Conecta con nosotros

Especial

El sombrero en Naciones Unidas

Publicado

el

El sombrero en Naciones Unidas

GUSTAVO ESPINOZA M.

 

El martes 21, en horas de la tarde, expondrá en la Asamblea General de Naciones Unidas los objetivos de su gobierno, el Presidente peruano Pedro Castillo Terrones.  Será  ocasión para que un Mandatario peruano de innegable estirpe popular y elegido democráticamente con las banderas de su pueblo, hable ante un mundo que no supo de su existencia antes de abril de este año.

Si Castillo era simplemente un desconocido para millones de peruanos antes de los comicios pasados, ciertamente que lo sería mucho más para un mundo en el que los acontecimientos y los hombres devoran el tiempo, y los conflictos asoman de modo cotidiano.

La oportunidad que tendrá, entonces, el Jefe de Estado de nuestro país, resulta particularmente significativa, sobre todo porque luego de la derrota norteamericana en Afganistan, el escenario se torna aún más complejo y reflexivo; y las tareas de los gobernantes configuran retos virtualmente inéditos.

Las Naciones Unidas fueron el producto de un acuerdo de las denominadas “Grandes Potencias” vencedoras en la II Guerra Mundial. Ellas buscaron sustituir a la antigua “Liga de Naciones”, surgida en 1918, que resultó incapaz de detener en su momento los afanes guerreristas y expansionistas del fascismo. Por eso, cuando su nacimiento fue acordado por 51 países en la  histórica  ciudad de San Francisco, la entonces flamante organización asumió la tarea de forjar la paz, y garantizar la seguridad internacional.

Aunque nunca cumplió realmente sus objetivos porque fue presa de las arteras orientaciones de la Guerra Fría, surgida por iniciativa de Winston Churchill en 1947; sirvió como tribuna de denuncia vinculada a la dramática situación de los pueblos, y a la ardua lucha que, por cambiar al mundo, fue librada desde distintos confines del planeta. Es bueno recordar, entonces, algunos episodios y hasta céleres discursos que convirtieron la Asamblea General del organismo en un foco de atracción mundial.

El 23 de septiembre de 1960 Nikita Jrushchov, en representación del régimen soviético, aseguró: “Nuestro siglo es el siglo de la lucha por la libertad, el siglo en el cual las naciones están liberándose de la dominación extranjera. Los pueblos desean una vida digna de consideración y luchan por obtenerla. La victoria se ha logrado en muchos países y territorios. Pero no debemos regocijarnos en nuestros laureles –añadió-  porque sabemos que millones de seres humanos todavía languidecen en la esclavitud colonial y sufren graves penurias”

Poco después, el 12 de octubre de ese año, ocurriría el pintoresco incidente del zapato, a través del cual Nikita llamó la atención del mundo interrumpiendo la cháchara anti comunista repetida cual papagayo por el hoy anónimo gobernante filipino de entonces.

En ese mismo periodo, el 26 de septiembre Fidel Castro conmovió al mundo con un discurso que tuvo extraordinaria resonancia. El victorioso Comandante cubano denunció la explotación de las reservas y los recursos de los países  a cargo de los monopolios; puso en evidencia la discriminación racial, la exclusión de las masas pauperizadas, y el hecho que fueran olvidadas por los programas de salud y educación; considerando el hecho como uno de los grandes males de la sociedad capitalista.

Años más tarde, en 1979 y en la misma tribuna, el líder cubano se preguntaría

¿Por qué unos pueblos han de andar descalzos, para que otros viajen en lujosos automóviles? ¿Por qué unos han de vivir 35 años, para que otros vivan 70? ¿Por qué unos han de ser míseramente pobres, para que otros sean exageradamente ricos?

Algunos años antes de ese episodio, también en  septiembre, pero de 1972, Salvador Allende saludaría a los altos diplomáticos y Jefes de Estado asistentes diciendo: “Vengo de Chile, un país pequeño, pero donde hoy cualquier ciudadano es libre de expresarse como mejor prefiera, de irrestricta tolerancia cultural, religiosa e ideológica, donde la discriminación racial no tiene cabida”. No imaginaba que doce meses después caería abatido por las balas  asesinas del fascismo, defendiendo los derechos de su pueblo.

Y en el 2006. Hugo Chávez Frías, el líder bolivariano de Venezuela, aludiría a Satanás: “El diablo está en casa , ayer vino a aquí, ayer estuvo el diablo aquí, en este mismo lugar, huele a azufre todavía” aseguró ante  la 61 Asamblea de la ONU, refriéndose a George W. Busch, el mandatario norteamericano de la época.

Pues sí, ante ese auditorio hablará el representante del Perú. Llegará a la ONU casi como un sobreviviente, sin queja alguna. Ha debido enfrentar, en apenas 40 días, los ataques más alevosos y rufianesco de una derecha cavernaria y repulsiva, que no tiene la menor conciencia de patria.

Es de esperar que lleve no sólo un sombreo, sino también un mensaje de esperanza y de solidaridad, de dignidad y de justicia; que represente las expectativas legítimas de los peruanos, y que respalde solidariamente la lucha de los pueblos de América y el mundo. La paz entre los pueblos, el rechazo al bloqueo a Cuba, el respeto a la auto determinación,  y la defensa de la soberanía de los Estados; hablará por su voz  (fin)

Seguir leyendo
Anuncio

Entrevista

San Marcos – Bicentenario Perú: 200 años de corrupción

Publicado

el

San Marcos – Bicentenario Perú: 200 años de corrupción

Entrevista al DR. JAIME ZELADA
Director de la Escuela Profesional de Ciencia Política de la Facultad de Derecho y Ciencia Política – UNMSM.

La historia registra que el fenómeno del poder ha generado una intensa disputa, en algunos casos, incluso desató descarnadas luchas a manos de grupos convertidos luego en regímenes despóticos y adictos a la tiranía. Perú no ha sido la excepción. ¿Qué tanto hemos aprendido para enderezar y despejar este tipo de desviaciones en nuestra política? Esta ha sido una de las preocupaciones que dominó durante el V Congreso y I Congreso Internacional de Ciencia Política organizado por la Escuela Profesional de Ciencia Políticas de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

1.¿Son actos de la Ciencia Política generar zozobra y constantes enfrentamientos como hacen grupos que no terminan por aceptar los resultados electorales?

– Si bien la Ciencia Política es una disciplina del conocimiento que tiene como materia de investigación a la forma cómo se obtiene, organiza, ejerce y distribuya el poder político, hay un elemento esencial que tiene que ver con el compromiso de respetar la expresión popular, aunque los resultados no nos gusten. Una vez que el soberano decidió un camino, corresponde a las fuerzas sociales que perdieron aceptarlo así. Eso es Democracia.

2.¿Cómo se explica lo que pasa en nuestro país?

– Vea usted, este ha sido justamente uno de los temas que generó mayor debate en el Congreso Internacional de Ciencia Política. La estructura del Estado está integrada por la comunidad y las instituciones estatales, los ciudadanos intervienen mediante concursos públicos, elección popular y otras vías. El poder político constituye expresión de soberanía popular y permite la libre asociación de los ciudadanos en la organización del Estado. Pero el Estado no es patrimonio de los políticos, sino que constituye expresión democrática de los ciudadanos, cabe resaltar que la sola elección no puede convertirá los gobernantes elegidos en dueños y propietarios de los recursos y la estructura del Estado, puesto que únicamente son representantes. Ahora, la situación interna de nuestro país guarda relación estricta con el enfrentamiento a nivel global entre la Autocracia y la Democracia. Los gravísimos problemas nacionales no han sido resueltos desde que Perú nació como República.

3.¿Qué papel le corresponde a la ciudadanía?

– La Ciencia Política tiene como función describir el fenómeno político, establecer sus contornos y peculiaridades. Explica los fenómenos sociales, interpretando la realidad social. A la ciudadanía le corresponde una gran responsabilidad de elegir adecuadamente a sus representantes. La historia política del país demuestra que el pueblo peruano elige a los que ofrecen renovación y el cambio, sin embargo, una vez elegidos, hacen todo lo contrario. No obstante, la clase política debe entender que los pueblos son los protagonistas del cambio en busca de una sociedad justa.

4.¿Qué hay de la persona como individuo, su dignidad, cuando arrecian cuestionamientos por su procedencia, como ocurre con el profesor Castillo?

– el Dr. Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980, otro de nuestros ilustres expositores en el Congreso de Ciencia Política, nos decía que, “si no se tiene capacidad de amar a nuestro pueblo, no podremos sacarlo de los principales problemas que atraviesa, como la corrupción, por ejemplo”. Tiene razón Pérez Esquivel, es uno de los más notables defensores de los Derechos Humanos en el mundo, se ha mostrado muy dolido por el racismo que impera y la situación de enfrentamiento y crispación política que se vive en diversos países de la región, como Perú. Siempre los más afectados terminan siendo los sectores sociales menos favorecidos. Durante su intervención, se preguntó si en la actualidad, luego de tantos años de independencia y acción política, ¿somos libres o estamos esclavizados? Con acierto, él considera que no, somos pueblos sometidos por el poder económico, los grandes centros de especulación financiera.

5.¿Qué más se ha dicho sobre la corrupción en la política y la lucha contra la criminalidad organizada?

– Magistrales también fueron las exposiciones en estas materias. La Dra. Rosa Mavila puso énfasis diciendo que, si no combatimos frontalmente el flajelo de la corrupción, no habrá desarrollo en ninguna actividad sea: cultural, política, económica, social, educativa. Hay sectores que prefieren la impunidad, agregó el Dr. Alexei Sáenz, quien resaltó el enfoque histórico del Congreso por el Bicentenario. El Dr. Omar Tello Rosales, Fiscal Coordinador de las Fiscalías Anticorrupción, recordó que solo durante el 2019 el país perdió 23 mil millones de soles por actos de corrupción. Y, el año pasado, la pandemia debeló el real rostro de funcionarios corruptos, en Salud, PNP, y Fuerzas Armadas. Recordó que con la salida de Fujimori se pensó que habíamos aprendido, pero la corrupción continuó. Hay, pues, una tendencia al olvido, promovido sobre todo por sectores sociales involucrados en casos de corrupción. El Dr. Rafael Vela Barba, de la Fiscalía Contra la Criminalidad Organizada, consideró que hemos sido golpeados cíclicamente por la corrupción. El emblemático caso Lava Jato terminó defraudando mas las expectativas de la sociedad y demostró que las políticas públicas no fueron efectivas para evitar casos de criminalidad organizada, que manchó a la clase política. Sostuvo que cuando Odebrecht llegó al Perú, la corrupción ya estaba institucionalizada en el Estado. En el caso Lava Jato hay más de mil personas investigadas por diversos delitos.

6.¿Qué se planteó acerca de la Cuestión de Confianza y la Vacancia Presidencial?

– Se ha reiterado el rechazo al Dictamen de Insistencia que aprobó la Comisión de Constitución del Congreso que limita los escenarios en los que el Poder Ejecutivo puede presentar una Cuestión de Confianza. En todo caso, se sostuvo que también debían modificarse los parámetros de la Vacancia Presidencial, a fin de mantener el equilibrio entre poderes. La Constitución no se puede modificar sino con otra ley constitucional, no con una ley ordinaria, interpretativa, autentica o de desarrollo. Será la ciudadanía, la instancia que decidirá si se crea o no una Nueva Constitución. Los sectores ultraconservadores no terminan por aceptar su derrota en las recientes elecciones y están buscando que la confrontación sea una constante como paso previo a un eventual pedido de vacancia presidencial.

7.¿Quiénes participaron como expositores en el V Congreso Internacional de Ciencia Política?

– El Congreso de Ciencia Política, se desarrolló durante cuatro días de manera virtual, fue inaugurado por la Rectora, Jerí Ramón Ruffner. En su discurso, llamó a las fuerzas políticas del país a sumar esfuerzos para superar la crisis política de la que no hemos podido salir aún. El Dr. Aníbal Torres, docente sanmarquino y actual Ministro de Justicia y Derechos Humanos, afirmó que, hemos sido gobernados por la corrupción desde hace 200 años. Participación la Dra. Anahí Durand, Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Yván Quispe, exministro de la Producción. Igualmente expusieron los Constitucionalistas: José Palomino, Aníbal Quiroga y Alberto Otárola. En la mesa de Investigación Científica; bajo la moderación del Dr. Martin Navarro, expusieron Dennis Chávez, Carlos Pérez Ríos, Francisco Carruitero y Medardo Nizama. En Políticas Públicas: Carlos Castro, Decano del Colegio de Economistas de Lima; Jhon Valdeiglesias, Director de la UPGCE – UNMSM; Moisés Rejanovinschi, Manuel Mundaca, Richard Cuadros. Del ámbito internacional participaron entre otros: Eduardo Sartelli, de la Universidad de Buenos Aires, Luis David Fernández Zambrano, de la Universidad de Nueva York; Aníbal Pérez, de la Universidad de Veracruz; Daniel Encinas, politólogo y candidato a doctor en Ciencia Política de la Northwestern University, Ilinois – USA; Erich Luna, de la Universidad de Toronto.

8.¿Qué otros temas cobraron mayor interés de los participantes en el Congreso?

– Se hizo una evaluación de los primeros meses de gobierno del presidente Castillo, otros asuntos denominados institucionalidad política: poder democrático, La Ciencia Política en el Bicentenario, Análisis de la participación política de las mujeres, Cientificidad de la Ciencia Política, Desinformación y noticias falsas, La Ciencia Política en el mundo, Estado, Democratizaciones y Democracia en el Perú de los siglos XIX y XX; a cargo de los doctores: Sinesio López y Hugo Neyra. Finalmente, se rindió homenaje póstumo al Dr. Mario Portocarrero Quintana, a cargo de los doctores: Francisco Miró Quesada Rada y Raúl Venero, entre otros.

9.Una reflexión final

– Jorge Basadre escribió alguna vez “hay quienes ven la historia Republicana del Perú como una cueva de bandoleros o un muladar que solo merece desprecio y condena”. Hay, pues, un problema ético y ha sido una constante la deshonestidad de los políticos tradicionales. En nuestra vida diaria tenemos que distinguir si estamos obrando correctamente y si cumplimos con nuestros compromisos. Así se forja nuestra conciencia valorativa. Es doloroso comprobar que la mayoría de políticos ha maltratado y vilipendiado la moral del pueblo, merced a hechos escandalosos de corrupción y de justicia negociada.

Seguir leyendo

Especial

El centralismo provinciano

Publicado

el

El centralismo provinciano

Rudecindo Vega Carreazo

 

El centralismo en el Perú es un mal estructuralmente histórico que trasciende el nacimiento de la república y parece instalado en la vida misma de los peruanos. El anhelo de descentralizar, por ello mismo, es también tan antiguo como el centralismo nacional. El centralismo y la descentralización tienen una eterna puja en todo el territorio nacional y en todo los niveles de gobierno, de a pocos, demasiado lento, la descentralización gana espacios que se deben consolidar. Esa descentralización hoy debe darse a costa misma del centralismo y los centralismos provincianos que existen a nivel nacional, regional y local también.

El centralismo de Lima respecto del país ha sido y es hartamente conocido, poco hablamos de los centralismos departamentales y locales que también son terriblemente dañinos para el desarrollo equilibrado de sus respectivos pueblos. El centralismo limeño se repite en el centralismo de las capitales departamentales con el resto de provincias y distritos del departamento; el centralismo de la capital de la provincia se repite en el centralismo del distrito capital de la provincia con el resto de distritos y pueblos de la misma; ocurre igual con el centralismo de la capital del distrito con los demás pueblos, villas, caseríos y anexos que conforman el distrito. El centralismo es esa terrible cascada estructurada y consolidada en la organización territorial y gubernamental de nuestro estado peruano.

Mientras más abajo se esté de la cascada centralista y más lejano de los centros de poder nacional, regional o local, la vivencia de ausencia y olvido estatal es mayor. La migración y urbanización y la desruralización del Perú de las últimas décadas tiene mucho de explicación en estos aspectos y en mucho explica también el salto de garrocha para eludir algunos niveles de la cascada en la busca de mejores oportunidades. El ciudadano de pueblo si puede saldrá de su caserío a vivir en el distrito, mejor si lo hace a la capital de la provincia o del departamento y mejor aún a Lima. La movilidad social ha sido y es todavía una constante nacional indetenible que explica el rostro más urbano del Perú.

Las propuestas descentralistas usualmente comprenden y tratan a los departamentos, provincias y distritos como un todo uniforme y hacen perder de vista la riqueza provincial, distrital y de pueblos de los mismos. La organización gubernamental por niveles de gobierno (nacional, regional, local provincial y distrital) sigue esa misma inercia que impide que los recursos lleguen efectivamente a los pueblos más alejados de la cascada o de los “centros de poder”.

El centralismo a todo nivel construido históricamente en el país tiene incluso manifestaciones culturales y de opción de vida misma que ha generado un profundo menosprecio para la vida en los pueblos mismos. Vivir en los departamentos, provincias, distritos y pueblos del país es vivir en el “interior” del país del departamento, provincia o distrito y por estar en ese “interior” pareciera que la atención es y puede ser menor. Aprenderemos a ser mejores ciudadanos solo y cuando aprendamos que ese interior es el alma con el que podemos construir un mejor Perú.

El centralismo limeño cultural e históricamente ha sido construido por los provincianos, esa es una paradoja del Perú. Hace décadas Lima es absolutamente provinciana y sus carencias y necesidades han concentrado y centralizado los recursos y el poder en la capital. Es hora ya que esta capital repleta de provincianos mire al “interior” del país como su real origen que no debe olvidar y dejar atender. Es realmente deleznable y detestable, que los provincianos y pueblerinos una vez en la capital consolidemos y justifiquemos el centralismo que menosprecia nuestros pueblos y su cultura. Como es deleznable y detestable el centralismo departamental, provincia y distrital que menosprecia a los de “su interior” olvidándose de su origen. Los grandes responsables del centralismo limeño o de las provincias hoy somos en gran parte los mismos provincianos y pueblerinos centralistas; los grandes responsables del centralismo gubernamental que se repite en todos los niveles del país somos esos migrantes que por inercia repetimos esa misma estructura gubernamental. Cuando nuestras autoridades y nuestros ciudadanos sientan y vivan más sus pueblos de origen habremos iniciado recién una verdadera descentralización que se alimente del “interior” del país.

El pobre migrante, salvo honrosas excepciones y a pesar de su trabajo, sigue siendo pobre en la capital o la ciudad pero con mejores oportunidades y algunas “comodidades”. Un “rico” migrante pocas veces es un rico en la capital pero con su trabajo y emprendimiento tiene más condiciones y oportunidades para serlo. La pobreza muchas veces solo se ha mudado y algunas riquezas construidas con la mudanza casi nunca han regresado. El centralismo construido por los provincianos nos ha triturado a los provincianos mismos, convirtiéndonos incluso mental y culturalmente en el sostén del centralismo nacional que menosprecia a nuestros pueblos de origen. Hace medio siglo el Perú era más rural que urbano, hoy poco más del 75% es urbano, las necesidades y votos se han concentrado en las ciudades que han dejado en el último lugar de la cadena gubernamental al mudo rural, al mundo provinciano y pueblerino del país.

Aspiro que el Presidente Castillo impulse una real descentralización en cascada en el Perú, es una de las razones de mi apuesta por él, su origen (como mi origen camporredondino) está en la parte más baja de la cascada centralista. Él ha vivido y lo ha vivido el centralismo de su distrito respecto de Puña o Chugur, el centralismo de Chota respecto de Tacabamba, el centralismo de Cajamarca respecto de Chota y el centralismo limeño respecto de Cajamarca. Enorme su logro de haber llegado, en nuestro bicentenario como república, a la Presidencia del País; enorme su lucha para capitalizar el voto provinciano y el soporte de las provincias y del “interior” a su inicial gobierno; enorme lección y llamada de atención para todos los peruanos y provincianos centralistas. Más enorme y viable será su gobierno si asume descentralizar el país como su real bandera y convierte esa energía provinciana que lo respalda en la propuesta de descentralización provinciana que el Perú se merece. Nuestro Bicentenario es un buen momento y hasta el pretexto perfecto para hacerlo. Asuma Presidente descentralizar el país con ese espíritu provinciano tan suyo que hemos ido perdiendo y tanta falta nos hace.

Seguir leyendo

Especial

Arturo Corcuera y un barco cargado de poesía

Publicado

el

Arturo Corcuera

EDUARDO GONZÁLEZ VIAÑA

 

Cuando lo conocí, el poeta Arturo Corcuera solamente era dueño en Lima de un asno llamado “Platero”. Ahora que he llegado a España, me entero que posee también un barco y sobre todo de un pueblo y de un paseo que lleva su nombre en un hermoso paraje de Ávila.

Vayamos por parte. “Platero” era un pequeño y añejo Ford de color rojo.

El motor tenía una culata desmontable. La caja de cambios sólo contaba con dos velocidades y se cambiaba con el pedal del embrague. El motor, de 2.9 litros, sólo rendía 20 caballos de potencia máxima. Quien fuera copiloto iba preparado a sacar la pierna derecha y a frenar con el zapato sobre el pavimento.

Aunque no había en él nada que tuviera color plata, Arturo lo había bautizado como Platero en honor del célebre burrito de Juan Ramón Jiménez. Sin embargo, en la Lima de los años 60, no hubo otro vehículo así de ronco, vozarrón, neurótico, y para colmo de males, rezongón y cascarrabias.

El asno rojo fue también el vehículo en el que una desaforada generación de poetas descubrió la vida y la aventura.

César Calvo, Javier Heraud, Reynaldo Naranjo, Mario Razzeto, Germán Carnero, este testigo, y otros amigos de aquella generación, trotaron por esos caminos sin derrotero, inventaron rimas extrañas e incluso canciones que inmortalizaban aquella mágica cabalgadura.

Han pasado muchos años. Entre otras historias, la de Javier Heraud fue la que marcó para siempre a los jóvenes de esa época. Tenía 21 años el poeta cuando se lanzó a la aventura quijotesca de redimir al Perú peleando en las montañas.

Arturo Corcuera  y un barco cargado de poesía

Quizás estaba recordando los paseos en Platero cuando comenzaron a resonar las decenas de balas que lo mataron. Quizás sus amigos hemos perseverado en las mismas ideas por el mismo afán de no traicionar nunca su recuerdo y de ser, como él, eternos.

¿Y qué pasó con Platero? Arturo Corcuera viajó a España y se quedó allí por algún tiempo. De regreso al Perú, vino a su lado Rosi, una encantadora muchacha de Barco de Ávila y el poeta llegó enfermo de esa incurable adicción por el Siglo de Oro que nos aqueja a quienes vivimos algunos años en la península, pero olvidó algo. Se olvidó que antes de partir había dejado a Platero estacionado en una calle de Barranco.

Acabo de regresar de Barco de Ávila. Allí me he encontrado con una piedra que perpetúa la memoria de mi amigo.

Ahora se llama Arturo Corcuera un paseo que era conocido como de la fuente de los estudiantes. Ningún lugar mejor para usar ese nombre. Cualquiera de estas noches pasarán los tunos entonando sus canciones y sabrán allí también un poeta peruano cantó y canta para siempre.

Platero murió, pero no descendió al cementerio. Se convirtió en una destellante creación del escultor Víctor Delfín.

Obviamente, todos tenemos que morir, como el émulo del burrito de Moguer… pero no todos. No morirán los que hayan sido salvados en el arca prodigiosa de Noé. No morirán tampoco los amigos de entonces que ya están muertos. No va a morir Javier Heraud, ni mucho menos Arturo, quien solo se ha subido en el destellante Platero camino a las estrellas, detrás de la Vía Láctea.

Más todavía. Cuando he conversado con el alcalde, Víctor Morujig, me ha dicho que el mismo nombre va a llevar un concurso literario para descubrir a los nuevos poetas de España.

O sea que Arturo, que, al comienzo de esta historia, era dueño de un asno y luego lo fue de un barco y de un pueblo y también de una avenida, ahora lo será de la poesía , y hmm ya lo sabemos, la poesía puede cambiar el mundo.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.