agenda política. A esa trama de problemas y demandas, se sumaran otras demandas sectoriales y regionales.

En efecto, entre enero y febrero de este año, la lucha contra la corrupción y la impunidad, signada por la confrontación contra el fujialanismo en el Congreso, las investigaciones de las coimas de Odebrecht y las reformas políticas y del sistema de justicia, en el que destaca la prisión preventiva a Keiko Fujimori, ha cedido paso a otras demandas. La lucha contra la corrupción que dominó en 2018, sin haber desaparecido, ha pasado a ser un componente de esa trama de problemas y demandas sociales.

Hay, pues, una nueva etapa. Visto en conjunto y perspectiva, es una etapa de desembalse de problemas y demandas sociales contenidas en un contexto de caída de la aprobación de Vizcarra: entre enero y parte de marzo, pasó de 66% a 56% de aprobación. Y la tendencia es a la baja. La ineficiencia y lentitud para encarar parte de estos problemas y demandas, sobre todo la reconstrucción del norte, está a la base del descenso de la aprobación presidencial y la renuncia de Villanueva.

El gabinete Del Solar tiene, pues, un escenario en el que la lucha contra la corrupción y la impunidad ha dejado de ser el factor predominante que catapultó a Vizcarra al 66% de aprobación ciudadana y cuyo punto más alto fue el referéndum del 9 diciembre pasado. Lo que actualmente la ciudadanía exige es que el gobierno resuelva los problemas que la confrontación con el fujialanismo, la lucha contra la corrupción institucional y las reformas políticas y en justicia contuvo y relativizó.

De la trama de problemas y demandas en la agenda, los conflictos sociales será uno de los principales problemas que el gabinete Del Solar tendrá que encarar. El enfrentamiento de los pobladores de la comunidad de Fuerabamba con la policía, el 8 de enero, en la zona de Las Bambas, Apurímac, la marcha de la CGTP contra la reforma laboral, el 15 de enero, que hizo retroceder al gobierno, y el paro de pobladores de Hualgayoc, Cajamarca, contra la empresa Gold Fields, la primera quincena de febrero, fueron los más importantes. .

Ahora, a diferencia de los conflictos sociales precedentes, el anunciado paro indefinido del movimiento indígena loretano puede ser uno de los conflictos sociales más importantes que el gabinete Del Solar enfrentará. Si bien el conflicto podría empezar en dos cuencas de este circuito petrolero, el Corrientes y el Tigre, sin embargo, como lo están anunciando, puede articular –por primera vez- a las demás cuencas de Nauta, Requena y el Datem del Marañón. Es decir, a las cinco cuencas de ese circuito.

En las cinco cuencas habría unas 500 comunidades indígenas que habitan estas zonas desde tiempo inmemorial y están organizados en alrededor de 30 federaciones articuladas en la plataforma de Pueblos Afectados por la Actividad Petrolera. Es en estas cuencas que se ubican los pozos petroleros más importantes del país y el Oleoducto Nor Peruano que, en los últimos años, ha sufrido derrames por corrosión y sabotaje. Ese es el complejo escenario del conflicto en ciernes.

El posible paro indefinido no es repentino. Fue anunciado por los indígenas a través de un pronunciamiento el 22 de febrero pasado. Ahí le exigen al gobierno que declare en “estado de emergencia la actividad petrolera” y le dan plazo de 20 días para que convoque a una audiencia para “iniciar un debate respecto al futuro de la actividad petrolera en la región” con todos los sectores: las empresas, el Estado y la sociedad civil. Antes, el 19 de febrero, se pronunciaron contra el pedido, luego negado, de militarizar el Oleoducto Nor Peruano del gobierno regional.

Diálogo y militarización es lo que, básicamente, se les ha ofrecido. En una reciente reunión, el 7 de marzo, en la sede de la PCM, entre los representantes de la Secretaria de Gestión y Diálogo con los líderes indígenas, les ofrecieron seguir con el diálogo y reconocieron que el Estado se había olvidado de ellos. Ni siquiera propusieron una fecha para la audiencia planteada por líderes indígenas. O sea, diálogo sin una atención efectiva de sus demandas y de los demás pobladores de estas cuencas y la región. .

¿Qué ofrece Del Solar? En general, cosa que no está mal, lo mismo: diálogo. ¿No se ha hecho nada en las comunidades nativas? No. Pero es mínimo lo que el Estado y las empresas han hecho o están haciendo en su beneficio. Lo que más abunda son ofrecimientos Así es: el viernes 15 de marzo, en una reunión que el ministro de Salud tuvo con los líderes indígenas se les informó de los “avances” de su sector y del cambio de viceministro. O sea, más discurso que realidad.

Mientras tanto ninguna comunidad indígena, de las 500 que habría en las cinco cuencas del circuito petrolero, tiene un sistema de agua y desagüe digno y ajustado a su realidad. La casi totalidad toma agua de los ríos. ¿No es injusto que estas comunidades rodeadas por ríos no tengan sistemas de agua y desagüe dignos? Más, ¿no es absolutamente injusto que habiendo pasado más de 40 años de actividad petrolera en la zona, estas comunidades no tengan servicio de agua? Totalmente.

Derrame de petróleo en la selva

Ni hablar de luz eléctrica. Los que tienen, la obtienen de motores. La desatención del Estado y las empresas es histórica y casi total. En los más de 40 años de actividad petrolera no solo no se han beneficiado sino, más bien, ha sido afectadas por esta actividad. Por un lado, las provocadas por la actividad petrolera y, de otro, el impacto de los derrames de este hidrocarburo, sea por corrosión o sabotaje, en la flora y fauna, salud, economía y cultura. Hay una deuda social con las comunidades indígenas.

Desde su perspectiva, el diálogo es una mecedora. Si las empresas y el Estado no pasan de las actas firmadas y el diálogo a la atención de sus demandas básicas el conflicto estallará y afectará el Oleoducto Nor Peruano y el Lote 95 que, en diciembre pasado, entró en funcionamiento en el campo Bretaña, Requena. Este pozo petrolero producirá 11.500 barriles diarios de crudo y tiene reservas comprobadas de 39,8 millones de barriles (Sputnik 29.11.18).

Las comunidades indígenas consideran que el diálogo es vital, por eso se reúnen con la PCM y plantean la convocatoria de una audiencia. Pero no puede haber interminables mesas de diálogo, compromisos y ofrecimientos sin una efectiva atención de sus problemas seculares y los derivados de la actividad petrolera.

En ese sentido, el ofrecimiento de diálogo de Salvador del Solar resulta insuficiente. El diálogo continúa y, obviamente, continuará. El movimiento indígena quiere diálogo con soluciones concretas.

Aun cuando no hay un escenario de colisión inevitable, lo que se tiene que hacer para evitar que estalle el paro indefinido de los indígenas loretanos es atender su agenda. ¿Cuál es? Uno, declarar en estado de emergencia la actividad petrolera en Loreto; dos, atender sus necesidades inmediatas: saneamiento básico (agua y desagüe), salud y educación con planes integrales y su respectivo presupuesto. Tres, convocar a una audiencia de todos los sectores para discutir a fondo los problemas de la actividad petrolera.

Hay otras demandas: la deuda social por los 40 años de actividad petrolera, el pago de la servidumbre y la comisión de la verdad de los derrames de petróleo. Son demandas legítimas. De no atender las demandas y agenda indígena, creyendo que se les puede seguir meciendo, se producirá el primer conflicto social del gabinete presidido por Salvador del Solar. Ese es su primer reto que tiene entre manos el exactor de cine y ahora el principal actor político del segundo gabinete de Vizcarra.

 

JAIME ANTEZANA RIVERA

Especial

Panorama Social de América Latina y el Caribe: La transformación de la educación como base para el desarrollo sostenible 2022

Publicado

el

Germán Alarco, Profesor de la Universidad del Pacífico.

 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) acaba de presentar su número anual sobre el panorama social de la región. Este documento es preparado por la División de Desarrollo Social, División de Estadísticas, el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), la División de Población y la División de Asuntos de Género de ese organismo regional.

En la edición 2022 se analiza, entre otros, la llamada crisis silenciosa de la educación y la necesidad de avanzar en su transformación como base para el desarrollo sostenible en la región. El documento se organiza en cuatro capítulos. 

Estructura

En el primer capítulo, junto con presentar los antecedentes macroeconómicos relevantes en materia de evolución del PBI per cápita, el empleo, la distribución del ingreso de los hogares y la inflación, aborda la evolución de dos décadas de desigualdad de ingresos y pobreza (2002-2021). Asimismo, evalúa los cambios registrados en la estratificación social.

El segundo capítulo se refiere a la crisis de la educación como consecuencia de la pandemia, así como a las sucesivas crisis que la han acompañado. Sin embargo, esta también constituye una oportunidad de transformación. Se analizan diversas prioridades, incluida la mantención de condiciones seguras para la reapertura de las escuelas, la inversión en estrategias para identificar los costos de la interrupción de la educación presencial, tanto en aprendizajes como en bienestar socioemocional, y el diseño e implementación de estrategias de recuperación que tengan como objetivo no dejar a nadie atrás.

El acceso a la educación y los desiguales impactos laborales de la pandemia entre hombres y mujeres se desarrolla en el tercer capítulo. Los graves retrocesos experimentados por las mujeres en el mercado laboral contrastan con sus notables avances en el acceso a la educación, que no se han traducido en mayores condiciones de igualdad en el mercado de trabajo. El cuarto capítulo analiza la institucionalidad social y la evolución del gasto social en América latina y el Caribe (ALC). La institucionalidad social es fundamental para consolidar sistemas de protección social universales, integrales, sostenibles y resilientes.

Crisis prolongada

ALC atraviesa un complejo escenario de gran incertidumbre, que profundiza los efectos de una crisis social prolongada, con un impacto silencioso y devastador en la educación. En esta edición se aborda como tema central la educación y su lugar en el debate de las políticas para la recuperación en la región.

Según la CEPAL, si bien desde 2015 se observaba un deterioro en los niveles de bienestar, un estancamiento en los avances de los logros educativos y una leve alza de la pobreza, la pandemia de Covid-19 generó una crisis social significativa que se ha prolongado por tercer año. La región no ha logrado avanzar hacia la recuperación tras sus impactos sociales y retornar a los niveles de 2019 anteriores al inicio de la pandemia. Esta se ha mantenido expuesta a un inestable escenario geopolítico y económico mundial marcado por una conjunción de crisis sucesivas. Se ha desacelerado el crecimiento económico con una lenta generación de empleo, sobre todo de empleos de calidad, junto con fuertes presiones inflacionarias que han impactado en el incremento del precio de los alimentos y la energía, y caídas importantes en la inversión.

Se alerta el incremento de la inseguridad alimentaria y nutricional ante el alza de los precios de los alimentos. Según información de FAO el hambre afectaba a 56.5 millones de personas en la región. Se prevé que el alza en el precio de los alimentos incremente la malnutrición, con aumentos de la desnutrición, del sobrepeso y la obesidad. Las estimaciones de la CEPAL indican que, en 2022, la pobreza afectaría al 45.4% de las personas menores de 18 años de AL, 13.3 puntos porcentuales por encima del promedio correspondiente a la población total. La pobreza extrema afectaría al 18.5% de las personas menores de 18 años, que enfrentan un mayor riesgo de padecer inseguridad alimentaria al vivir en hogares que no pueden cubrir una canasta básica de alimentos.

Crisis educativa

ALC fue una de las regiones del mundo que interrumpió las clases presenciales por períodos más prolongados, lo que ha supuesto la discontinuidad de los estudios o un acceso por vía remota para una generación de estudiantes durante dos años académicos. Esto ha generado brechas en el desarrollo de habilidades, la pérdida de oportunidades de aprendizaje y el riesgo de aumento del abandono escolar. Asimismo, esta situación ha contribuido al debilitamiento de la protección de otros derechos esenciales de niñas, niños y adolescentes.

Esta crisis silenciosa ha dejado en evidencia que los sistemas educativos no estaban preparados para enfrentar estos cambios, lo que agudizó las desigualdades educativas existentes antes de la pandemia. En los países se hicieron importantes esfuerzos para establecer formas de continuidad educativa desde los hogares, vía remota, pero con debilidades y desigualdades en las condiciones de infraestructura y equipamiento digital, y en cuanto a habilidades para transformar los métodos de enseñanza y mantener el vínculo educativo con toda la población estudiantil.

Equidad interrumpida

En términos agregados, la reducción de la desigualdad quedó interrumpida en la región y se ha mantenido prácticamente sin variaciones desde 2017. Al acelerado ritmo de disminución registrado desde 2002 le siguió una desaceleración a principios de la década de 2010 y una estabilidad a partir de 2017, con un leve empeoramiento en 2020, que fue revertido en 2021. En suma, puede decirse que, tras casi dos años desde el inicio de la pandemia, en 2021 la situación de la desigualdad regional retornó a la observada en 2019.

El promedio regional en el último período, sin embargo, esconde variaciones en los países que se apartan de esta aparente estabilidad. Al analizar las tendencias en nueve países donde es posible comparar la desigualdad medida a través de los índices de Gini y de Atkinson, se observan tres grupos de países: aquellos donde la desigualdad disminuyó en 2020 y 2021 (Argentina, Paraguay y República Dominicana), un segundo grupo de países en los que el índice de Gini de 2021 es similar al de 2019 (Brasil, Colombia y Perú) y otros tres países en los que se registró un aumento de la desigualdad en dicho período (Costa Rica, Ecuador y Uruguay). 

Pobreza sostenida

El año 2020 se caracterizó por un importante retroceso, en el que la pobreza extrema se elevó a niveles que no se habían visto por dos décadas. En 2021, la recuperación de la actividad económica permitió a más hogares generar ingresos suficientes para salir de la pobreza. La tasa de pobreza de AL alcanzó el 32.3% de la población en 2021, lo que significa que fue 0.5 puntos porcentuales más baja que en 2020. Por su parte, la pobreza extrema no presentó una mejora apreciable, ya que el nivel de 2021 (12.9%) está apenas 0.2 puntos porcentuales por debajo del de 2020 (13.1%).

Según la CEPAL las perspectivas para 2022 combinan dos elementos de tendencia contrapuesta. Por una parte, el crecimiento económico proyectado, aun cuando es considerablemente inferior al de 2021, debería traducirse en un incremento del empleo y las remuneraciones que reciben los hogares. Por otra parte, el año en curso se ha caracterizado por una aceleración de la inflación, que merma el poder adquisitivo de los ingresos, en especial, de los estratos más bajos. Los datos disponibles muestran que las remuneraciones reales han caído en varios países, pero que también ha crecido el número de personas ocupadas. Considerando ambos factores, cabe esperar que en 2022 la pobreza se sitúe en un 32.1% y la pobreza extrema llegue al 13.1%, lo que supone que se registraría una leve disminución del nivel de pobreza y un ligero aumento de la pobreza extrema respecto de 2021. 

Salud desafiante

A casi tres años del inicio de la pandemia la OMS ha afirmado que se vislumbra el final, ya que a nivel mundial se observan tasas decrecientes de muertes por Covid-19. De este modo se espera que se convierta en una endemia, es decir, en un virus que está constantemente presente en un área geográfica o grupo de la población claramente definidos, como ocurre, por ejemplo, con la influenza.

El alto impacto de la pandemia en términos de exceso de mortalidad ha llevado a que ALC haya perdido 3 años de esperanza de vida al nacer entre 2019 y 2021, al pasar esta de 75.1 años a 72.1 años. Ello corresponde a la mayor caída en este indicador debido a la pandemia a nivel mundial. Además, el efecto de desplazamiento de la atención durante la crisis sanitaria ha tenido un fuerte impacto en los sistemas de salud de la región a raíz de la morbilidad regular acumulada generada por la postergación de la atención o la interrupción de los tratamientos médicos. Es así como los sistemas de salud se han enfrentado al desafío de reorganizarse para atender tanto las necesidades postergadas de salud como la demanda insatisfecha.

Frente a este contexto, el impacto que ha tenido la pandemia de Covid-19 muestra tanto la necesidad como la oportunidad de transformar los sistemas de salud en sistemas universales, integrales, sostenibles y resilientes. Ello implica: i) garantizar la universalidad para el acceso efectivo a servicios de salud integrales y de calidad, ii) fortalecer el primer nivel de atención con modelos de atención centrados en las necesidades de las personas, sus familias y comunidades, y iii) asegurar la integralidad y la articulación de los sistemas de salud con los sistemas de protección social. La CEPAL propone aumentar el gasto público en salud con sostenibilidad financiera sobre la base de un nuevo pacto social acompañado de un nuevo contrato fiscal. 

Empleo precario 

En ALC solo se ha constatado una recuperación parcial del empleo y aún se registran indicadores inferiores a los exhibidos antes de la pandemia. Dicha recuperación ha sido lenta, incompleta y asimétrica, al tiempo que ha estado caracterizada por un rezago en los niveles de ocupación en comparación con la recuperación de la actividad económica y una mantención de las desigualdades estructurales, en particular, entre las mujeres y las personas jóvenes. 

Las proyecciones prevén que los mercados laborales de la región seguirán enfrentando un futuro complejo e incierto, caracterizado por una disminución del ritmo de crecimiento del número de ocupados, así como por un aumento de la desocupación y la informalidad laboral.

Nuevas oportunidades 

Según la CEPAL la crisis educacional presenta una oportunidad inédita para la recuperación y transformación de los sistemas educativos con el fin de favorecer un mayor desarrollo integral y de capacidades humanas que puedan repercutir en las estrategias de desarrollo sostenible con igualdad. La pandemia ha abierto un espacio para debatir, difundir e identificar los problemas estructurales que el sector educativo mostraba previo a su ocurrencia y que es necesario abordar para avanzar en su transformación. 

Según el documento ha quedado claro que diseñar e implementar estrategias y políticas para la recuperación y transformación de la educación, e invertir en dichas estrategias y políticas, es imperativo para dar el salto que se necesita a fin de afrontar las incertidumbres, los nuevos desafíos y los cambios acelerados que caracterizan al siglo XXI.

Seguir leyendo

Especial

«El Bombón Rojo» regresa al Teatro Barranco 2.0

Publicado

el

 

Teatro Barranco 2.0 anuncia el regreso de la exitosa temporada «El Bombón Rojo, la obra», que se realizará este viernes 2 de diciembre a las 9 de la noche, entradas a la venta en Joinnus.com

La puesta en escena cuenta con las actuaciones de Gia Rosalino,
Mapi Nue, Malory Vargas, Daniela Linares, Dayana Reátegui, Aarón Murga y Manchi Ramírez, bajo la dirección de Walter Espinosa y la música de Armando Abanto.

«El Bombón Rojo» vuelve a abrir sus puertas, y con ellas, un pasado de crímenes, envidias y abusos, maquillados bajo las luces, las plumas y las lentejuelas del cabaret más grande y exclusivo de la ciudad. Que no te lo cuenten, ¡vívelo!

Sinopsis.

«Como todo cabaret, el bombón rojo está rodeado de lujuria, escándalos y excesos Pero esta vez nos introducimos al backstage, donde se produce el verdadero show».

Alondra Soler es la heredera de un gran y antiguo imperio: el bombón rojo, el que fue el cabaret más grande y exclusivo de la ciudad. Hoy, su sueño y único objetivo es reconstruirlo y reinaugurarlo. junto a sus bombones, quienes se han convertido en su nueva familia, tendrá la difícil tarea de darle credibilidad a un cabaret en pleno siglo XXI, compitiendo contra la mala fama y los horrores del pasado que las persiguen por el simple hecho de ser marginadas.

Usted no puede dejar de ver la exitosa puesta en escena «El Bombón Rojo», que se presentará desde el viernes 2 de diciembre a las 9 de la noche en el Teatro Barranco 2.0 (Av. Grau 271). Entradas a la venta en Joinnus.com

 

Entradas en Joinnus.com

https://www.joinnus.com/events/theater/lima-el-bombon-rojo-48112

Seguir leyendo

Especial

¿Cómo identificar a un potencial agresor?

Publicado

el

Según cifras del Informe del INEI 2020, en el Perú, de cada 10 mujeres, 5 fueron víctimas de violencia familiar ejercida alguna vez por el esposo o conviviente.

 

La violencia de género es un grave problema social y de salud pública que afecta, especialmente, a las mujeres y niñas a nivel mundial. Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas, una de cada tres mujeres se ve afectada por algún tipo de violencia de género y cada 11 minutos una mujer o niña muere asesinada por un familiar.

Para Leonardo Fuerte, docente de la Escuela de Posgrado Wiener, la violencia de género es una situación en la cual las mujeres son sometidas a maltratos que pueden ser tanto físicos como psicológicos, hasta inclusive sexuales, por el solo hecho de ser mujeres.


“Por lo general, las ejercen personas que tienen o tuvieron algún tipo de relación sentimental, es decir, parejas o exparejas cuya intención es motivada por la necesidad de dominio o imposición sobre ellas. No es ocasional, dado que el agresor lo ejerce a través del tiempo, logrando condicionar el comportamiento de las damas, las cuales, en muchos casos, lo normalizan” precisa el especialista.


De acuerdo con la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2020, el 54,8% de mujeres fueron víctimas de violencia ejercida alguna vez por el esposo o compañero. Asimismo, el informe señala, que el tipo de agresión con mayor proporción es la violencia psicológica y/o verbal (50,1%), seguida de la violencia física experimentada alguna vez, equivalente al 27,1% de mujeres.


Ante esta realidad, resulta importante concientizar e informar a la sociedad, de la mano de especialistas, sobre esta problemática, a fin de crear una cultura de prevención a nivel nacional, especialmente, para las personas que sufren algún tipo de violencia. Por ejemplo, para identificar a un agresor, Leonardo Fuente, menciona los rasgos más comunes que presentan en su vida cotidiana: manipuladores, se victimizan, haciendo referencia a su niñez, controladores, desconfiados, egoístas, violentos, celosos (la mayor parte de las veces sin motivo), arrogantes, no aceptan su responsabilidad, siempre culpan o buscan excusas, mienten permanentemente, promiscuos, tendencia al consumo de alcohol y en algunos casos drogas.

“Un sujeto violento puede llegar al extremo de agredir a su pareja y a sus hijos, sentándolos desnudos en la puerta de la casa, generando dolor y humillación a todos los integrantes de su familia” advierte el especialista.

Por ello, es fundamental que una mujer tome la determinación de denunciar y separarse del agresor lo más antes posible, ya que, en ocasiones, el sujeto puede intentar manipular a la víctima diciendo que cambiará su comportamiento o se suicidará, cuando en realidad no siente ningún tipo de remordimiento o culpa.

Para evitar este tipo de situaciones, es importante que el estado refuerce las estrategias para el manejo de esta problemática social por parte de las víctimas, desde los centros educativos hasta las campañas de concientización. Un gran paso para erradicar la violencia de género es brindando información referida a los pasos a seguir para denunciar a un agresor. De esta manera, la víctima se hará respetar y alzará su voz, denunciando inmediatamente en los centros respectivos como las DEMUNAS, PNP, iglesias y de ser posible los medios de comunicación.

Asimismo, el especialista recomienda que los familiares y amistades de las víctimas de violencia las apoyen durante todo este proceso, brindándoles una orientación acertada y no sesgada, como afirmaciones que justifiquen la dependencia de las mujeres ante cualquier condición.

Seguir leyendo

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.