Conecta con nosotros

Economía

El día después de pasado mañana: en frentar los retos del corto y mediano plazo

Publicado

el

Pedro Castillo

Germán Alarco
Profesor de la Universidad del Pacífico

 

Ojalá el domingo en la noche se inicie una nueva etapa para el país. Los resultados de la primera vuelta electoral fueron inesperados. Los dos primeros grupos políticos obtuvieron solo un 1/3 de los votos válidos (20% de la población electoral). A muchos no nos gustó el desenlace, pero esas son las reglas. Se termina una campaña agresiva signada por el terruqueo, maniquea y clientelar a cargo de la heredera del fujimorismo contra el candidato de la esperanza de amplios segmentos de la población, aunque con una agenda todavía en proceso de construcción.

Las urgencias del presente son enormes: estamos en la peor crisis sanitaria, económica, social y política del último siglo. Al mismo tiempo se cumple el bicentenario de nuestra independencia y desde afuera el mundo cambia y se transforma aceleradamente. A los retos internacionales tradicionales se suman otros nuevos frente a los cuales hay que evaluar, diseñar e implantar respuestas desde ahora. Hay que enfocarse en nuestros serios problemas, pero de cara a lo que ocurre en el mundo; no podemos mirar simplemente nuestro ombligo. Tenemos que integrar una agenda que enfrente lo coyuntural y lo estructural; lo nacional inscrito en lo que ocurre y vislumbra en el exterior.

Desafortunadamente, ninguno de los candidatos tuvo esa mirada de lo internacional y del mediano plazo; es hora de introducirla. Se dice fácil, pero es un tema complejo. El candidato de Perú Libre no solo debe concretar, ordenar e integrar sus propuestas para el corto plazo sino pensar y actuar para el mediano plazo (y lo internacional) frente a un Congreso fraccionado y liderado por una fuerza agresiva y obstruccionista; y unos poderes económicos y mediáticos que le harán la vida difícil. El reto es enorme.

TENDENCIAS Y RIESGOS

Todos conocemos los desafortunados impactos de la pandemia del covid-19 sobre la vida y salud; también sus severos efectos económicos y sociales en el corto y mediano plazo afectando la educación e igualdad de oportunidades de las personas. En todas partes el desempleo, la pobreza y la desigualdad se han elevado significativamente. La pandemia evidenció la fragilidad de los sistemas sanitarios y que las estrategias del neoliberalismo exacerbado no conducen a buen puerto.

Hemos comentado que hasta desde el Foro Económico Mundial (FEM), que reúne a los empresarios más grandes del mundo, se tienen respuestas a esta crisis. Ellos proponen la necesidad de un Gran Reinicio con un mayor énfasis en la equidad y en la transición ecológica. La CEPAL nos plantea una Reactivación Transformadora que agrega el componente de una diversificación productiva y exportadora en nuestra región.

En muchas partes se repiten estos contenidos que atienden las urgencias del presente, las tendencias y retos mundiales; y una agenda para el mediano y largo plazo. Hay que aprovechar lo que se viene discutiendo afuera. En el cuadro 1 se listan las principales tendencias y retos de la economía internacional para esta década presentada en el FEM de Davos, Suiza. En ambas listas predominan los temas ambientales; pero también están presentes el incremento de la polarización social y el aumento de las disparidades de la riqueza y los ingresos.

Dos temas relievados en su informe 2021 son el incremento de las fragilidades económicas y sociales; y los impactos a propósito del crecimiento acelerado de las tecnologías digitales, inteligencia artificial y otras que pueden generar (en balance neto) impactos negativos sobre el empleo, demanda y crecimiento mundial. Ahora abordaremos este tema.

Keiko Fujimori

¿EL MUNDO POS-COVID?

Es el título de un reciente artículo de Daron Acemoglu, gurú en materia de crecimiento económico, publicado en la revista Finanzas y Desarrollo del FMI (marzo 2021) sobre los impactos y propuestas a propósito de las nuevas tecnologías. Algunos dirán que es un tema lejano a nuestra realidad, pero la empresa Angloamerican presentó la semana pasada su flota de camiones autónomos para el yacimiento cuprífero de Quellaveco.

Antes de esta pandemia había un serio problema según Acemoglu. La naturaleza del crecimiento se ha ido haciendo mucho menos compartido, con más desigualdad, desaparición de buenos empleos y la contracción de los salarios reales de los trabajadores menos calificados. Al respecto, sus investigaciones revelan que buena parte de este retroceso es atribuible a la automatización, así como a otros factores como la globalización y el decreciente poder de la mano de obra frente al capital.

Con el impulso del aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA) la siguiente fase de la automatización está avanzando a paso firme y poniendo a las economías del mundo en una encrucijada. La IA podría exacerbar aún más la desigualdad. O, si se la aprovecha y canaliza bien con políticas públicas, podría contribuir a un retorno del crecimiento compartido.

BALANCE NEGATIVO

En el pasado la automatización era solo un aspecto de una amplia plataforma tecnológica, y su posible incidencia negativa en la mano de obra estaba contrarrestada por otras tecnologías que favorecían la productividad humana y las oportunidades de empleo. Eso ya no sucede afirma Acemoglu.

Este amplio espectro tecnológico, con diversas y prometedoras aplicaciones, podría promover la productividad humana y dar origen a nuevas tareas y aptitudes humanas en los campos de la educación, la salud, la ingeniería la manufactura y otros. Pero si se utiliza solo para automatizar también podría agravar las pérdidas de empleos y los trastornos económicos. Asimismo, la pandemia, sin duda, ha dado a los empleadores más razones para tratar de reemplazar a los trabajadores con máquinas, y hay datos recientes que parecen confirmarlo.

PRODUCTIVIDAD DECRECIENTE

Las tecnologías informática y de comunicación han avanzado rápidamente y se aplican en todos los sectores de la economía, pero las industrias que más las usan no han logrado mejorar el crecimiento de la productividad total de los factores, el producto o el empleo. La automatización ha sido excesiva porque las empresas la adoptan en formas que van más allá de la mera reducción de los costos de producción, o porque estas tecnologías tienen costos sociales dado que disminuyen el empleo y los salarios.

Acemoglu anota que varios factores parecen haber empujado la automatización hacia niveles que van más allá de lo conveniente para la sociedad. Uno de los más importantes ha sido la transformación de las estrategias de las principales empresas estadounidenses. La tecnología la determina un puñado de empresas tecnológicas muy grandes y exitosas, que tienen poquísimos empleados y modelos de negocios basados en la automatización.

Su visión, centrada en sustituir a los humanos con algoritmos, influye no solo en su propio gasto, sino también en las prioridades de otras compañías y en las aspiraciones y los intereses de cientos de miles de jóvenes estudiantes e investigadores especializados en informática y datos. Las empresas exitosas están en todo su derecho de perseguir su propia visión, pero si esa visión se torna hegemónica, hay que prestar atención. En el pasado, los éxitos tecnológicos, por lo general, han sido producto de una diversidad de perspectivas y enfoques.

INCENTIVOS PERVERSOS

El predominio de unas pocas empresas con respecto al futuro de la tecnología se ha visto exacerbado por el decreciente apoyo del gobierno estadounidense a la investigación básica. Asimismo, la política pública fomenta exageradamente la automatización, sobre todo a través del código tributario. El sistema tributario siempre ha tratado al capital más favorablemente que a la mano de obra, incentivando a las empresas a reemplazar trabajadores con máquinas, aun si los trabajadores son más productivos.

La tasa efectiva de impuesto aplicada a la mano de obra en nómina y a nivel federal es de más de 25% en EE.UU. Hace 20 años, el capital tributaba menos que la mano de obra, con tasas de aproximadamente 15% sobre la inversión en equipos y software. El diferencial ha aumentado gracias a reducciones de impuestos sobre los ingresos altos. Hoy en día las inversiones en software y equipos pagan tasas de menos de 5%, y algunas empresas hasta pueden obtener subsidios netos cuando invierten en capital. Esto crea un poderoso incentivo para la automatización excesiva.

ROL DEL GOBIERNO

El autor aclara que no insinúa que el gobierno deba bloquear la tecnología y frenar el avance tecnológico. Este debe incentivar una innovación menos centrada en la automatización y más en tecnologías compatibles con los seres humanos y que generen oportunidades de empleo, sobre todo buenos trabajos, y una prosperidad económica más compartida.

Aún no se sabe con exactitud cuáles serán las tecnologías compatibles con el ser humano más transformativas del futuro, pero muchos sectores presentan abundantes oportunidades. Uno es el de la educación, donde la IA puede facilitar una enseñanza; otro es el de la salud, donde la IA y las tecnologías digitales pueden ayudar a enfermeros y técnicos a ofrecer más y mejores servicios; y un tercero es la manufactura moderna, en donde la realidad aumentada y la visualización informatizada pueden incrementar la productividad humana en el proceso de producción.

INTERVENCIÓN HISTÓRICA

Acemoglu señala que los gobiernos siempre han influido en el rumbo de la tecnología, y ya sabemos cómo crear instituciones que pueden hacerlo de forma más beneficiosa para la sociedad. En todo el mundo los gobiernos inciden de forma rutinaria en la dirección de la tecnología con políticas tributarias y apoyo a investigaciones en las empresas y a universidades.

Lo primero que tiene que hacer es corregir el desequilibrio que ha creado. Se puede hacer mucho más, por ejemplo, subsidiando la I+D de tecnologías específicas que favorezcan la productividad humana e incrementen la demanda de mano de obra. Los gobiernos ya lo han hecho antes, y en muchos casos con sorprendente eficacia.

Las tecnologías revolucionarias del siglo XX, como antibióticos, sensores, motores modernos e Internet, no habrían sido posibles sin el apoyo y la iniciativa del gobierno. Tampoco habrían prosperado tanto sin las generosas adquisiciones públicas.

Quizás un ejemplo más pertinente de los esfuerzos por reorientar la tecnología más hacia el ser humano es el de la energía renovable que ahora representa el 19% del consumo de energía en Europa y 11% en Estados Unidos, y los costos han descendido a niveles similares a los de la energía de combustibles fósiles. El autor finaliza señalando que se necesita un nuevo equilibrio entre el Estado y la sociedad para que desarrollen juntos fuerza y capacidad.

NOTA FINAL

In memoriam de Bruno Seminario, amigo, colega y maestro. Esta nota es a título personal y no refleja necesariamente la posición institucional de la Universidad del Pacífico.

 

CUADRO 1. PRINCIPALES TENDENCIAS Y RIESGOS DE LA ECONOMÍA INTERNACIONAL 2020-2030

 

TENDENCIAS

1. Cambio climático

2. Incremento de la polarización social

3. Aumento de la dependencia cibernética

4. Aumento de las disparidades de la riqueza e ingreso

5. Degradación ambiental

6. Envejecimiento de la población

7. Incremento del nacionalismo

8. Cambio de la gobernanza internacional

9. Cambio en potencias económicas

10. Incremento de la urbanización

11. Creciente clases medias en economías emergentes

12. Mayor movilidad geográfica

13. Aumento de enfermedades crónicas.

 

RIESGOS

1. Fenómenos meteorológicos extremos

2. Fallas en la mitigación y adaptación al cambio climático

3. Desastres naturales

4. Ciberataques

5. Crisis hídrica

6. Pérdida de la biodiversidad y colapso de ecosistemas

7. Desastres naturales provocados por el hombre

8. Conflicto entre países

9. Migración involuntaria a gran escala

10. Crisis fiscal

11. Burbujas en los precios de los activos en economías avanzadas

12. Propagación de enfermedades infecciosas

13. Fracaso de la gobernanza global y regional

14. Crisis alimentaria

15. Ataques terroristas.

 

Fuente: Foro Económico Mundial (2019).

Seguir leyendo
Anuncio

Economía

¿Riesgos globales para el corto, mediano y largo plazo en la post pandemia?

Publicado

el

Coronavirus

Germán Alarco
Profesor de la Universidad del Pacífico

 

El Foro Económico Mundial (FEM) presenta cada año un reporte sobre los riesgos de la economía mundial para el corto, mediano y largo plazo. La edición dieciséis de este informe se presentó en enero de 2021. El documento es interesante para el Perú ya que contiene una perspectiva sobre los impactos de la elevada desigualdad (y otros temas) muy diferente a la que tienen la mayoría de los empresarios y analistas en nuestro país.

La base del documento fue la encuesta anual de percepción de riesgos globales, completada por más de 650 miembros de las diversas comunidades de liderazgo del FEM (empresarios, directivos de empresas y funcionarios públicos principalmente).

 

Enfoque central

Según Klaus Schwab, Fundador y presidente ejecutivo del FEM, este informe se centra en los riesgos y las consecuencias del aumento de las desigualdades y la fragmentación social. En algunos casos, las disparidades en los resultados de salud, la tecnología o las oportunidades de la fuerza laboral son el resultado directo de la dinámica que creó la pandemia.

En otros, las divisiones sociales ya presentes se han ensanchado, presionando las débiles redes de seguridad y estructuras económicas más allá de su capacidad. La posibilidad de reducir las brechas dependerá de las acciones que se tomen a raíz del covid-19 para reconstruir con miras a un futuro inclusivo y accesible.

 

Desigualdad peligrosa

La inacción sobre las desigualdades económicas y la división social puede paralizar aún más la acción sobre el cambio climático, que sigue siendo una amenaza existencial para la humanidad. La creciente fragmentación social, que se manifiesta a través de riesgos persistentes y emergentes para la salud humana, el aumento del desempleo, la creciente brecha digital y la desilusión de los jóvenes, puede tener graves consecuencias en una era de riesgos económicos, ambientales, geopolíticos y tecnológicos agravados.

La brecha entre los que tienen y los que no tienen se ampliará aún más si el acceso a la tecnología y la capacidad siguen siendo dispares. Los jóvenes del mundo han enfrentado presiones excepcionales en la última década y son particularmente vulnerables a perder por completo las oportunidades de la próxima.

 

Retos empresariales

Las presiones económicas, tecnológicas y reputacionales sobre las empresas generan el riesgo de una reorganización desordenada, amenazando con crear una gran cohorte de trabajadores y empresas que se quedan atrás en los mercados del futuro. Los gobiernos también deben equilibrar la gestión de la pandemia y la contracción económica y, al mismo tiempo, crear nuevas oportunidades que son fundamentales para la cohesión social y la viabilidad de sus poblaciones.

Por otra parte, si las consideraciones ambientales no se afrontan en el corto plazo, la degradación ambiental se cruzará con la fragmentación de la sociedad y traerá consecuencias dramáticas. Si se gestionan mal, estas interrupciones obstaculizarán la capacidad de los responsables de la formulación de políticas y otros líderes para actuar en diferentes áreas de riesgo.

 

Impactos covid-19

El costo humano y económico inmediato del covid-19 es severo según el FEM. Amenaza con retrasar años de progreso en la reducción de la pobreza y la desigualdad y con debilitar aún más la cohesión social y la cooperación mundial. La pérdida de puestos de trabajo, una brecha digital cada vez mayor, interacciones sociales interrumpidas y cambios abruptos en los mercados podrían tener consecuencias nefastas y oportunidades perdidas para gran parte de la población mundial.

Las ramificaciones, en forma de malestar social, fragmentación política y tensiones geopolíticas, darán forma a la efectividad de nuestras respuestas a las otras amenazas clave de la próxima década: ciberataques, armas de destrucción masiva y, más notablemente, el cambio climático.

Trabajadores

Mayor probabilidad e impacto

Entre los riesgos de mayor probabilidad de los próximos diez años se encuentran el clima extremo, el fracaso de la acción climática y el daño ambiental provocado por el hombre; así como la concentración de poder digital, la desigualdad digital y el fracaso de la ciberseguridad. En el cuadro 1 se muestran los cinco principales riesgos por probabilidad de ocurrencia entre 2012 y 2021.

Entre los riesgos de mayor impacto de la próxima década, las enfermedades infecciosas ocupan el primer lugar, seguidas por el fracaso de la acción climática y otros riesgos ambientales; así como las armas de destrucción masiva, las crisis de los medios de vida, las crisis de la deuda y el colapso de la infraestructura de TI.

 

Corto, mediano y largo plazo

Cuando se trata del horizonte temporal dentro del cual estos riesgos se convertirán en una amenaza crítica para el mundo, las amenazas más inminentes, aquellas que probablemente sean en los próximos dos años, incluyen crisis de empleo y medios de vida, generalizada desilusión de los jóvenes, desigualdad digital, estancamiento económico, daño ambiental causado por el hombre, erosión de la cohesión social y ataques terroristas.

Los riesgos económicos ocupan un lugar destacado en el período de 3 a 5 años, incluyen las burbujas de precios en los activos, la inestabilidad de los precios, las crisis de las materias primas y las crisis de la deuda; seguidos de los riesgos geopolíticos, incluidos los conflictos y las relaciones interestatales, y la geopolitización de los recursos.

En el horizonte de 5 a 10 años, dominan los riesgos ambientales como la pérdida de biodiversidad, las crisis de recursos naturales y el fracaso de la acción climática; junto con armas de destrucción masiva, efectos adversos de la tecnología y colapso de estados o instituciones multilaterales.

 

Aumento fragilidad económica

Las disparidades subyacentes en la atención médica, la educación, la estabilidad financiera y la tecnología han llevado a que la crisis afecte de manera desproporcionada a ciertos grupos y países. El covid-19 no solo ha causado mucha mortandad, sino que los impactos económicos y de salud a largo plazo seguirán teniendo consecuencias devastadoras. La onda expansiva económica de la pandemia aumentará inmediatamente la desigualdad, pero también puede hacerlo una recuperación desigual.

Casi el 60% de los encuestados identificaron las enfermedades infecciosas y las crisis de los medios de vida como las principales amenazas a corto plazo para el mundo. La pérdida de vidas y medios de subsistencia aumentará el riesgo de erosión de la cohesión social.

 

Tecnología y desigualdad

Se ha acelerado la Cuarta Revolución Industrial, expandiendo la digitalización de la interacción, comercio electrónico, educación en línea y trabajo a distancia. Estos cambios transformarán la sociedad mucho después de la pandemia y prometen enormes beneficios (la capacidad de teletrabajo y el rápido desarrollo de vacunas son dos ejemplos) pero también corren el riesgo de exacerbar y crear desigualdades. Los encuestados calificaron la desigualdad digital como una amenaza crítica a corto plazo

Una brecha digital cada vez mayor puede empeorar las fracturas sociales y socavar las perspectivas de una recuperación inclusiva. El progreso hacia la inclusión digital se ve amenazado por la creciente dependencia digital, la automatización acelerada, la supresión y manipulación de la información, lagunas en la regulación tecnológica y lagunas en habilidades y capacidades tecnológicas.

 

Jóvenes desilusionados

Si bien el salto digital abrió oportunidades para algunos jóvenes, muchos ahora están ingresando a la fuerza laboral en una era de hielo del empleo. Los adultos jóvenes de todo el mundo están experimentando su segunda gran crisis mundial en una década. Esta generación enfrenta serios desafíos para su educación, perspectivas económicas y salud mental.

El riesgo de desilusión de los jóvenes está siendo ignorado en gran medida por la comunidad mundial, pero se convertirá en una amenaza crítica para el mundo a corto plazo. Los triunfos de la sociedad por los que se ha luchado arduamente podrían desaparecer si la generación actual carece de caminos adecuados hacia las oportunidades futuras y pierde la fe en las instituciones económicas y políticas de hoy.

 

Cambio climático

El cambio climático sigue siendo un riesgo catastrófico señala el FEM. Aunque los bloqueos en todo el mundo hicieron que las emisiones globales cayeran en la primera mitad de 2020, la evidencia de la crisis financiera de 2008-2009 advierte que las emisiones podrían recuperarse. Un cambio hacia economías más verdes no se puede retrasar hasta que desaparezcan los impactos de la pandemia. El fracaso de la acción climática es el riesgo a largo plazo más impactante y el segundo más probable identificado en la encuesta.

Las respuestas a la pandemia han provocado nuevas tensiones internas y geopolíticas que amenazan la estabilidad. Es probable que la división digital y una futura generación perdida pongan a prueba la cohesión social desde dentro de las fronteras, exacerbando la fragmentación geopolítica y la fragilidad económica global. Con el aumento de la frecuencia de los estancamientos y los puntos conflictivos, los encuestados calificaron el colapso del Estado y el colapso del multilateralismo como amenazas críticas a largo plazo.

 

Mundo polarizado

La crisis ha dado un nuevo impulso a las tendencias existentes: agendas enfocadas a nivel nacional para detener las pérdidas económicas, transformación tecnológica y cambios en la estructura social, incluidos los comportamientos de los consumidores, la naturaleza del trabajo y el papel de la tecnología tanto en el trabajo como en el hogar.

Los riesgos comerciales que emanan de estas tendencias se han visto amplificados por la crisis e incluyen el estancamiento en las economías avanzadas y la pérdida de potencial en los mercados emergentes y en desarrollo, el colapso de las pequeñas empresas, la ampliación de las brechas entre las grandes y pequeñas empresas y la reducción del dinamismo del mercado, y la exacerbación de desigualdad; dificultando el logro del desarrollo sostenible a largo plazo.

 

Mejores oportunidades

A pesar de algunos ejemplos notables de determinación, cooperación e innovación, la mayoría de los países han luchado con aspectos de la gestión de crisis durante la pandemia mundial. Si bien es pronto para extraer lecciones definitivas, el documento reflexiona sobre la preparación global al observar cuatro áreas clave de la respuesta al covid-19: autoridad institucional, financiamiento de riesgos, recopilación e intercambio de información, y equipos y vacunas.

La respuesta al covid-19 ofrece cuatro oportunidades de gobernanza para fortalecer la resistencia general de los países, las empresas y la comunidad internacional: (1) formular marcos analíticos que adopten una visión holística y basada en sistemas de los impactos del riesgo; (2) invertir en actores innovadores de alto perfil para fomentar el liderazgo nacional y la cooperación internacional; (3) mejorar la comunicación de riesgos y combatir la desinformación; y (4) explorar nuevas formas de asociación público-privada sobre preparación ante riesgos finaliza el FEM.

Seguir leyendo

Economía

Realizarán inventario turístico para promover inversiones

Publicado

el

Realizarán inventario turístico para promover inversiones

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Roberto Sánchez, señaló que su sector realizará un inventario turístico del país para impulsar las inversiones en el sector. “Si nosotros hasta diciembre vamos a poder registrar, activar los inventarios turísticos, registrarlos, catalogarlos como corresponde, eso significa que estaremos superando eso que es difícil en toda inversión, el saneamiento”, indicó.

“Habiendo identificado una laguna, un parque, un espacio gastronómico, vamos luego también proyectar otras inversiones, el Plan Copesco que es nuestra ejecutora de proyectos de inversión, está también muy cercano, articulando proyectos importantes, trabajando con el Ministerio de Ambiente todo lo que son nuestras Reservas”, agregó.

El Plan Copesco Nacional (PCN) es una entidad adscrita al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) que se encarga de ejecutar proyectos de inversión pública para el acondicionamiento turístico y puesta en valor del patrimonio cultural y natural para el uso turístico, a través de alianzas estratégicas con Sectores de Gobierno Nacional, Gobiernos Regionales, Gobiernos Locales e instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales.

Seguir leyendo

Economía

Ultimo feriado generó S/ 250 millones

Publicado

el

Ultimo feriado generó S/ 250 millones

El pasado fin de semana largo movilizó a más de 450,000 personas para hacer turismo interno en el país, informó la Cámara Nacional de Turismo (Canatur). La cifra es mayor a la proyectada, pues se esperaba que viajen solo unas 300,000 personas.

Muchos de ellos optaron por ampliar su viaje debido a la medida que dispuso el Gobierno de declarar como feriado no laborable el lunes 11 de octubre”, señaló Carlos Canales, presidente de la Canatur, a la agencia Andina.

Así el 25 % de los viajeros llegó a modificar su plazo de estadía quedándose un día más del planeado en el destino elegido. Solo con este feriado, la Canatur calcula que se habría generado un movimiento económico de S/ 250 millones.

“El promedio de consumo estaba en menos de S/ 100 al día por persona, ahora está entre S/ 150 y S/ 200 por día”, señaló. Canales también comentó que la región que registró la mayor demanda de servicios turísticos fue Ica. “Casi el 90% de la capacidad instalada en Ica, como hospedades, restaurantes y centros de entretenimiento, fue utilizado por los viajeros”, agregó.

Seguir leyendo

Hoy escriben

Tendencia

Av. Paseo de la República Nº 5610 Oficina 201 Miraflores - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 782-1772
Copyright © 2021 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.