Conecta con nosotros

Editorial

¿El ultimo gabinete?

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Hace solo dos días, la agencia de noticias estatal difundía la declaración del presidente de la república en el sentido que ayer juraría un gabinete de «ancha base». Una promesa más incumplida. El gabinete que juró ayer son las mismas caras del anterior, solo hay cuatro nombres nuevos Kurt Burneo en Economía y Finanzas, Miguel Ángel Rodríguez en Relaciones Exteriores; Betssy Chávez en Cultura y César Paniagua Chacón en Vivienda, los otros dos cambios son solo un troque de puestos Geiner Alvarado, al MTC, y Alejandro Salas, a Trabajo. Aníbal Torres fue ratificado en la PCM. ¿Por qué insistir en esos nombres quemados? Por la soledad de Pedro Castillo, que hoy no tiene audiencia en ningún grupo político, ni siquiera en Perú Libre, y lo único que trata es de mantenerse como sea en el poder. Y para ese fin los Torres, Salas y Chávez, son los únicos que sirven.

El profesor debió darse cuenta que su mensaje por 28 de julio no convenció a nadie. Pintó un mundo ideal, como si el Perú fuese una nación europea, pero no reconoció ningún error, ninguna omisión, ningún problema. Todo estaba solucionado. Esa falta de realismo es el primer gran obstáculo al diálogo. El otro es su silencio revelador sobre las graves denuncias de corrupción que pesan contra su entorno palaciego, y que no ha querido (o podido) despejar.

Entonces, nadie sensato, excepto el outsider Burneo, se ha atrevido a subirse al carro gubernamental, calculando que marcha en ineludible rumbo de colisión. Y es que resulta claro que no puedo haber diálogo entre Ejecutivo y Parlamento, entre castillo y los partidos políticos, sino sobre la verdad como base. Y es lo único a lo que el gabinete reciclado se ha negado, a reconocer los enormes déficits de gestión frente a las promesas formuladas en la campaña electoral.

Por ello, lo único que se puede prever con este gabinete es la insatisfacción creciente de la población, la multiplicación del conflicto social, el deterioro de la economía y la continuidad de la incertidumbre política. Quizás esto lo lleve a ser el último de Castillo.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

Tareas para Lady Camones (I)

Publicado

el

Editorial Diario UNO

La publicación de la última encuesta del Instituto de Estudios Peruanos ha confirmado lo que el ciudadano común y corriente siente desde hace tiempo: que el actual Congreso de la República es el peor de todos los tiempos y que su disolución no se vería como un atentado a la democracia sino como un acto de sanidad pública.

María del Carmen Alva no entendió la situación y se limitó a repetir la práctica de los Congresos anteriores, oyendo el susurro de los asesores, como si esa fuese la norma inmutable de comportamiento. Así, no se hizo ninguna priorización de los problemas nacionales, se quiso despachar temas claves como la reforma constitucional sin consulta a la ciudadanía y se hizo una fiscalización más declarativa que real. La Alva no podía hacer más, total es una política tradicional. En cambio, Lady Camones es una política nueva. Tiene que decidir en convertirse en una segunda Alva o en trascender, y podría hacerlo.

Pero, para ello tiene que romper con la anquilosada práctica congresal. ¿Cómo?: haciendo política. Por ejemplo, en el Congreso hay 130 asesores principales más 20 de comisiones, es decir 150 profesionales que se suponen tienen el primer nivel de análisis político. Un equipo más grande que cualquier otra entidad del Estado o que cualquiera de las facultades de ciencias políticas o gestión pública. Sin embargo, pasados diez días del mensaje presidencial que el presidente Pedro Castillo leyó el 28 de julio, no hay ni siquiera un borrador de balance de cuánto de lo que dijo se condice con la realidad. En lugar de hacer este análisis, la rutina parlamentaria es abrir los diarios o prender los televisores para copiar lo que dicen los periodistas.

Si el Congreso, contando con los recursos humanos para evaluar, en nombre de los votantes, no evalúa la gestión del primer año de gobierno, ¿qué le queda a la ciudadanía que no tiene esas posibilidades? Por ello, hacer ese análisis, necesario por la cantidad de inexactitudes del mensaje presidencial, sería una buena forma de iniciar un cambio en el Congreso (Continuará).

Seguir leyendo

Editorial

¡Uyyy, qué miedo profesor!

Publicado

el

Editorial Diario UNO

Mas bravo que el mismísimo José Andrés Rázuri, jefe de los Húsares del Perú, en medio de las gélidas pampas de Junín el presidente Pedro Castillo advirtió anteayer a la oposición «Tiendo la mano por última vez para que todas las fuerzas políticas agendemos un consenso por la democracia». Y si no le hacen caso, advirtió «De seguir en esta travesía, luego de haber soportado durante más de un año, me veré obligado a hacer una cruzada nacional junto con el pueblo peruano para defender la democracia».

Esta advertencia de que ya se le agotó el tiempo a la oposición para aceptar el diálogo, revela que el profesor no se da cuenta que en la política no mandan las palabras sino los gestos. ¿Cómo va a tender la mano a las otras fuerzas políticas si al mismo tiempo que lamenta su orfandad ratifica como presidente del consejo de ministros a Aníbal Torres, quien es el campeón de la confrontación? En política, la concertación significa que cada participante cede un poco en su posición, para a su vez «ganarse alguito» del retroceso de la otra parte, es un juego de toma y daca.

Además, Castillo mete a todos los partidos en un mismo saco y él mismo construye un cargamontón en su contra. Es cierto que la derecha bruta y achorada es golpista, pero los grupos de centro no, y lo único que piden es lo único que el presidente no está dispuesto a darles: un gabinete competente y no mediocre, como el actual, un sinceramiento de la situación real en la que está en el país, en lugar del cuento del país de las maravillas que le hicieron leer esos ministros mediocres el 28 de julio, y una explicación clara y un deslinde sincero con los delincuentes que acogió en Palacio de Gobierno. Medidas que un estadista sensato se apresuraría, sin duda, a adoptar para salir de la prolongada crisis política que vive el país.

En lugar de eso, el profesor amenaza al Congreso, que en la práctica le ha dado un impedimento de salida del país, como si mantuviera la aprobación de quienes lo eligieron y ya no lo quieren. ¡Qué miedo!, Dios ciega a quien quiere perder.

Seguir leyendo

Editorial

Colombia: tan cerca y tan lejos

Publicado

el

Editorial Diario UNO

En algunos aspectos esenciales, Colombia se parece mucho al Perú: ha pasado una era brutal de violencia, está asolada por las lacras del narcotráfico y la corrupción y su sociedad muestra abismales diferencias sociales, especialmente en el área rural. Todo ello, sumó una ola de insatisfacción que ha catapultado a la presidencia a Gustavo Petro quien, en muestra de la aspiración de cambio de la mayoría de los colombianos, recibió más de 11 millones de votos, récord en la historia de los comicios en ese país.

La violencia en Colombia fue un problema endémico. Se inició en la primera parte del siglo pasado, por la lucha entre liberales y conservadores, y llegó a su cima con la aparición de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) que llegaron a conquistar una parte del territorio, En el 2016 se firmó un Acuerdo de Paz, pero está lejos de haberse detenido: las bandas armadas de la derecha solo en lo que va del año han asesinado a 30 excombatientes y desde el 2018-2020 a 261.

La corrupción ha corrido paralela a la continuidad de la violencia. El gobierno del saliente presidente Iván Duque pidió a las Naciones Unidas y la Unión Europea (UE) recursos para el Acuerdo de Paz, pero una red en la que presuntamente participaron funcionarios de la Contraloría, Departamento de Planeación y algunos congresistas conservadores, se robaron 500.000 millones de pesos para la implementación del Acuerdo. Por último, la economía sigue dependiendo de la inyección de las divisas del narcotráfico, en medio de una enorme desigualdad del ingreso, una altísima tasa de desempleo y la devaluación del peso.

Estas son nuestras similitudes. Pero, a diferencia del Perú, el presidente Petro ha decidido enfrentar tales retos apelando a lo mejor de la inteligencia académica y profesional, rodeándose de cuadros técnicos altamente calificados y de indudable idoneidad moral. Todo lo cual es consecuente con su propuesta de cambio.

Por ello, es una pena que el presidente Pedro Castillo no viaje a la trasmisión de mando en Colombia, hubiera podido aprender mucho.

 

 

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.